Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Desaparecen millones de empleos mientras se prolonga la crisis del Covid

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Muchos empleos no volverán jamás después de que termine la crisis de Covid-19. Podemos decir adiós a millones de empleos a medida que los eventos se desarrollen y los mercados evolucionen. Millones de pequeñas empresas que están siendo diezmadas por las políticas de la Reserva Federal que favorecen a las grandes empresas, junto con el aumento de la automatización, no es un buen augurio para los que buscan trabajo. En las últimas tres décadas, los robots se han vuelto mucho más comunes en las fábricas. En muchas fábricas, los robots hacen la mayor parte del trabajo. Una fábrica típica puede contener cientos de robots que trabajan en líneas de producción totalmente automatizadas, mientras pasa por una cinta transportadora, un producto puede ser soldado, pegado, pintado y finalmente ensamblado en una secuencia de estaciones robotizadas.

Los robots están reemplazando rápidamente a los humanos en la realización de tareas repetitivas y peligrosas que las personas prefieren no hacer o no pueden hacer debido a las limitaciones de tamaño. Esto incluye trabajar en lugares como el espacio exterior o en el fondo del mar donde los humanos no pueden sobrevivir a los ambientes extremos. Los robots industriales también se utilizan ampliamente para colocar productos en paletas y embalajes de productos manufacturados, por ejemplo para tomar rápidamente cartones de bebidas del extremo de una cinta transportadora y colocarlos en cajas, o para cargar y descargar máquinas.

El aumento del populismo y la guerra comercial de Trump ha puesto al frente y al centro cómo la globalización ha puesto a menudo el interés propio de América detrás del de las ganancias corporativas. En un artículo escrito en abril de 2013, afirmé que si las fábricas llenas de trabajadores robots son el futuro, entonces deberíamos hacer todo lo posible para ver que se encuentran en Estados Unidos. Si bien no serían necesariamente un creador masivo de empleos, al menos nos permitirían tener el control de nuestra propia fabricación y reducir el déficit comercial de Estados Unidos. Afortunadamente, varios acontecimientos que han tenido lugar desde entonces han alimentado la conciencia de las vulnerabilidades creadas en las cadenas de suministro al permitir que el control de la producción fluya a manos extranjeras.

Los cambios realizados en la forma en que gravamos a las empresas estadounidenses ha sido un regalo para los ricos y ha aumentado la desigualdad, sin embargo, estos cambios y la pandemia también han allanado el camino para que las empresas construyan nuevas instalaciones aquí en Estados Unidos en lugar de en el extranjero. Este no era el objetivo principal de la legislación, pero debemos celebrar esta pequeña victoria. En realidad, los problemas estructurales que atormentan la competitividad de América superan con creces los beneficios de unos impuestos más bajos. La fea realidad es que las compañías americanas tienen pocas razones para traer empleos a casa, la lógica de que la reducción del impuesto sobre la renta de las empresas creará un flujo masivo de empleos a nuestra costa es errónea. El proyecto de ley de impuestos hizo poco para nivelar el campo de juego cuando se trata de cuestiones como los costos de la salud y el exceso de regulación. Esto significa que estos factores continúan actuando como barreras para hacer negocios en los Estados Unidos.

Muchas personas culpan de la disminución de los puestos de trabajo en la industria manufacturera de Estados Unidos y otros países ricos a la subcontratación y al traslado de fábricas a países donde la mano de obra es más barata. Ese ha sido el caso, pero con los nuevos robots menos costosos entrando en el juego, incluso esta “mano de obra barata” está siendo reemplazada por máquinas. Los fabricantes que reemplazan a los trabajadores por máquinas están reemplazando la mano de obra por el capital. Esto significa que los trabajadores que quedan son mucho más productivos que sus antecesores hace 50 años.

Robert Lawrence de Harvard y Lawrence Edwards de la Universidad de Ciudad del Cabo argumentaron en “Marea creciente”, que las fábricas se han vuelto espectacularmente más eficientes. Producen más bienes con menos gente, su “productividad” está aumentando. El empleo en la industria manufacturera está disminuyendo no principalmente porque los puestos de trabajo se están trasladando “al extranjero”, sino porque se necesitan menos trabajadores. En la mayoría de los países avanzados, incluso en aquellos con fuertes sectores de exportación, la proporción de empleos en el sector manufacturero ha caído en picado. Esto es evidente en el Canadá, donde de 1973 a 2010 la proporción del empleo en el sector manufacturero se redujo del 22 al 10%.

A medida que los programas informáticos y los robots mejoren, podrán ampliar el número de funciones que pueden realizar. Esto sugiere que más temprano que tarde, las únicas personas que trabajarán en las fábricas de los países ricos serán aquellas que tuvieron el tiempo y el dinero para obtener títulos universitarios. En el pasado, gran parte de la clase media de América consistía en personas que empezaron a trabajar en fábricas con sólo un título de secundaria. Este camino hacia adelante está siendo eliminado con el aumento del uso de robots. La facilidad con la que los trabajadores humanos pueden ser reemplazados por robots es una de las principales razones por las que crece la preocupación por el creciente uso de robots y su papel en la sociedad.

Lo que ha sucedido en la manufactura es parte de una paradoja mayor en el corazón de la economía de Estados Unidos, mientras que estamos creando riqueza más rápido que nunca antes en la historia, al mismo tiempo, millones de personas están siendo dejadas atrás. El trabajador medio en los EE.UU. es más pobre ahora que a mediados de la década de 1990. No todo el mundo está sufriendo, los trabajadores cualificados, por ejemplo, están ganando más que nunca. También lo están los muy ricos, aquellos que poseen el capital que puede ser puesto a trabajar en las granjas, minas y fábricas del mundo, cada vez más libres de personas. Pero aquellos que solían ganar un salario de clase media se están deslizando cada vez más hacia trabajos de menor remuneración en el sector de los servicios.

El mayor empleador privado de China, Foxconn, que fabrica el iPhone y muchos otros productos electrónicos de consumo, ha instalado más de un millón de robots de fabricación. Esta nueva ola de tecnología está conduciendo a una mayor automatización y está reemplazando rápidamente a la industria extraterritorial como la forma más barata de producir productos. China ha estado perdiendo puestos de trabajo en favor de países con salarios aún más bajos. Con el tiempo, “se agotan los lugares para buscar la mano de obra (barata)”, dice Rodney Brooks, un robótico australiano. Aquí es donde la automatización y los robots entran en escena.

Hace años, gracias a una ingeniería muy inteligente, un robot llamado Baxter costaba unos 22.000 dólares. Hoy en día el precio está bajando y Baxter está mejorando. En los EE.UU., una persona que trabaje a tiempo completo con lo que se considera un salario bajo todavía le costaría a un empleador alrededor de $25,000 al año. La mayor diferencia es que los robots como Baxter trabajarán 24/7 donde su contraparte humana no lo hace. Brooks indica que, en muchos casos, estos robots aún no son lo suficientemente capaces de reemplazar a un trabajador humano. “El robot no es un sustituto individual”, dice Brooks. “Lo vemos como una herramienta para que los trabajadores ordinarios lo hagan mejor”. Su visión incluye traer la manufactura de vuelta a los EE.UU. reemplazando con la automatización algunas de las tareas repetitivas que actualmente se envían a China y otros mercados emergentes.

No sólo estamos viendo a los robots quitándole el trabajo a la gente, sino que a medida que los robots se vuelven más avanzados y sofisticados, los expertos y académicos han explorado cada vez más las cuestiones de qué ética podría regir el comportamiento de los robots, y si los robots podrían reclamar algún tipo de derechos sociales, culturales, éticos o legales. Es posible que pronto exista un cerebro robótico, otros predicen avances en la inteligencia robótica para el 2050. También debemos cuestionar el uso de los robots para el combate militar, especialmente cuando a dichos robots se les da algún grado de funciones autónomas. También hay preocupación por la tecnología que podría permitir que algunos robots armados sean controlados principalmente por otros robots. El uso de robots en el combate militar plantea preocupaciones éticas, la Marina de los EE.UU. ha financiado un informe que investiga esto.

La posibilidad de la autonomía de los robots y sus posibles repercusiones se ha abordado en la ficción y es probable que se convierta en un problema creciente. Incluso mientras lees esto, grandes empresas como Amazon se centran en moverse para crear robots con el objetivo de reducir su mano de obra humana. Los autos autoconductores y los camiones de reparto, así como los drones, tienen el potencial de eliminar el trabajo que en el pasado sólo las personas podían hacer. Una cosa es cierta, los robots están tomando nuestros trabajos y aprendiendo nuevos trucos mucho más rápido que nosotros los humanos. La automatización y las mejoras en los robots matan el trabajo. Cuando se considera la rapidez con la que el coste de reemplazar a trabajadores humanos a menudo poco fiables está bajando, hay que tener una visión poco clara de la situación laboral en el futuro.

 

Daniel Estulin: El coronavirus como arma de pasaje al sexto paradigma tecnológico

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuente:

Advancing Time — Say Goodbye To Millions Of Jobs As Events Unfold.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

El siguiente vídeo recoge los gráficos de la proyección estadística mundial sobre el impacto de las vacunas Covid-19 en la mortalidad hasta el 22...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa A partir del 14 de mayo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos...

Ciencia y Tecnología

Este es precisamente el tipo de información que las élites occidentales y su industria farmacéutica no quieren que llegue a las personas, pues pone...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon