En un artículo publicado en el portal de noticias y análisis Eurasia Future, el experto en geopolítica, Adam Garrie, expone cómo la campaña de Donald Trump contrató a Cambridge Analytica para manipular (o lavar el cerebro) a los votantes estadounidenses a través de una campaña de internet diseñada en base a los datos personales robados a 50 millones de usuarios de Facebook. Además —expone Garrie— el CEO de Cambridge Analytica admitió en un video filmado con una cámara oculta, que su empresa utiliza la “inteligencia israelí” como parte de su campaña de recopilación de datos y manipulación de datos. Con la Comisión Federal de Comercio de EE. UU. dispuesta a romper el papel de Facebook en el escándalo de Cambridge Analytica y con Mark Zuckerberg enfrentando llamados para testificar ante el Parlamento británico, parecería que mientras las élites combaten entre ellas, la verdad de sus abusos contra la gente común está saliendo a la luz y será cada vez más evidente. Lo que el mundo está presenciando es que las élites occidentales de Tel Aviv, Londres y Washington se vuelven contra sí mismas. Este espectáculo de canibalismo político entre una camarilla neoliberal que tiende a suscribirse más al pensamiento grupal que a cualquier cosa relacionada con la conciencia, no solo hará un favor al mundo al exponer las prácticas dudosas de Cambridge Analytica y Facebook, sino que ahorrarán a muchos periodistas independientes un gran esfuerzo. Al exponer a los políticos como enemigos de la democracia y la transparencia política, pronto quedará claro no solo que muchas de las elecciones más importantes están amañadas, sino hasta qué punto las elites políticas y corporativas las manipulan y cuáles son los métodos que utilizan para levar a cabo la manipulación de los seres humanos.

 

Durante una declaración ante una cámara oculta, el CEO de la firma de recolección de datos Cambridge Analytica, Alexander Nix, alaredeó de su habilidad para emplear a “compañías israelíes” para recopilar información de inteligencia sobre políticos a los que se le paga para efectuar calumnias y difamación. Nix también alabó la capacidad del personal de inteligencia “israelí” en lo que solo puede describirse como un argumento de estrategia de ventas a posibles clientes.

Incluso antes de que se revelara la profundidad de la intromisión de Cambridge Analytica en las elecciones estadounidenses, los vínculos de la campaña Trump con “Israel” ya eran ampliamente conocidos. Antes de las elecciones, el líder del régimen “israelí” Benjamin Netanyahu sostuvo reuniones privadas con Hillary Clinton y con Donald Trump. En ese momento, los seguidores de las redes sociales de Trump presumieron el hecho de que la reunión de Netanyahu con Trump fue mucho más larga que su reunión con Hillary Clinton.

 

 

Durante los últimos meses se ha expuesto como “Israelgate” el escándalo completo del comportamiento inapropiado de Michael Flynn durante el período interino entre las elecciones estadounidenses y la toma de posesión de Donald Trump. En aquel tiempo, Flynn, actuando por orden del yerno de Trump, Jared Kushner, mantuvo conversaciones con embajadores extranjeros, incluido el entonces embajador ruso en los Estados Unidos, Sergey Kislyak. Durante su conversación con Kislyak en diciembre de 2016, Flynn presionó a favor de “Israel” rogándole a Rusia que retrasara una votación en la ONU, lo que finalmente hizo que la saliente administración de Barack Obama votara por una posición pro-palestina.

Más tarde, Kushner fue elogiado por su cabildeo en nombre de un régimen extranjero por el duelo ciudadano estadounidense “israelí” Haim Saban. En una reunión con Kushner, Saban señaló con despreocupación que aunque Kushner violó las leyes de los EE.UU., él mismo apoyó la colusión extranjera que el yerno de Trump ordenó cometer a Flynn en nombre del régimen sionista.

 

 

Los lazos personales de Trump con el régimen “israelí” no son un secreto. Trump se describe abiertamente como el presidente más “pro-israelí” en la historia de los Estados Unidos. Lo que aún permanece desconocido es qué tanto hicieron los funcionarios de inteligencia “israelíes” —en capacidad personal o geopolítica— para favorecer la campaña de Trump.

Es un hecho establecido que la campaña de Trump contrató a Cambridge Analytica para manipular (o lavar el cerebro) a los votantes estadounidenses a través de una campaña calculada basada en la web que dependía en gran medida de los datos personales robados de 50 millones de usuarios de Facebook. También se ha establecido, a través de la admisión de cámara oculta del CEO de Cambridge Analytica, que la empresa utiliza la “inteligencia israelí” como parte de su campaña de recopilación de datos y manipulación de datos.

 


La pregunta importante para los investigadores sobre la relación de Cambridge Analytica con Faceboook y la campaña Trump es por lo tanto: ¿Cambridge Analytica adquirió los servicios de espías “israelíes” u otras organizaciones relacionadas directa o indirectamente con el régimen “israelí” en un esfuerzo diseñado para manipular a votantes de los Estados Unidos para votar por Donald Trump? Esta intromisión extranjera no solo es altamente probable, sino que el hecho de que Trump se promocionó a sí mismo como un candidato altamente “israelí” incluso para los estándares estadounidenses significa que muchos de los agentes de espionaje “israelíes” que Alexander Nix alardeó haber empleado pudieron haber estado ansiosos por trabajar en los servicios del esquema de intromisión pro Trump de Cambridge Analytica.

Lo que el mundo está presenciando es que las élites occidentales de Tel Aviv, Londres y Washington se vuelven contra sí mismas. Cambridge Analytica debe clasificarse como un grupo dedicado a la práctica del “terrorismo de la información”, y como cualquier grupo terrorista, su principal motivación es el dinero. Por lo tanto, Cambridge Analytica parecía y aún parece estar dispuesta a trabajar con cualquier persona, representando cualquier cosa, siempre que el precio sea el correcto.

Muchos políticos occidentales que tienen algo que ocultar y que por razones personales y financieras están en lados opuestos tanto del actual debate Brexit como de los debates sobre la legitimidad de Donald Trump como presidente de EE.UU., ahora están luchando entre sí y podrían lanzar a Cambridge Analytica y quizás a Facebook también bajo el autobús dorado de las elites occidentales.

Este espectáculo de canibalismo político entre una camarilla neoliberal que tiende a suscribirse más al pensamiento grupal que a cualquier cosa relacionada con la conciencia, no solo hará un favor al mundo al exponer las prácticas dudosas de Cambridge Analytica y Facebook, sino que ahorrarán a muchos periodistas independientes un gran esfuerzo.

Al exponer a los políticos como enemigos de la democracia y la transparencia política, pronto quedará claro no solo que muchas de las elecciones más importantes están amañadas, sino hasta qué punto las elites políticas y corporativas las manipulan y cuáles son los métodos que utilizan para levar a cabo su manipulación.

No es Rusia, China o Irán, ni Venezuela o Siria quienes están exponiendo la corrupción de los estados sionistas, pues los medios de comunicación occidentales habrían salido en su defensa. Son las propias élites occidentales y sus asociados en los medios principales quienes se están exponiendo a sí mismos debido a su propia desunión con respecto a los problemas de Trump, el Brexit, a y sus propios escándalos personales que están ansiosos por mantener lejos del alcance de mercenarios de información como Cambridge Analytica.

En resumen, el actual escándalo de Cambridge Analytica podría acabar con las nefastas actividades de los siguientes actores:

– Donald Trump y su familia.
– La campaña Trump, que incluye especialmente a Steve Bannon.
– La campaña del Brexit para dejar la Comunidad Europea, en la que Nigel Farage y sus conocidos profesionales estaban profundamente involucrados.
– El actual gobierno británico.
– Alexander Nix y sus asociados de Cambridge Analytica.
– Profesor Aleksandr Kogan y su empleador, la Universidad de Cambridge.
– El régimen sionista “israelí”.
– El servicio secreto de inteligencia “israelí” conocido como Mossad.
– Otras élites corporativas en los EE. UU., “Israel” y Europa.

Por el contrario, las siguientes entidades quedan exoneradas de facto por el escándalo de Cambridge Analytica:

– El gobierno ruso, que no ha muestra haber estado coludido con ningún actor estadounidense en las elecciones de 2016.
— Wikileaks y Julian Assange, que personalmente se negaron a cooperar con Cambridge Analytica y la campaña de Trump por extrapolación.
— Los medios independientes que no tienen y en muchos casos no pueden ser comprados por demonios como Alexander Nix.
— Bernie Sanders, quien no ha demostrado haber estado coludido con ninguna entidad corporativa o estatal.
— Jeremy Corbyn, cuyas campañas en el Reino Unido se han construido a partir de bases en lugar de apoyo corporativo.

 

Trump es una creación de los Rothschild y parte de una guerra secreta al interior de la élite global

 

Sobre el autor del artículo

Adam Garrie es experto en geo-política y director de Eurasia Future. Con frecuencia participa en el programa de debate semanal de Nedka Babliku, Digital Divides, en el programa CrossTalk de la cadena de noticias RT, así como en el programa insignia de Press-TV ‘The Debate’. Los artículos de Garrie han sido publicados en la Oriental Review, Asia Times, Geopolítica Rusia, la Agencia de Noticias Tasnim, Global Research, Op-Edge de RT, Global Village Space y otros.

 

Fuentes:

Eurasia Future – The Cambridge Analytica Scandal Could Provide Hard Evidence of “Israeli” Meddling in Trump Election.

Mente Alternativa – ¿Quién es realmente Donald Trump y a qué intereses sirve?

Mente Alternativa – Mafia sionista Trump-Kushner controla los EE.UU. en favor del Nuevo Orden Mundial.

Mente Alternativa – Trump es una creación de los Rothschild y parte de una guerra secreta al interior de la élite global.

RT – La mayor filtración de las redes sociales: las 10 claves del escándalo Facebook-Cambridge Analytica.

RT – ¿Red social? Snowden definió a Facebook de otra manera.

RT – El Congreso de EE.UU. invita a declarar a Zuckerberg sobre el caso Cambridge Analytica.

 

 

 

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion