Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Davos – Día 3: El nuevo modelo anglo-holandés

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Esencialmente, lo que se está debatiendo, y que ya han acordado los participantes de Davos, es un modelo “mixto” en el que los gobiernos y las corporaciones renunciarán a toda la soberanía individual y aceptarán regirse por las nuevas políticas y mecanismos que Mark Carney y sus secuaces pongan en marcha. No se trata de una asociación público-privada como la gente suele pensar en estas cosas, sino de una versión actualizada verdaderamente orwelliana del antiguo modelo imperial holandés, en el que la legislatura holandesa, la Compañía de las Indias Orientales, la Bolsa y el Banco de Ámsterdam se fundían en un único propósito oligárquico que gobernaba de forma suprema los axiomas del Imperio Holandés, y en el que la diferencia entre lo público y lo privado dejaba de tener sentido. Con mucho, el discurso individual más importante —y la única nota discordante— pronunciado en la Conferencia fue el del presidente ruso Vladimir Putin, quien apenas si tocó el tema del Clima, y no mencionó la descarbonización ni las fechas de los objetivos de reducción de CO2, ni tampoco ningún aspecto de las “finanzas verdes”. En cambio, su discurso se centró casi por completo en asuntos económicos estratégicos y físicos. Estableciendo un paralelismo con la crisis de los años 30, Putin advirtió de un resurgimiento de los peligros estratégicos y sociales, diciendo que la situación “podría desarrollarse de forma imprevisible e incontrolable si nos quedamos de brazos cruzados”. La otra gran advertencia del discurso de Putin fue contra el creciente poder de la alta tecnología y las redes sociales, cuyo monopolio evidentemente es óptimo para organizar los procesos tecnológicos y empresariales —aunque la sociedad se pregunta si ese monopolio responde a los intereses públicos.

 

 

Por LaRouche PAC

Para comprender realmente la desgarradora experiencia de atravesar el Espejo en el País de la Fantasía, considere que en el tercer día de la Conferencia de Davos 2021 del Foro Económico Mundial, tuvo lugar un Panel de Discusión, titulado “Movilizando la Acción sobre el Cambio Climático”, una discusión dedicada a construir un movimiento popular para “salvar el planeta” y rescatar a la humanidad de la crisis que se aproxima. Entre las “voces progresistas” que se escucharon en este panel estaban: Ben van Beurden, director general de Royal Dutch Shell, Feike Sybesma, presidente honorario de Royal DSM NV (Países Bajos), Rebecca Blumenstein, subdirectora general de The New York Times, Jesper Brodin, director general del Grupo Ingka (IKEA), Alok Sharma, presidente de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) y jefe de gabinete del Gobierno de Su Majestad, Børge Brende, presidente del Foro Económico Mundial, Amina Mohammed, vicesecretaria general de las Naciones Unidas, y John F. Kerry, enviado presidencial especial de EE.UU. para el clima. Como vemos, este no es precisamente un levantamiento de la clase trabajadora.

El supuesto tema de debate del tercer día fue la “lucha contra el cambio climático” -lo que el programa del FEM denominó gentilmente “administración de nuestros bienes comunes globales”-, pero en la tierra donde “la nieve es negra” el supuesto contenido del debate tenía, en realidad, una agenda totalmente diferente. La estrella del tercer día fue nada menos que Mark Carney, que apareció en dos paneles, concedió una entrevista en el podcast de Radio Davos y fue mencionado, en un lenguaje reverencial, por varios otros oradores.

En el podcast de Radio Davis, Carney (Enviado Especial de las Naciones Unidas para la Acción Climática y las Finanzas, ex Gobernador del Banco de Inglaterra, ex Presidente del Comité del Banco de Pagos Internacionales sobre el Sistema Financiero Mundial, asesor financiero del Reino Unido para la próxima conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Glasgow COP26) se centró en la exigencia de que los procedimientos para la financiación verde y la descarbonización deben ser ahora obligatorios para cada nación y cada componente del sector privado. Se refirió a la Taskforce on Climate-related Financial Disclosures (TCFD), una organización creada por la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Durante varios años, el TCFD, cuyo presidente es Michael Bloomberg, ha recopilado información sobre riesgos financieros relacionados con el clima, basada en una serie de inversiones, “para que la utilicen empresas, bancos e inversores”, pero la participación en esta empresa ha sido voluntaria. Lo que Carney propone es que se obligue a los gobiernos a imponer este enfoque a todas las empresas y corporaciones. Dice: “Como parte de la COP, lo que buscamos de los países es establecer vías para hacerlo obligatorio en los próximos años, de modo que sea una divulgación consistente en todo el mundo”. Nueva Zelanda, Suiza y el Reino Unido han anunciado que harán obligatorio el cumplimiento de la TCFD, y la Unión Europea está tramitando una legislación que hará lo mismo.

A la pregunta de si el coste de las emisiones de gases de efecto invernadero puede integrarse en el precio de las cosas, Carney señala el actual precio de 3 dólares por tonelada de carbono y dice que podrían tomarse medidas para aumentarlo a 75-100 dólares por tonelada. Y añade: “Muchas otras políticas, muchas otras regulaciones, muchas otras cosas pueden ayudar. Pero estamos muy lejos de donde debe estar el precio del carbono para llegar a él”.

Carney también participó en la mesa redonda “Mercados de carbono: Una conversación”. Entre los participantes se encontraban Carney; Bill Winters, director general de Standard Chartered Bank; Annette L. Nazareth, ex comisaria de la Comisión de Valores de EE.UU. (SEC); y Bill Gates, copresidente de la Fundación Bill y Melinda Gates y ex presidente de Microsoft. En este panel se hizo hincapié en conseguir que el mundo alcance las emisiones de carbono “netas” para 2050. Se debatió la cuestión del establecimiento de un “mercado de compensación de carbono”, y Winters, del Standard Chartered Bank, declaró que los mercados financieros de “compensación” son la clave para conseguir que miles de millones de dólares pasen de manos de bancos como el suyo a manos de personas que realmente puedan eliminar el carbono del medio ambiente. Afirmó que “el siguiente paso es conseguir que la gente monetice esas cosas y ponga el dinero en cosas que tengan un impacto demostrable”.

Hubo otros paneles que exploraron estos temas de las Finanzas Verdes, pero el espacio impide un informe completo aquí. Brevemente, el panel “Transformación de los sistemas alimentarios y del uso de la tierra” ofreció una visión distópica de un mundo en el que toda la producción de alimentos estará subordinada a los “centros de innovación alimentaria”, toda la producción de alimentos se clasificará según las emisiones de carbono que conlleve su producción y los consumidores, mediante una aplicación telefónica, podrán escanear las etiquetas de los alimentos y conocer la información sobre la huella medioambiental del producto.

En el panel “Net-zero: dar un salto de fe”, el ministro chino de Medio Ambiente, Huang Runqiu, reiteró la promesa del presidente Xi Jinping de conseguir que las emisiones de gases de efecto invernadero de China dejen de crecer para 2030 y se conviertan en net-zero para 2060. Afirmó que China acelerará la creación del mercado chino del carbono. Otros líderes, como Christian Mumenthaler, director general de Swiss Re, la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, Hak Cheol Shin, director general de LG Chem, y Teresa Ribera, vicepresidenta del Gobierno de España, declararon su intención de que los gobiernos determinen todas las políticas “a través de la lente de la acción climática”.

Mark Carney participó en otro panel, éste llamado “Financiación de la transición a ‘Net-Zero’”. Otros participantes fueron Werner Hoyer, Presidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Oliver Bäte, Director General de Allianz SE; Stephanie von Friedeburg, Directora General de la Corporación Financiera Internacional (CFI) y Al Gore, ex Vicepresidente de Estados Unidos y cofundador de Generation Investment Management LLP). La pregunta que se planteó inmediatamente es que “se necesitan billones de dólares para financiar la transición a las emisiones netas”, y ¿de dónde va a salir ese dinero? Carney declaró que “los compromisos de emisiones netas se están extendiendo en cascada a través del sector privado, y debemos desbloquear los flujos de financiación mixta, una mezcla de dinero público y privado”. Von Friedeburg afirmó que “faltan proyectos financiables. ¿Cómo cogemos a los operadores críticos y los traemos a nuestros países de operaciones?”. Necesitamos una financiación mixta, y tenemos que quitarle el riesgo a estos proyectos”. Bäte exigió: “No puede ser una opción; tiene que ser una obligación… necesitamos proyectos público-privados”.

Esencialmente, lo que se está debatiendo, y que ya han acordado los participantes de Davos, es un modelo “mixto” en el que los gobiernos y las corporaciones renunciarán a toda la soberanía individual y aceptarán regirse por las nuevas políticas y mecanismos que Carney y sus secuaces pongan en marcha. No se trata de una asociación público-privada como la gente suele pensar en estas cosas, sino de una versión actualizada verdaderamente orwelliana del antiguo modelo imperial holandés, en el que la legislatura holandesa, la Compañía de las Indias Orientales, la Bolsa y el Banco de Ámsterdam se fundían en un único propósito oligárquico que gobernaba de forma suprema los axiomas del Imperio Holandés, y en el que la diferencia entre lo público y lo privado dejaba de tener sentido.

La cuestión obligada del racismo no podía ser ignorada, aunque fuera por un solo día, por lo que se convirtió en el centro de atención del panel “Impartir justicia social en la recuperación”. Aquí encontramos a destacados líderes de los derechos civiles como Gabriela Bucher, Directora Ejecutiva de Oxfam International; Sadiq Khan, Alcalde de la ciudad de Londres; Anisa Kamadoli Costa, Presidenta de Tiffany & Co; y Darren Walker, Presidente de la Fundación Ford, que expresaron perlas como “El desafío de la supremacía blanca es real”, “No basta con retocar los bordes. … tenemos que abolir la desigualdad”, “El mejor antídoto contra el populismo en los últimos tiempos ha sido la elección de Joe Biden”, y mi favorito personal “”Si el capitalismo ha de sostenerse, debemos poner un clavo en la ideología propagada por Milton Friedman”.

El alivio cómico de la jornada lo proporcionó un videoclip de Greta Thunberg, la participación del “experto en clima” y estrella de Greaser’s Palace, Robert Downey Jr., y las torpes actuaciones de los fallidos candidatos a la presidencia de Estados Unidos Al Gore y John Kerry.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Tanto Benjamin Netanyahu como Moon Jae-in (presidente de Corea del Sur) pronunciaron sendos discursos. El discurso de Moon fue un apoyo bastante indescriptible a los objetivos de la conferencia, y Netanyahu se centró casi por completo en el éxito de Israel en la lucha contra la pandemia del Covid-19.

 

Entra el Presidente ruso Putin

Con mucho, el discurso individual más importante -y la única nota discordante- pronunciado en la Conferencia fue el del presidente ruso Vladimir Putin. Es notable que, fuera del discurso de Putin, la participación rusa en la Conferencia de Davos es casi nula. Putin apenas tocó el tema del Clima, no mencionó la descarbonización ni las fechas de los objetivos de reducción de CO2, ni tampoco ningún aspecto de las “finanzas verdes”. En cambio, su discurso se centró casi por completo en asuntos económicos estratégicos y físicos. Estableciendo un paralelismo con la crisis de los años 30, Putin advirtió de un resurgimiento de los peligros estratégicos y sociales, diciendo que la situación “podría desarrollarse de forma imprevisible e incontrolable si nos quedamos de brazos cruzados”.

En cuanto a la política económica, atacó la actual política de rescates financieros, disfrazada de “esfuerzos de estímulo económico”, diciendo que “la estimulación económica por métodos tradicionales a través de mayores préstamos privados se vuelve “esencialmente imposible, mientras que la flexibilización cuantitativa sólo infla la burbuja del valor de los activos financieros y conduce a una mayor estratificación de la sociedad”. Afirmó además que “si bien el problema pudo resolverse hace 20 o 30 años, a través de una política macroeconómica estimulante, en realidad esos mecanismos han alcanzado sus límites y no funcionan; su recurso se ha agotado.”

Y añadió: “Existe la posibilidad de que nos enfrentemos a una formidable ruptura del desarrollo global, que estará plagada de una guerra de todos contra todos y de intentos de hacer frente a las contradicciones mediante la designación de enemigos internos y externos y la destrucción no sólo de los valores tradicionales, como la familia, que tanto apreciamos en Rusia, sino de las libertades fundamentales, como el derecho de elección y la privacidad”. Me gustaría señalar las consecuencias demográficas negativas de la crisis social en curso y la crisis de valores, que podrían hacer que la humanidad perdiera continentes civiles y culturales enteros”.

Putin señaló no sólo la situación de los países “en vías de desarrollo”, sino la creciente crisis de los países “desarrollados”, donde tanto en Europa como en Estados Unidos, “los ingresos reales de más de la mitad de los ciudadanos se han estancado, no han crecido. Mientras tanto, el coste de los servicios educativos y sanitarios ha subido… En otras palabras, millones de personas, incluso en los países ricos, han dejado de esperar un aumento de sus ingresos. Mientras tanto, se enfrentan al problema de cómo mantenerse a sí mismos y a sus padres sanos y cómo proporcionar a sus hijos una educación decente”.

Putin anunció sus “cuatro prioridades” en materia de política económica:

1) Todo el mundo debe tener unas condiciones de vida confortables, incluida la vivienda y unas infraestructuras de transporte, energía y servicios públicos asequibles.

2) Todo el mundo debe tener la certeza de que tendrá un trabajo que le garantice un crecimiento sostenible de los ingresos y, por tanto, un nivel de vida decente. Todo el mundo debe tener acceso a un sistema eficaz de educación permanente, que es absolutamente indispensable ahora y que permitirá a las personas desarrollarse, hacer carrera y recibir una pensión decente y prestaciones sociales al jubilarse.

3) Los ciudadanos deben tener la seguridad de que recibirán una atención médica eficaz y de calidad siempre que sea necesario, y que el sistema nacional de salud garantizará el acceso a servicios médicos modernos.

4) Independientemente de los ingresos familiares, los niños deben poder recibir una educación decente y desarrollar su potencial. Todos los niños tienen potencial.

La otra gran advertencia del discurso de Putin fue contra el creciente poder de la alta tecnología y las redes sociales. Afirmó que “los gigantes tecnológicos modernos, especialmente las empresas digitales, han empezado a desempeñar un papel cada vez más importante en la vida de la sociedad. Se está hablando mucho de esto ahora, especialmente en relación con los acontecimientos que tuvieron lugar durante la campaña electoral en Estados Unidos. No son sólo algunos gigantes económicos. En algunos ámbitos, compiten de hecho con los Estados. Sus audiencias consisten en miles de millones de usuarios que pasan una parte considerable de sus vidas en estos ecosistemas. En opinión de estas empresas, su monopolio es óptimo para organizar los procesos tecnológicos y empresariales. Pero la sociedad se pregunta si ese monopolio responde a los intereses públicos. ¿Dónde está la frontera entre el éxito de los negocios globales, los servicios demandados y la consolidación de los big data y los intentos de gestionar la sociedad a discreción y sustituir las instituciones democráticas legales y, esencialmente, usurpar o restringir el derecho natural de las personas a decidir por sí mismas cómo vivir, qué elegir y qué posición expresar libremente? Acabamos de ver todos estos fenómenos en los Estados Unidos y todo el mundo entiende de qué estoy hablando ahora. Estoy seguro de que la inmensa mayoría de la gente comparte esta posición.

 

Las raíz genocida del ‘Gran Tratado Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Fuente:

LaRouche PAC — Davos – Day 3: The New Anglo-Dutch Model.

Te puede interesar

Contenidos

Por Harley Schlanger En los días que siguieron al discurso nacional del presidente ruso Putin del 21 de abril, que declaró que pretendía enviar...

Contenidos

Por Executive Intelligence Review 29 de abril de 2021 (EIRNS)-La aplicación generalizada del waterboarding, el electroshock y otras formas de tortura han sido denunciadas...

Contenidos

Por Matthew Ehret Mucha gente no pudo evitar reírse cuando Biden dijo a Boris Johnson el 26 de marzo que Estados Unidos y sus...

Contenidos

En el siglo XIX el Imperio Británico utilizó el Libre Comercio, las Guerras del Opio, la hambruna orquestada, etc., para frenar las aspiraciones de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon