Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

La política es una cuestión de poder que responde a la pregunta de ¿quién es el enemigo? La gran política es el gran juego, y el modelo del juego exhibido en la ciencia de la política de los Estados Unidos ha sido definido por Zbigniew Brzezinski y su libro El Gran Tablero Mundial (La supremacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos). Según Brzezinski, el gran juego se presenta como un sistema binario lineal (por eso Daniel Estulin traduce el nombre del libro como “El Gran Tablero de Ajedrez Mundial”) En este esquema conceptual, EE.UU. juega con las fichas blancas blancas, su oponente es negro y el tercero es superfluo o sobra. Los blancos arrancan, toman la iniciativa y ganan. Tal es la geopolítica simplista —el bloque marítimo contra el bloque terrestre— en la que el discurso del mundo multipolar es sólo un juego simultáneo del poder en cinco tableros de ajedrez distintos. Todo lo demás queda fuera de foco. La principal diferencia entre geopolítica, doctrina del espacio (yo y mi contrincante), y la política del cielo, que es la doctrina del tiempo, es la triplicidad: Nosotros mismos, nuestros enemigos y nuestros aliados. El modelo de la política del cielo es el juego de cartas bridge, donde seis jugadores, seis proyectos globales —que no son países— forman tres pares. Los movimientos tienen lugar conforme al sentido de las manecillas del reloj, en un círculo. Bajo este esquema conceptual, Daniel Estulin explica en el siguiente videocast cómo juegan y se conjugan los proyectos globales en la actualidad de cara retirada estratégica del petrodólar del modelo liberal financista, y ¿qué lugares del mundo son puntos calientes del conflicto armado que las élites buscan para desgravar las deudas y las responsabilidades en dicho proceso.

 

 

Los seis proyectos globales que controlan el mundo

 

1. Nueva Babilonia (Nueva York). Liberales banquero-financistas talmudistas.

2. Nueva Jerusalén (Londres). Cabalistas jásidas.

3. Nuevo Califato Rojo Sufí Tarikati (Estambul).

4. Internacional Negro (Realeza europea, Trump, Vaticano —aunque de Vaticano solo hay el Sol Negro jesuita). Tierra y sangre.

5. Gran Eurasia (Moscú).

6. Datung (China).

Los dos enemigos principales hoy en día son los liberales del Proyecto Nuevo Babilonia (talmudistas liberales de Nueva York) y el Proyecto Internacional Negro (Tierra y Sangre, la vieja aristocracia y europea, Trump, Vaticano, la realeza europea y los jesuitas).

Si los liberales pierden, su élite está dispuesta a rendirse y unirse al proyecto del Internacional Negro si Donald Trump —es decir, la élite alternativa— les ofrece unas condiciones atractivas de rendición.

Para hacerse con el juego, el Internacional Negro necesitaría abrir los viejos contactos de la Triple Alianza (Alemania Austria-Hungría y el Vaticano). El problema es que hasta hace poco la Triple Alianza estaba bajo el proyecto de Europa Occidental, es decir en manos del liberalismo financiero, y carece de la subjetividad del Internacional Negro. La subjetividad existe en los Estados Unidos de Donald Trump, pero el problema es que Trump no tiene el historial de la Triple Alianza.

Nueva Babilonia puede tumbar los mercados financieros como su jugada desesperada, es decir, morir matando. ¿Y China? China no tiene juego dado que Rusia —la retaguardia de China hoy en día— se encuentra bajo el yugo del liberalismo financiero. Si Moscú decide jugar con el Internacional Negro, y dado que el Internacional Negro tiene a Trump como su proyecto, China se quedaría fuera.

 

¿Qué le queda a China?

Otra jugada de China es jugar en pareja con Nueva York (Nueva Babilonia, los liberales). La pareja Nueva Babilonia-Nueva York y Pekín no es el juego de la victoria para los bancos de inversión de los intereses de Wall Street —la capital financiera de EE.UU.— sino una retirada estratégica digna que preserva al dólar como un contorno financiero internacional; mientras que los Rothschild (cambiadores de valores naturales, onzas de oro, gramos de droga, quilates de diamantes) y los tasadores del orden del Vaticano, es decir los caballeros de la Cruz de Malta, paralelamente presentan el nuevo contorno del cálculo de la economía de los valores naturales.

La retirada estratégica del dólar estadounidense hacia un círculo o contorno separado del capital financiero con fin de salvar la cara, es proporcionada por la inyección de la tensión militar en la península coreana.

Para cambiar el sistema económico mundial del petrodólar al contorno del dólar estadounidense, por un lado, y al sistema de dos contornos en China con el yuan respaldado por oro físico y el dinero digital para desgravar los dos mil trillones de dólares de la deuda mundial, hace falta una fuerza mayor, es decir, una guerra mundial que desgrave las deudas y las responsabilidades de los tomadores de decisiones y la liberación de todas las partes de los compromisos anteriores.

 

¿Qué lugares del mundo son puntos calientes del conflicto armado?

Siria, Ucrania, Irán y Corea del Norte. Siria ha sido liberada del terrorismo islámico. Ucrania es un estado fallido en el ojo de huracán por haber financiado la campaña de Clinton contra Trump. Irán es demasiado grande y fuerte. Nos queda Corea el del Norte. La culpa se le asignará al mismo régimen del Corea de despotismo oriental de la dinastía Kim.

Para entender el proceso se debe aclarar que el carácter sagrado de Corea, es decir, su vínculo con el cielo, es la montaña sagrada el Monte Paektu. En chino se llama Changbaishan, que se traduce como “cabeza blanca interna”, y en su cráter se encuentra el lago Tianchi (el Lago del Cielo). La vertiente norte de la montaña conduce al territorio prefectura autónoma coreana y a China. Y por eso es protegida por la potencia del dragón rojo. Es decir, las hostilidades en Corea así como durante la guerra coreana de 1950-1953 conducirá inevitablemente a la intervención de China y acabarán con la unión de las dos coreas con Corea del Norte dictando los términos al sur. La dinastía Kim lo sabe, los americanos lo saben y los chinos lo saben. Y, por lo tanto, el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un, se atreve a farolear.

 

Daniel Estulin: Política del cielo y los seis proyectos globales que controlan el mundo

 

Fuente:

Daniel Estulin Ángel Metropolitano — El rincón de Estulin 29.05.19.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.