Es importante entender que la confrontación que estamos viendo en los Estados Unidos, entre demócratas globalistas y republicanos conservadores, además de tratarse de una confrontación engañosa, no es la lucha entre “el bien y el mal” que buscan retratar medios de Divulgación controlada como QAnon, Full Disclosure, Sphere Being Alliance, Alex Jones, David Wilcock, Benjamín Fulford, etc. Como Daniel Estulin recomendó a Alex Jones en una entrevista en 2017: “Hay que ser vigilantes. Inteligentes. No hay que seguir las técnicas de propaganda, hay que analizar y cuestionar.»

 

Políticamente, la separación entre “el bien y el mal” es artificial y parte de la percepción dialéctica usada por las élites a lo largo de la historia para dividir y conquistar a través de la dualidad. En “Los seis proyectos globales que controlan el mundo”, el autor y ex agente de contrainteligencia conceptual, Daniel Estulin, explica que:

“A nivel mundial no hay buenos y malos. Porque los buenos no son del todo buenos y los malos no son del todo malos, pues entre todos comparten amistades con amigos y enemigos. No son países los que están en guerra, sino proyectos globales.”

En primera instancia, esta apreciación podría parecer relativista y hasta irresponsable, pues nuestro cerebro ha sido programado por las élites para percibir e interpretar el mundo en base a una dualidad utilitaria. Pero en el mismo artículo, Estulin explica la diferencia entre la visión dual / lineal del mundo, y la multidimensional /armónica:

“La calificación de la política del cielo proviene del principio de la trinidad del Universo y se construye desde la óptica de tres símbolos: la base dogmática de hacerse con el futuro versus las dos dimensionalidades de la geopolítica. A diferencia de la geopolítica, que es la doctrina del tiempo lineal (dualidad, blanco vs. negro), la política del cielo está basada en el juego de cartas Bridge, que obedece a una doctrina de espacio y armonía de tres fuerzas como mínimo. El pensamiento no lineal y el uso de la paradoja como elemento táctico son el camino de la victoria. Los EE.UU. sólo saben jugar ajedrez geopolítico. Por eso la sustitución del ajedrez por el Bridge es clave, pues este contempla elementos como el engaño, jugar para no perder, y ceder la iniciativa con el fin de ganar tiempo. También es importante tomar en cuenta que estos proyectos globales y sus componentes a veces forman alianzas y también se traicionan entre sí, pues las élites no juegan al ajedrez del tú contra mí, sino que juegan al bridge, apostando incluso por varios proyectos a la vez. Por eso hacer el reparto entre fichas blancas y negras no tiene ningún sentido para entender los juegos de poder.”

 

 

¿Cómo se manifiestan estos conceptos en la política actual?

En un videocast publicado por el canal Ángel Metropolitano, Estulin explica que en el reparto global:

“Los dos enemigos principales hoy en día son los liberales del Proyecto Nueva Babilonia (talmudistas liberales de Nueva York) y el Proyecto Internacional Negro (Tierra y Sangre, la vieja aristocracia europea, Trump, cabalistas, el Vaticano, la realeza europea y los jesuitas). Si los liberales pierden, su élite está dispuesta a rendirse y unirse al proyecto del Internacional Negro si Donald Trump —es decir, la élite alternativa— les ofrece unas condiciones atractivas de rendición.”

Los vínculos de Trump con la vieja aristocracia europea, también llamada Nobleza Negra o Internacional Negro, están ampliamente documentados (Ver: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8). Pero incluso la mayoría de los medios de comunicación alternativos evitan hablar de ello, pues están dados a la tarea de retratar a Trump como un patriota estadounidense cuando la realidad es que trabaja para los cabalistas y el Vaticano.

 

Trump proclama los Altos del Golán para la corporación arconte Genie Energy de los Rothschild

 

La coartada de Trump para respaldar al cártel bancario europeo y atacar al cártel bancario estadounidense es que éste último representa al modelo liberal financista del petrodólar, que está colapsando, y el cártel bancario europeo —junto con China y Rusia— tiene una alternativa a dicho sistema, que consiste en un reseteo global de la economía con regreso al patrón oro.

Esta batalla entre el Cártel Bancario europeo y el Cártel Bancario estadounidense por el control de los Estados Unidos, también ha sido explicada por Daniel Estulin en una entrevista con Alex Jones en 2017:

Daniel Estulin: Donald Trump representa el más reciente y desesperado intento de una parte de los círculos de la élite global para sobrevivir al armagedón económico. El enfrentamiento entre Trump y Clinton fue la pelea entre los representantes de dos estructuras supranacionales de poder mundial: los Rothschild —detrás de Trump— contra los Rockefeller —detrás de Clinton. Esto no quiere decir que la familia Rockefeller y la familia Rothschild representan el verdadero poder arriba de ellos. Arriba de los Rockefeller (judíos talmudistas fariseos con sede Nueva York) y los Rothschild están otras familias y la nobleza negra, cuyas fortunas suman trillones de dólares. Trump representa un cambio de paradigma en la sociedad como nunca hemos visto en la historia de la humanidad. La situación actual es: el capitalismo está muerto, porque necesita mercados perpetuos para expandirse y los círculos de la élite tienen un problema. Les urge encontrar un sistema que pueda reemplazar al capitalismo disfuncional, y la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca es el primer paso hacia un nuevo orden mundial.

Alex Jones: Dices que los Rothschild apoyan a Trump contra los Rockefeller. A mí me informaron fuentes de la comunidad de inteligencia, hace tres años, que pusiera atención a lo que los Rothschild iban a hacer, pues iban a tratar de regresar la riqueza a la gente, no porque sean buenos sino porque no quieren dar pie a una carnicería mundial.

Daniel Estulin: Sólo en esta ocasión sus intereses van con los nuestros. Y en el bando enemigo están los Clinton, los Rockefeller, los banqueros trasnacionales que son la corporación ilimitada del planeta, los globalistas no estadounidenses, o los círculos de poder estadounidense, George Soros, Hollywood, etc.

Alex Jones: Entonces son los Rockefeller quienes quieren derrocar a Trump…

Daniel Estulin: La gente que está detrás de los Rockefeller. Y los que soportan a Trump son los círculos financieros no-americanos centralizados en la ciudad de Londres, Hong Kong —centro mundial de lavado de dinero, drogas e inteligencia bajo control británico— los círculos que quedan del imperio británico, los Rothschild, la élite europea representada por la vieja aristocracia europea, la aristocracia austrohúngara, la nobleza otomana y la nobleza negra veneciana, y luego en menor medida, las agencias de inteligencia, etc. Pero son grandes grupos de personas, con mucho poder a lo largo de la historia… (interrupción)

Alex Jones: Entonces ¿estás de acuerdo, como indica mi investigación, que la mayoría de las agencias de inteligencia están con Trump?

Daniel Estulin: Sí, la mayoría, excepto la DEA, la NSA y la CIA.

Alex Jones: Bueno, estos son tiempos de locos como para estar vivo, Daniel. ¿Qué más quieres agregar en los quince minutos que nos quedan?

Daniel EstulinHay que ser vigilantes. Inteligentes. No hay que seguir las técnicas de propaganda, hay que analizar y cuestionarnos: Por qué se hace esto, quién va a ganar y quién va a beneficiarse cuando todo se instaure y ponga en marcha.”

 

Karen Hudes: ‘Donald Trump ha traicionado y engaña al pueblo estadounidense’

 

 

Es ahora cuando debemos permanecer más escépticos, vigilantes y analíticos, en vez de emocionales y fanáticos

No es sorprendente que, durante los últimos dos años, Donald Trump no sólo haya postergado la “purga del pantano” sino que también QAnon y los principales medios de Divulgación controlada hayan guardado un silencio cómplice (que según ellos se trata de un silencio “estratégico”) mientras Trump se concentraba en llenar su gabinete de neoconservadores sionistas a la vez que sigue fomentando la política intervencionista de los Estados Unidos, Israel y el Imperio Británico-Romano alrededor del mundo, mientras que por otro lado se ha dedicado a subir las tasas de interés de la Reserva Federal con el objetivo de hacerle creer a los estadounidenses que la economía es fuerte cuando en realidad está inflando una burbuja que está a punto de estallar.

 

QAnon, entre la esperanza y la angustia

 

Y es que aunque muchos insisten en que el papel de Trump en el desmontaje del sistema actual es precisamente ese, nosotros además pensamos que él ha venido retrasando el reseteo de la economía y haciendo tiempo para favorecer el traslado y posicionamiento de ciertas facciones del Estado Profundo europeo en el nuevo orden mundial multipolar.

Por eso, ahora que las redes sociales empiezan a encenderse otra vez con propaganda sobre el inminente inicio de “la purga del Estado Profundo”, es cuando debemos permanecer más escépticos, vigilantes y analíticos, en vez de emocionales y fanáticos. Hay que tener presente que este nuevo arresto de Jeffrey Epstein y su prosecución ha quedado en manos de la hija de James Comey, pues la vez pasada ¡fue un miembro del gabinete de Trump quien sacó a Jeffrey Epstein de prisión!

 

Miembro del gabinete de Trump salvó de la cárcel a su amigo, el pedófilo Jeffrey Epstein

 

Por otro lado, si bien es cierto que las implicaciones del caso Epstein podrían conducir a tramas de divulgación tan profundas que expongan al Vaticano y a la aristocracia europea, eso sólo ocurrirá si los prosecutores y las familias de la Nobleza Negra que controlan el proceso de Divulgación así lo permiten.

Aunque, para ser realistas, lo más probable es que el caso Epstein avance —al menos en sus inicios— de una manera controlada, asegurándose de sacrificar únicamente a chivos expiatorios de la facción más visible y menos relevante de la élite. Es decir, que Trump y el Movimiento QAnon (que por cierto ha sido vinculado con los Caballeros de Malta por la whistleblower del Banco Mundial, Karen Hudes) podrían cazar solamente a sus “enemigos”: los “nuevos ricos” que se han engolosinado con el poder que durante milenios había sido exclusivo de la aristocracia europea. Si a esto agregamos que los cabalistas quieren asegurarse de que Trump gane la reelección, queda claro que antes deben caer unos cuantos chivos expiatorios para que la gente vuelva a creer en él de manera incondicional, todo ello mientras los cabalistas siguen re-programando mentalmente al auditorio —sobre todo al millenial— para acondicionarlo a un ecumenismo de Nueva Era que forma parte del abominable proyecto cabalista de 3000 años.

 

Karen Hudes: QAnon son Caballeros de Malta, y Nobleza Negra negoció amnistía en el reseteo económico

 

 

Fuentes:

Mente Alternativa — Daniel Estulin: Geopolítica (ajedrez) y política del cielo (bridge) en el mundo actual.

Mente Alternativa — Trump es una creación de los Rothschild y parte de una guerra secreta al interior de la élite global.

Mente Alternativa — Donald Trump: Agente sionista del Estado Profundo y la nobleza europea.

Mente Alternativa — La raíz del compromiso de Trump con Israel, los Rothschild y la nobleza negra internacional.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion