Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cuando un hombre deja de ser humano

Los liberales de hoy están formados principalmente por posthumanos y posthombres, advierte el filósofo Alexander Dugin. El neoliberalismo es una especie de post-ideología en la que el pensamiento, la idea y la moral han caído por debajo de la línea crítica, razón por la cual los liberales modernos conceden tanta importancia a la política de género y a la ecología profunda. Están arrastrando a la humanidad al océano de la degeneración a toda velocidad.

 

Uno de los eventos que establece las directrices de la música, el arte y la moda en el aparato neoliberal globalista, el autodenominado “Festival Internacional de Música Avanzada, Creatividad y Tecnología Sónar”, más conocido como el Sónar barcelonés, usó quimeras para promocionar su festival del año 2008 y transmitir a la psique colectiva la droga de la relatividad nihilista del ser humano, los géneros confusos, y la normalización de la hibridación de especies y estructuras “desiguales”, todos ellos aspectos estratégicos de la agenda transhumanista. Fuente:

Uno de los eventos que establece las directrices de la música, el arte y la moda en el aparato neoliberal globalista, el autodenominado “Festival Internacional de Música Avanzada, Creatividad y Tecnología Sónar”, más conocido como el Sónar barcelonés, usó quimeras para promocionar su festival del año 2008 y transmitir a la psique colectiva la droga de la relatividad nihilista del ser humano, los géneros confusos, y la normalización de la hibridación de especies y estructuras “desiguales”, todos ellos aspectos estratégicos de la agenda transhumanista. Fuente: https://media.sonar.es/attached_images/7960/medium/1750.jpg

 

Por Alexander Dugin

Cuando un hombre deja de ser hombre, no se convierte en mujer. Cuando un hombre deja de ser un hombre, no se convierte en una bestia.

Aquí el asunto es muy complicado. El que traiciona a su propio sexo cae por debajo de la línea crítica, la frontera que delimita ambos sexos.

El postmacho traiciona a ambos sexos simultáneamente. Estamos ante un monstruo, un degenerado peligroso e imprevisible, que no es en absoluto una “mujer”, incluso pensarlo es un insulto.

Con una mujer, sin embargo, es un poco diferente. La verdadera estructura de su género es peculiar y mal comprendida, y conceptos como lealtad/traición (que describen la actitud masculina con bastante claridad) no se aplican directamente a ella. Existe (debería existir) un lenguaje especial para describir a las mujeres y su lógica, un lenguaje secreto o aún por descubrir. No hay post-mujeres. Las inventaron los post-hombres, y no hay feministas, hay víctimas de un experimento peligroso y cínico. Simplemente se las compadece, como al cuervo cojo.

Hay post-hombres y son culpables de lo que hacen y en lo que se convierten. Todo a su alrededor comienza a pudrirse, a decaer, a deslizarse hacia la disolución. Cuando son pocos, aún pueden tener un lugar en la cultura: en la marginalidad exótica, la excentricidad, la extravagancia, pero en cuanto la postmasculinidad se convierte en una tendencia seria, se transforma en un virus mortal altamente contagioso. Si se les da rienda suelta, destruirán todo lo que les rodea.

Algo parecido les ocurre a quienes pierden su imagen humana. Aquí es aún más evidente. Esas personas no se convierten en bestias: las bestias, aunque sean depredadoras o repulsivas, son orgánicas, armoniosas y nunca hacen nada que no esté justificado y predestinado por su naturaleza. En esto son bellas, incluso cuando son extremadamente peligrosas o molestas. Lo reconocemos al respetar a los animales, tanto domésticos como salvajes. Los posthumanos, en cambio, son muy diferentes. Cortan lazos con nuestro arquetipo, pero no suscriben un contrato ontológico con las bestias. El hombre no puede convertirse en bestia, eso está más allá de sus poderes, y sobre todo no tiene ni puede tener la inocencia inherente a toda bestia. Por eso los seres posthumanos son también monstruos, pervertidos y degenerados. En la antigüedad se les llamaba “quimeras” o “sheddim”. Existe la versión de que son antepasados de los monos, pero los monos son armoniosos, orgánicos y fascinantes. Creo que esta versión es falsa. No ofendamos a los monos.

Los posthumanos socavan al ser humano del mismo modo que los posthumanos socavan el sexo, el sexo como tal. Los posthumanos, al ceder ante los humanos, también están haciendo un daño irreparable a la naturaleza de las bestias.

Los ecologistas (principalmente los ecologistas profundos con espíritu steampunk o ciberfeminista, los Cthulhuzen de Donna Harraway) son un tipo de posthumanos. Incapaces de ser humanos, intentan convertirse en ratones o grajos, pero al hacerlo insultan a roedores y pájaros. Los ecologistas son enemigos de los animales y ocultan el rostro de maníacos subvertidos bajo la apariencia de protectores de los animales.

Los liberales de hoy están formados principalmente por posthumanos y posthombres. El liberalismo es una especie de post-ideología en la que el pensamiento, la idea y la moral han caído por debajo de la línea crítica, razón por la cual los liberales modernos conceden tanta importancia a la política de género y a la ecología profunda. Están arrastrando a la humanidad al océano de la degeneración a toda velocidad. Si necesitan una guerra nuclear para crear monstruos de residuos de celofán, algas y circuitos informáticos, tarde o temprano lo harán. Lo que hay en la mente de un sodomita o de un ecologista digital escapa a los criterios de normalidad. De ahí las mutaciones impuestas por las élites mundiales a través de la infoesfera, los cómicos, la virtualidad, los medios sociales, las drogas, el estilo de vida urbano moderno (el urbanismo es una de las herramientas más importantes de la degeneración forzada de las masas).

Consideremos lo siguiente: en Georgia, un gobierno moderado propuso una ley de agentes extranjeros, igual que en Estados Unidos. Los agentes extranjeros se rebelaron inmediatamente porque temían no ser los únicos en decidir quién es agente y quién no. Lo mismo ocurre con los posthombres y las mujeres: tras hacerse con el poder, ellos mismos imponen los criterios de lo que es la norma, lo que se despierta y lo que no, y lo que debe ser abolido (suprimido). Hoy, lo que ayer era norma de género en muchos países europeos ya es delito, mañana la violación de los derechos de un ordenador o de una hormiga espectadora puede ser motivo de cárcel absoluta, y los gritos más estridentes sobre los derechos humanos provienen de quienes odian a los seres humanos. Del mismo modo, el feminismo no es más que una versión agresiva y extremista de la misoginia radical. La situación se complica por el hecho de que el próximo punto de inflexión en la historia requiere una verdadera apología del hombre (del género en general) y del ser humano como tal, para permanecer al menos donde estamos.

Hoy, sin embargo, esto es exactamente lo que prohíben categóricamente las élites, incluso en nuestra sociedad, hasta el punto de que los posthumanos y posthumanas han arraigado en ella y, en contra de los “valores tradicionales” consagrados en el Decreto nº 809, los liberales siguen dominando en Rusia como legisladores del paradigma dominante, la episteme. De hecho, la élite rusa está saboteando directamente las decisiones del Presidente sobre la vuelta a la normalidad y, sin este revés, no puede haber una verdadera disculpa.

Esto es a lo que nos enfrentamos en este momento. Estamos en guerra con una civilización liberal y globalista, pero seguimos casi totalmente bajo su control ideológico. La guerra está en su segundo año y hay un sabotaje total, en contra de lo que el Presidente ha dicho y hecho. Ése es el problema. Quizá no se trate de cómo ganar, sino de cómo iniciar una guerra de verdad.

La guerra es un asunto de hombres. La guerra es un asunto de hombres. En primer lugar, ambos deben justificarse y poner al otro en su lugar.

¡Buscar al hombre! Buscar al hombre, eso es lo que debemos hacer absolutamente.

¡¿Pero oyes lo perturbador que suena eso?! Ya tenemos programas mentales incorporados que ni siquiera nos permiten pensar en esta dirección y están funcionando. Estamos activa e intensamente desmasculinizados y deshumanizados y los que se resisten son relegados a los márgenes, a los oscurantistas, marcados con las etiquetas más repugnantes y luego asesinados.

 

La Unión Europea utiliza a los LGBTQI+ húngaros para satisfacer intereses que ‎nada tienen que ver con la justicia

 

Fuente:

Alexander Dugin, en Geopolitika: ¿Post-hombres o post-humanos? 22 de marzo de 2023.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Durante una reunión especial del Foro Económico Mundial sobre “colaboración mundial, crecimiento y energía para el desarrollo”, celebrada en Arabia Saudí...

Contenidos

En un artículo publicado por la agencia RIA Novosti, el filósofo Alexander Dugin destaca el rápido crecimiento económico de la India, que podría llevarla...

Contenidos

Los soldados españoles están “cambiando su género” de masculino a femenino para obtener beneficios sólo disponibles para las mujeres, incluido un salario más alto,...

Contenidos

En un artículo titulado “La realidad del problema del juego de edades en Second Life”, el periodista de investigación Robert Bartos documenta la preponderancia...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram