Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Cuál será el casus belli para la guerra con China?

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Desde el hundimiento del Maine hasta las armas de destrucción masiva de Saddam, detrás de cada guerra destructiva de los Estados Unidos suele haber un acontecimiento inventado.

 

Por Peter Van Buren

En una de las grandes escenas de la película Ciudadano Kane, el editor de periódicos Charles Kane, desesperado por conseguir titulares para aumentar la circulación, decide que una guerra patriótica sería lo más adecuado. Cuando sus reporteros no consiguen encontrar pruebas de hostilidades inminentes, Kane brama: “¡Yo pongo la guerra, vosotros ponéis las fotos!”.

Kane se inspira directamente en el William Randolph Hearst de la vida real, que avivó generosamente las llamas de la guerra hispano-estadounidense, convirtiendo el hundimiento del Maine, un buque de guerra estadounidense, por parte de los españoles, en un casus belli. Todo era mentira: el Maine explotó internamente, por sí solo. No importa, se necesitaba una guerra, y así, con esa decisión tomada, se creó una causa.

Las verdaderas razones de la guerra incluían el deseo de Estados Unidos de hacerse con el control de Cuba y de convertirse en una potencia del Pacífico apoderándose de la colonia española en Filipinas. Theodore Roosevelt, que era el subsecretario de la Marina en ese momento, abogó por la guerra como un evento de concentración alrededor de la bandera para curar las heridas persistentes de la Guerra Civil estadounidense, y como una excusa para aumentar el presupuesto de la Marina. Después de todo, ¡hundieron nuestro barco! La prensa esperaría a que no se crearan armas de destrucción masiva para volver a ser tan complaciente.

La historia fue muy parecida en Vietnam. Washington, imaginando una conspiración comunista global que surgía de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial, comenzó su guerra en Vietnam por delegación en 1945, y pronto financió la lucha francesa durante años. En 1950, el primer personal militar estadounidense estaba estacionado en Saigón. Cuando los asesores estadounidenses y las bajas comenzaron a llamar la atención del público, y los éxitos del otro bando empezaron a acumularse, la verdadera guerra estadounidense se puso en marcha.

Pero con una guerra más abierta, había que encontrar una razón más abierta. Eso tomó la forma del incidente del Golfo de Tonkin de 1964: una afirmación de que dos buques de guerra estadounidenses fueron atacados sin provocación por Vietnam del Norte. Lo que realmente ocurrió no fue ni mucho menos eso, pero no importó. El Congreso aprobó una resolución de habilitación y la guerra se intensificó según las necesidades. Hicieron daño a nuestros barcos.

A finales de la década de 1990, el centro de pensamiento “The Project for the New American Century” desarrolló lo que los neoconservadores llamaban una visión convincente de la política exterior estadounidense basada en una “hegemonía global benévola”. Tenían en mente nada menos que una guerra global de ocupación y cambio de régimen, centrada en Oriente Medio. La guerra estaba preparada, pero el problema consistía en convencer al pueblo estadounidense de que la apoyara. “El proceso de transformación”, acusaba el PNAC en su manifiesto, “aunque traiga consigo un cambio revolucionario, es probable que sea largo, a falta de algún acontecimiento catastrófico y catalizador, como un nuevo Pearl Harbor”.

El nuevo Pearl Harbor cayó en sus manos el 11 de septiembre. Sin embargo, incluso entonces se necesitaba otra razón inventada para justificar la invasión de Irak, la joya de la planificación neoconservadora. La administración Bush hizo algunos intentos de vincular directamente a Saddam con el 11-S, y luego con el terrorismo de forma genérica, pero nada de ello caló en la opinión pública, correctamente confundida acerca de por qué un ataque planeado, financiado y ejecutado en gran medida por saudíes, requería una guerra en Irak.

Al final, la decisión de hacer hincapié en la amenaza que suponían las supuestas armas de destrucción masiva de Irak por encima de todas las demás se tomó por razones “burocráticas”, dijo el entonces subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz. “Era la única razón en la que todos podían estar de acuerdo”. No importaba que no fuera cierto.

 

La interminable lista admitida de ataques de bandera falsa

 

A esto le siguieron años de conflicto bajo cuatro presidentes. A lo largo de este tiempo, se han llevado a cabo mini-versiones del mismo juego -la guerra se decide primero, las razones se inventan después- para justificar las invasiones en Libia, Yemen y Siria. No importa lo que sea cierto porque los incidentes, reales o imaginarios, son como los autobuses; si se pierde uno, pronto llegará otro.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Estas guerras, desde la del Maine hasta la de Irak, no tuvieron Pearl Harbor. Estados Unidos no fue atacado, quiso iniciar la guerra por sí mismo, y creó un falso pretexto para hacerlo. A diferencia de lo que ocurrió con las armas de destrucción masiva, no hubo duda de que los japoneses bombardearon Pearl y de que esto fue un acto real e inequívoco de agresión. No hizo falta una mentira o una explicación o una versión de los años 40 de Colin Powell en la ONU.

Lo que nos lleva a China, que parece ser la próxima guerra en busca de una razón.

“La lucha por Taiwán podría llegar pronto”, advierte el Wall Street Journal, junto con casi todas las demás publicaciones de importancia. El presidente Biden ha comenzado el trabajo propagandístico, declarando: “bajo mi mandato, China no logrará su objetivo de convertirse en el primer país del mundo, el más rico del mundo y el más poderoso del mundo”. ¿Es inminente la guerra? ¿Empezará en Taiwán?

Las razones por las que China no tiene motivos para invadir Taiwán son largas y abarcan las esferas económica, militar y política. No hay una razón racional, de riesgo contra ganancia, para las hostilidades. Pero eso no es lo que el libro de jugadas histórico dice que importa. Puede que Estados Unidos ya haya decidido que es necesario un enfrentamiento de superpotencias, águila contra dragón, por el control del Pacífico. Sólo tenemos que encontrar una razón, dado que es poco probable que China sinvada Taiwán por nosotros. Se puede mentir sobre la posesión de armas de destrucción masiva por parte de Irak lo suficiente como para iniciar una guerra, pero una invasión china real es un puente demasiado lejano para la fabricación directa.

Ahora bien, es posible que la fiebre de la guerra contra China sea sólo una estafa dentro de otra estafa. Es posible que el complejo militar industrial sepa que nunca luchará en una guerra real, sino que simplemente está utilizando la amenaza como una forma de aumentar su presupuesto. Recuerdan cómo las mentiras sobre la “brecha de misiles” con la Unión Soviética hicieron explotar el presupuesto del complejo militar industrial tras la Segunda Guerra Mundial. Una amenaza china requiere un gasto interminable en las cosas buenas -grandes portaaviones, submarinos y fuerzas espaciales- subiendo la apuesta incluso más allá de las décadas de gasto en Afganistán.

Y entonces, ¡boom! Tan cierto como que el sol que sale por el este es rojo, la semana pasada el Secretario de la Fuerza Aérea, Frank Kendall, dijo que Estados Unidos estaba en una “carrera armamentística” con China por el desarrollo de armas hipersónicas que pueden evadir las defensas antimisiles. Su jefe, el Secretario de Defensa Lloyd Austin, arremetió contra China por su búsqueda de armas hipersónicas, diciendo que esa actividad “aumenta las tensiones en la región”. Estados Unidos se enfrenta a una brecha de armas hipersónicas.

Una carrera armamentística sería el mejor escenario para salir de todo el ruido de sables sobre China. Si sólo se trata de eso, ya está en marcha. Pero, ¿y si Estados Unidos tiene la mente puesta en una guerra real y necesita una razón aceptable?

Entonces, un reto para todos los lectores. En una postal dirigida a la Casa Blanca, ¿cuál sería la justificación declarada para que Estados Unidos entre en guerra con China?

Puedes divertirte con esto: ¿Pekín secuestra a Taylor Swift y una misión de rescate se convierte en una guerra total? ¿O que China libere un virus que inutilice el comercio mundial? ¿O cosas geopolíticamente serias sobre una lucha por los minerales de tierras raras? Nada de hacer trampas con declaraciones que pretenden ser razones, como que China es una “amenaza inminente”, o declaraciones como “peligro claro y presente”. Imagina que eres un Paul Wolfowitz moderno, al que se le entrega el hecho consumado de la guerra y se le encarga la tarea de inventar una razón que los estadounidenses se crean. Pero nada de “nos han hundido el barco”. Esa historia ya nos la han contado antes.

 

¿De verdad estamos frente a un ‘peligro amarillo’?

 

Fuente:

Peter Van Buren, en Responsible Statecraft: What will be the casus belli for war with China?

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Economía

Una excepcional filtración interna de RAND Corporation —el think tank cercano al gobierno, conocido, entre otras cosas por haber estado detrás de la estrategia...

Contenidos

Por Red Voltaire Xi Jinping, presidente de la República Popular China y de la Comisión Militar Central, solicitó a las ‎fuerzas armadas de su...

Contenidos

Por EIRNS 20 de septiembre de 2022 (EIRNS) — Si eres un lector habitual de este informe, probablemente te sorprendiste al enterarte el pasado...

Contenidos

Olvídese del desarrollo. El principal interés de Washington en África hoy en día es mantener a los chinos y a los rusos fuera.  ...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY