Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

El analista y youtuber, Jorge Guerra, defiende la hipótesis de que sociedades secretas y discretas —como la masonería y la orden jesuita— funcionan como herramientas aparentemente antagónicas que son usadas por el verdadero gobierno mundial en la sombra para dividir y controlar a la humanidad, más allá de que en el pasado hayan estado aliadas y ahora aparentemente en disputa. Concretamente, la crisis actual de Venezuela es un claro ejemplo de cómo el gobierno en la sombra usa a masones y jesuitas para desestabilizar a la nación venezolana y cumplir sus objetivos. Pues aunque insiders como el francmasón de la Logia P2, Leo Zagami, hablan de un enfrentamiento abierto entre masones de derecha “que respaldan a Guaidó” y jesuitas comunistas “que respaldan Maduro”, la realidad es que Guaidó está respaldado tanto por masones como por jesuitas, y de hecho él mismo es masón de la Gran Logia Central de La Nueva York, en Venezuela, y fue educado en la Universidad Católica Andrés Bello, una institución dirigida por padres jesuitas. Como se sabe, a lo largo de la historia los jesuitas expandieron su “teología de la liberación” por toda iberoamérica, y esta sirvió de base ideológica a la mayoría de guerrillas libradas en el continente, así como al surgimiento del propio movimiento bolivariano. Pero tanto Bolívar como Miranda fueron presa de la masonería y de los jesuitas para luchar por unos ideales en cuyo trasfondo hubo intereses distintos a los suyos.

 

 

¿La antigua alianza masónica y jesuita está llegando a su fin?

Hace diez años, el 6 de marzo de 2008, el Gran Maestro de los masones regulares de Venezuela, Francisco Pereiro Liz, fue asesinado a tiros durante un aparente intento de secuestro orquestado secretamente por las fuerzas socialistas del fallecido presidente, Hugo Chávez.

Ahora, en 2019, los masones han hecho un llamamiento dramático a las logias de todo el mundo para no rendirse nuevamente contra las fuerzas lideradas por los jesuitas de izquierda. Esto llevó a que, extrañamente, Juan Guiadó fuera reconocido alrededor del mundo como presidente de Venezuela.

 Como escribió el illuminati confeso y francmasón de la Logia Propaganda Due, Leo Zagami:

“El presidente Trump y otros líderes mundiales rápidamente reconocieron (a Guaidó) como Jefe de Estado interino y legítimo de Venezuela luego de recibir una solicitud de emergencia de varias Grandes Logias de Venezuela unidas en este llamamiento a las Obediencias Masónicas de todo el mundo que no siguen las órdenes de la francmasonería liberal progresista que está en manos de los globalistas…. Juan Guaidó es un joven aprendiz que necesita nuestra ayuda. Recuerden, el socialismo y el comunismo son enemigos de la verdadera masonería y el cristianismo, pero el Papa Francisco y los jesuitas siguen apoyando al dictador Nicolás Maduro, quien debe ser detenido y destruido a toda costa para facilitar la reconstrucción de Venezuela y escapar del comunismo malvado.”

Ante declaraciones como esta, surge la imperativa de revisar la historia para comprender mejor esta situación, pues como sugiere Leo Zagami, lo que estamos viendo actualmente en Venezuela forma parte de una división histórica más amplia entre la antigua alianza masónica y jesuita, que ahora estaría llegando a su fin y que también podría inhibir los cambios futuros en otras partes de la Cuenca del Caribe, como el país de Cuba, también controlado por jesuitas.

 

Orden jesuita y masonería: ¿dos cabezas de un mismo monstruo?

El analista y youtuber Jorge Guerra defiende la hipótesis de que sociedades secretas y discretas como la masonería y la orden jesuita funcionan como herramientas aparentemente antagónicas que son usadas por el verdadero gobierno mundial en la sombra para dividir y controlar a la humanidad, más allá de que en el pasado hayan estado aliadas y ahora aparentemente en disputa.

Como expone Jorge Guerra, el caso actual de Venezuela es un claro ejemplo de cómo el gobierno en la sombra usa a masones y jesuitas para dividir a la sociedad y cumplir sus objetivos. Pues a pesar de que insiders como Leo Zagami hablen de un enfrentamiento abierto entre masones de derecha “que respaldan a Guaidó” y jesuitas comunistas “que respaldan Maduro”, la realidad es que Guaidó está respaldado tanto por masones como por jesuitas, y de hecho él mismo es masón y fue educado por jesuitas.

Guaidó se formó en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), conocida como «La Católica», una universidad privada con sede en Caracas, Venezuela, que está afiliada a la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL), y es dirigida por padres jesuitas.

El jesuita Luis Ugalde, ex-rector de la Universidad Católica Andrés Bello, y miembro de la Asamblea de Provea, manifestó su apoyo a Guaidó a través de un escrito publicado el 22 de enero de 2019 con el título “La esperanza toma la calle.” El documento dice lo siquiente :

 “Guaidó simboliza el futuro democrático sin odios, con la mano abierta al abrazo e invitando a su apoyo y responsabilidad decisiva a quienes lo pueden y deben dar: el pueblo movilizado y repolitizado y la Fuerza Armada democrática.”

 

La Compañía de Jesús: Orden jesuita de mentirosos, terroristas e infiltrados

 

Es decir, que como tantos líderes mundiales, Guaidó está educado para ejecutar las enseñanzas promovidas por los jesuitas. Y los mismos jesuitas que en su momento se complacían con Hugo Chávez, ahora apoyan este golpe de estado en el país del actual Papa Negro, o superior de los jesuitas, el venezolano Arturo Sosa.

Como se sabe, a lo largo de la historia los jesuitas expandieron su “teología de la liberación” por toda iberoamérica, y esta sirvió de base ideológica a la mayoría de guerrillas libradas en el continente, así como al surgimiento del propio movimiento bolivariano. Pero tanto Bolívar como Miranda fueron presa de la masonería y de los jesuitas para luchar por unos ideales en cuyo trasfondo hubo intereses distintos a los suyos.

La afiliación de Guaidó a la masonería fue propagada con tal furor a través de las redes sociales en internet, que inmediatamente provocó reacciones diversas que parecían inspiradas por un afán para alimentar la bipolaridad.

 

 

Los de la Gran Logia Sur Oriental de Venezuela, por ejemplo, dieron su apoyo a Guaidó a través de un video que circula en internet y que es citado por Jorge Guerra en su investigación. También circulan en internet fotos de Guaidó con la vestimenta masónica, así como un certificado que lo vincula a La Gran Logia Central de la Nueva York y que pide a la gran familia universal francmasónica “que le otorgue cariño y protección.”

 

masón juan guaidó

 

En una entrevista para el medio digital Efecto Cocuyo, la periodista Luz Mely Reyes preguntó sin titubeos al presidente interino de Venezuela si el pragmatismo que lo caracteriza lo había aprendido de la masonería, a lo cual Guaidó respondió con una carcajada para después matizar diciendo que su pragmatismo proviene de “muchas cosas” y entre ellas su educación ignaciana y filosófica en la Universidad Andrés Bello.

Es decir, que Guaidó no sólo no se ha sentido obligado a desmentir su afiliación masónica, sino que además ha reconocido públicamente su formación jesuita.

Por casualidades del destino, mientras Guaidó se autoproclamó presidente interino de Venezuela hace unos días, el papa jesuita Francisco Bergoglio —quien respalda el gobierno de Maduro— visitó Panamá acompañado del Caballero de la Orden de Malta y príncipe Dominique de La Rochefoucauld-Montbel, un miembro de una de las familias más antiguas de la nobleza francesa actual, quien asegura que trabaja para los pobres. Lo cierto es que el Príncipe La Rochefoucauld-Montbel se desempeñó en el campo de las transacciones financieras y en el mercado de oro, de 1975 a 2004, y también dirigió un servicio de consultoría inmobiliaria y una empresa de gestión de activos inmobiliarios. Además, como ya ha documentado el insider Ahuwah Zeus:

“Los Caballeros de Malta son ingenieros de la guerra y están profundamente involucrados con el servicio militar y de inteligencia de los EE.UU.”

Como sugieren todos los indicios antes mencionados, no es difícil vaticinar que si la transición que vive Venezuela está siendo organizada por los amos del mundo a través de al menos dos de sus tentáculos de poder—la masonería y el orden jesuita— los venezolanos no deberían dudar que los resultados de las próximas elecciones también serán arregladas por los cultos sacerdotales secretos de la nobleza negra romana, los cabalistas, y la aristocracia europea con ascendencia en La Antigua Roma, el Egipto Ptolomeico y la Antigua Babilonia.

 

La masonería: Estructura luciferina de mentirosos

 

 

Fuentes:

Jorge Guerra — Venezuela: Juan Guaidó, un masón entrenado por los jesuitas.

Leo Zagami — Freemasons vs Jesuits in Venezuela.

Luis Ugalde — La esperanza toma la calle.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.