Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Creó Klaus Schwab un ejército de alcahuetes en Davos para facilitar su Gran Reseteo?

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Robert Bridge

“En política, nada ocurre por accidente. Si sucede, puedes apostar que fue planeado así”. – Franklin D. Roosevelt

En un momento en el que el mundo se ve abrumado por una serie de problemas desconcertantes, el liderazgo político necesario para resolverlos se queda corto en todas partes. ¿Es esta percepción de escasez de talento en la escena mundial una mera coincidencia, o está diseñada?

Durante 40 años, Klaus Schwab, economista e ingeniero alemán, ha sido el anfitrión del Foro Económico Mundial en la pintoresca ciudad de Davos (Suiza), un lugar que el propio FEM describe como “suficientemente alejado para fomentar entre los participantes un sentimiento de reclusión y camaradería”. Es en medio de ese cómodo entorno donde la élite mundial está llevando a cabo sus planes sin mucha transparencia en el proceso. Probablemente sea seguro decir que la élite financiera que decide el destino del planeta en una aislada estación de esquí suiza no es lo que los antiguos griegos tenían en mente cuando teorizaban sobre la democracia y el “gobierno del pueblo”.

Sin embargo, eso es exactamente lo que hemos llegado a heredar de este exclusivo Foro, que cree fervientemente que los asuntos mundiales son mejor gestionados por una asamblea no elegida de corporaciones y tecnócratas que ejercen un poder sin precedentes sobre los gobiernos y la sociedad civil. Y ahora, gracias a la visita 100% inesperada al planeta Tierra de un virus de origen incierto, la élite ha sido bendecida con “una rara pero estrecha ventana de oportunidad”, según Schwab, para “reiniciar nuestro mundo” a través de una gran iniciativa conocida como el Gran Reinicio, que puede resumirse en seis palabras: “No tendrás nada y serás feliz”.

Con un futuro tan reducido por delante, la única pregunta que parece haber escapado a la atención dividida del mundo es: ¿cómo es remotamente posible que un solo individuo haya conseguido concentrar en sus manos tanto poder inmanejable? La respuesta corta es que probablemente no fue un accidente.

El joven Schwab estudió en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de Harvard (1966-67), donde obtuvo un máster en Administración Pública. Durante su estancia, entabló amistad con varias luminarias, como el macroeconomista Dean Baker, el economista John Kenneth Galbraith y el gran padrino de la RealPolitik, Henry Kissinger. La relación de Schwab con Kissinger, el Secretario de Estado de gatillo fácil en las administraciones de Nixon y Ford, era más que casual. Schwab la describió como una “tutoría de 50 años” que sigue dando dividendos hasta el día de hoy.

Según la pintoresca historia, en febrero de 1971, Schwab, de 32 años, se las arregló para organizar el primer “Simposio Europeo de Gestión” en Davos, que cambiaría su nombre en 1987 por el de Foro Económico Mundial. Aquella primera reunión consiguió atraer a más de 400 ejecutivos de empresas de 31 países, una hazaña asombrosa incluso para un joven ambicioso como Schwab. De hecho, es posible que el nativo de Ravensburg (Alemania) estuviera menos implicado directamente en la formación del grupo de lo que se suele creer.

 

 

Como explica el periodista Ernst Wolff, “la Harvard Business School había estado planeando un foro de gestión propio, y es posible que Harvard acabara delegando en él la tarea de organizarlo”. Por cierto, 1971 fue el mismo año en que el presidente Richard Nixon promulgó un plan que ponía fin a la convertibilidad del dólar en oro, una medida que pronto puso fin al sistema de Bretton Woods.

Ahora que Klaus Schwab y el CME han elaborado los planos de su codiciado estado tecnocrático, queda una clave crucial, y es asegurarse de que los líderes que simpatizan con el mensaje estén en posiciones de poder para llevarlo a cabo.

 

Bienvenidos a los “Jóvenes Líderes Globales” de Schwab

En 1992, Schwab y el CME crearon la escuela Global Leaders for Tomorrow, que pasó a convertirse en Young Global Leaders en 2004. La lista de antiguos miembros de esta “red social privada más exclusiva del mundo”, como la describió Bloomberg, sugiere que el hombre de Davos estaba pescando un tipo muy particular de futuro líder.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Entre los ex alumnos de esta fábrica de preparación de élite se encuentran el ex primer ministro del Reino Unido Tony Blair, la canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron, la primera ministra de Nueva Zelanda Jacinda Ardern y el gobernador de California Gavin Newsom. Aparte de Blair, que procedía de un período anterior, más musculoso, de la historia dominada por Estados Unidos que se centró en gran medida en la “guerra contra el terrorismo”, las dos características comunes que unen a estos políticos son sus fuertes tendencias liberales y su enfoque draconiano de la pandemia de coronavirus.

El mes pasado, Jacinda Ardern, por ejemplo, sin el menor atisbo de arrepentimiento, sonrió al afirmar que Nueva Zelanda iba camino de convertirse en una “sociedad de dos niveles”, dividida entre los que deciden vacunarse contra el Covid y los que no. En la actualidad, los residentes deben escanear en las tiendas mediante un código QR, que no está vinculado al estado de vacunación de una persona, sino que se utiliza para el “rastreo de contactos”. Con el tiempo, el gobierno de Ardern planea implementar los pasaportes de vacunas y todo el delicioso caos que inevitablemente se producirá.

En Francia, otro graduado de los Jóvenes Líderes Globales (YGL), el presidente francés Emmanuel Macron, ha hecho obligatorio que los visitantes de lugares culturales, como museos y teatros, presenten el llamado “pase verde” para poder entrar. Hasta ahora, sin embargo, la resistencia del público está paralizando cualquier esfuerzo futuro para impedir que los no vacunados compren en las grandes superficies.

“Hay protestas todo el tiempo”, dijo Peter Kellow, un corresponsal de Londres que ahora reside en Toulouse. “Ahora puedo utilizar todas las tiendas. Intentaron hacer ilegales los hipermercados para los no vacunados, pero se echaron atrás”.

“Supongo que las grandes empresas estaban perdiendo demasiado negocio”, añadió.

Mientras tanto, al otro lado del charco, en Estados Unidos, el gobernador de California, Gavin Newsom (promoción de 2005), después de imponer por primera vez en el país protocolos de vacunación en las escuelas y para el personal, quiere ahora imponer la vacunación a niños de tan sólo cinco años. Los manifestantes se reunieron en el Capitolio del Estado en Sacramento esta semana en un esfuerzo por evitar que se apruebe el mandato. Los organizadores de la concentración hicieron hincapié en que no están en contra de las vacunas, sino que simplemente quieren tener una opinión democrática en el asunto.

Algo que llama la atención de los líderes mundiales que pasaron por la tutela de Schwab es su relativa falta de logros especiales antes de llegar al poder. Como explica Wolff en una entrevista con la Fundación RAIR, “lo que tienen en común los graduados de Global Leaders es que la mayoría de ellos tienen un currículum muy escaso, aparte de su participación en el programa antes de ser elevados a puestos de poder…” Wolff continúa conjeturando que esto puede demostrar que es “su conexión con las instituciones de Schwab el factor decisivo para lanzar sus carreras”.

Por muy chocante que resulte que tantos políticos afines hayan hecho un aprendizaje bajo la dirección de Klaus Schwab, ese giro del destino palidece en comparación con la noticia de que el fundador de Microsoft, Bill Gates, también cayó bajo el influjo de YGL (clase de 2003). Quizá más que ninguna otra persona, Gates, a través de la Fundación Bill y Melinda Gates, y a pesar de no tener formación médica alguna, ha sido un firme defensor de las vacunas Covid-19. El problema aquí no son las vacunas en sí, sino el enorme conflicto de intereses de las partes implicadas.

Aquí tenemos al reservado Foro Económico Mundial no sólo preparando a jóvenes superdotados que van a abogar en nombre del Sr. Schwab y su visión tecnocrática del futuro (es decir, el Gran Reset), sino también a los líderes empresariales que se beneficiarán generosamente de la gran transición global, que la pandemia ha hecho posible.

Tomemos, por ejemplo, a Jeff Bezos, otro ex alumno de la YGL. El Sr. Bezos vio cómo su riqueza personal se disparaba exponencialmente a medida que las pequeñas empresas, muchas de las cuales nunca resurgirán de sus cenizas, se veían obligadas a cerrar sus puertas en el momento álgido de la pandemia. Millones de consumidores, obligados a “refugiarse en el lugar”, hicieron lo único posible, que fue acudir en masa a las tiendas online, como Amazon.

Una vez más, es el evidente conflicto de intereses lo que hace que la historia de Klaus Schwab, el FEM y estos buenos y jóvenes protegidos, que están perfectamente situados en el momento justo de Schwab, no sea un poco inquietante. El Foro Económico Mundial, la Fundación Bill y Melinda Gates y el Centro Johns Hopkins para la Seguridad Sanitaria no sólo anticiparon con asombrosa exactitud el estallido de una pandemia apenas dos meses antes de que se produjera con un ejercicio de seguridad apodado ‘Evento 201’, sino que la emergencia sanitaria prevista permitió el tan ansiado “mundo mejor” de Schwab, del que habló con tanto entusiasmo en su libro ‘Covid-19: The Great Reset’.

“En el momento de escribir este artículo (junio de 2020), la pandemia sigue empeorando a nivel mundial”, escribe Schwab, una vez más, con una previsión asombrosa, sobre todo si se tiene en cuenta que la pandemia tenía apenas seis meses de vida. “Muchos de nosotros nos preguntamos cuándo volverán las cosas a la normalidad. La respuesta corta es: nunca. Nada volverá a la sensación de normalidad ‘rota’ que prevalecía antes de la crisis porque la pandemia de coronavirus marca un punto de inflexión fundamental en nuestra trayectoria global.”

“Algunos analistas lo llaman una gran bifurcación, otros se refieren a una profunda crisis de proporciones “bíblicas””, continúa, “pero la esencia sigue siendo la misma: el mundo tal como lo conocíamos en los primeros meses de 2020 ya no existe, disuelto en el contexto de la pandemia.”

Pocos hombres han tenido el placer de ver el sueño de su vida – y uno audaz – desarrollarse en tiempo real como Klaus Schwab. De hecho, es posible que este hombre de 83 años viva para ver cómo se realiza su Gran Restablecimiento en su propia vida. Nadie sabe hasta qué punto esto ha sido el resultado de una intensa planificación y preparación, o una tirada de dados al azar, pero puede ser prudente tener en cuenta la aguda observación de Franklin D. Roosevelt de que “en política, nada ocurre por accidente. Si ocurre, puedes apostar que fue planeado así”.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

¿Es el líder del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, un Rothschild?

 

 

Fuente:

Robert Bridge, en Strategic Culture Foundation: Did Klaus Schwab Create an Army of Davos ‘Yes Men’ to Facilitate His Great Reset?

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Mientras que el sumo sacerdote transhumanista Yuval Noah Harari aboga por gestionar a los “comedores inútiles” bajo un nuevo orden feudal tecnocrático global, otras...

Contenidos

[Nota del editor: El primer ministro de Italia Mario Draghi, el presidente francés Emmanuel ‎Macron y el canciller alemán Olaf Scholz lanzaron un llamado...

Ciencia y Tecnología

Que 2022 no pase a la historia como el año de un imperio loco, viejo, enfermo y moribundo, sino como el Centenario de Lyndon...

Ciencia y Tecnología

Para entender lo que significan Rusia, China y Asia en general para los planes de las élites globales, hay que evitar los canales informativos...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY