Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Creer cosas imposibles: El autoengaño de Occidente ante la nueva realidad multipolar

En un artículo para Strategic Culture Foundation, Alastair Crooke observa cómo el interminable y amargo antagonismo con Putin y con Rusia ha permitido que se desprenda una realidad autoimaginada, convirtiéndose en última instancia en un engaño. Para Occidente, es ontológicamente imposible tolerar que se desmonte su realidad: ver su sociedad y el mundo divididos en dos. Sin embargo, la realidad narrativa está tan arraigada gracias a la eficacia de los mensajes de los medios de comunicación, que los políticos se han vuelto perezosos. No tienen que defender sus argumentos y tampoco tienen incentivos para contener la falsedad. La dinámica es exorable: una “realidad monolítica” exagerada se convierte en una lucha maniquea a muerte. Cualquier retroceso de los “directores” podría provocar el derrumbe del “castillo de naipes” de la narrativa mediática. (Esta noción de realidad monolítica no es compartida por la mayoría de las demás sociedades, que ven la realidad como algo polifacético). La negación se vuelve endémica.

 

 

Por Alastair Crooke

La reciente cumbre del G7 debe entenderse, en primer lugar, como la configuración de un espacio de batalla en la “Guerra de Narrativas” cuyo principal “frente” hoy es la insistencia del Equipo Biden en que sólo una “realidad” -la ideología de las “Reglas” liderada por Estados Unidos (y sólo ella)- puede predominar. Y, en segundo lugar, subrayar claramente que Occidente “no está perdiendo” en esta guerra contra la otra “realidad”. Esta otra realidad es la “otredad” multivalente que, evidentemente, está atrayendo cada vez más apoyo en todo el mundo.

Muchos en Occidente simplemente no son conscientes de lo rápido que se están desplazando las placas tectónicas geopolíticas: La bifurcación original de las placas (la fallida guerra financiera declarada a Rusia), ya ha provocado una ola de construcción. La ira está creciendo. La gente ya no se siente sola al rechazar la hegemonía occidental: “ya no les importa”.

Sólo en la semana que precedió a la cumbre del G7, la Liga Árabe se volvió literalmente “multipolar”; abandonó su anterior automatismo proestadounidense. El abrazo al presidente Assad y al gobierno sirio fue a la vez la consecuencia lógica del cambio secundario de la placa tectónica puesto en marcha por China con su diplomacia saudí-iraní -una revolución que Mohammad bin Salman (MbS) extendió luego lógicamente a toda la esfera árabe.

MbS selló esta “liberación” del control estadounidense invitando al presidente al-Assad a la Cumbre para simbolizar el acto de iconoclasia generalizada de la Liga.

Para Occidente, es ontológicamente imposible tolerar que se desmonte su realidad: ver su sociedad y el mundo partidos en dos. Sin embargo, la realidad narrativa está tan arraigada gracias a la eficacia de los mensajes de los medios de comunicación, que los políticos se han vuelto perezosos. No tienen que defender sus argumentos y tampoco tienen incentivos para contener la falsedad.

La dinámica es exorable: una “realidad monolítica” exagerada se convierte en una lucha maniquea a muerte. Cualquier retroceso de los “directores” podría provocar el derrumbe del “castillo de naipes” de la narrativa mediática. (Esta noción de realidad monolítica no es compartida por la mayoría de las sociedades, que ven la realidad como algo polifacético).

La negación se convierte en endémica. Así, asistimos a un G7 de línea dura, que desvía la atención del revés narrativo (la caída de Bajmut) mediante la aceptación casual de una estratagema para suministrar F-16 a Ucrania; que reprende a China por no hacer que el presidente Putin “retroceda” en Ucrania; y que utiliza la reunión para establecer un marco narrativo para la próxima confrontación con China en cuestiones comerciales y Taiwán.

Una comentarista (en la cumbre) se preguntaba “¿Sigo en Europa o en Japón?”, al escuchar una retórica como sacada del anterior discurso de Von Der Leyen ante la UE. Von de Leyen había elaborado la formulación de “des-riesgo” con China para disfrazar la progresiva bifurcación UE-China en la producción en la fábrica de la Comisión de la UE. Sin embargo, este comentario sirve para subrayar cómo Von der Leyen se ha convertido de facto en miembro del Equipo Biden.

China respondió airadamente a la alegación de la cumbre del G7 de que se había convertido en un taller para “desprestigiar” y calumniar a China.

El G7 considera necesaria esta amplia configuración de la narrativa para la confrontación con China, ya que el resto del mundo no ve a China como una auténtica “amenaza” para Estados Unidos: Más bien, entienden que las verdaderas “amenazas” para Estados Unidos derivan de sus divisiones internas y no de fuentes externas.

La relevancia del G7 no radica tanto en las narrativas antichinas lanzadas, sino, dicho llanamente, en que todo el episodio expresa una negación arrogante de Occidente, que presagia un peligro extremo con respecto a Ucrania. Habla de la realidad de que Occidente -en su actual modo mental- será incapaz de presentar ninguna iniciativa política creíble para poner fin al conflicto ucraniano (recordemos que Moscú quedó muy maltrecho por el anterior episodio de Minsk).

El lenguaje del G7 renuncia a toda diplomacia seria, y señala que el imperativo sigue siendo seguir con el mantra de “no perder”: La caída de Bajmut no es una derrota para Kiev, sino una pérdida pírrica para Putin; Ucrania está ganando, Putin está perdiendo, fue el mensaje del G7.

La arrogancia reside en la perenne condescendencia occidental hacia el presidente Putin y Rusia. Washington (y Londres) simplemente no pueden desprenderse de la convicción de que Rusia es frágil; sus fuerzas armadas apenas, si acaso, competentes; su economía en ruinas; y que, por lo tanto, Putin probablemente aprovecharía cualquier “rama de olivo” que Estados Unidos se preocupara de ofrecerle.

Es delirante pensar que el presidente Xi podría presionar -o presionaría- a Putin para que “diera marcha atrás” en Ucrania y aceptara un alto el fuego bajo las condiciones de la UE, que son las “condiciones de Zelensky”. Sin embargo, algunos líderes clave de la UE parecen creer realmente que Xi o Modi pueden convencer a Putin para que abandone Ucrania en condiciones totalmente favorables para Kiev. Estos líderes europeos son simplemente rehenes peligrosos de los procesos psicológicos que alimentan su negacionismo.

Rusia está “ganando” en el frente de guerra financiero y en el frente diplomático mundial. Tiene una ventaja abrumadora en número de efectivos, en armamento, en los cielos y en la esfera electromagnética. Mientras que Ucrania está desorganizada, sus fuerzas diezmadas y la entidad de Kiev se desmorona rápidamente.

¿No lo “entienden”? No. El interminable antagonismo amargo hacia Putin y Rusia ha permitido que una realidad auto-imaginada se desprenda, se aleje cada vez más de cualquier conexión con la realidad, y luego transite hacia el engaño, siempre recurriendo a animadores afines para la validación y la radicalización extendida.

Se trata de una psicosis grave. Porque en lugar de abordar el conflicto de forma racional, Occidente se las arregla constantemente con “soluciones sin salida”, como un “conflicto congelado”. ¿De verdad creen que Rusia “se quedará sentada” mientras Occidente “levanta” un apoderado de la OTAN “armado hasta los dientes” en el oeste de Ucrania? ¿Un apoderado que se convertirá en una llaga supurante en el bando ruso y desangrará los recursos rusos a largo plazo? ¿Se imaginan que el Alto Mando ruso ha perdido la lección de Afganistán? Puedo decirles que no. Yo participé en esa tragedia.

¿Y ahora qué? Rusia probablemente esperará a ver si Kiev es capaz de montar una ofensiva – o no. Si Kiev lanza una ofensiva, tendría sentido que Rusia dejara que las fuerzas ucranianas se lanzaran sobre las líneas defensivas rusas y gastaran más sus fuerzas, en una nueva “picadora de carne”. Moscú pondrá a prueba si los patrocinadores de Kiev están dispuestos a reconocer los “hechos sobre el terreno”, en lugar de una realidad imaginaria, aceptando las condiciones de Moscú. Si no, el desgaste ruso podría continuar, y continuar, hasta la frontera polaca. No hay otra opción, aunque sea la última de Moscú.

El desvío de los F-16 no cambiará el equilibrio estratégico de la guerra; pero, por supuesto, la prolongará. Sin embargo, los líderes europeos del G7 se aferraron a la propuesta.

El Teniente Coronel Daniel Davis, Senior Fellow de Defence Priorities en Washington, ha advertido:

“No hay razón para esperar un cambio drástico en la suerte de Kiev en la guerra a causa de ellos [los F-16]. Ni siquiera los 40 ó 50 aviones que, según los informes, va a solicitar Ucrania alterarán fundamentalmente el curso de la guerra”. Sin embargo, la pregunta más importante que “los estadounidenses deberían hacerle a Biden es la siguiente: ¿con qué fin? ¿Qué espera conseguir la Administración con la entrega de los F-16? ¿Qué esperamos conseguir físicamente? ¿Qué estado final prevé el presidente para la guerra, y cómo mejoraría la presencia de los F-16 las posibilidades de éxito?

“Hasta donde puedo determinar, estas preguntas ni siquiera han sido formuladas, y mucho menos respondidas, por los funcionarios de la Administración o del Pentágono” … Washington debería empezar a centrarse mucho más en medios concretos de salvaguardar los intereses estadounidenses y poner fin a la guerra, y menos en entregas de armas intrascendentes que no parecen formar parte de ninguna estrategia coherente”.

La misma pregunta debería plantearse a la UE: “¿Con qué fin?” ¿Se ha planteado siquiera la pregunta, y mucho menos se ha respondido?

Pues respondámosla: ¿Qué conseguirán 50 F-16? Los líderes europeos dicen que buscan un pronto final del conflicto, pero esta iniciativa conseguirá justo lo contrario. Representará otro hito en la escalada hacia la “guerra eterna” contra Rusia que algunos desean fervientemente. Es probable que Rusia no vea otra alternativa que proceder a una guerra total contra la OTAN.

Los europeos parecen incapaces de decir “no” a Estados Unidos. Sin embargo, el coronel Davis advierte claramente que la intención de Estados Unidos es “trasladar la carga del apoyo físico a Ucrania a nuestros socios europeos”. Implícitamente, esto sugiere una “guerra larga” en Europa. ¿Cómo hemos llegado a este punto, por el amor de Dios? (Al no pensar las cosas desde el principio, con la guerra financiera contra Rusia tan entusiasta e irreflexivamente abrazada por Europa).

Recientemente, el Financial Times escribió que Ucrania tiene cinco meses para demostrar algunos “avances” a los EE.UU. y otros patrocinadores occidentales, para convencerlos de sus planes para el conflicto con Rusia: “Si llegamos a septiembre y Ucrania no ha hecho avances significativos, entonces la presión internacional sobre [Occidente] para llevarles a negociar será enorme”.

Pues bien, el coronel Davis afirma que “hay pocas probabilidades de que los cazas [F-16] entren en combate sobre los cielos de Ucrania este año”. Así pues, Biden acaba de prolongar casualmente la guerra mucho más allá de septiembre.

Si Europa quiere un pronto final de la guerra, debe esperar que el “proyecto” de Kiev implosione pronto. (Y puede que lo haga, a pesar de los F-16).

 

Pepe Escobar: La Cumbre sobre la Multipolaridad es nuestra ‘piedra Rosetta’

 

 

Fuente:

Alastair Crooke: Believing Impossible Things. 28 de mayo de 2023.

Contenidos

El historiador revisionista Michael Hoffman analiza la ley de negación del genocidio aplicada sólo a un pueblo, el engaño de la «Ley Noájida» y...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un informe publicado a finales de febrero por el centro de pensamiento estadounidense RAND Corporation, titulado “Teorías militares estadounidenses sobre...

Contenidos

Por Andrei Fursov He dado clases en diversas ocasiones en Estados Unidos y en Europa. Y puedo ver que tanto los jóvenes rusos como...

Contenidos

Por Mente Alternativa Un informe del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso «Sobre la situación de los derechos humanos en los Estados Unidos de América»,...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram