Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Covid-19: politización, corrupción y supresión de la buena ciencia

A propósito de la “pandemia” de Covid-19, el editor ejecutivo de BMJ, Kamran Abbasi, advierte en una editorial publicada el 13 de noviembre que “cuando la buena ciencia es suprimida por el complejo médico-político, la gente muere”. The BMJ es una prestigiosa revista médica semanal revisada por pares, publicada por el sindicato de la Asociación Médica Británica.

 

Por Kamran Abbasi

Los políticos y los gobiernos están suprimiendo la ciencia. Lo hacen por el interés público, dicen, para acelerar la disponibilidad de diagnósticos y tratamientos. Lo hacen para apoyar la innovación, para llevar los productos al mercado a una velocidad sin precedentes. Ambas razones son en parte plausibles; los mayores engaños se basan en un grano de verdad. Pero el comportamiento subyacente es preocupante.

La ciencia está siendo suprimida para obtener beneficios políticos y financieros. El Covid-19 ha desatado la corrupción estatal a gran escala, y es perjudicial para la salud pública. (1) Los políticos y la industria son responsables de esta malversación oportunista. También lo son los científicos y los expertos en salud. La pandemia ha revelado cómo se puede manipular el complejo médico-político en una emergencia, en un momento en que es aún más importante salvaguardar la ciencia.

La respuesta a la pandemia del Reino Unido proporciona al menos cuatro ejemplos de supresión de la ciencia o los científicos. En primer lugar, la composición, la investigación y las deliberaciones del Grupo Asesor Científico para Emergencias (SAGE) fueron inicialmente secretas hasta que una filtración de prensa obligó a la transparencia (2). La filtración reveló la participación inapropiada de los asesores del gobierno en el SAGE, al tiempo que puso de manifiesto la escasa representación de la salud pública, la atención clínica, las mujeres y las minorías étnicas. De hecho, también se ordenó recientemente al gobierno que publicara un informe en 2016 sobre las deficiencias en la preparación para la pandemia, Operación Cygnus, tras un veredicto de la Oficina del Comisionado de Información. (3, 4)

A continuación, un informe de Salud Pública de Inglaterra sobre el covid-19 y las desigualdades. La publicación del informe fue demorada por el Departamento de Salud de Inglaterra; inicialmente se retuvo una sección sobre las minorías étnicas y luego, tras una protesta pública, se publicó como parte de un informe de seguimiento (5, 6). En tercer lugar, el 15 de octubre, el editor de The Lancet se quejó de que el gobierno impidió a un autor de un documento de investigación, un científico del gobierno del Reino Unido, hablar con los medios de comunicación debido a un “difícil panorama político”. (7)

Ahora, un nuevo ejemplo se refiere a la controversia sobre las pruebas de anticuerpos en el punto de atención para el covid-19. (8) La Operación Moonshot del Primer Ministro depende de la disponibilidad inmediata y amplia de pruebas diagnósticas rápidas y precisas. (9) También depende de la cuestionable lógica de la detección masiva, que actualmente se está probando en Liverpool con una prueba PCR subóptima. (10, 11)

El incidente se relaciona con una investigación publicada esta semana por The BMJ, que encuentra que el gobierno adquirió una prueba de anticuerpos que en las pruebas del mundo real está muy por debajo de las afirmaciones de rendimiento hechas por sus fabricantes. (12, 13) Los investigadores de Salud Pública de Inglaterra y las instituciones colaboradoras presionaron sensatamente para publicar los hallazgos de su estudio antes de que el gobierno se comprometiera a comprar un millón de estas pruebas pero fueron bloqueadas por el departamento de salud y la oficina del primer ministro. (14) ¿Por qué era importante adquirir este producto sin el debido escrutinio? La publicación previa de la investigación en un servidor de preimpresión o en un sitio web del gobierno es compatible con la política de publicación del BMJ. Como para probar un punto, Salud Pública de Inglaterra intentó sin éxito bloquear el comunicado de prensa de The BMJ sobre el trabajo de investigación.

Los políticos a menudo afirman que siguen la ciencia, pero eso es una simplificación excesiva y engañosa. La ciencia rara vez es absoluta. Rara vez se aplica a todos los entornos o a todas las poblaciones. No tiene sentido seguir servilmente la ciencia o la evidencia. Un mejor enfoque es que los políticos, los encargados de tomar decisiones públicamente, estén informados y guiados por la ciencia cuando decidan la política para su público. Pero incluso ese enfoque mantiene la confianza del público y de los profesionales sólo si la ciencia está disponible para el escrutinio y libre de interferencias políticas, y si el sistema es transparente y no está comprometido por conflictos de intereses.

La supresión de la ciencia y los científicos no es un fenómeno nuevo o peculiarmente británico. En los Estados Unidos, el gobierno del Presidente Trump manipuló la Administración de Alimentos y Medicamentos para que aprobara apresuradamente medicamentos no probados como la hidroxicloroquina y el remdesivir (15).

A nivel mundial, las personas, las políticas y las adquisiciones están siendo corrompidas por los programas políticos y comerciales (16).

La respuesta del Reino Unido ante la pandemia depende en gran medida de los científicos y otras personas designadas por el gobierno con intereses competitivos preocupantes, incluidas las acciones en empresas que fabrican pruebas diagnósticas, tratamientos y vacunas para la enfermedad Covid-19. (17) Las personas designadas por el gobierno pueden ignorar o escoger la ciencia -otra forma de uso indebido- y dedicarse a prácticas anticompetitivas que favorecen sus propios productos y los de sus amigos y asociados. (18)

¿Cómo se podría salvaguardar la ciencia en estos tiempos excepcionales? El primer paso es la plena divulgación de los intereses en conflicto del gobierno, los políticos, los asesores científicos y las personas designadas, como los jefes de pruebas y rastreo, la adquisición de pruebas de diagnóstico y la entrega de vacunas. El siguiente paso es la total transparencia sobre los sistemas de toma de decisiones, los procesos, y saber quién es responsable de qué.

Una vez que la transparencia y la rendición de cuentas se establezcan como normas, lo ideal sería que las personas empleadas por el gobierno sólo trabajasen en ámbitos no relacionados con sus intereses contrapuestos. La pericia es posible sin intereses contrapuestos. Si una norma tan estricta se vuelve impracticable, la buena práctica mínima es que las personas con intereses contrapuestos no participen en las decisiones sobre productos y políticas en las que tengan un interés financiero.

Los gobiernos y la industria también deben dejar de anunciar políticas científicas críticas mediante comunicados de prensa. Esas medidas mal juzgadas dejan a la ciencia, los medios de comunicación y los mercados de valores vulnerables a la manipulación. La publicación clara, abierta y anticipada de la base científica de la política, las adquisiciones y las drogas milagrosas es un requisito fundamental (19).

Es mucho lo que está en juego para los políticos, los asesores científicos y las personas nombradas por el gobierno. Sus carreras y balances bancarios pueden depender de las decisiones que tomen. Pero tienen una mayor responsabilidad y deber con el público. La ciencia es un bien público. No necesita ser seguida ciegamente, pero sí necesita ser considerada justamente. Es importante que la supresión de la ciencia, ya sea retrasando la publicación, recogiendo las investigaciones favorables o amordazando a los científicos, es un peligro para la salud pública, causando muertes al exponer a la gente a intervenciones inseguras o ineficaces e impedir que se beneficien de otras mejores. Cuando se enreda con decisiones comerciales es también una mala administración del dinero de los contribuyentes.

La politización de la ciencia fue desplegada con entusiasmo por algunos de los peores autócratas y dictadores de la historia, y ahora es lamentablemente común en las democracias (20). Y, a medida que los poderosos se vuelven más exitosos, más ricos y más intoxicados con el poder, las verdades inconvenientes de la ciencia son suprimidas. Cuando la buena ciencia es suprimida, la gente muere.

 

Notas

1. Geoghegan P. Cronyism and clientelism. London Review of Books 2020 Nov 5. https://www.lrb.co.uk/the-paper/v42/n21/peter-geoghegan/cronyism-and-clientelism

3. Scally G, Jacobson B, Abbasi K. The UK’s public health response to covid-19. BMJ2020;369:m1932. doi:10.1136/bmj.m1932 pmid:32414712FREE Full TextGoogle Scholar

4. Iacobucci G. Pandemic preparedness: Government must release 2016 report, says information commissioner. BMJ2020;371:m3953. doi:10.1136/bmj.m3953 pmid:33046458FREE Full TextGoogle Scholar

5. Department of Health and Social Care. Policy paper. Annex B: Exercise Cygnus report. 5 Nov 2020. https://www.gov.uk/government/publications/uk-pandemic-preparedness/exercise-cygnus-report-accessible-report

6. Public Health England. Disparities in the risk and outcomes of COVID-19. 2020. https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/908434/Disparities_in_the_risk_and_outcomes_of_COVID_August_2020_update.pdf

7. Khunti K, Platt L, Routen A, Abbasi K. Covid-19 and ethnic minorities: an urgent agenda for overdue action. BMJ2020;369:m2503. doi:10.1136/bmj.m2503 pmid:32576558FREE Full TextGoogle Scholar

8. Horton R. Tweet, 15 Oct 2020. https://twitter.com/richardhorton1/status/1316711967554506753

9. Boseley S. Antibody tests bought by UK government “less accurate than maker claims.” Guardian 2020 Nov 12. https://www.theguardian.com/world/2020/nov/12/covid-antibody-test-bought-uk-government-less-accurate-than-makers-claim

10. Iacobucci G, Coombes R. Covid-19: Government plans to spend £100bn on expanding testing to 10 million a day. BMJ2020;370:m3520. doi:10.1136/bmj.m3520 pmid:32907851FREE Full TextGoogle Scholar

11. Iacobucci G. Covid-19: mass population testing is rolled out in Liverpool. BMJ2020;371:m4268. doi:10.1136/bmj.m4268 pmid:33144291FREE Full TextGoogle Scholar

12. Iacobucci G. Covid-19: rapid test missed over 50% of positive cases in Manchester pilot. BMJ2020;371:m4323. doi:10.1136/bmj.m4323 pmid:33158908FREE Full TextGoogle Scholar

13. Mulchandani R, Jones HE, Taylor-Phillips S, et al., EDSAB-HOME and COMPARE Investigators. Accuracy of UK Rapid Test Consortium (UK-RTC) “AbC-19 Rapid Test” for detection of previous SARS-CoV-2 infection in key workers: test accuracy study. BMJ2020;371:m4262.pmid:33177070Abstract/FREE Full TextGoogle Scholar

14. Gill D, Ponsford MJ. Testing for antibodies to SARS-CoV-2. BMJ2020;371:m4288. doi:10.1136/bmj.m4288FREE Full TextGoogle Scholar

15. Armstrong S. Covid-19: Government buried negative data on its favoured antibody test. BMJ2020;371:m4353. doi:10.1136/bmj.m4353FREE Full TextGoogle Scholar

16. Cohen K, Kupferschmidt K. The “very, very bad look” of remdesivir, the first FDA-approved COVID-19 drug. Science 2020 Oct 28. https://www.sciencemag.org/news/2020/10/very-very-bad-look-remdesivir-first-fda-approved-covid-19-drug

17. Transparency International. Corruption and covid-19—the story so far. 8 Jul 2020. https://www.transparency.org.uk/corruption-coronavirus-covid-19-latest

18. Ennals E. Government test tsar has £770,000 shares in drugs firm that sold us £13million of “pointless” antibody screening kits—after it emerged that Sir Patrick Vallance has a financial interest in company racing to find vaccine. Daily Mail 2020 Sep 26. https://www.dailymail.co.uk/news/article-8776339/Test-tsar-770-000-shares-firm-sold-13million-pointless-antibody-screening-kits.html

19. Armstrong S. Covid-19: Government faces legal action over £75m contract for antibody tests. BMJ2020;371:m4427. doi:10.1136/bmj.m4427FREE Full TextGoogle Scholar

20. Mahase E. Covid-19: Vaccine candidate may be more than 90% effective, interim results indicate. BMJ2020;371:m4347. doi:10.1136/bmj.m4347 pmid:33168562FREE Full TextGoogle Scholar

21. Bollyky TJ, Kickbusch I. Preparing democracies for pandemics. BMJ2020;371:m4088. doi:10.1136/bmj.m4088 pmid:33097482FREE Full TextGoogle Scholar

 

Fuente:

The BMJ — Covid-19: politicisation, “corruption,” and suppression of science.

Ciencia y Tecnología

Masanori Fukushima, profesor emérito de la Universidad de Kioto, ha descrito así el programa de vacunación masiva contra el Covid: “Me atrevo a decir...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa La vacuna contra el Covid de Oxford-AstraZeneca está siendo retirada a nivel mundial, meses después de que el gigante farmacéutico admitiera...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa La Comisión Europea ha accedido a la solicitud de AstraZeneca para retirar la autorización de comercialización de su vacuna COVID-19, “Vaxzevria”,...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Aproximadamente cuatro quintas partes de los estadounidenses tienen una opinión desfavorable de China y un número cada vez mayor la considera...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram