Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

Un archivo extremadamente confidencial, público pero enterrado en los archivos de UNODA, la Oficina de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas, en Ginebra, levanta sospechas contra los EE.UU. por la pandemia del SARS-COV-2 que explotó en el contexto de una guerra biológica del poder financiero, jesuita, masónico, militar y de inteligencia de un Estado Profundo transnacional. La lista de 28 laboratorios de la Convención de Armas Biológicas enviadas por Washington en 2016 a la UNODA en Ginebra representa la radiografía de un imperio en el campo de la defensa contra las armas bacteriológicas. Es el mapa de dispositivos caros de una guerra biológica iniciada por la Marina de los EE.UU. desde 1952, como resultado de un documento desclasificado cuya autenticidad estamos verificando. Por lo que es absurdo imaginar que un aparato militar de esta dimensión y características, compuesto en su mayoría por científicos civiles, no haya podido hacer frente a la pandemia del SARS-CoV-2 anunciada por muchos a tiempo, y es más fácil creer que alguno de ellos tiene metidas las patas en la crisis actual. Por lo tanto, esta es una evidencia más que respalda la hipótesis de que el CoVid-19 fue creado en laboratorio para usarse en un «asunto entre China y los Estados Unidos» cuyos objetivos geoestratégicos van surgiendo poco a poco.

 

Introducción: ¿Quién es el Dr. Anthony Fauci?

El polémico director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas del NIH se ha convertido, para los medios de propaganda de la corporatocracia, en la voz de la “razón” y la “integridad” durante la crisis del coronavirus.

Según el portal Catholic Courier, el Dr. Anthony Fauci:

“Aprendió mucho de eso en Regis High School, una escuela preparatoria para la universidad de muchachos jesuitas sin matrícula en la ciudad de Nueva York que es reconocida como un paraíso académico. Fauci, miembro de la clase de 1958, dijo a un grupo de ex alumnos en mayo pasado que asistir a la escuela ‘fue el mejor período educativo que jamás podría haber imaginado’. Fauci también se graduó del Colegio de la Santa Cruz en Worcester, Massachusetts, otra institución jesuita, y Weill Cornell Medicine, entonces llamada Colegio Médico de la Universidad de Cornell… Fauci, ahora de 79 años, aparentemente se acerca al final de una larga carrera en el servicio gubernamental trabajando para seis presidentes.”

En un extraño video profético de 2017, en la Universidad Jesuita de Georgetown 2017, el Dr. Anthony Fauci predijo el brote actual de coronavirus. En el video en cuestión, el agente jesuita infiltrado en el gobierno de los Estados Unidos advierte que en la administración Trump “las enfermedades infecciosas crónicas serán un gran reto” y que “habrá un brote sorpresivo”, indicando que se necesitaba hacer más para prepararse para una pandemia. ¿Cómo lo supo? Bueno, el Dr. Fauci, fiel a sus antecedentes jesuitas, tiene una relación multimillonaria con el fundador de Microsoft, Bill Gates, otro aliado de la Corona Británica, del Papa Francisco y de los jesuitas. Por esta razón, el Dr. Fauci, que es muy cercano a los demócratas y otros agentes jesuitas italoamericanos como Nancy Pelosi, arrojó dudas sobre la cloroquina, oponiéndose visiblemente a los deseos del presidente Trump de experimentar al menos con este medicamento contra la malaria para personas con necesidades desesperadas durante el epidemia de COVID-19, y a pesar de la enorme cantidad de médicos y científicos que han publicado los exitosos resultados del tratamiento de COVID-19 con  hidroxicloroquina.

El Dr. Fauci, entrenado por los jesuitas, y la Dra. Deborah Birx, miembro del equipo de respuesta de coronavirus, quien fue nombrada por el ex presidente Obama para servir como Coordinador Global de SIDA de los Estados Unidos, no solo respaldan la agenda de vacunación de Bill Gates, sino también sus “certificados digitales” o tatuajes de puntos cuánticos, también conocidos como microchips, que se implementarán oficialmente para ayudar a controlar enfermedades como el nuevo coronavirus, pero que en realidad son una excusa para la infame “Marca de la Bestia”.

En el artículo siguiente, se exponen asimismo los vínculos del jesuita Fauci con laboratorios secretos del Pentágono que evidentemente están relacionados con el brote de COVID-19, y no precisamente con su prevención, como veremos a continuación.

 

por Fabio Giuseppe Carlo Carisio

Solo en el año 2015, durante la administración de Barack Obama, el Gobierno estadounidense financió con $ 824 millones a 28 laboratorios BLS nivel 2.3 ó 4, que operan en todo el país, para realizar estudios sobre armas biológicas. Eso sin tomar en cuenta la financiación desconocida para otros 25 laboratorios de todo el mundo.

Descubrimos esta cifra gracias al informe de la Convención de Armas Biológicas de 2015 que pudimos obtener. Este informe es el único rastreable de una fuente de OSINT en la web, porque los de los años siguientes no están disponibles (pero ya hemos encontrado y elaboraremos pronto los del Reino Unido).

Los tres principales administradores de esos fondos fueron el Departamento de Defensa (DOD) con $ 593 millones, el Departamento de Salud (HHS) con $ 109 millones, a través del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), encabezado por el reconocido jesuita Dr. Antonio Fauci, quien también tenía bajo su control algunos centros de investigación del Pentágono, pero también sobre otros financiados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) con $ 103 millones.

laboratorios secretos

La portada del informe BCW USA 2015 presentado ante la UNODA en 2016 – Hacer click en la imagen para consultar el informe completo en formato PDF.

Todos los estudios, por supuesto, se realizaron para biodefensa, pero se llevaron a cabo en gran medida en sitios militares como el infame Fort Detrick, parcialmente cerrado por pérdidas de bioseguridad en julio de 2019, o la menos conocida Base de la Fuerza Aérea de Fort Collins y Kirtland, por lo que nunca podremos estar seguros de sus propósitos reales.

Especialmente porque el expediente oficial de BWC presentado por Washington en la UNODA en Ginebra en abril de 2016 también tiene muchas áreas sombrías sobre las actividades de algunas estructuras, sobre algunas investigaciones mantenidas en secreto por el Pentágono e incluso sobre la existencia de algunos laboratorios como el del Instituto Walter Reed de Investigación del Ejército en Silver Spring, Maryland. En la Convención de Armas Biológicas (BCW, por sus siglas en inglés) ni siquiera se menciona a pesar de que la especialización en el Programa de Investigación Militar sobre VIH de EE.UU. fue uno de los primeros centros en probar una vacuna contra el el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) en 2019, una variante del SARS que se originó a partir de una de las muchas cepas de CoronaVirus.

Por ejemplo, se desconoce qué estructuras están subsidiadas con $ 8,5 millones por la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) del Centro Nacional de Investigación de Seguridad Nacional (NHSRC) que depende del DHS, por los riesgos de contaminación química, bacteriológica, radiológica y nuclear (QBRN) de aire y agua.

laboratorios secretos

Una vista general de los 5 centros de investigación de Fort Detrick en Frederick, Maryland

Entre los estudios citados, junto con los muy numerosos sobre el ántrax, el botulínico, el ébola y el marburgo, no faltan los que se aplican para una vacuna contra el VIH y obviamente sobre el SARS en 2003 y el MERS en 2014.

También hay al menos 5 experimentos en cepas de CoronaVirus realizadas con la llamada «ganancia de función» peligrosa que tiene un valor potencial de arma de droga de «doble uso», y otros en virus «recombinantes»; estos son agentes genéticamente modificados en el laboratorio, construidos para desarrollar vacunas, con la introducción de secuencias genéticas de otros patógenos, como habría sucedido para el SARS-CoV-2, según el virólogo Luc Montagnier.

De hecho, en las cadenas de ARN de esta nueva cepa de CoronaVirus, el profesor francés ha identificado recientemente rastros de VIH, el principio viral del SIDA que él mismo descubrió tanto como para ganar el Premio Nobel de Medicina en 2008. Esa sería la prueba de que Covid-19 fue construido artificialmente por un hombre con bioingeniería genética, según el famoso académico que acreditó el estudio indio publicado y luego misteriosamente retirado de la Escuela de Biología Kuzuma en Nueva Delhi .

Para la Casa Blanca, las fallas del virus, que ya ha matado a más de 257 mil en el mundo y más de 73 mil solo en los Estados Unidos, deben buscarse en China. El presidente estadounidense Donald Trump y el secretario de Estado Mike Pompeo afirman que el patógeno salió de un laboratorio y continúa apuntando con el dedo al Instituto de Virología de Wuhan, en el área del primer brote de la epidemia en Asia.

También muchos atletas europeos dicen que contrajeron una influencia misteriosa y muy poderosa allí en octubre de 2019 durante los Juegos Militares Mundiales celebrados en Wuhan, que aumentan las pistas sobre la propagación de la epidemia antes de su descubrimiento oficial en diciembre.

Pero Trump y Pompeo no aportan pruebas y, sobre todo, no dicen toda la verdad. Irán, de hecho, había cuestionado a Washington ante la censura de los grandes medios de comunicaciónPekín ha intentado hacerlo antes de atrincherarse en el silencio con el que está censurando toda investigación científica y las misteriosas muertes de algunos científicos implicados en los estudios.

BIOINTRIGAS ENTRE NIAID Y LA SEGURIDAD NACIONAL DE OBAMA

Sin embargo, las acusaciones de la Casa Blanca se han vuelto contra los EE.UU. después de que varias investigaciones periodísticas mostraron que el Instituto Virológico Chino fue financiado por el NIAID de Fauci con $ 3.7 millones a través del proyecto USAID, la agencia del gobierno de Washington, que es el brazo operativo del Agencia Central de Inteligencia (CIA) en proyectos de desarrollo internacional y que a menudo se ha utilizado para financiar cambios de régimen en todo el mundo (como en Siria y Venezuela).

El propio profesor Montagnier, ahora investigador y profesor académico en Shanghai, argumentó que la pandemia es «un negocio entre China y los Estados Unidos». A la luz de todo esto, por lo tanto, parecen ridículas las negaciones de la Organización Mundial de la Salud, del director del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos y de los CDC, de Anthony Fauci, y de la inteligencia de los Estados Unidos, que continúan apoyando el origen natural del virus porque saben muy bien que, de lo contrario, ellos serían los principales sospechosos de una conspiración bien orquestada y aún mejor oculta.

Como hemos demostrado en los últimos dos informes, Wuhangate 4 y 5 , de hecho, bajo los auspicios del proyecto PREDICT 2 financiado por USAID, se realizó una investigación sobre CoronaViruses en todo el mundo en el que la OMS, los CDC y NIAID eran socios globales.

laboratorios secretos

El director del NIAID Anthony Fauci con el presidente estadounidense Donald Trump

Entre los estudios más inquietantes, el supervirus quimérico SHC014-MA15 se desarrolló con bioingeniería genética al manipular una cepa de murciélagos de herradura SARS de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill con la ayuda de científicos y del laboratorio Wuhan, siempre en los proyectos USAID-PREDICT 2 lanzados en 2009 por la administración de Barack Obama .

Esta investigación sensacional, que terminó en el centro de atención de los medios, demuestra la capacidad efectiva de construir un virus altamente letal y libre de antídotos para fines de «uso dual», es decir, tanto para la búsqueda de una vacuna como para un arma bacteriológica. Para hacer esto, son indispensables los laboratorios de bioseguridad de nivel 3 ó 4 con científicos de biología molecular y algunos ingenieros para la manipulación de ADN o ARN con el kit de edición genética Crispr-Cas9.

Robert F. Kennedy Jr.: ‘Vacuna de Bill Gates contra coronavirus hará millonario al jesuita Anthony Fauci’

En los informes 1 y 7 sobre la teoría CoronaVirus Bio-Weapon y en Wuhangate 5 vimos los experimentos sospechosos y en algunos casos fatales realizados por la agencia DTRA del Departamento de Defensa de los Estados Unidos (DoD) en algunos de los 25 biolaboratorios administrados en países extranjeros, especialmente en Georgia con la ayuda de American Big Pharma Gilead, gracias a los proyectos de USAID.

Gracias al informe de la Convención de Armas Biológicas (BWC) presentado a la UNODA en 2016, analizamos los 28 laboratorios de los Estados Unidos que en 2015 fueron financiados y controlados por el Pentágono, el NIAID y los CDC (Centros para la prevención y el control de enfermedades) dirigidos por Tom Frieden, ex funcionario de la OMS en India, quien dejó los CDC en 2017 para fundar su ONG «Resolve to Save Lives» en Nueva York.

La ONG del doctor Frieden está dirigida a prevenir enfermedades y epidemias cardiovasculares: fue financiada por Bloomberg Philanthropies, la Iniciativa Chan Zuckerberg y la inevitable Fundación Bill y Melinda Gates en un sorprendente entrelazamiento de grandes medios, redes sociales y fuertes promotores de vacunas con impronta política Dem.

En 2015, hasta 20 de esos centros de investigación tenían un equipo especializado en biología molecular capaz de realizar estudios sobre virus y priones, sobre simuladores (réplicas bioquímicas de agentes sin virulencia patógena) y podían contar con un ejército de 149 ingenieros capaces de cualquier manipulación bacteriológica. Obviamente, eso no es suficiente para demostrar que ninguno de esos científicos realmente intervino en la construcción de CoVid-19.

Qué se ha hecho y por qué, son preguntas que solo el Dr. Fauci y el presidente Obama pueden esclarecer, porque en el informe de 164 páginas solo aparece la investigación publicada en los últimos 12 meses. Pero las investigaciones de algunos laboratorios administrados directamente por el Pentágono o por el Departamento de Seguridad Nacional han sido consideradas «de alto secreto» y, por lo tanto, ni siquiera informadas a la ONU.

anthony fauci

En esta foto se puede ver al jesuita Dr. Fauci al lado de figuras emblemáticas de la élite liberal financista angloamericana, entre los que se encuentran: George Soros, Bill Gates Sr., David Rockefeller y Brooke Astor. La familia Rockefeller es muy popular, pero se sabe menos de los Astor, quienes forman parte de los trece linajes de sangre documentados por Fritz Springmeier en 1995: “Un linaje era de Canaán y de los cananeos. Tenía el nombre de Astarté, luego Astorga, luego Ashdor y luego Astor.”

Esto adquiere pertinencia perturbadora si se recuerda que en el año al que se refiere este informe, la abogada Avril Haines fue asesora adjunta de Seguridad Nacional de la Casa Blanca; anteriormente había sido asesora de Joe Biden en los Demócratas en el Congresos y luego fue nombrada por Obama como subdirectora de la CIA, convirtiéndose en experta en armas biológicas para el NTI (un instituto privado de investigación estadounidense en el área de Dem).

Después del cambio de administración, la abogada Haines hizo una carrera como investigadora en la Universidad de Columbia y en el Centro de Salud y Seguridad John Hopkins (en la Escuela Bloomberg en Baltimore), donde en octubre de 2019 fue protagonista del ejercicio Evento 201, la simulación de Pandemia de CoronaVirus financiada por Bill Gates, quien tuvo el poder profético de predecirla en 2015. Haines la predijo en una conferencia pública en Camden, en 2018, cuando también predicó la necesidad de un «orden mundial» para prevenir pandemias de infecciones respiratorias…

BATELLE, CONTRATISTA DE PROGRAMAS SECRETOS

Hemos resumido el informe BWC 2016 en un expediente de 36 páginas (disponible en pdf en la parte inferior de la página, el BWC original de 164 páginas está disponible a pedido por correo electrónico a [email protected] para suscriptores de Gospa News Newsletter ) y, por lo tanto, en este artículo analizamos solo los laboratorios más estratégicos e interesantes, obviamente empezando por Fort Detrick, Maryland, quizás la estructura más imponente sobre armas bacteriológicas en el mundo con 4 centros de investigación diferentes.

laboratorios secretos

Centro Nacional de Análisis y Contramedidas de Biodefensa de Fort Detrick (NBACC) administrado por Battelle.

Dos de ellos son administrados por Battelle National Biodefense Institute LLC, un contratista privado de Columbus (Ohio) que ha sido blanco de los medios por los misteriosos y sospechosos experimentos realizados junto con la CIA en la fortaleza inaccesible del Centro Lugar en Georgia, en la ex Unión Soviética, después de la Revolución de las Rosas financiada por George Soros, otro donante de Dem.

En el Centro Lugar, como se destaca en Wuhangate 5, la corporación farmacéutica Gilead también trabajó con un proyecto de inmunización antiviral contra la hepatitis C que tuvo consecuencias dramáticas que causaron la muerte de 79 conejillos de indias humanos y despertaron acusaciones por experimentación con armas biológicas por parte de Rusia.

Battelle ahora es, de hecho, un apéndice del Departamento de Seguridad Nacional que fue penalizado parcialmente por la moratoria de 2014 con la cual la administración de Obama expresó su intención de detener los experimentos de «doble uso» destinados a la ganancia de función (GOF) o la mejora de laboratorios de patógenos bacteriológicos similares al principio de enriquecimiento de uranio para armas nucleares.

Obama dejó de financiar esta investigación con la moratoria de 2014, pero no la prohibió. Esto permitió que el Instituto Nacional de Salud otorgara la exención a los científicos de Chapel Hill y Wuhan para completar la construcción del supervirus quimérico extremadamente peligroso SHC014-MA15. Muy similar al CoVid-19 de la epidemia actual pero no idéntico …

Por lo tanto, no hay evidencia de que hayan sido realmente interrumpidas todas las investigaciones del GOF en los laboratorios de alto secreto del Pentágono, que financia genéricamente a las agencias gubernamentales DARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa), que opera principalmente en los EE.UU., y DTRA (Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa), ambas responsables de Las misiones en los 25 centros de investigación en el extranjero. Si bien, como hemos descubierto, existe la certeza de que al menos 5 búsquedas peligrosas de «doble uso» han continuado precisamente en relación con CoronaVirus…

En 2017, Trump interrumpió esta moratoria de dudosa eficacia, lo que permitió la reanudación de los experimentos biológicos del GOF también con fines militares, pero, en noviembre de 2019, puso fin al proyecto PREDICT 2 de USAID al cancelar un préstamo de $ 200 millones con las vibrantes protestas de la organización EcoHealthAlliance en Nueva York, el socio privado del plan respaldado por grandes farmacéuticas con largos antecedentes judiciales como Johnson & Johnson y por universidades estadounidenses, chinas e incluso sauditas, como se informó en el informe Wuhangate 1.

Battelle vio caer su contrato de $ 344 millones con la Casa Blanca en el plan (2009-2016) a $ 17.3 millones (2015-2026) en 2015, pero mantuvo la gestión del Centro Nacional de Análisis y Contramedidas de Biodefensa (NBACC) en Fort Detrick, financiado por tres departamentos estratégicos como Defensa, Seguridad Nacional y Justicia, que en 2015 operaron en un área de un total de 4826 m2 de laboratorios BSL 3 y 4, pero también en los del Centro de Investigación Integrada (IRF) Frederick (2183 m2), controlado por NIAID. En ese año, recibió un total de $ 40 millones en fondos.

laboratorios secretos

BSL 4 Laboratorio caliente en el IRF administrado por Battelle y NIAID en Fort Detrick.

«Los científicos del Centro de Investigación Integrada del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas en Fort Detrick, Frederick, Maryland, coordinan y facilitan la investigación preclínica sobre enfermedades infecciosas para desarrollar contramedidas médicas para patógenos de alta consecuencia. Esta instalación es única en el sentido de que es el único laboratorio de contención máxima en el mundo donde se incorporan equipos de imágenes médicas convencionales y moleculares en el diseño de la instalación. Esta capacidad proporciona a los investigadores herramientas únicas para diseccionar la patogénesis de la enfermedad, evaluar la capacidad de los modelos animales para recapitular la enfermedad humana y evaluar las contramedidas candidatas. Es importante destacar que la imagenología molecular avanzada tiene el potencial de proporcionar puntos finales alternativos a la letalidad ».

Esto es informado por una investigación oficial publicada en 2014 por el centro de investigación dirigido por Battelle que especifica que esta técnica permite usar menos conejillos de indias animales. Entre los experimentos mencionados, hay uno realizado en macacos precisamente en relación con una cepa de CoronaVirus.

covid en changos

Pulmones de macacos infectados por CoronaVirus Mers en IRF Frederick

«A través de MI, los científicos del IRF ya están estudiando el desarrollo de consolidaciones en los pulmones de primates no humanos infectados con el coronavirus del síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS-CoV). Con MI, los científicos pueden rastrear el desarrollo y la cuantificación de las lesiones pulmonares (leer la conclusión). Los datos generados por estos experimentos no solo avanzarán nuestra comprensión de las enfermedades emergentes, sino que permitirán el desarrollo de contramedidas y paradigmas de atención clínica previamente considerados imposibles»

A juzgar por el número de muertes de CoVid-19 en los Estados Unidos, se puede decir con certeza que el sacrificio de esos pobres monos de laboratorio no ha servido para nada…

RIESGO DE ARMAS-VACUNA DE USO DUAL IGNORADO PARA CORONAVIRUS

El estudio NBACC (el otro laboratorio de Battelle) titulado «Ingeniería de una respuesta global a las enfermedades infecciosas» argumenta que «más allá de la detección de brotes de enfermedades, queremos poder evaluar y predecir los riesgos de enfermedades» y que «hay más iniciativas en marcha que arrojarán bases y fortalecerán la ciencia desde la raíz» a través «de los enfoques de la nueva ingeniería que logrará los mayores objetivos para el manejo de una enfermedad infecciosa».

Aunque los científicos reiteran en sus estudios el deber de un análisis en las relaciones de «beneficio / riesgo», sigue siendo cuestionable que la humanidad obtenga alguna «ventaja» de la «filantrópica» vacuna de Bill Gates…

laboratorio fort detrick

Centro de Investigación Integrado IRF Frederick en Fort Detrick

Se han desarrollado al menos seis estudios en el IRF Frederick en Fort Detrick sobre las diversas cepas conocidas de CoronaVirus. Una de las más relevantes es la de una vacuna MERS-CoV en la que han trabajado científicos de varios laboratorios estadounidenses, muchos de ellos de nacionalidad china …

De hecho, el jefe de investigación Lingshu Wang del Centro de Investigación de Vacunas se ha unido al médico de la IRF Joshua Johnson, y a otros colegas de los laboratorios NIAID-NIH de Bethesda (MD), de las instalaciones privadas de la Fundación M. Jackson para el Avance de las Fuerzas Armadas (misma ubicación), de la gran farmacéutica Sanofi-Aventis de Cambridge (Massachusetts), y del Centro Médico Universitario de Nashville (Tennessee).

Kayvon Modjarrad, del VRC de Bethesda, también aparece entre los investigadores que forman parte del programa militar de investigación sobre VIH del «fantasma» Walter Reed Army Institute of Research de Silver Spring, no mencionado en el informe BWC de 2015, aunque también ha llevado a cabo numerosas investigaciones sobre el CoronaVirus, así como, obviamente, sobre el VIH.

Modjarrad es autor de una investigación sobre Function Gain, a partir de la cual se deriva el riesgo de un arma de vacuna de «doble uso», que demuestra el dudoso valor de la moratoria de Obama del 17 de octubre de 2014, evitada para llevar a cabo los experimentos antes mencionados de La Universidad de Carolina del Norte y el Instituto de Virología Wuhan sobre el supervirus del que hablamos ampliamente en el informe Bio-Weapon 9.

En el estudio realizado con Andy Kiliansk, del Centro Biológico Químico Edgewood (ECBC) de Aberdeen Proving Ground (MD) y Jennifer B. Nuzzo del Centro Médico para la Seguridad de la Salud de la Universidad de Pittsburgh en Baltimore, se hace una revelación que toma una relevancia desconcertante en el contexto de la pandemia actual:

«El 15 y 16 de diciembre de 2014, la Academia Nacional de Ciencias, el Consejo Nacional de Investigación y el Instituto de Medicina convocaron a expertos de las disciplinas de enfermedades infecciosas, ética de la investigación y política científica para discutir los posibles riesgos y beneficios de la investigación del GOF en un foro público para ayudar a informar al gobierno federal sobre la mejor forma de proceder en la regulación de la investigación del GOF sobre agentes biológicos potencialmente peligrosos [19]. Poco después de la reunión, el NIH notificó a un subconjunto de investigadores afectados por la pausa de investigación que su trabajo podría reanudarse [20]. Específicamente, 5 proyectos de investigación sobre el desarrollo del modelo animal MERS-CoV, y 2 sobre HPAI fueron aprobados para continuar ».

SARS

La cronología del debate sobre la ganancia de función en experimentos para HPAI aviar y coronavirus SARS y MERS.

«Como se describió anteriormente, la investigación del GOF desempeña un papel importante para garantizar que los médicos tengan las herramientas que necesitan para responder a los brotes de enfermedades infecciosas. Por lo tanto, la comunidad clínica se ve directamente afectada por las decisiones de política sobre qué tipos de investigación son y no pueden continuar. También hay riesgos asociados con la investigación de GOF, de los cuales la comunidad clínica tendrá que ser muy consciente. Como han ilustrado las fallas recientes en laboratorios de alto perfil, existe el potencial de que las cepas bacterianas y virales puedan escapar incluso de los entornos más seguros. Si un patógeno se escapa, ya sea que ocurra naturalmente o sea producto de la investigación del GOF, la comunidad clínica tendrá un papel importante en la detección y respuesta a tales incidentes. Debido a su papel único como beneficiarios de los productos de la investigación del GOF y mitigadores de sus riesgos, los médicos tienen una participación vital en el debate público sobre cómo debe proceder la investigación del GOF ».

Las palabras escritas por los tres científicos Modjarrad, Kilianski y Nuzzo parecen proféticas después de las sensacionales revelaciones del profesor Montagnier sobre el virus SARS-CoV-2 manipulado y, en su hipótesis indulgente, escaparon de un laboratorio .

SIMULANTES, RECOMBINANTES Y ESTUDIOS DE SECRETO SUPERIOR

Solo para evitar consecuencias desagradables, los investigadores han experimentado con un truco: la creación de «simuladores». Se pueden comparar con las «balas en blanco» utilizadas durante un ejercicio militar. Esto es lo que explica una investigación de NBACC realizada junto con científicos del Centro de Investigación Médica Naval en Silver Spring (no mencionado en el BWC 2015 como el Instituto Walter Reed que controla).

«Los virus patógenos humanos de alta consecuencia deben manejarse a nivel de bioseguridad 2, 3 ´´ó 4 y deben volverse no infecciosos antes de que puedan utilizarse para aplicaciones moleculares o inmunológicas a niveles de bioseguridad más bajos. Aquí evaluamos los arenales, Bunya, Corona, Filo, Flavi- y Orthomyxovirus inactivados con psoraleno por su idoneidad como antígeno en los procesos inmunológicos y como plantilla para la transcripción inversa PCR y secuenciación. El método de inactivación del virus usando una molécula de psoraleno parece tener una amplia aplicabilidad a los virus de ARN y dejar intactas tanto la partícula como el ARN del virus tratado, mientras que el virus no es infeccioso ».

Si bien son bastante diferentes los «recombinantes» en profundidad en un estudio del NIAID de Bethesida publicado el 3 de noviembre de 2015 en la Biblioteca de Medicina PMC del NIH .

«Esta unidad describe cómo infectar células con el virus vaccinia y luego transfectarlas con un vector de transferencia de plásmido o fragmento de PCR para generar un virus recombinante. Se describen los métodos de selección  utilizados para aislar virus recombinantes y un método para la amplificación de virus recombinantes. Finalmente, se presenta un método para inmunotinción en vivo que se ha utilizado principalmente para la detección del virus vaccinia modificado recombinante Ankara (MVA) ».

sida coronavirus

Pico de glucoproteína del virus 2019-nCoV según el estudio Kuzuma Schhol of Biology confirmado por el virólogo Luc Montagnier. Los insertos de VIH se muestran con perlas de colores (rojo, naranja, amarillo y verde) en el sitio de unión a proteínas. Por lo tanto, puede considerarse un virus «recombinante».

En el Centro de Investigación Integrada de los Laboratorios Rocky Mountain (IRF-RML) del NIAID de Hamilton (Montana), esta técnica se utilizó para la reconstrucción de un recombinante para el prototipo de una vacuna contra el ébola, en un experimento publicado en abril de 2015.

«El actual brote de ébola en África occidental ha dado como resultado el desarrollo acelerado de candidatos a vacunas. Probamos un vector del virus de la estomatitis vesicular que expresa la glucoproteína del virus del Ébola por seguridad en cerdos. La inoculación no causó enfermedad y la eliminación del virus de la vacuna fue mínima, lo que indica que el virus de la vacuna no presenta un riesgo de diseminación en los cerdos».

Hasta ahora hemos visto algunos ejemplos de lo que han creado algunas de las plantas financiadas por la Seguridad Nacional de Estados Unidos, el Pentágono y el instituto encabezado por el Dr. Anthony Fauci. Esto demuestra la capacidad total y la práctica probada para crear manipulaciones virales a través de la biología molecular en al menos 20 estructuras equipadas con este sector científico…

Pero en algunos de estos experimentos se han mantenido de alto secreto. Por ejemplo, ninguna de las investigaciones de la instalación de pruebas de Lothar Salomon en Dugway (Utah) está disponible «de acuerdo con la revisión de seguridad y política de la directiva DoD 5230.09», aunque las pruebas también se llevan a cabo en el centro militar con el uso de virus y priones gracias a un préstamo de $ 1.5 millones.

laboratorio galveston

Complejo del Laboratorio Nacional de Galveston, incluido el Laboratorio Robert E. Shope de la Rama Médica de la Universidad de Texas.

La actividad y el monto de las contribuciones en los laboratorios BSL-4 de 1,046 m2 del Complejo de Laboratorios Nacionales de Galveston, incluido el Laboratorio Robert E. Shope de la Rama Médica de la Universidad de Texas, administrado por organismos federales, también permanece oculto en el misterio. Lo mismo ocurre con el complejo de laboratorios Betty Slick y Lewis J. Moorman Jr. en el Instituto de Investigación Biomédica de Texas en San Antonio. Ambos están subsidiados por el DHS.

En el informe de la Convención de Armas Biológicas de 2015, las contribuciones y los estudios del Centro de Inmunología Viral de la Universidad Estatal de Georgia en Atlanta, con el apoyo del Departamento de Salud, también permanecen en la sombra.

 

EJERCITO DE INGENIEROS PARA BIOLOGÍA MOLECULAR

A partir de los datos del personal, es fácil comprender el papel estratégico de aquellos laboratorios que cuentan con una gran cantidad de ingenieros, esenciales para proyectos de biología molecular destinados a la manipulación con el kit de edición genética Crispr-Cas9 que en otoño de 2018 permitió que un científico chino diera nacimiento a gemelos con ADN modificado, causando controversia en todos los comités de bioética del mundo.

En las diversas estructuras de Fort Detrick, 44 ingenieros trabajan en los centros de investigación de Battelle y 8 en el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de EE.UU., entre las instalaciones más subsidiadas en 2015 por varios departamentos del gobierno de EE.UU. Con $ 60 millones…

En las diversas estructuras de Fort Detrick, 44 ingenieros trabajan en los centros de investigación de Battelle y 8 en el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de EE.UU., dentro de la instalación más subsidiada en 2015 por varios departamentos del gobierno de EE.UU. con $ 60 millones.

En el Centro de Guerra de Superficie Naval – Laboratorio de Defensa Química, Biológica, Radiológica (CBR) de Dahlgren (Virginia), 46 ingenieros, 64 científicos y 16 técnicos obviamente se especializaron en las diferentes disciplinas gracias a los $ 11 millones obtenidos por el Pentágono en ese año, a lo que deben agregarse aquellos no especificados de otras agencias gubernamentales y empresas privadas.

sandia national laboratory

Sandia National Laboratories dentro de la Base de la Fuerza Aérea Kirtland de Albuquerque en Nuevo México.

En California, el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, financiado por el DOD y el DHS con $ 9 millones, tiene 11 ingenieros que también han trabajado en el virus del Ébola. Mientras que Sandia National Laboratories, también financiado por el Departamento de Energía, tiene 29 distribuidos entre el Campus de Livermore de California y la Base de la Fuerza Aérea Kirtland de Albuquerque en Nuevo México, donde también se encuentra el Laboratorio Nacional de Los Alamos, que es uno de los pocos centros investigación (centrada en la investigación sobre Yersinia Pestis y Botulinus) para estar en el circuito de USAID.

El otro son, obviamente, los Centros para el Control de Enfermedades – Oficina de Enfermedades Infecciosas (CDC-OID) en Atlanta (Georgia), financiados con $ 20 millones por el HHS, donde en 2015 se realizaron 20 estudios sobre las diversas cepas de gripe (H5N1-H7N3 etc.) y 21 en Ébola. El CDC también opera laboratorios BSL nivel 2,3 y 4 en Fort Collins, en Colorado, y DLS en Atlanta.

La lista de 28 estructuras de la Convención de Armas Biológicas enviadas por Washington en 2016 a la UNODA en Ginebra (de las cuales hemos mencionado las principales) representa la radiografía de un imperio en el campo de la defensa contra las armas bacteriológicas. Es el mapa de dispositivos caros de una guerra biológica iniciada por la Marina de los EE.UU. desde 1952, como resultado de un documento desclasificado cuya autenticidad estamos verificando.

Como es absurdo imaginar que un aparato militar de este tipo, compuesto en su mayoría por científicos civiles, no haya podido hacer frente a la pandemia del SARS-CoV-2 anunciada por muchos a tiempo, es más fácil creer que alguno de ellos tiene metidas las patas.

Por lo tanto, es una evidencia más en la teoría de CoVid-19 creada en el laboratorio para un «asunto entre China y los Estados Unidos» de la cual estamos describiendo lentamente los componentes geopolíticos y pronto también revelaremos los propósitos.

Pero primero, en el próximo Wuhangate 8, revelaremos el nombre y la cara del científico que representa el «eslabón perdido» entre el Pentágono, Anhtony Fauci, USAID y Wuhan en medio de una investigación realmente sospechosa…

Plandemic: El documental que expone a la mafia que lucra con epidemias manufacturadas como el COVID-19

 

Fuentes:

United States of America — Confidence Building Mesure Return covering 2015. Convention on the Prohibition fo the Development, Production and Stockpiling of Bacteriological (Biological) and Toxic Weapons and on their Destruction.

Fabio Giuseppe Carlo Carisio / Gospa News — WUHANGATE – 7. Bio-Weapons Dossier. Pentagon & Fauci 28 Us Labs’ Secrets. Dangerous Tests with CoronaVirus.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.