Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Coronavirus: el último clavo del féretro de la globalización

En solo una semana el coronavirus ahondó las fracturas tectónicas geopolíticas que dirigen la desglobalización y el regionalismo geoeconómico.

Coronavirus: el último clavo del féretro de la globalización. Como un “cisne negro”, al pasar de la extrema confianza en los mercados al pánico extremo en sólo una semana, la eclosión del coronavirus solamente ahondó las fracturas tectónicas geopolíticas que forzarán a las empresas a relocalizar las cadenas de abasto y la producción de las instalaciones de ultramar, de cara a un mundo de desglobalización y a regionalismos geoeconómicos vaticinado por Alfredo Jalife desde 2007. ¿Pero quiénes mueven los hilos de esta trama?

por Alfredo Jalife-Rahme

Desde 2007 sostuve que el mundo se encaminaba —con o sin ciclos Kondratiev; con o sin virus globales— a la desglobalización y a regionalismos geoeconómicos (https://bit.ly/2TuQUxa).

Los tratados comerciales de Obama han sido sepultados por Trump: TISA (servicios globalizados); TPP (Asociación Transpacífico); TTIP (Asociación Transatlántica).

El Brexit y su “nacionalismo anglosajón”, al unísono del “nacionalismo económico” del trumpismo coexisten y/o compiten con tres relevantes regionalismos económicos: 1. El RCEP encabezado por China: el mayor bloque geoeconómico del planeta, por su número de países, habitantes y PIB, y al que in extremis se negó a participar India (https://bit.ly/2TtekTs); 2. La Unión Europea de 27 países que se comienza a desgajar con el ascenso de los “nacionalismos escandinavos”, no se diga los de Alemania/Francia/Italia; y 3. El T-MEC encabezado por EU con Canadá y México (https://bit.ly/3axWXrJ).

La eclosión del coronavirus –más como “cisne negro” (https://bit.ly/3cqEb7e) que como “canto de cisne”, blanco o negro–, solamente ahondó las fracturas tectónicas geopolíticas.

El ex gobernador del Banco Central de India, Raghuram Rajan, fanático de la globalización y del monetarismo, comentó que “la globalización de la producción será severamente golpeada” cuando la pandemia viral forzará a las empresas a relocalizar las cadenas de abasto y la producción de las instalaciones de ultramar.

Raghuram Rajan constata que la gente ha pasado de la extrema confianza en los mercados al pánico extremo en sólo una semana (https://bit.ly/2IeEG6o).

Los economistas de Bank of America alertaron a sus clientes que esperan un crecimiento global de 2.8 por ciento, el más débil desde 2009.

El Covid-19 coloca así el último clavo en el féretro de la globalización, mientras que en forma ominosa, en un artículo para la revista bimensual, de corte sionista, The National Interest, el autor israelí-estadunidense Robert Kaplan –quien formó parte del ejército de Israel, además de consultor del Pentágono y ser colaborador de Eurasia Group que controla el megaespeculador George Soros–, mueve el espectro del “neomalthusianismo” y su “mundo del coronavirus” (https://bit.ly/2IfBiIE).

Kaplan aduce que ahora hay que tomar en cuenta, a la par de la geopolítica, los factores demográficos y ambientales (léase: el coronavirus) cuando el “neomalthusianismo del siglo XXI (sic) es –y será cada vez más –uno de formaciones de masas, potencialmente llevando la política a extremos y colocando al centro político bajo amenaza”.

Según la interpretación de Robert Kaplan, Thomas Malthus “imaginó los efectos políticos de tales cosas como la enfermedad y la hambruna, y la calidad miserable de vida entre los pobres de pésima urbanización”.

Kaplan reinterpreta a Thomas Malthus e infiere que “un mundo más poblado tendrá una dinámica geopolítica diferente y potencialmente peligrosa” cuando las pandemias “serán el acompañamiento natural del mundo neomalthusiano”.

Cabe señalar que el genio humano, ayudado por la parte bondadosa de la tecnología, desmintió hasta ahora la tesis del economista y demógrafo Thomas Malthus y su ensayo sobre El Principio de la población (https://amzn.to/2TB7BHj), de 1798, diez años más tarde de las turbulencias de la Revolución Francesa, de la cual en cierta medida fue uno de sus reflejos apocalípticos cuando vaticinó que “la población aumenta en forma geométrica mientras que el suministro de alimentos aumenta sólo en forma aritmética”.

Nada nuevo. Ya Gustave Le Bon, universalista galo de varias especialidades, al estilo de Leonardo Da Vinci se adelantó en el siglo XIX a la “Psicología de las Masas”(https://bit.ly/32KfVZ8) cuya única diferencia, aparte de la brecha de dos siglos con las “masas” cibernéticas de hoy, son la velocidad y globalidad de la interacción, lo cual, a mi juicio, propenderá a su inevitable balcanización como reflejo de los regionalismos geoeconómicos y de la parusía geoestratégica de las “esferas de influencia (https://bit.ly/32KggLv)” entre las tres superpotencias EU/Rusia/China del nuevo (des)Orden tripolar (https://bit.ly/3cm4nQx).

La conexión entre el coronavirus y el monopolio angloamericano de la guerra, el comercio y la cultura

Fuente:

Alfredo Jalife-Rahme / La Jornada — Coronavirus: el último clavo del féretro de la globalización.

Contenidos

La asombrosa revuelta de los universitarios de EEUU del Atlántico al Pacífico es sometida a una brutal represión policiaca, al unísono de la feroz...

Contenidos

En un artículo publicado por Geopolitika, el pensador panafricano y coordinador de Urgences Panafricanistesen en Italia, Farafin Sâa François Sandouno, analiza el concepto de...

Ciencia y Tecnología

Un estudio en preimpresión de científicos de la Universidad de Tecnología Química de Pekín, publicado en bioRxiv, advierte la necesidad de seguir investigando la...

Contenidos

La “guerra de corredores marítimos y terrestres” que libra Israel a nombre de Estados Unidos y el Reino Unido, ha evolucionado a tres frentes...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram