Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cooperación pacífica o confrontación: ¿Cuál es la política de Biden hacia China?

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Harley Schlanger

El Departamento de Estado anunció el 10 de marzo que el Secretario de Estado estadounidense, Tony Blinken, y el Asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, se reunirán con altos funcionarios chinos en Alaska el 18 de marzo. China estará representada en la reunión por Yang Jiechi, Director de la Oficina del Comité Central de Asuntos Exteriores, y Wang Yi, Ministro de Asuntos Exteriores y Consejero de Estado, para entablar un diálogo sobre lo que Blinken describió como una “serie de cuestiones”, incluidas aquellas en las que hay “profundos desacuerdos”. La reunión se producirá en medio de una considerable especulación sobre cuál será la política de Biden hacia China, especialmente tras el empeoramiento de las relaciones provocado por la postura belicosa del secretario de Estado de Trump, Pompeo, que atacó repetidamente a China como una amenaza para la seguridad de Estados Unidos. Tras el anuncio, Blinken rebajó las expectativas de un resultado positivo, comentando: “Esto no es un diálogo estratégico. No hay intención en este momento de una serie de compromisos posteriores”.

Aunque Pompeo ya no está, su retórica amenazante sigue escuchándose en las agencias militares y de inteligencia estadounidenses, como en el documento “Interim National Security Strategic Guidance” publicado por la administración Biden el 3 de marzo. En un lenguaje que refleja la continuidad de la política proveniente de los operativos del “Complejo Industrial Militar” (MIC) dentro de las agencias de defensa y seguridad, se identifica a Rusia y China como amenazas crecientes para las “democracias occidentales”. Afirma que esta administración se esforzará por reunir a las “democracias” del mundo en una alianza contra Rusia y China, para contrarrestar su “agresivo despliegue militar” y frustrar su influencia “maligna” en el mundo. Blinken lo confirmó, al decir en una audiencia del Congreso que la administración se ha comprometido a celebrar una “cumbre de democracias” para hacer frente a la amenaza de China antes de finales de año. El documento de Orientación Estratégica identifica esa cooperación con los “aliados” como clave para la política de Estados Unidos, afirmando que a través de esa cooperación, Estados Unidos “revigorizará y modernizará nuestras alianzas y asociaciones en todo el mundo”. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si un “aliado” se cruza con Washington, como la negativa de Alemania a cancelar el gasoducto Nord Stream 2, también puede enfrentarse a sanciones estadounidenses.
Blinken tiene un historial de Halcón de Guerra, desde su época como asesor adjunto de seguridad nacional del presidente Obama, y como subsecretario de Estado, de 2015 a 2017. Durante este tiempo, criticó a Obama por no ser más agresivo en la búsqueda de un cambio de régimen en Siria, diciendo que era un “fracaso” de la administración. En cuanto a las relaciones con China, desde su confirmación ha advertido que Pekín tiene el poder económico, diplomático, militar y técnico “para desafiar seriamente el sistema internacional estable y abierto, todas las reglas, valores y relaciones que hacen que el mundo funcione como queremos.” Su defensa de un “orden basado en reglas” expone lo que esta frase realmente significa: uno dominado por el control unilateral de Estados Unidos y Gran Bretaña, con el músculo militar estadounidense apuntalando un sistema financiero fallido, aplastando a cualquier nación que rechace el orden globalista. En su reciente testimonio se incluye su llamamiento a imponer más sanciones contra Rusia por las acusaciones infundadas de hackeo ruso en el caso SolarWinds. Según el {New York Times}, la administración está comprometida con un ataque cibernético a las instituciones gubernamentales rusas, como parte de su represalia por SolarWinds… tanto para el “orden basado en reglas”.

 

 

La OTAN asiática

Las reuniones con funcionarios chinos seguirán a las reuniones con funcionarios de Japón y Corea del Sur, a las que se unirá el Secretario de Defensa Lloyd Austin. El Pentágono señaló en un comunicado de prensa que las reuniones con esas dos naciones pretenden reforzar las relaciones con los aliados de la región “frente a la competencia a largo plazo con China”. El Departamento de Estado añadió que las reuniones “pondrán de relieve la cooperación que promueve la paz, la seguridad y la cooperación en la región del Indo-Pacífico y en todo el mundo”. Justo antes de estas reuniones, el presidente Biden mantendrá una reunión virtual el 12 de marzo con sus aliados del “Quad”: India, Japón y Australia.

La Cuarta, con la que se cuenta como fuerza de contención de China, es denominada a veces por sus defensores como una “OTAN asiática”. Se activó para prestar ayuda tras el devastador tsunami que asoló Indonesia en 2004. La idea de que podría servir como alianza militar fue promovida por primera vez por el vicepresidente de George W. Bush, Dick Cheney, en 2007. Este concepto fue desarrollado en un informe del think tank neocon, el Center for a New American Security (CNAS), creado en 2007 por las redes unilaterales responsables de lanzar la política de “guerra sin fin” en el suroeste de Asia. Un informe publicado por el CNAS en 2008 pedía un mayor compromiso de Estados Unidos en Asia, argumentando que, a principios del siglo XXI, “la preocupación estratégica de Estados Unidos en Irak y Afganistán está socavando su capacidad para adaptarse a los grandes cambios de poder en Asia-Pacífico que están desafiando activamente el tradicional papel de equilibrio de poder de Estados Unidos en la región”. (¡No se mencionaba en el informe el papel desempeñado por los representantes del CNAS de la administración Bush-Cheney en el fomento de la “preocupación estratégica” al lanzar guerras destructivas en el suroeste de Asia!) Los principales funcionarios electos de ambos partidos aprovecharon esta circunstancia para abogar por una presencia más sólida de Estados Unidos en el Pacífico. En su campaña presidencial de 2008, Barack Obama hizo un llamamiento a un “nuevo concierto mundial de democracias” para contrarrestar la influencia rusa y china.

Este es el telón de fondo del “Pivote hacia Asia” de la administración Obama, que incorporó la perspectiva geopolítica del Imperio Británico avanzada en los escritos de Halford Mackinder, que reflejaba la preocupación del imperio por la amenaza que suponía para su dominio del comercio y las finanzas la aparición de una posible alianza de naciones europeas y euroasiáticas. La idea del “pivote” -concepto introducido por Mackinder para identificar los puntos de estrangulamiento que debían mantenerse bajo el control imperial para preservar el poder del imperio- consistía en situar a Asia en el centro de la política estadounidense, como un giro militar y económico combinado para contrarrestar el creciente poder económico de China. En el aspecto militar, incluyó la adopción en 2010 de la doctrina de la “Batalla Aérea-Marina”, que se presentó como un plan operativo necesario para una posible confrontación militar con China. El componente de guerra económica del pivote iba a ser el acuerdo de libre comercio de la Asociación Transpacífica (TPP), finalizado en 2015. Según Obama, el “TPP permite a Estados Unidos -y no a países como China- escribir las reglas del camino en el siglo XXI”. A pesar de la intención excluyente del TPP, China invitó a Estados Unidos a unirse al Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras, para participar en la financiación de grandes proyectos en Asia. Estados Unidos no sólo se negó, sino que presionó enérgicamente a otros países, como el Reino Unido y Japón, para que no se unieran.

Mientras que el presidente Trump, como uno de sus primeros actos, retiró a Estados Unidos del TPP, su postura hacia China se orientó cada vez más hacia la política de Obama, a partir de marzo de 2020, y se enunció en las numerosas intervenciones realizadas por Pompeo en la región. Biden, como vicepresidente de Obama, fue un firme defensor de la política del pivote, especialmente en la política militar, y su administración parece estar adoptándola, especialmente en su enfoque estratégico militar hacia la región. Esta es la conclusión que se desprende de la comparecencia del almirante Philip Davidson, comandante del Mando Indo-Pacífico de Estados Unidos, en su reciente testimonio ante el Congreso. Davidson pintó un cuadro de una creciente amenaza estratégica por parte de China que Estados Unidos, incluso con un presupuesto militar dos veces y media mayor que el de China, no estaba preparado para afrontar. Exigió más dinero -4.700 millones de dólares para 2022- para construir más defensas antimisiles y desplegar misiles ofensivos terrestres, advirtiendo que sin el despliegue de estos sistemas de armas, China se volverá más agresiva, con opciones que incluyen una invasión de Taiwán, o un ataque a Guam. El dinero que pide Davidson sería para la Iniciativa de Defensa del Pacífico, para la que el Congreso asignó 2.200 millones de dólares para 2021.
“En marcado contraste con nuestra visión libre y abierta, el Partido Comunista de China promueve un sistema cerrado y autoritario a través de la opresión interna y la agresión externa”, dijo Davidson. “El enfoque pernicioso de China en la región incluye un esfuerzo de todo el partido para coaccionar, corromper y colapsar a los gobiernos, las empresas, las organizaciones y los pueblos del Indo-Pacífico”, dijo, y añadió: “El equilibrio militar en el Indo-Pacífico es cada vez más desfavorable para Estados Unidos y nuestros aliados. Con este desequilibrio, estamos acumulando riesgos que pueden envalentonar a China para cambiar unilateralmente el statu quo antes de que nuestras fuerzas puedan dar una respuesta eficaz. El mayor peligro al que se enfrentan Estados Unidos y nuestros aliados en la región es la erosión de la disuasión convencional frente a la República Popular China”.

Este llamamiento a un refuerzo militar se corresponde con conversaciones similares procedentes de funcionarios de la OTAN y la Unión Europea, algunos de los cuales, como el Secretario General de la OTAN, Stoltenberg, han pedido una ampliación de la OTAN a la región del Indo-Pacífico, en un esfuerzo por rodear y contener a China y Rusia. Esto se hace eco del tema de la reciente publicación del Consejo Atlántico “The Longer Telegram”, que revive la idea de una alianza militar similar a la que creó la OTAN tras la Segunda Guerra Mundial, para contener a la Unión Soviética. El Consejo Atlántico creó un “Grupo de Estrategia D10”, para presionar por la inclusión de Australia, Japón y Corea del Sur en un G7 ampliado. El comité D10 está dirigido por Ash Jain, un ex funcionario del Departamento de Estado en las administraciones de Bush y Obama, que dirigió el grupo de “ex alumnos” de Obama que hizo campaña por Biden en 2020.

La idea de la “expansión de la OTAN” es explícita en el nuevo documento de doctrina estratégica, que afirma: “Nuestras alianzas democráticas nos permiten presentar un frente común, producir una visión unificada y aunar nuestra fuerza para promover… normas, establecer reglas internacionales eficaces y hacer que países como China rindan cuentas. Por eso reafirmaremos, invertiremos y modernizaremos… la OTAN y nuestras alianzas con Australia, Japón y la República de Corea”.

 

Biden: No habrá una nueva guerra fría

Esta retórica belicosa contrasta con los comentarios realizados por Biden en su discurso ante la Conferencia de Seguridad de Múnich el 19 de febrero, una semana después de haber mantenido una conversación de dos horas con el presidente Xi. En su discurso en Múnich, Biden dijo que no tiene intención de adoptar políticas que enfrenten “a Oriente con Occidente…. Queremos un futuro en el que todas las naciones puedan determinar libremente su propio camino sin una amenaza de violencia o coerción. No podemos ni debemos volver a la oposición reflexiva y a los bloques rígidos de la Guerra Fría”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Esta declaración refleja posiblemente la comprensión de que, en una época marcada por crisis como la pandemia mundial de COVID, y un sistema financiero mundial que se desmorona, hay que rechazar los axiomas de los geopolíticos y sustituirlos por un diálogo que pueda conducir a la cooperación pacífica entre Estados soberanos. De ser así, la próxima reunión entre funcionarios estadounidenses y chinos en Alaska puede ser el primer paso para alejarse de la guerra, que de otro modo parecería inevitable.

 

 

 

Fuente:

Harley Schlanger: Peaceful Cooperation, or Confrontation: What is Biden’s Policy Towards China?; en The LaRouche Organization; Marzo 16, 2021.

Te puede interesar

Contenidos

Por Strategic Culture Foundation Desde que Joe Biden asumió la presidencia de Estados Unidos, la nueva administración de Washington ha hecho repetidas referencias al...

Contenidos

Por Great Game India Recientemente se reveló durante la audiencia del Comité del Senado de Texas que los ensayos de la vacuna COVID-19 en...

Contenidos

Por HispanTV China vuelve a condenar la violencia israelí contra los civiles palestinos y critica a EE.UU. por haber bloqueado una resolución de la...

Contenidos

Por Red Voltaire El general Charles Q. Brown, quien podría pasar a ser el próximo jefe del Estado Mayor Conjunto ‎‎–puesto que actualmente ocupa...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon