Aunque la ciencia oficial sigue empeñada en tratarlos como sinónimos, la CONSCIENCIA como capacidad no tiene nada que ver con la CONCIENCIA como entidad, ya que lo propio de la segunda no es reconocerse como individuo, sino todo lo contrario, sentirse uno con todos y con todo el Universo, lo que en realidad Es. En su cosmovisión de Vida Coherente, el profesor Carlos Delfino ha definido y delimitado las diferencias entre ambos conceptos a lo largo de la historia ya que con frecuencia son confundidos —incluso deliberadamente— para restar importancia a la conciencia como entidad y reducirla a mera capacidad de autoconocimiento para seguir refiriéndose al ser humano como un simple animal de carbono con capacidades cognitivas y no como un alma circunscrita con capacidades cuánticas que manifiesta una experiencia temporal en un cuerpo de carbono.

 

En noviembre de 2016, por ejemplo, un equipo de investigadores del BIDMC israelí de Nueva York publicó en la revista Neurología un artículo que expone lo siguiente:

“Un equipo de investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center (BIDMC-New York) ha identificado en 2016, lo que constituye una condición necesaria para la consciencia: un vínculo entre la región del tronco cerebral implicado en el sueño, por un lado, y las regiones implicadas en la sensibilización, por otro lado, dos condiciones necesarias para que pueda emerger la conciencia.” (Fuente: “Una red en el cerebro humano derivada de lesiones cerebrales causantes de coma”, Neurología, Noviembre 4, 2016.)

Dos años después, en 2018, un equipo de Harvard ha llegado con esta misma “novedad” del descubrimiento del tronco cerebral y su rol esencial en la CONSCIENCIA. No obstante, lo que más llama la atención es que estos científicos llaman “CONSCIENCIA” a la capacidad de autoconocerse, es decir una facultad que compartimos con delfines, elefantes, orangutanes, chimpancés, gorilas, orcas, urracas y córvidos en general.

Por el contrario, en la cosmovisión de Vida Coherente —dice el profesor Carlos Delfino— nosotros llamamos CONCIENCIA CIRCUNSCRITA (consciencia con “C”, no con “SC”) no a esa capacidad tan rudimentaria, propia de muchos animales sino, precisamente, A NUESTRO VERDADERO YO, a la conciencia como entidad. La existencia de esta ENTIDAD fue más que demostrada por científicos rusos, por Stuart Hameroff en los Estados Unidos y por el científico bengalí Anirban Bandyopadhya en Japón. Actualmente el MIT también trabaja en la investigación de este tema.

 

 

En pocas palabras, mientras unos relacionan el concepto de conciencia con nuestro verdadero YO y reconocen abiertamente su independencia como entidad, algunos centros de investigación sionistas siguen divulgando que somos solamente animales con capacidad limitada de autoconocerse.

Pero la cuestión de la conciencia va mucho más allá, afirma Carlos Delfino: es equivalente a lo que se ha denominado ALMA a lo largo de toda la historia, pues somos CONCIENCIAS CIRCUNSCRITAS EXPERIMENTANDO UNA REALIDAD DE TERCERA DIMENSIÓN, somos almas en un cuerpo, no un cuerpo que tiene un alma.

Los microtúbulos del citoesqueleto neuronal siguen siendo el asiento del alma en el cuerpo, aunque la misma es no-local, es decir que está en todos los lugares a la vez. Ahora con la prueba empírica que le debemos al japonés Anirban Bandyopadhyay, sabemos que esta medición empírica coincide exactamente con los cálculos previos de Penrose. Por lo tanto, la hipótesis Hameroff-Penrose, ha quedado más que demostrada.

Hameroff afirma que cuando el individuo muere, esa energía/información sale del cuerpo para reunirse (pues se reconoce) y el individuo puede subsistir, de manera exacta al antiguo concepto de ALMA. Si alguien tiene alguna duda de esto, además existen las fotografías hechas por Konstantin Korotkov, que certifican precisamente este fenómeno.

 

 

Sobre Carlos Delfino y el proyecto Vida Coherente

Vida Coherente es una terapia energética, que se fundamenta en las investigaciones científicas de sobre el paradigma holográfico, la neurociencia de vanguardia y los estudios sobre el rol del corazón en la vida del ser humano. Esta terapia, mediante ejercicios, meditaciones y orientaciones, lleva a la persona a la auto-trasformación y a la auto-sanación, dejando de experimentar la vida desde su ego, que es comprobadamente un implante foráneo con el único fin de esclavizarnos y limitarnos, siendo la real causa de todo dolor, enfermedades y necesidades. Vida Coherente orienta a la persona a trascender ese ego y vivir desde su verdadero yo, su conciencia; a partir de allí, puede manifestar con libertad y sin límite alguno: “Tú no eres tu cuerpo ni tu ego, por ello la coherencia sostenida cambia las cosas.” (Carlos Delfino). Son muchos los testimonios que respaldan la eficacia de este método. Para más información visitar el sitio web de Vida Coherente, S.C.

 

Fuente:

Carlos Delfino — Para no confundirse…

 

Necesitamos tu ayuda...
La demanda de contenido de Mente Alternativa está creciendo, aunque las agencias y redes sociales siguen recortando nuestros ingresos y limitando el alcance de nuestras publicaciones a través de sus algoritmos de censura. Esto hace difícil que podamos continuar haciendo nuestro trabajo. Para mantenernos verdaderamente independientes, necesitamos tu ayuda. No vamos a colocar áreas de membresía en este sitio web, pues queremos que la información llegue a todas partes. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

banner bitcoin