Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

5G

Conferencia de Múnich: Funeral de la era occidental y catarsis contra China y Rusia

Como Davos, la Conferencia de Munich sirvió de catarsis contra China y Rusia, y funeral con aburridas oraciones fúnebres sobre el fin de la era occidental.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



La Conferencia de Seguridad de Múnich exhibió la fractura de EEUU con Francia y Alemania y la pérdida de rumbo de la OTAN. El foro noratlantista de la CSM sirvió como catarsis contra China y Rusia y se asemeja al globalista Foro Económico Mundial de Davos: dos funerarias donde ya aburren las oraciones fúnebres sobre el fin de la era occidental.

 

por Alfredo Jalife Rahme

La Conferencia de Seguridad de Múnich (CSM) en su versión 56 exhibió su pánico ante el ascenso del nacionalismo global que sustituye al fracasado globalismo financierista.

La Decadencia de Occidente, sin necesidad de leer a Oswald Spengler que la detectó en 1918/1922 —y eso que no conoció la putrefacción del globalismo unipolar post-1991—, se exhibió a plena luz en la CSM donde la tríada de Pompeo/Esper/Pence del Gabinete Trump de EEUU trató de diluir arremetiendo contra China y Rusia.

Mike Pompeo —exdirector de la CIA, zelote del evangelismo sionista y hoy secretario de Estado—intentó apaciguar la angustia, más alemana que europea, al proclamar sin sustento que la OTAN «está ganando colectivamente» y que «la muerte de la alianza transatlántica está gruesamente sobre exagerada».

Pompeo basó el éxito de lo que denomina los «países libres» en que «los migrantes huyen a Europa y no a Cuba y que la gente va a estudiar a Cambridge y no a Caracas, mientras que las empresas se abren en Silicon Valley y no en San Petersburgo». !Qué pueril!

El secretario de Defensa, Mark Esper, criticó que EEUU considera a China como una amenaza prominente en su búsqueda por una «ventaja por cualquier medio y a cualquier precio» y advirtió que en 2035 China tiene como objetivo «completar su modernización militar» y en 2049 desea «dominar Asia como la prominente potencia militar global».

Aquí Europa y EEUU fracturan a sus enemigos: para los primeros era Rusia y para los segundos ya es China.

No hay que ser genios para entender que la salida del Reino Unido de la Unión Europea mediante el Brexit dejó a Francia como la única potencia nuclear de lo que queda de la Unión Europea, cada vez más balcanizada, lo cual es aprovechado por el presidente galo, Emmanuel Macron, quien se posicionó durante la CSM en las antípodas irrendentistas de la tríada estadounidense Pompeo/Esper/Pence.

Más allá de los consabidos diagnósticos de Macron sobre el devenir de Europa —«muerte cerebral de la OTAN» y necesidad geoestratégica de acercarse a Rusia para no empujarla a los brazos de China—, el presidente galo aceptó que existe «un debilitamiento de Occidente».

Comentó que «hace 15 años pensamos que nuestros valores eran universales, que dominarían para siempre al mundo y que éramos dominantes en términos de tecnología militar, entre otros», pero «en el mundo de hoy, los valores cambiaron y nuevas potencias emergieron» en referencia a China y Rusia.

Macron insistió que existe una «segunda opción» que significa reanudar el diálogo con Rusia antes de que se les escape a los brazos de China, por lo que las sanciones antirrusas le costaban tan caras a Europa que a Rusia misma: «acumulamos conflictos congelados, sistemas de desafíos, sanciones que no cambiaron absolutamente nada en Rusia».

Macron se pronunció a favor de una arquitectura de seguridad europea con Rusia, así como la búsqueda de un desarrollo de «reglas de juego en un espacio compartido».

La postura de Alemania, país anfitrión de la CSM, bautizada también como Wehrkunde, no es nada fácil ya que ha sido puesto en peligro su posicionamiento como la primera potencia geoeconómica de la Unión Europea con el Brexit, así como el retorno de Francia como la primera potencia nuclear europea que, de facto, brinda su paraguas nuclear.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Ahora parece que Trump ha dejado a Alemania a su suerte entre Rusia y Francia cuando esta última coquetea abiertamente con Rusia.

Alemania fue tomada por sorpresa ante el reajuste del nuevo orden mundial posoccidental cuando Rusia fue orillada torpemente por Obama y Hillary Clinton a asociarse con China, lo cual dejó aislado a EEUU, si es que nos basamos en el concepto de la «estabilidad estratégica» que conforman EEUU, Rusia y China.

Las declaraciones de los responsables alemanes parecen agónicas. El embajador Wolfgang Ischinger, jerarca de la CSM, comentó una perogrullada: «podemos entonces estar al borde de la era posoccidental, en la que los actores no-occidentales reconfiguran los asuntos internacionales, seguido aún en detrimento de precisamente aquellos marcos multilaterales que formaron el cimiento del orden internacional liberal desde 1945».

Mas realista, en medio del ascenso nacionalista germano que los globalistas tildan de «populista», fue la ministra de defensa germana Annegret Kramp-Karrenbauer, quien sentenció estar «completamente de acuerdo con Macron».

Más allá de la corta visibilidad del embajador Ischinger, el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, puso el dedo en la llaga al denunciar el egoísmo nacional de Trump: «nuestro principal aliado, EEUU, rechaza en la actual Administración la idea misma de una comunidad internacional».

No es fácil quedarse huérfano y buscar nuevos tutores. El orgullo alemán no ha podido soportar las obscenas presiones del Gabinete Trump para obstruir la conexión gasera de Rusia con Alemania mediante el Nord Stream 2 y, mucho menos, la insípida presión para impedir su conectividad con el 5G de Huawei, que ni siquiera el «aliado especial» de EEUU, el Reino Unido con el primer ministro conservador, Boris Johnson, gran aliado de Trump, ha aceptado.

Wang Huiyao, presidente del Centro de China y la Globalización, además de consejero del Gobierno chino, comentó que el eslogan de la CSM de Westlessness (debilitamiento de Occidente) reflejaba la necesaria corrección de la forma en que Occidente mira al resto del mundo.

El canciller chino, Wang Yi, replicó las andanadas de la tríada de Pompeo/Esper/Pence que sufren de «una mezcla de megalomanía y paranoia» cuando «Occidente necesita también evitar su creencia subconsciente de la superioridad de la civilización y abandonar sus prejuicios y angustias en relación a China».

Es absurdo pretender que Occidente es superior a las miríficas civilizaciones asiáticas.

El canciller chino conminó a EEUU a «espetar las opciones del pueblo chino y aceptar y bien recibir el desarrollo y la rejuvenización del mayor país del Este, que tiene un sistema diferente de Occidente». En referencia a las diatribas conjugadas de Pompeo y Esper, comentó que son la repetición de las «campañas de calumnia y criticas a China» cuya totalidad de acusaciones «son mentiras».

Mucho más diplomático, ya que la andanada de EEUU se concentró en China, el canciller ruso, Serguéi Lavrov, apeló para un «nuevo orden mundial posoccidental» y, de paso, desechó a la OTAN como una «reliquia de la Guerra Fría«.

Lavrov abogó por el desarrollo de relaciones bilaterales, cuya conceptualización colisiona con las anacrónicas visiones medievales del vicepresidente de EEUU, Mike Pence, quien había sentenciado que tendría a Rusia como «responsable» del deterioro de las relaciones cuando en forma paradójica, el mismo Trump busca una agenda común con el Kremlin.

El ministro de Exteriores de Rusia enfatizó que las relaciones de Rusia con EEUU deberán ser «pragmáticas, de respeto mutuo y compresión sobre la responsabilidad especial para la estabilidad global».

El canciller Lavrov se posicionó sin tapujos por la creación de un «orden mundial justo y democrático”, a lo que los «líderes responsables» del mundo deberán adherirse.

La ponencia de Lavrov fue a favor de las soberanías «dentro de las reglas de las leyes internacionales» y puntualizó que Rusia y EEUU nunca han tenido un conflicto directo, poniendo énfasis en que ambas súper potencias son «vecinos cercanos a través del estrecho de Bering».

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

De Davos a Jerusalén, el Vaticano y Moscú: Cómo la élite da forma al nuevo orden abrahámico

 

Fuente:

Alfredo Jalife Rahme / Sputnik — Mundo posoccidental de la Conferencia de Seguridad de Múnich contra China y Rusia.

Te puede interesar

Contenidos

por Alfredo Jalife Rahme El ex primer ministro británico, Tony Blair, un “socialista” travesti y simultáneamente neoliberal “ofertista ( supply-side economics)”, divide al mundo...

Contenidos

El 17 de junio el Pentágono dio a conocer su nueva estrategia militar en el espacio, “la cual identifica el modo en que avanzará...

5G

Brandon Smith y Peter Koenig ofrecen dos visiones distintas —más no incompatibles— sobre la agenda del Gran Reseteo anunciada por el Foro Económico Mundial...

Contenidos

Hace 2 meses mencionamos en este sitio web la posible proclamación de la ley marcial en ‎Estados Unidos bajo pretexto de luchar contra la epidemia de coronavirus [1]....

Publicidad
Publicidad Que es LBRY

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

Ley Glass-Steagal

Archivos

Facebook

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.