Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Con la economía en declive, el desplome de los mercados y el rompimiento de las cadenas de suministro, 2022 será sin duda un año difícil

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Epic Economist

La crisis de la cadena de suministro está dejando a cientos de buques de carga atascados fuera de los puertos, mientras que cada vez más estanterías de las tiendas se quedan vacías en todo el país a medida que la demanda de los consumidores se intensifica en medio de la ajetreada temporada de compras navideñas. Los camiones y los ferrocarriles también están completamente congestionados, víctimas de la lentitud con que llegan los cargamentos de los proveedores internacionales y de la persistente escasez de mano de obra. Pero la crisis también está afectando a las cadenas de suministro a nivel local, con muchos proyectos de construcción que han tenido que ser pospuestos en varias ciudades de Estados Unidos, según funcionarios del gobierno.

Muchos grandes centros urbanos y pequeños pueblos de todo el país están luchando de forma similar con la última ralentización de la cadena de suministro mundial, que ha dejado miles de proyectos a medio hacer. Algunos materiales de construcción clave ya no se pueden encontrar en ningún sitio, y aunque las empresas han empezado a pedir más suministros para combatir la escasez local, los prolongados retrasos en las entregas significan que la construcción seguirá detenida en un futuro próximo.

“Se están produciendo retrasos en cualquier tipo de materiales”, añadió el alcalde de Dothan, Mark Saliba. “Cualquier obra de infraestructura que implique tuberías es difícil de conseguir. Los suministros eléctricos son difíciles de conseguir. La pintura se ha puesto en espera. Y la demora oscila entre tres meses y un año y medio. Casi todo lo que tenemos se retrasa”.

Los expertos del sector advierten que la combinación del clima extremo de este invierno y la aparición de una nueva variante del virus están creando una “pesadilla logística” que dejará huecos en las estanterías de las tiendas hasta 2023. Incluso antes de la crisis sanitaria, el transporte de contenedores vacíos por todo el mundo aumentaba considerablemente los costes de envío. Y la rápida propagación de una nueva cepa del virus está empeorando todo.

 

El abogado Reiner Fuellmich tiene pruebas de cómo las élites que impulsan la pandemia también la usan para despoblar y expiar responsabilidades por el colapso económico que ellas mismas provocaron

 

En China, los nuevos cierres y las restricciones a los viajes han desencadenado otro aumento de la demanda de contenedores, ya que los fabricantes se apresuran a exportar artículos domésticos antes de que se cierren efectivamente las fronteras. Esto ha desencadenado un efecto en cascada, que ha provocado perturbaciones intermitentes y continuas en toda la cadena de suministro mundial, agotando la capacidad marítima y portuaria sobrante. En resumen, si antes era difícil satisfacer la demanda de los consumidores, ahora se ha vuelto casi imposible.

Con los nuevos cierres de puertos, la logística se ve gravemente comprometida y los servicios de transporte marítimo están de capa caída. Y las condiciones van a empeorar, porque hay otro problema que también preocupa. Una devastadora escasez de agua en China puede ser el factor que lleve a las cadenas de suministro estadounidenses al límite.
El país sufre una dramática escasez del agua que necesita para mantener su economía. Un reciente informe publicado por The Hill ha puesto de manifiesto que la disponibilidad de agua per cápita en China es una cuarta parte de la media mundial, y que casi 700 millones de sus ciudadanos viven actualmente en regiones consideradas con gran estrés hídrico.

 

 

La escasez de agua en China está teniendo un enorme impacto en la generación de energía eléctrica, y los productores de energía hidroeléctrica y de carbón del país se enfrentan a graves dificultades debido al acceso irregular al agua. Los funcionarios chinos han respondido a los cortes de energía generalizados reduciendo el consumo de energía industrial y, como consecuencia, los fabricantes del país se enfrentan a otra serie de interrupciones.

Ahí es donde las cosas se complican para las cadenas de suministro estadounidenses. Estados Unidos importa enormes cantidades de productos manufacturados de China, incluido el 70% de la mercancía de las tiendas de Walmart, y el 40% de todos los artículos de ropa que se venden en el país. China es también el principal productor de productos industriales clave que utilizamos para terminar nuestros proyectos de construcción nacionales, como el acero, el aluminio y
Todo esto está provocando el agravamiento de la escasez mundial de contenedores, y empujando los costes de envío a niveles nunca vistos en toda la historia. Michelle Bockmann, editora de mercados de Lloyd’s List, advirtió que los costes de suministro están “fuera de control” debido a los últimos cierres de puertos. Bockmann reveló que las tarifas al contado para el transporte de un solo contenedor se han disparado un 366% en el último año, mientras que las tarifas de los contratos de transporte marítimo a más largo plazo se dispararon un 465%.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Andrew Goodacre, director ejecutivo de la Asociación Británica de Minoristas Independientes, se hizo eco de los comentarios de Bockmann y alertó de que los costes se trasladarán a los consumidores estadounidenses: “La inflación en la cadena de suministro es mucho más alta que la inflación de los consumidores, que se sitúa en el 5 por ciento”, señaló Goodacre, quien subrayó que la situación se está volviendo insostenible y que es probable que las empresas trasladen a los consumidores una parte mayor de esos costes de transporte.

2022 será sin duda un año difícil. Con la economía en declive, los mercados desplomándose y las cadenas de suministro rompiéndose, todos deberíamos prepararnos para algunos retos serios en los próximos meses. Nuestro país se está hundiendo rápidamente en el caos, y todos los factores se están alineando para cambiar el curso de nuestra historia.

 

Evidencia: La crisis financiera inició en agosto de 2019, y no después del COVID-19

 

Fuente:

Epic Economist: Supply Chain Crisis Is Starting To Get Really Crazy: Be Ready For The Coming Apocalyptic End Game.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

En directo desde Bruselas, Chloé Frammery, de la cadena franco-suiza Agora TVNews, entrevistó a Reiner Fullmich, quien confirma los avances del tribunal internacional contra...

Ciencia y Tecnología

Los datos oficiales de los gobiernos de todo el mundo sugieren ahora que todas las personas doble y triplemente vacunadas están desarrollando alguna nueva...

Contenidos

La denuncia ha sido presentada también ante la Corte Penal Internacional y acaba de ser admitida a trámite.

Ciencia y Tecnología

Por The Expose En marzo de 2020, el Gobierno del Reino Unido anunció que el país “debe quedarse en casa” para “proteger el NHS”...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon