Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Con el 11-S se lanzó el primero de los rescates sin responsabilidad de la Reserva Federal a Wall Street

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



¿Qué bancos de Wall Street necesitaban esta enorme inyección de dinero? El público, a día de hoy, no tiene ni idea, al igual que no tiene ni idea de qué bancos habían pedido prestados 495.700 millones de dólares en préstamos repo en un día del año pasado.

 

Por Pam Martens y Russ Martens

La mayoría de los estadounidenses creen que los rescates sin precedentes de Wall Street por parte de la Reserva Federal no comenzaron hasta diciembre de 2007, en la cúspide del colapso financiero de Wall Street en 2008. Esto es un error. El primer rescate masivo de Wall Street por parte de la Reserva Federal comenzó el 11 de septiembre.

Al cierre del 10 de septiembre de 2001, la víspera de los atentados, el mercado bursátil Nasdaq ya estaba en plena implosión, habiendo perdido el 66% de su valor de mercado y borrando 4 billones de dólares de riqueza.

Los megabancos de Wall Street estaban en el punto de mira del entonces fiscal general del Estado de Nueva York, Eliot Spitzer, por sacar al mercado ofertas públicas iniciales de empresas que los propios analistas de investigación de los bancos calificaban internamente de “basura” y “perros”, mientras los mismos bancos emitían recomendaciones de compra sobre los “perros” al público que no lo sabía. Un correo electrónico interno de Jack Grubman, un analista de Salomon Smith Barney, captó el descaro del engaño: “La mayoría de nuestros clientes de la banca van a cero y sabes que quería rebajar su calificación hace meses, pero recibí un enorme rechazo de la banca”.

El Servicio de Investigación del Congreso indica que la Reserva Federal canalizó “100.000 millones de dólares al día” durante un periodo de tres días a partir del 11-S a las empresas de Wall Street. Los informes anuales consolidados de los bancos22 de la Reserva Federal muestran que el balance de la Fed pasó de 609.900 millones de dólares a finales de 2000 a 654.900 millones de dólares a finales de 2001, a 730.900 millones de dólares a finales de 2002 y a 771.500 millones de dólares a 31 de diciembre de 2003.

Según un informe de la Fed de San Luis, estas son las numerosas formas en que la Fed rescató a Wall Street tras el 11-S:

“La Fed tenía 61.000 millones de dólares en valores adquiridos bajo acuerdos de recompra el 12 de septiembre, frente a una media de 27.000 millones de dólares en los 10 miércoles anteriores y unos 12.000 millones de dólares un año antes.

“La Fed prestó directamente fondos a los bancos a través de la ventanilla de descuento. Los 45.000 millones de dólares en préstamos de descuento pendientes el 12 de septiembre empequeñecieron la media de 59 millones de dólares de los 10 miércoles anteriores.

Como regulador, la Reserva Federal -junto con el Contralor de la Moneda- instó a los bancos a reestructurar los préstamos para los prestatarios con problemas temporales de liquidez. Para ayudar a dicha reestructuración, la Fed puso a disposición fondos adicionales.

La Fed extendió pasivamente el crédito a la economía a través de su papel en la compensación de cheques. Cuando la Fed compensa cheques, acredita al banco receptor antes de cargar al banco que realiza el pago. El float describe la cantidad de dinero que se ha acreditado a los depositantes de cheques pero que aún no se ha cargado a los libradores de cheques. El float ascendió a casi 23.000 millones de dólares el 12 de septiembre, por ejemplo, unas 30 veces el float medio de cada uno de los 10 miércoles anteriores”.

La Fed de Chicago informó de que se añadieron “90.000 millones de dólares de liquidez” al establecer acuerdos de intercambio de dólares a 30 días con el Banco Central Europeo, el Banco de Canadá y el Banco de Inglaterra.

Al margen de un chorro de dinero de rescate de la Fed, a Wall Street le encantan los recortes de los tipos de interés porque son una bendición para sus billones de dólares en contratos de derivados. El 17 de septiembre, justo antes de la reapertura del mercado de valores por primera vez desde el atentado del 11 de septiembre, la Reserva Federal anunció que recortaría tanto el tipo de interés de los fondos federales como el tipo de descuento en 50 puntos básicos (la mitad del uno por ciento). Dos semanas más tarde, el 2 de octubre, la Reserva Federal redujo los tipos de interés de los fondos federales y del descuento en otros 50 puntos básicos. Sorprendentemente, el 6 de noviembre, un mes después, volvió a recortar ambos tipos en 50 puntos básicos, situando el tipo de los fondos federales en el 2% y el tipo de descuento en el 1-1/2%. El 11 de diciembre, ambos tipos se redujeron de nuevo, pero esta vez en sólo 25 puntos básicos. El tipo de interés de los fondos federales, situado en el 1,75%, se encontraba ahora en el nivel más bajo de los últimos 40 años.

Según el Informe Anual de la Fed de Chicago de 2001, un banco anónimo estaba tan agradecido por la generosidad de la Fed que envió “mil paquetes de caramelos LifeSavers a cada una de las 45 oficinas de la Fed”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Un informe preparado por Stacy Panigay Coleman para la División de Operaciones Bancarias y Sistemas de Pago de la Reserva Federal descubrió que un puñado de los mayores bancos de Wall Street estaban sobregirando dramáticamente sus cuentas en la Fed, con lo que los sobregiros a la luz del día alcanzaron un máximo de “150.000 millones de dólares el 14 de septiembre, su nivel más alto de la historia y más de un 60% superior al habitual….”. Según otros informes anuales de los bancos regionales de la Fed, ésta renunció a las comisiones por estos enormes sobregiros.

 

Cuidado con las banderas falsas: La crisis financiera que se avecina impulsa el peligro de guerra, como antes del 11-S

 

Gail Makinen, Coordinadora Especialista en Política Económica de la División de Gobierno y Finanzas del Servicio de Investigación del Congreso entregó un informe de 60 páginas sobre otros flujos de dinero. Makinen descubrió que la ciudad de Nueva York recibió lo siguiente en ayudas federales en la fecha de su informe, septiembre de 2002:

“11.200 millones de dólares consignados en septiembre de 2001 para la retirada de escombros y la ayuda directa a los particulares y empresas afectadas [las empresas no se nombran]; algo más de 5.000 millones de dólares en incentivos de desarrollo económico se aprobaron en marzo de 2002; y otros 5.500 millones de dólares para diversos proyectos de infraestructuras para la ciudad de Nueva York se aprobaron en agosto de 2002.”

El informe anual de la Fed de Chicago de 2001 contiene más información sobre la enorme cantidad de dinero que fluye de la Fed inmediatamente después del 11 de septiembre, detallándolo de la siguiente manera:

“La Fed comienza a inundar el sistema financiero con niveles récord de liquidez mediante la ejecución de acuerdos de recompra [préstamos Repo]. Estos préstamos a un día garantizados con valores del gobierno se utilizan de forma rutinaria en las operaciones de mercado abierto, pero rara vez superan unos pocos miles de millones de dólares cada día. El miércoles [12 de septiembre], la Fed inyecta 38.000 millones de dólares, más del doble del récord anterior. El jueves [13 de septiembre], la Reserva Federal rompe esa marca con 70.000 millones de dólares. Al día siguiente, la Fed inyecta aún más: 81.000 millones de dólares”.

¿Qué bancos de Wall Street necesitaban esta enorme inyección de dinero? El público, a día de hoy, no tiene ni idea, al igual que no tiene ni idea de qué bancos habían pedido prestados 495.700 millones de dólares en préstamos repo en un día del año pasado.

Para saber cómo otra horrible tragedia para Estados Unidos se convirtió en la gallina de los huevos de oro para Wall Street, vea nuestro reportaje sobre los rescates de la Fed a Wall Street que comenzaron el 17 de septiembre de 2019, cuatro meses antes de que apareciera el primer caso de COVID-19 en Estados Unidos, y que crecieron exponencialmente durante la pandemia.

 

Enemigos invisibles: Paralelismos entre el Covid-19 y los ataques con ántrax en EEUU en el marco del 11-S

 

Fuente:

Pam Martens, Russ Martens, en Wall Street on Parade: 9/11 Launched the First of the Unaccountable Bailouts by the Fed to Wall Street.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

En este importante vídeo, Harley Schlanger, de la Organización LaRouche, advierte que nos encontramos en una coyuntura geoestratégica similar a la que se dio...

Ciencia y Tecnología

En vez de conversar civilizadamente y de confrontar argumentos serios, se están organizando ‎falsos debates entre los repetidores del discurso dominante y defensores de...

Ciencia y Tecnología

En este vídeo, grabado durante el evento en directo del Comité de Abogados para la Investigación del 11-S, la periodista de investigación Whitney Webb...

Contenidos

Por Epic Economist (10 de septiembre de 2021). Ayer, las acciones estadounidenses se enfrentaron a un pequeño pero extremadamente preocupante descenso, que indica que...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon