Cómo Trump y el régimen de EEUU ‘justifican’ la permanencia y robo de petróleo en Siria

Robo de petróleo en Siria. Es obvio que el intento de controlar el petróleo de Siria no tiene nada que ver con la lucha contra el terrorismo; significa una renovada lucha geopolítica de Estados Unidos para mantenerse con vida en el Medio Oriente, algo que ningún país de la región, salvo Israel y Arabia Saudita, apreciarán y le darán la bienvenida, advierte el analista Salman Rafi Sheikh en un artículo publicado por New Eastern Outlook. El presidente del Consejo de Veteranos de Turquía, Koray Gurbuz, dijo a Sputnik que si bien “estas circunstancias no coinciden con los planes de EE.UU. para crear el Estado kurdo, Washington busca asegurarse los envíos de petróleo desde el norte de Irak al Mediterráneo para poder crear un cuasi Estado kurdo en Oriente Medio”. “Ahora Washington busca excusas para volver a fortalecerse en el territorio sirio y sacar tajada de la situación”, concluye Gurbuz.

 

EEUU contrabandea petróleo sirio

Foto: Vehículos de tránsito petrolero de Estados Unidos se reúnen cerca de la estación petrolera Al-Omar en la provincia de Dayr al-Zawr, Siria. (Foto del Ministerio de Defensa de Rusia).

NEO: ‘Robando’ el petróleo sirio para frustrar la recuperación de Siria

En un artículo publicado por New Eastern Outlook, el analista Salman Rafi Sheikh describe cómo lo que Donald Trump refirió como una iniciativa para “asegurar el petróleo” sirio o lo que el Pentágono describió como un intento de “proteger” el petróleo de Siria, básicamente —y en términos simples— es un saqueo intencional de recursos naturales de Siria.

Hay tres objetivos que EE.UU. pretende alcanzar a través de este “control” del petróleo de Siria. Primero, puede frustrar todos los intentos de reunificación territorial de Siria bajo Damasco. En segundo lugar, puede controlar una fuente crítica de la economía siria y, por lo tanto, puede frustrar la recuperación y reconstrucción económica de Siria. En tercer lugar, al “controlar” el petróleo, los Estados Unidos pueden recortar a los kurdos y evitar su intento de llegar a un acuerdo con los rusos y los sirios para la integración con Damasco; de ahí la “advertencia” del Pentágono a todos, rusos y sirios en particular, contra cualquier intento de recuperar los campos petroleros. Sin embargo, esto hará que el acercamiento entre Estados Unidos y Turquía sea extremadamente difícil, si no imposible.

Estados Unidos, al decidir controlar directamente el petróleo de Siria, ha intensificado su lucha geopolítica en Siria y sus alrededores. La posición de Estados Unidos cerca de la crítica carretera M2 Bagdad-Damasco indica cómo pretende mantenerse militarmente involucrado en el Levante después de la derrota del Estado Islámico y el fuerte impulso de Siria, con el apoyo de Rusia e Irán, para restablecer la autoridad de Damasco en toda Siria.

Durante la reciente cumbre de la OTAN en Bruselas, Esper confirmó que Estados Unidos está enviando una cantidad no especificada de tropas y material para “proteger los campos petroleros” que actualmente tienen las fuerzas kurdas, y agregó que los refuerzos (para mantener los campos petroleros durante el tiempo que queramos) “continuarán hasta que creamos que tenemos suficiente capacidad”.

La decisión de “controlar” los campos petroleros, como era de esperar, llegó en un momento en que Rusia, Irán y Turquía han avanzado lo suficiente como para traer la paz a Siria y crear una nueva constitución. Incluso los grupos de oposición sirios han dicho con confianza que se cerrará un acuerdo político el próximo año. Según el copresidente Hadi al-Bahra:

“Espero que el 75 aniversario de las Naciones Unidas el próximo año sea una oportunidad para celebrar otro logro de la organización universal, a saber, el éxito de los esfuerzos bajo los auspicios de un enviado especial para el proceso político, que traerá la paz y la justicia a todos los sirios”.

 

La declaración conjunta emitida después de una reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia, Irán y Turquía en Ginebra enfatizó lo mismo. Todas las partes, dijo el comunicado:

“Confirmaron el compromiso continuo de los países garantes del formato de Astaná con la soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial de la República Árabe Siria”.

 

Incluso si se llega a un acuerdo, la falta de suficientes recursos disponibles para reconstruir Siria comenzará a causar una nueva crisis, debilitando las manos de Damasco. Una “lucha por los recursos” podría desgarrar a Siria. Dado el plan de Estados Unidos que va específicamente en esta dirección y teniendo en cuenta las consecuencias que tendrá que enfrentar una Siria sin petróleo, Rusia es aún más crítica con las políticas de Estados Unidos. Con el canciller ruso llamando a las políticas estadounidenses “arrogantes”, “ilegales” y una violación del derecho internacional, se ha establecido el ritmo de la intensa lucha geopolítica. Esto pone a los Estados Unidos de un lado y a los países de Astana del otro.

A pesar del “permiso” de los Estados Unidos para permitir que Turquía realice su operación militar en Siria, el hecho de que los Estados Unidos hayan comenzado nuevamente a apoyar a los kurdos (aunque es más como frustrar los intentos kurdos de hacer las paces con Damasco) significa que Ankara tendrá algunas objeciones serias. lo. Esto pone a Rusia, Irán y Turquía en la misma página, reforzando el proceso de paz de Astaná.

Turquía, sin ninguna duda, verá en los Estados Unidos el “control” de los campos petroleros sirios y un apoyo táctico para los kurdos, una amenaza para sus intereses… un proceso que podría seguir ganando impulso hacia el objetivo final de crear un Kurdistán autónomo en Siria: un territorio que se supone que se convertirá en la base de las actividades estadounidenses e israelíes en toda la región.

Esto significa que las perspectivas de un acercamiento entre Estados Unidos y Turquía serán mucho más débiles de lo que parecían hace tres semanas. Quizás no haya nada más incendiario para el establecimiento de seguridad nacional turco y el público en general que la colaboración entre las milicias kurdas y un aliado de la OTAN, Estados Unidos. Dentro del cálculo de seguridad nacional de Turquía, esta colaboración no puede tener otro objetivo que separar a Turquía desde adentro y crear un estado independiente de Kurdistán en el Medio Oriente.

Los renovados intentos de los Estados Unidos de crear un desastre en Siria mediante el control de la línea de vida de su economía tendrán, por lo tanto, muchas consecuencias que, una vez más, la dejarán rodeada de enemigos (Rusia e Irán) y aliados separados (Turquía). Es obvio que el intento de controlar el petróleo de Siria no tiene nada que ver con la lucha contra el terrorismo; significa una renovada lucha geopolítica de Estados Unidos para mantenerse con vida en el Medio Oriente, algo que ningún país de la región, salvo Israel y Arabia Saudita, apreciarán y le darán la bienvenida.

 

Sputnik: ¿Por qué el Ejército de EEUU regresa a Siria?

El presidente del Consejo de Veteranos de Turquía, Koray Gurbuz, recordó a Sputnik que el 22 de octubre Turquía y Rusia firmaron en Sochi el memorando sobre la situación en el norte de Siria.

Este documento demostró que EEUU había perdido su influencia en el país, dado que sus provisiones incluyeron el despliegue de las fuerzas ruso-sirias en territorios que previamente habían sido controlados por el Partido de la Unión Democrática y EEUU y el desarme de las milicias kurdas. Como resultado, los kurdos se vieron obligados a abandonar los territorios en los que Turquía llevó a cabo su operación.

“Claro está que estas circunstancias no coinciden con los planes de EEUU para crear el Estado kurdo. Washington busca asegurarse los envíos de petróleo desde el norte de Irak al Mediterráneo, y podrá alcanzar su meta solo si crea un cuasi Estado kurdo en Oriente Medio”, aseveró.

Ahora, Washington busca excusas para volver a fortalecerse en el territorio sirio y sacar tajada de la situación, concluyó Gurbuz.

Expertos e imágenes satelitales advierten que EEUU contrabandea petróleo sirio

 

 

Detrás de la Razón: EEUU permanece y roba petróleo de Siria con el pretexto de ‘protegerlo’ de los terroristas

 

 

La guerra de información y sus contradicciones de cualquier forma benefician al Estado Profundo

El 26 de octubre, el New York Times publicó un artículo titulado: “Quedarse con el petróleo: Trump readopta el criticado eslogan para justificar una nueva misión de tropas en Siria” (http://archive.is/R7nOp), diciendo que “en los últimos días, Trump se asentó en las reservas de petróleo de Siria con una nueva justificación para revertir sus decisiones y desplegar cientos de tropas adicionales en el país devastado por la guerra”.

El artículo cierra con una declaración del agente retirado de la CIA, Bruce Riedel:

“Digamos que es así, que el presidente ha establecido que estamos en el Medio Oriente para tomar el petróleo. Por lo que usar esa simbología (se refiere a los conceptos de Trump) es realmente malo”.

 

El valor propagandístico de un “informe de noticias” se concentra en su apertura, y especialmente en lo que el “reportero” (cumpliendo las intenciones de sus editores) seleccionó para estar al final (como la declaración de Riedel). Sin embargo, ¿qué es lo que está mal?, ¿el uso del simbolismo de ‘tomar’ el petróleo de Siria, como dijo Riedel, o el robo que es en sí? ¿Y por qué el NYT pretendió que se trata de esto último? El NYT no usó la palabra “robo”, ni nada parecido, pero ese es el problema real aquí, y no solo el “simbolismo”.

Trump había sido tan criticado por los medios de comunicación del Partido Demócrata (como el NYT) y por el resto de los medios de comunicación neoconservadores (los republicanos), por tratar de retirar las fuerzas del cambio de régimen de Obama contra Siria, y ahora de pronto Trump ha cambiado su agenda al tratar de “justificar” la continuación de la invasión-ocupación estadounidense de Siria bajo promesa de “tomar” el petróleo de allí, pero los “medios de comunicación convencionales” y los de “oposición controlada” casi nunca usan el término real (“robo”) para describir lo que Trump ha prometido hacer, pues los primeros han estado propagandizando al pueblo estadounidense para que se oponga a la retirada de Siria, lo que significaría terminar con la invasión-ocupación de Obama por parte de Obama, y los segundos defienden ciegamente a Trump pues a pesar de todas sus contradicciones representa la narrativa antitética al establishment. Pero la oposición controlada pocas veces admite que quienes controlan a Trump no son más que otro grupo de élites industrialistas de la aristocracia europea que a lo largo de la historia han sido casi tan déspotas como el establishment estadounidense contra el que ahora dicen luchar “por la liberación del planeta”. Y es que a nadie le conviene creer que lo que estamos viendo forma parte de un cuento de hadas ni de un capítulo de Star Wars donde luchan el “bien” contra el “mal”, pues se trata de un mero reparto planetario entre diferentes proyectos globales de élite con escaramuzas continuas para transicionar de un orden mundial unipolar hacia uno multipolar evitando en la medida de lo posible una gran guerra nuclear. Todo lo demás es propaganda y distracción, ya sea a favor de un bando o del otro.

 

Trump proclama los Altos del Golán para la corporación arconte Genie Energy de los Rothschild

 

Fuentes:

Salman Rafi Sheikh / New Eastern Outlook — “Robbing” Syria’s Oil to Thwart Syria’s Recovery.

Sputnik — ¿Por qué el Ejército de EEUU regresa a Siria?

Detrás de la Razón — EEUU roba petróleo de Siria con el pretexto de protegerlo de los terroristas.

Covert Geopolitics — How the US Regime ‘Justifies’ the Theft of Syria’s Oil.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion