Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Abuso Infantil

Cómo los vínculos de la CIA con la secta sexual infantil ‘The Finders’ fueron relegados al silencio

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



El rastro de The Finders conduce a acusaciones contra una secta implicada en abusos rituales, una red internacional de tráfico de niños, pruebas de abusos a menores confirmadas y posteriormente desmentidas, y vínculos con la CIA, que supuestamente interfrió en el caso.

 

Por Elizabeth Vos

En febrero de 1987, el departamento de policía de Tallahassee recibió una llamada anónima en la que se informaba de que seis niños estaban sucios, hambrientos y actuando como animales bajo la custodia de dos hombres bien vestidos en un parque de Tallahassee, Florida. Esa llamada telefónica daría inicio al escándalo de Finders: una serie de acontecimientos y múltiples investigaciones aún más extrañas que el informe inicial.

El rastro acabaría conduciendo a acusaciones de una secta implicada en abusos rituales, una red internacional de tráfico de niños, pruebas de abusos a menores confirmadas y posteriormente desmentidas, y vínculos con la CIA, que supuestamente había interferido en el caso. Nunca se procesó a nadie a raíz de la investigación inicial de 1987 ni de una investigación de 1993 sobre las acusaciones de participación de la CIA: se mantuvieron los desmentidos oficiales y las autoridades declararon que nunca se encontraron pruebas de actividad delictiva. Sin embargo, los documentos que han ido apareciendo con el paso del tiempo ponen en duda la validez de la versión oficial.

A diferencia de otras redes históricas de tráfico de personas de las que se ha hecho eco la prensa independiente, incluidas las que he analizado anteriormente, el escándalo de Finders se presenta como una especie de fantasma. Esto es consecuencia de la falta de víctimas adultas que se hayan presentado, de la ausencia de pruebas sólidas visibles para el público y de la ausencia de juicios o condenas extensas. Además, la voluntad de la mayoría de los periodistas de cubrir esta historia se vio obstaculizada por las alegaciones de abusos rituales que fueron exageradas por los medios de comunicación corporativos en el momento del incidente, así como por las acusaciones de encubrimiento por parte de la CIA, que fueron menos reconocidas por la prensa tradicional.

La historia se complica aún más por el hecho de que se desarrolla en tres etapas básicas: la investigación inicial de 1987, que se extendió por múltiples estados y agencias policiales; una investigación posterior de 1993 sobre las acusaciones de encubrimiento e interferencia de la CIA en la investigación de 1987; y la aparición de documentos del Servicio de Aduanas que detallan nuevos aspectos de los registros iniciales de las propiedades de Finders, a la que siguió la publicación de cientos de documentos de ambas investigaciones en el depósito del FBI en 2019.

Al hacer inicialmente sensacionalista el asunto mediante el encuadre de los Finders como un culto satánico, los medios de comunicación se beneficiaron de un valor de choque inmediato al tiempo que permitieron que este mismo sensacionalismo se convirtiera en la premisa para descartar otros aspectos de la historia y que los vínculos de los Finders con la CIA permanecieran inexplorados.

 

 

La investigación de 1987

El 4 de febrero de 1987, dos hombres vestidos con traje y corbata en compañía de seis niños con bichos, sucios y hambrientos fueron detenidos en Tallahassee, Florida, acusados de maltrato infantil después de que un ciudadano preocupado llamara a la policía local. En un principio, la policía de Tallahassee temía que los niños hubieran sido secuestrados y estuvieran siendo objeto de tráfico a través de las fronteras del estado. El Servicio de Aduanas de Estados Unidos, el Departamento de Policía Metropolitana de Washington (MPD) y el FBI se involucraron en el intento de identificar a los dos hombres basándose en las sospechas de actividad delictiva interestatal, incluida la posibilidad de pornografía infantil.

La historia explotó a escala nacional después de que los investigadores relacionaran a la pareja, identificada como Douglas Ammerman y Michael Houlihan (también llamado Michael Holwell), con un grupo con sede en Washington D.C. conocido como los Finders, al que las autoridades se refirieron públicamente como una “secta”. Inicialmente, la policía de Tallahassee informó de que al menos dos de los niños presentaban signos de abuso sexual.

Houlihan y Ammerman dijeron por primera vez a la policía que iban a transportar a los niños a una escuela para niños brillantes en México. Sin embargo, esta explicación sobre el propósito del viaje de los niños cambiaría significativamente, ya que los miembros de Finders declararon más tarde que el grupo estaba en una aventura en Florida. Se descubrió que el grupo Finders tenía múltiples propiedades en Washington, D.C. y una granja en el condado rural de Madison, Virginia. También quedó claro que los Finders eran muy hábiles con la primera tecnología informática, que se convertiría en un aspecto importante del caso a medida que se desarrollara.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
Doug Ammerman y Michael Holwell se sientan en el Tribunal del Condado de León durante una audiencia de fianza relacionada con los cargos de abuso infantil. Crédito | Tallahassee Democrat

Doug Ammerman y Michael Holwell se sientan en el Tribunal del Condado de León durante una audiencia de fianza relacionada con los cargos de abuso infantil. Crédito | Tallahassee Democrat

 

Las noticias de todo el país destacaron las acusaciones de abusos rituales durante aproximadamente seis días después de las primeras detenciones, antes de que el 10 de febrero se produjera un cambio radical, tanto por parte de los medios de comunicación como de las autoridades. El New York Times informó ese día:

Los funcionarios de la policía local anunciaron hoy aquí que los seis niños encontrados la semana pasada en Florida aparentemente no habían sido secuestrados y que no había pruebas que demostraran que el grupo secreto que los ha estado criando es una secta involucrada en el abuso de niños. La declaración del Departamento de Policía Metropolitana entra en conflicto con las declaraciones de la policía de Tallahassee, Florida, donde los niños fueron encontrados, sin lavar y hambrientos, la semana pasada. Los funcionarios de esa ciudad dijeron esta mañana que al menos dos de los niños tenían signos de abuso sexual.

Tal y como describen el Times y el Chicago Tribune, los niños fueron puestos bajo custodia protectora de la policía después de que se recibieran amenazas en los albergues donde habían sido alojados originalmente. Finalmente, se informó de que las madres de los niños eran miembros de Finders y se dijo que los niños fueron transportados por Houlihan y Ammerman con el pleno consentimiento de sus padres. Por lo tanto, las sospechas de secuestro y tráfico de personas perdieron rápidamente credibilidad, aunque los problemas de abuso se mantuvieron. Las fuertes acusaciones originales de abuso sexual de al menos dos de los seis niños fueron finalmente desmentidas por las autoridades de Florida.

En marzo de 1987, Houlihan y Ammerman fueron liberados con cargos retirados por falta de pruebas, y todos los niños fueron finalmente devueltos a sus madres. El consenso oficial y de los medios de comunicación fue que todo el asunto era un error de comunicación exagerado y que los Finders eran simplemente una “comunidad de estilo de vida alternativo” al estilo de los años sesenta con métodos de educación poco habituales.

 

 

La investigación de 1993 sobre un encubrimiento de la Comunidad de Inteligencia

El agente especial de aduanas de los Estados Unidos, Ramón J. Martínez, afirmó en un memorando que durante su participación en los registros de dos de las propiedades de los Finders en Washington fue testigo de pruebas de la intención de los Finders de traficar con niños y de otros actos potencialmente delictivos. Martínez escribió que no pudo revisar las pruebas recogidas en los lugares tras múltiples intentos de hacerlo, y que finalmente un tercero de la comisaría de policía de Memphis le dijo que el grupo de los Finders había quedado bajo la protección de la CIA, que había interferido en la investigación al considerar el asunto un “asunto interno”, y que tenía los expedientes del caso etiquetados como “secretos”, sin que se pudieran tomar más medidas ni disponer de las pruebas para su revisión. Evidentemente, el relato de Martínez que detalla lo que presenció presenta una fuerte contra-narrativa a la historia oficial.

Un hombre llamado Skip Clements supuestamente comunicó los documentos de las aduanas de EE.UU. y otros registros al entonces representante de Florida Tom Lewis (R) y al representante de Carolina del Norte Charlie Rose (D). Debido en parte a sus protestas, así como a la posibilidad de que el programa 48 Hours de la CBS produjera un segmento sobre la historia de Finders (que nunca se emitió), el Departamento de Justicia anunció que investigaría las acusaciones de interferencia de la CIA en la investigación de 1987 a finales de 1993. Los congresistas mencionados anteriormente afirmaron públicamente que los Finders podrían haberse beneficiado de la protección de las agencias gubernamentales estadounidenses, y U.S.News & World Report escribió en diciembre de 1993, (cuando la investigación del DOJ estaba en marcha), que Lewis se había preguntado:

¿Podría nuestro propio gobierno tener algo que ver con esta organización Finders y [haber] dado la espalda a estos niños? Eso es lo que apuntan las pruebas…. Puedo decir que tenemos a mucha gente revuelta, y eso no estaría ocurriendo si no hubiera nada aquí”.

La investigación del Departamento de Justicia dio como resultado un veredicto de ausencia de pruebas de interferencia de la CIA y de actividad delictiva por parte de los Finders, y representó el final oficial y legal de la historia.

 

 

La publicación en 2019 de los documentos de la Bóveda del FBI

Finalmente, los documentos de Aduanas, incluido el memorándum de Ramón Martínez, llegaron a Internet. El método exacto por el que esto ocurrió sigue siendo turbio, con la mejor copia de los documentos alojada en el sitio web del ahora fallecido Ted Gunderson, que sirvió como agente especial del FBI a cargo y jefe del FBI de Los Ángeles.

Me puse en contacto con Martínez en 2017 y confirmé que era el autor del documento y que era auténtico, pero hasta la fecha se ha negado a comentar el asunto conmigo. Martínez ha tenido una comunicación limitada con algunos otros periodistas independientes, incluyendo a Derrick Broze de la Resistencia Consciente, quien produjo un documental sobre el caso Finders en 2019. También describí aspectos del memorándum de Martínez y del caso Finders como parte de un informe sobre presuntos escándalos de abuso infantil vinculados a la inteligencia, escrito en agosto de 2019 a raíz de la muerte de Jeffrey Epstein y el renovado interés público en el tema en general.

Apenas unos meses después de la muerte de Epstein, en octubre de 2019, el FBI comenzó a publicar cientos de documentos de la investigación de Finders en su Bóveda. La publicación desencadenó una tormenta de atención, pero prácticamente ninguna cobertura de la prensa corporativa, aparte de un artículo de Vice, que enmarcó cualquier interés en el tema como una teoría de la conspiración.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Los principales medios de comunicación se han apresurado a descartar los vínculos de la CIA con The Finder's como poco más que una conspiración

Los principales medios de comunicación se han apresurado a descartar los vínculos de la CIA con The Finder’s como poco más que una conspiración

 

A primera vista, el contenido de los documentos de la Bóveda del FBI parece contradecir las alegaciones del ex agente especial Martínez: incluyen declaraciones de múltiples funcionarios de diversos organismos que participaron en la investigación en el sentido de que no experimentaron ninguna interferencia manifiesta de la CIA en su trabajo. Sin embargo, si se examinan detenidamente, los documentos también corroboran aspectos significativos de las alegaciones de Martínez y corroboran las cuestiones relativas a los vínculos de los Finders con los servicios de inteligencia.

Está la admisión de que Isabelle Pettie, la esposa del líder de los Finders, Marion Pettie, trabajó para la CIA durante la época de la Guerra Fría (Pettie también admitió que su hijo trabajó para Air America, vinculada a la CIA, en la época de la Contra), y que fueron sus visados a Corea del Norte, Vietnam del Norte, Rusia y otros lugares los que fueron aprobados por el Departamento de Estado. Los documentos clave de la investigación del MPD están etiquetados como secretos, tal y como había afirmado Martínez, lo que resulta extraño a primera vista si hemos de creer que los Finders eran simplemente una extraña comuna de “vida alternativa”.

Estos y otros detalles que lo corroboran añaden credibilidad a las afirmaciones de Martínez sobre haber sido testigo de otros documentos que indicaban un tráfico internacional de niños, así como su afirmación de que se le dijo que el caso había sido considerado un “asunto interno de la CIA.”

La publicación Vault del FBI incluye registros de la investigación preliminar del departamento de policía de Tallahassee, la investigación del MPD, registros muy redactados del Servicio de Aduanas de Estados Unidos, documentos de la Oficina de Campo del Metro de Washington (WMFO) del FBI y de otras agencias, así como la correspondencia y la documentación de la investigación de 1993, en su mayoría de la WMFO a la sede del FBI. Los documentos están dispersos a lo largo de las tres secciones publicadas sin un orden coherente, y se intercalan con noticias de la época que van desde las detenciones iniciales y el asunto de la custodia de los niños hasta la investigación de 1993 sobre las conexiones de la CIA con el grupo y su protección.

Extrañamente, también se incluye en la publicación un mapa relacionado con el escándalo del preescolar McMartin sin razón conocida, ya que en este momento los casos no tienen ninguna relación, aparte de que ambos contenían acusaciones de abuso satánico. Independientemente de la intención detrás de la inclusión del documento, sirve para asociar aún más a los Finders con los llamados escándalos de “pánico moral” de la época, lo que yo diría que distrae de la cuestión de los vínculos de la inteligencia con el caso.

 

Un mapa del preescolar McMartin inexplicablemente incluido en el comunicado de Vault del FBI

Un mapa del preescolar McMartin inexplicablemente incluido en el comunicado de Vault del FBI

 

 

Una nueva mirada

Antes de avanzar en el análisis de las pruebas disponibles, es importante reconocer una serie de problemas a los que nos enfrentamos para entender la información publicada en la Bóveda del FBI (The Vault). En primer lugar, una multitud de grandes redacciones, a menudo colocadas de forma crítica, plagan los documentos, los más importantes de los cuales no están etiquetados con exenciones de privacidad, sino que están etiquetados “S”, lo que presumiblemente significa que la información está clasificada como secreta.

Otro problema es el hecho de que la información solicitada por algunos organismos -especialmente durante la investigación preliminar de 1993 sobre el encubrimiento de la CIA- no se facilitó a los organismos de investigación pertinentes. También está el fenómeno de la desaparición de información, incluyendo la desaparición de pruebas y los casos en los que los registros nunca se han conservado, lo que da lugar a relatos contradictorios sobre la existencia de pruebas fundamentales.

Esta serie desafiará tanto el sensacionalismo como el silencio de los medios de comunicación del establishment en torno a la narrativa de los Finders, examinando las alegaciones de los documentos de la Aduana de Estados Unidos a la vista de las publicaciones más recientes del FBI sobre Vault, que arrojan nueva luz sobre las conexiones entre los Finders y el aparato de inteligencia de Estados Unidos.

 

 

Fuente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Elizabeth Vos: The Finders: CIA Ties to Child Sex Cult Obscured as Coverage Goes from Sensationalism to Silence; Mint Press News.

Te puede interesar

Contenidos

Estados Unidos no es la hiperpotencia mundial que soñó ser. En Siria, acaba de sufrir ‎una tremenda derrota militar, a pesar de haber tenido...

Contenidos

La perseguida periodista Janet Phelan habla desde el exilio sobre su trabajo de investigación en armas biológicas, la Ley Patriota y otras leyes que...

Contenidos

Por La Organización LaRouche La reunión del G7 ha comenzado hoy con el primer ministro Boris Johnson demostrando cada vez más que es un...

Contenidos

Lu Xue, del Global Times, escribe que la importancia de la narrativa del G7 y del comunicado sobre China es mucho más simbólica que...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon