Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cómo los británicos impusieron el globalismo a los Estados Unidos

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Richard Poe

El 13 de abril de 1919, un destacamento de cincuenta soldados británicos abrió fuego contra manifestantes en Amritsar, India, matando a cientos de personas.

Los soldados eran indios, con uniformes británicos.

Su comandante era un inglés.

Cuando el coronel Reginald Dyer dio la orden, cincuenta indios dispararon contra sus propios compatriotas, sin dudarlo, y siguieron disparando durante diez minutos.

Eso se llama poder blando.

El Imperio Británico se construyó sobre él.

El poder blando es la capacidad de seducir y cooptar a otros para que hagan su voluntad.

Algunos lo llamarían control mental.

Mediante el uso del poder blando, un país pequeño como Inglaterra puede dominar a otros más grandes y poblados.

Incluso los poderosos Estados Unidos siguen cediendo a la influencia británica en formas que la mayoría de los estadounidenses no comprenden.

Durante más de cien años, los estadounidenses hemos sido empujados implacablemente hacia el globalismo, en contra de nuestros propios intereses y de nuestra inclinación natural.

El empuje del globalismo proviene principalmente de grupos de fachada británicos que se hacen pasar por grupos de reflexión estadounidenses. Entre ellos destaca el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR).

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Origen del CFR

El CFR surgió del Movimiento de la Mesa Redonda británica.

En mi último artículo, “Cómo los británicos inventaron el globalismo”, expliqué cómo los líderes británicos comenzaron a formular planes para un gobierno global durante el siglo XIX.

Con la financiación del Rhodes Trust, en 1909 se formó un grupo secreto llamado Mesa Redonda. Estableció secciones en los países de habla inglesa, incluidos los Estados Unidos, para hacer propaganda de una federación mundial de pueblos de habla inglesa unidos en un único superestado.

El objetivo a largo plazo de la Mesa Redonda -como dejó claro Cecil Rhodes en su testamento de 1877- era lograr la paz mundial mediante la hegemonía británica.

En el proceso, Rhodes también buscaba (y cito) la “recuperación definitiva de los Estados Unidos de América como parte integrante del Imperio Británico”.

 

 

Los Dominios

Resultó que las colonias de habla inglesa de Gran Bretaña no querían formar parte de la federación de Rodas. Querían la independencia.

Así que los Round Tablers propusieron un compromiso. Ofrecieron un estatus de “Dominio” o una independencia parcial.

Canadá iba a ser el modelo. Había obtenido el estatus de Dominio en 1867. Esto significaba que Canadá se gobernaba a sí misma internamente, mientras que Gran Bretaña dirigía su política exterior. Los canadienses seguían siendo súbditos de la Corona.

Los británicos ofrecieron ahora el mismo trato a otras colonias de habla inglesa.

Se esperaba la guerra con Alemania, por lo que los Tableros Redondos tuvieron que trabajar rápidamente.

Gran Bretaña necesitaba apaciguar a los Dominios con el autogobierno, para que accedieran a proporcionar tropas en la próxima guerra.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Australia se convirtió en Dominio en 1901, Nueva Zelanda en 1907 y Sudáfrica en 1910.

 

 

Cortejando a los Estados Unidos

Estados Unidos presentaba un reto especial. Éramos independientes desde 1776. Además, nuestras relaciones con Gran Bretaña habían sido tormentosas, empañadas por una sangrienta Revolución, la Guerra de 1812, disputas fronterizas con Canadá y la intromisión británica en nuestra Guerra Civil.

A partir de la década de 1890, los británicos emprendieron una campaña de relaciones públicas denominada “El Gran Acercamiento”, para promover la unidad angloamericana.

El magnate del acero de origen escocés Andrew Carnegie pidió abiertamente una “Unión Británica-Americana” en 1893. Abogaba por el regreso de Estados Unidos al Imperio Británico.

El periodista británico W.T. Stead abogó en 1901 por unos “Estados Unidos del Mundo de habla inglesa”.

 

 

Una solución “canadiense” para Estados Unidos

Desde el punto de vista británico, el Gran Acercamiento fue un fracaso.

Cuando Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania en 1914, llegaron tropas de todos los rincones del Imperio. Pero no de Estados Unidos. Estados Unidos no envió tropas hasta abril de 1917, después de dos años y medio de dura presión británica.

Para los británicos, el retraso era intolerable. Demostró que no se podía confiar en los estadounidenses para tomar decisiones importantes.

La Mesa Redonda buscó una solución “canadiense”: manipular a Estados Unidos para que se convirtiera en un acuerdo similar al del Dominio, con Gran Bretaña controlando nuestra política exterior.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Había que hacerlo de forma discreta, a través de los canales de comunicación.

Durante las conversaciones de paz de París de 1919, los agentes de la Mesa Redonda trabajaron con anglófilos estadounidenses elegidos a dedo (muchos de ellos miembros de la Mesa Redonda), para idear mecanismos formales de coordinación de la política exterior estadounidense y británica.

 

 

El mecanismo de control

El 30 de mayo de 1919 se creó el Instituto Angloamericano de Asuntos Internacionales (AAIIA), con sedes en Nueva York y Londres.

Por primera vez, existía una estructura formal para armonizar la política de Estados Unidos y el Reino Unido al más alto nivel.

Sin embargo, el momento era malo. El sentimiento antibritánico estaba aumentando en Estados Unidos. Muchos culpaban a Inglaterra de arrastrarnos a la guerra. Al mismo tiempo, los globalistas ingleses denunciaban a los norteamericanos como unos evasores por no haber apoyado la Sociedad de Naciones.

Con el descrédito temporal de la unidad angloamericana, los Round Tablers decidieron separar las ramas de Nueva York y Londres en 1920, para guardar las apariencias.

Tras la separación, la rama londinense pasó a llamarse Instituto Británico de Asuntos Internacionales (BIIA). En 1926, el BIIA recibió una carta real, convirtiéndose en el Instituto Real de Asuntos Internacionales (RIIA), comúnmente conocido como Chatham House.

Por su parte, la rama de Nueva York se convirtió en el Consejo de Relaciones Exteriores en 1921.

Tras separarse de Chatham House, el CFR continuó trabajando estrechamente con su homólogo británico, bajo un estricto código de confidencialidad llamado “reglas de Chatham House”.

 

 

La agenda del CFR

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El CFR afirma en su página web que “no adopta posiciones institucionales en materia de política”. Pero eso es falso.

“La huella del internacionalismo” es evidente en todas las publicaciones del CFR, señala el politólogo británico Inderjeet Parmar en su libro de 2004 Think Tanks and Power in Foreign Policy. También es evidente en los escritos del CFR una marcada hostilidad hacia lo que el Consejo llama “aislacionismo”.

Parmar concluye que el CFR impulsa dos agendas:

1. La unidad angloamericana
2. El globalismo

Estos son los mismos objetivos establecidos en el testamento de Rhodes, que pedía una unión global angloamericana tan poderosa que “en lo sucesivo hará imposibles las guerras…”

 

“La nave nodriza”

Escudado en las “reglas de Chatham House”, el CFR ha operado durante mucho tiempo en las sombras, su propia existencia es desconocida para la mayoría de los estadounidenses.

Sin embargo, los rumores sobre su poder se han filtrado a lo largo de los años.

“Pocas instituciones prominentes de la sociedad estadounidense han sido tan constantemente puestas en la picota como el Consejo de Relaciones Exteriores”, escribió el historiador Robert J. McMahon en 1985. “Para los teóricos de la conspiración de la derecha, así como para los críticos radicales de la izquierda, la organización con sede en Nueva York ha conjurado a menudo los temores de una pequeña élite que maneja malévolamente los hilos de la política exterior estadounidense”.

De hecho, el control efectivo del CFR sobre la política exterior de Estados Unidos no es una teoría de la conspiración, sino un hecho bien conocido entre los conocedores de Beltway, que han apodado al CFR “el verdadero Departamento de Estado”.

En 2009, la secretaria de Estado Hillary Clinton admitió que recibía instrucciones del CFR, refiriéndose a su sede en Nueva York como “la nave nodriza”.

En su intervención en la recién inaugurada oficina del Consejo en Washington, Clinton dijo: “He estado a menudo, supongo, en la nave nodriza en la ciudad de Nueva York, pero es bueno tener un puesto de avanzada del Consejo aquí mismo, al final de la calle del Departamento de Estado. Recibimos muchos consejos del Consejo, así que esto significará que no tendré que ir tan lejos para que me digan lo que debemos hacer y cómo debemos pensar en el futuro”.

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El CFR contra Trump

El candidato Trump no compartía el entusiasmo de Hillary por los “consejos” británicos.

Por el contrario, las políticas de Trump se oponían expresamente a las posiciones británicas sobre el cambio climático, las fronteras abiertas, los acuerdos comerciales amañados y las guerras interminables. La política “America First” de Trump personificaba lo que el CFR llama “aislacionismo”.

Todo fue demasiado para los británicos y sus colaboradores estadounidenses.

Nació la “Resistencia” anti-Trump.

El 16 de junio de 2015, Trump anunció que se presentaba a la presidencia.

A finales de 2015, la agencia británica de escuchas GCHQ supuestamente descubrió “interacciones” entre la campaña de Trump y la inteligencia rusa.

GCHQ transmitió este “material” al entonces jefe de la CIA, John Brennan, en el verano de 2016.

Un titular del 13 de abril de 2017 en el periódico británico The Guardian anunciaba con orgullo: “Los espías británicos fueron los primeros en detectar los vínculos del equipo de Trump con Rusia.”

El artículo explicaba: “Fuentes de inteligencia de EE.UU. y del Reino Unido reconocen que el GCHQ desempeñó un papel temprano y prominente en el arranque de la investigación del FBI sobre Trump y Rusia… Una fuente calificó a la agencia británica de espionaje como el “principal denunciante”.”

Así, la inteligencia británica preparó el escenario para la falsa destitución incluso antes de que Trump fuera elegido.

 

 

Pide un motín militar

Sólo 10 días después de que Trump asumiera el cargo en 2017, la revista Foreign Policy llamó a un “golpe militar” contra el nuevo presidente.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El artículo del 20 de enero de 2017 llevaba el título “3 maneras de deshacerse del presidente Trump antes de 2020”. En él, la profesora de derecho Rosa Brooks pedía la impugnación de Trump o su destitución en virtud de la 25ª Enmienda.

Como último recurso, decía Brooks, se podría intentar un método “que hasta hace poco hubiera dicho que era impensable en los Estados Unidos de América: un golpe militar…”

Foreign Policy es propiedad de la familia Graham, cuya matriarca Katharine Graham ayudó a derrocar a Nixon cuando era editora del Washington Post.

Los Graham son consumados conocedores de Washington. No habrían llamado a un “golpe militar” sin luz verde de “la nave nodriza”.

 

Desestabilizando a Estados Unidos

La prueba de la complicidad del CFR llegó en noviembre de 2017, cuando la revista Foreign Affairs se hizo eco de Foreign Policy, instando a los “líderes militares de alto rango” a “resistirse a las órdenes” de Trump, y a considerar su destitución bajo la 25ª Enmienda.

Foreign Affairs es la revista oficial del Consejo de Relaciones Exteriores.

A lo largo de la presidencia de Trump, Foreign Affairs lo acusó repetidamente de inestabilidad mental, instando a los “líderes militares” y a los “oficiales del gabinete” a estar listos para destituirlo.

Viniendo de la “nave nodriza”, estas incitaciones tenían un peso inusual de autoridad. Avivaron las llamas de la retórica de Washington a niveles muy calientes, sacudiendo a la nación y estableciendo la insurrección y el golpe de estado como la “nueva normalidad” en la política de Estados Unidos.

Dado el innegable pedigrí británico del CFR, la acalorada retórica de la revista Foreign Affairs plantea preguntas sobre las motivaciones británicas.

Claramente, Whitehall vio a Trump como una amenaza existencial. Pero, ¿por qué? ¿Por qué se consideraba que las objeciones a la política comercial de Trump eran tan amenazantes para los intereses británicos como para justificar un motín militar?

 

Neutralizar la amenaza estadounidense

Creo que la respuesta puede encontrarse en los escritos originales del grupo Rhodes.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En su libro de 1901 La americanización del mundo, el periodista británico W.T. Stead -estrecho colaborador de Rhodes- sostenía que Inglaterra sólo tenía dos opciones. Debía fusionarse con Estados Unidos o ser reemplazada por ella.

La elección estaba clara. La fusión con Estados Unidos podría salvar el lugar de Gran Bretaña en el mundo. Pero cualquier intento de competir con Estados Unidos sólo acabaría en derrota.

En la década de 1890, los líderes británicos ya sabían que vigilar su Imperio se había vuelto demasiado costoso. La concesión del autogobierno a los Dominios permitió ahorrar algo de dinero, al hacerlos responsables de su propia defensa. Pero el gasto militar seguía siendo demasiado elevado.

En 1906, el banquero británico Lord Avebury se quejó de que Estados Unidos se estaba enriqueciendo a costa de Gran Bretaña. Mientras Estados Unidos se beneficiaba de la Pax Britannica, Gran Bretaña gastaba un 60% más que Estados Unidos en su ejército, para mantener el mundo seguro para los negocios.

Hoy, gracias al CFR, la situación se ha invertido a favor de Gran Bretaña.

Ahora Estados Unidos controla el mundo, mientras que los inversores británicos se enriquecen con la Pax Americana. El gasto militar británico es ahora una fracción del nuestro.

Teniendo en cuenta estos hechos, es más fácil entender por qué los británicos no quieren que Trump altere el carro de la manzana.

 

 

Los nuevos imperialistas

Las élites británicas no se contentaron con transferir el coste del imperio a Estados Unidos. También querían retener el control de la política imperial, teniendo así su pastel y comiéndolo también. Con la ayuda del CFR, han estado muy cerca de lograr este objetivo.

El movimiento “Nuevo Imperialista” en Gran Bretaña busca reconstruir la influencia global del Reino Unido, a lomos de los militares estadounidenses. El historiador británico Andrew Roberts anunció este nuevo movimiento en un artículo publicado el 8 de enero de 2005 en el Daily Mail.

El titular resume perfectamente su filosofía: “Recolonizar África”.

Argumentando que “África nunca ha conocido tiempos mejores que durante la dominación británica”, Roberts pedía sin tapujos la “recolonización”. Afirmaba que los principales estadistas británicos apoyaban “en privado” esta política, pero “nunca se les pudo ver aprobarla públicamente…”

Roberts se jactaba de que la mayoría de las dictaduras africanas se derrumbarían ante la “mera llegada en el horizonte de un portaaviones de un país de habla inglesa…”

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

No dijo qué “país de habla inglesa” se esperaría que proporcionara portaaviones para tales aventuras, pero le daré tres conjeturas.

 

 

La revolución inacabada de Estados Unidos

Han pasado más de cien años desde que W.T. Stead advirtió que Gran Bretaña debía fusionarse con América o ser reemplazada por ella. Poco ha cambiado.

Las élites británicas siguen enfrentándose a la misma elección. No pueden aceptar un mundo dirigido por Estados Unidos, por lo que deben encontrar formas de controlarnos.

Por nuestra parte, no debemos aceptar su control.

El reto de nuestra generación es romper el hechizo del soft power británico.

Completemos el trabajo de nuestra revolución inacabada.

 

 

Los nuevos imperialistas presionan a CANZUK

Dieciséis años después de anunciar el “Nuevo Imperialismo”, Andrew Roberts y sus compañeros imperialistas siguen impulsando el sueño de Cecil Rhodes de una unión de habla inglesa.

En un artículo de opinión del Wall Street Journal fechado el 8 de agosto de 2020, Roberts promovió el llamado Tratado CANZUK, que busca unir a Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Gran Bretaña en un superestado global, “capaz de enfrentarse hombro con hombro con Estados Unidos” contra “una China cada vez más revanchista”.

Como siempre, Roberts está haciendo planes para nosotros.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Como siempre, sus planes implican meternos en guerras.

 

 

Las élites británicas nunca nos entenderán

En su libro de 2006 A History of the English-Speaking Peoples Since 1900 (Historia de los pueblos de habla inglesa desde 1900), Roberts sugiere con ligereza que Estados Unidos podría estar mejor bajo una monarquía.

Un gobierno monárquico nos habría ahorrado el trauma del Watergate, argumenta. Un monarca habría intervenido y despedido a Nixon, al igual que la reina Isabel II despidió al primer ministro australiano Gough Whitlam en 1975.

Sin necesidad de ningún proceso democrático.

Roberts no tiene en cuenta cómo esa intervención real habría sido aceptada por la “mayoría silenciosa” que votó por Nixon y lo apoyó.

 

 

MAGA vs. MABA

La conclusión es que Trump buscó Hacer América Grande de Nuevo (MAGA) restaurando nuestra independencia y autosuficiencia.

El CFR busca hacer que América sea británica de nuevo (MABA).

Es así de simple.

Si los años de Trump nos enseñaron algo, es que MAGA y MABA no se mezclan.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En el momento en que tenemos un presidente que defiende la soberanía americana, los británicos se vuelven locos, llevando a nuestro país al borde de la guerra civil.

Está claro que no podemos ser “grandes” y “británicos” al mismo tiempo.

Debemos elegir una cosa o la otra.

 

Cómo los británicos inventaron el globalismo

 

Fuente:

Richard Poe: How the British Sold Globalism To America.

Te puede interesar

Contenidos

Rusia avanza a grandes pasos hacia la aplicación de los acuerdos adoptados en junio ‎pasado, en la reunión de Ginebra entre el presidente Putin...

Ciencia y Tecnología

ES OFICIAL: La mayor parte de la población vacunada del Reino Unido está sufriendo tasas de infección muy superiores a las de los no...

Contenidos

Por Matthew Ehret Ante las crecientes presiones para disolver el Consejo de Seguridad de la ONU de cinco miembros, el presidente Putin advirtió el...

Contenidos

  La señora Helga Zepp-LaRouche y sus asociados están movilizando a verdaderos dirigentes en cada uno de los continentes del mundo, quienes están sedientos...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon