Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Cómo la misión HOPE Mars de Emiratos Árabes Unidos está sacando al mundo árabe de la crisis de escasez

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Cynthia Chung

Los emiratíes comprenden que su economía, basada principalmente en los ingresos del petróleo, aunque actualmente es lucrativa, es una prosperidad a corto plazo. Un futuro que dependa del petróleo es inestable y poco amable, no es un recurso fiable para una economía que avanza.

El 9 de febrero de 2021 ocurrió algo realmente notable, que me temo que no ha sido comprendido plenamente por la mayoría del hemisferio occidental en cuanto a sus enormes implicaciones como cambio de juego en la geopolítica de Oriente Medio.

Aquí, en Occidente, nos hemos acostumbrado a denigrar la exploración espacial. A muchos les parece que la exploración espacial no es más que una farsa o, si tiene consecuencias reales, se entiende como una extensión de la geopolítica, la conquista imperialista y la militarización del espacio.

Por esta misma razón, la historia de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) para explicar por qué decidieron crear su misión Hope (o Amal en árabe) a Marte resulta tan llamativa frente a este primer plano políticamente cínico.

La razón es que el propio gobierno de los Emiratos ha dejado claro que los objetivos de la ciencia espacial son lo segundo en su misión Hope. ¿Qué es lo primero? “Muchos nos preguntarán: “¿Por qué el espacio?”. dijo Omran Sharaf, director del proyecto Hope, durante una conferencia de prensa. “No se trata de llegar a Marte”, al igual que las grandes empresas de puertos y carreteras anteriores, la misión a Marte es un megaproyecto diseñado para provocar “un gran cambio en la mentalidad [del pueblo emiratí]… [el motor] no es el espacio, es la economía”.

Los emiratíes comprenden que su economía, basada principalmente en los ingresos del petróleo, aunque actualmente es lucrativa, es una prosperidad a corto plazo. Un futuro dependiente del petróleo es inestable y poco amable, no es un recurso fiable para una economía que avanza. También se entiende que los retos medioambientales (el país está construido sobre un desierto), los problemas de disponibilidad de agua y alimentos, son preocupaciones muy reales y apremiantes.

A partir de este reconocimiento, el gobierno de los EAU encargó la formación de un grupo, prácticamente desde cero, con el objetivo de enviar una nave espacial orbital a la órbita de Marte con un plazo de 6 años (el curso habitual es de diez años para los expertos establecidos en el campo), para que el orbitador emiratí pudiera llegar en el 50 aniversario de la fundación de los EAU.

El 9 de febrero de 2021, tras un viaje de siete meses, el Hope ejecutó con éxito un peligroso encendido de un propulsor de 27 minutos para entrar en órbita alrededor de Marte, convirtiendo a los EAU en la quinta nación en visitar el Planeta Rojo (las otras cuatro son: Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y la India).

La nave china Tianwen-1 (traducida como Preguntas al Cielo) se unió a Hope un día después en la órbita de Marte y se convirtió en la sexta nación en visitar Marte. China es la primera nación que ha enviado un orbitador y un rover de una sola vez, el rover está programado para aterrizar en Marte en mayo de 2021, si tiene éxito, China será la segunda nación en operar un rover en Marte. El rover estadounidense Perseverance aterrizó con éxito en Marte el 18 de febrero.

La razón por la que los tres países entran en Marte en el mismo mes es que la dinámica orbital de la Tierra y Marte se alinea adecuadamente para las misiones interplanetarias durante unas pocas semanas una vez cada 26 meses.

El éxito de la misión Hope promete arrastrar a los Emiratos Árabes Unidos a una transformación económica, a través de otros programas impulsores de la ciencia cuyo objetivo será hacer frente a la futura escasez de agua y alimentos y crear un sector energético alternativo que no dependa del petróleo (1), lo que supondría un premio mucho mayor que la simple obtención de datos de Marte. Llegar a Marte es importante, dice Sarah Al Amiri (que es la subdirectora de la Misión Marte de los Emiratos), pero “cómo lleguemos allí es aún más importante”.

Como primera nación árabe en realizar una aventura interplanetaria, los EAU se han apresurado a dejar claro a la comunidad internacional que perciben este éxito como algo que deben compartir con sus vecinos árabes y fomentar el desarrollo de programas de impulsores de la ciencia en los países árabes hermanos para resolver los problemas de escasez en Oriente Medio.

Es por esta razón que ya en marzo de 2019, los EAU ayudaron a organizar una reunión del Congreso Espacial Global y la formación del primer equipo regional, compuesto por once estados árabes, para cooperar en un programa espacial. La idea detrás de esto es que los EAU ayuden a formar a los científicos de estos once países árabes en centros como el Centro Espacial Mohammed Bin Rashid, ubicado en Dubái, para que estos científicos puedan volver a sus países con los conocimientos y la formación para construir sus propios programas espaciales.

Los EAU también han anunciado que la Misión de Marte de los Emiratos (EMM) divulgará sus datos a la comunidad científica internacional sin embargo, reconociendo que el progreso de un vecino es beneficioso para todos.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

¿Qué tiene que ver ir al espacio con resolver la escasez en la Tierra?

Los EAU han recorrido un largo camino desde sus inicios en 1971, cuando un grupo de comunidades empobrecidas de distintas tribus unieron sus fuerzas tras la independencia del Reino Unido. Hoy en día, gran parte de los EAU son tan nuevos que parecen el futuro, la riqueza petrolera y los audaces proyectos de infraestructuras han contribuido a convertir la nación en uno de los países más ricos del mundo per cápita.

Pero estos mismos sectores empresariales se mostraron vulnerables a una serie de colapsos económicos y a la Primavera Árabe. Con la disminución de las reservas de petróleo, el gobierno emiratí comprendió que una población de empresarios no iba a ser la solución a este problema. Los emiratíes necesitaban un nuevo sector energético y necesitaban una población de científicos para desarrollarlo.

Sin embargo, los estudiantes emiratíes tienden a estudiar ingeniería o negocios, y menos del 5% se licencian en ciencias básicas. Por lo tanto, el gobierno emiratí comprendió que necesitaría crear un programa impulsor de la ciencia, un programa ambicioso que inspirara a sus jóvenes y a sus universidades para que se convirtieran en líderes en las fronteras de la ciencia, lo que a su vez crearía el boom científico que los EAU necesitaban para resolver sus problemas de escasez y dependencia del petróleo.

Es en este punto donde llegamos a la historia de la maestra detrás del proyecto Marte Hope, y cómo se encontró en la posición, a la edad de 34 años hoy, de liderar no sólo la primera aventura interplanetaria de la nación árabe como Directora Adjunta del Proyecto, sino también como presidenta de la Agencia Espacial de los EAU, Presidenta del Consejo de Científicos de los EAU y Ministra de Estado para las Ciencias Avanzadas.

Su historia participa en la notable misión de la Esperanza de su país, y en lograr lo que cualquiera hubiera pensado que era una imposibilidad.

Sarah Al Amiri describe cómo ya a los doce años le apasionaba aprender más sobre el espacio; sin embargo, en aquella época, los EAU no sólo no tenían un sector espacial, sino que tampoco ofrecían programas de ciencias planetarias en sus universidades.

Así que se dedicó a la ingeniería informática, su segunda pasión. En 2006, los EAU empezaron a desarrollar un sector espacial, pero Al Amiri no conoció las oportunidades de trabajo en este sector hasta 2009. Cuando presentó su solicitud, aún estaba en su fase inicial.

La incluyeron en un equipo que estaba desarrollando un segundo satélite; el equipo de ingenieros estaba formado por personas de entre 20 y 30 años, que acababan de terminar sus programas universitarios.

Como lo describe Al Amiri:

“El trabajo al que llegué fue creado para mí… [un] trabajo que debería haber existido pero que no existía antes… Así que no tenía a nadie de quien aprender… Lo único que habían proporcionado a cualquiera que se incorporara allí era un objetivo que debían alcanzar… era responsabilidad mía y de cada una de las personas de ese equipo desarrollar toda esa área dentro de la organización y, finalmente, hacer crecer a la gente dentro de la organización en esa área…”

Cinco años después, el 21 de noviembre de 2013, Al Amiri fue invitado a participar en un estudio de viabilidad para un proyecto de exploración planetaria de Marte. Sin embargo, en ese momento los EAU no tenían una agencia espacial ni contaban con científicos planetarios, y hacía poco que habían lanzado su primer satélite. “Los EAU querían celebrar su 50º aniversario con una contribución a la humanidad y a la ciencia”, explica Al Amiri. “Necesitaban que se desarrollara una nave espacial para ir a Marte, porque Marte es de interés para la humanidad hoy en día, para recoger datos a los que los científicos no tienen acceso hoy en día, y para responder a preguntas nobles que se han planteado sobre Marte pero que actualmente no tenemos la información necesaria para empezar a responder”.

El equipo de ingenieros emiratí pudo desafiar todos los pronósticos con el apoyo de tres universidades estadounidenses, pero en concreto del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado Boulder. Sus superiores le dijeron a Sharaf que “lo construyera, no lo comprara”, para crear competencias dentro de los propios EAU.

Uno de los factores que permitieron a los EAU reducir los diez años a seis fue la conversión de algunos de los ingenieros del centro espacial en científicos planetarios, ofreciéndoles una formación similar a la de un aprendiz con investigadores de Estados Unidos, lo que a menudo se hacía además de un horario de trabajo completo y desde teleconferencias a larga distancia, como en el caso de Al Amiri.

Para aquellos que puedan pensar que este apoyo externo reduce el logro de los emiratíes, el lector debe saber que más del 50% de las misiones a Marte han fracasado. Puede consultar los detalles de la tasa de éxito aquí.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Dado que los EAU aún no tienen su propia industria de cohetes, el Hope fue lanzado a bordo de un cohete H-IIA de Mitsubishi Heavy Industries, desde el Centro Espacial de Tanegashima, en Japón, el 19 de julio de 2020, según lo previsto, a pesar del brote de coronavirus.

Para sus objetivos científicos, los EAU acudieron al Grupo de Análisis del Programa de Exploración de Marte, un foro internacional dirigido por la NASA que acuerda las lagunas de conocimiento que deben abordarse en las futuras misiones a Marte. “Era muy importante para nosotros encajar en un área de la ciencia que fuera relevante no sólo para los EAU sino para la comunidad científica mundial”, dice Al Amiri.

La misión Hope Mars proporcionará a los científicos la primera visión holística de la atmósfera marciana, proporcionando por primera vez un mapa global de todo el clima de Marte a lo largo de un año marciano (que son dos años terrestres). Y lo que es más importante, esta misión trata de completar una pieza que falta en el rompecabezas de la comprensión de lo que ocurrió y lo que está ocurriendo actualmente con los átomos de hidrógeno y oxígeno en Marte, los componentes básicos del agua.

Sin embargo, como subraya Al Amiri

“Se llama Hope por una razón que va más allá de la ciencia que está aportando. Hoy en día nuestra región, Oriente Medio, está llena de agitación, es la razón por la que está atravesando algunas de sus horas más oscuras, y lo que estamos haciendo en la misión Hope Emirates Mars es aportar un mensaje, Oriente Medio está formado por más del 50% de jóvenes. Este proyecto Hope está dirigido por un equipo que tiene menos de treinta y cinco [años], un equipo que está formado por un 34% de mujeres [y los científicos de la misión a Marte están formados por un 80% de mujeres], la edad media es de veintisiete años. Toda una nación pone su esperanza en un equipo de jóvenes y presenta un mensaje a la región. Esta misión también se llama Esperanza porque estamos contribuyendo a la comprensión global de un planeta. Estamos yendo más allá de la agitación que ahora define a nuestra región y convirtiéndonos en contribuyentes positivos para la ciencia. Para mí, la ciencia es la forma más internacional de colaboración, no tiene límites, no tiene fronteras y está dirigida por las pasiones de los individuos en beneficio del entendimiento humano”.

Al igual que la construcción de la cúpula de Santa María del Fiore fue el programa impulsor de la ciencia en la Florencia italiana del siglo XV, que logró construir la cúpula de mampostería más grande hasta la fecha, la misión Hope es igual de prometedora para el futuro de Oriente Medio.

En su momento, se pensó que los florentinos estaban locos. ¿Por qué ambicionar la construcción de la mayor cúpula de la historia (superando al Panteón romano) en una época de guerra entre sus ciudades (Italia no era aún un país formado), en plena Edad Media y durante la peste de la peste, que había acabado con el 70% de la población de muchas ciudades?

En los registros públicos florentinos se incluía una declaración oficial en la que se describía la aspiración de Florencia al proponerse llevar a cabo esta increíble empresa, “como algo de lo más exaltado y pródigo en magnificencia, de modo que la industria y el poder del hombre son incapaces de inventar o intentar alguna vez algo que sea más grande o más bello”. Fue este proyecto el que llegaría a inspirar un Renacimiento (para más información sobre esta historia, véase mi artículo).

Sólo luchando por lo imposible desafiamos los límites de lo posible.

Las soluciones están ahí fuera, pero debemos centrarnos en conseguirlas. La misión Hope es un ejemplo de lo que puede hacer un país si se fija un objetivo y se esfuerza al máximo por conseguirlo. No es una cuestión de dinero, sino de voluntad. Cada problema se aborda con el entendimiento de que hay una solución para ese problema, de tal manera que, aunque no se logre el objetivo, el proceso de trabajo hacia esa meta, los conocimientos y las habilidades que se desarrollan en el proceso y la inspiración que infunde en su gente son la verdadera recompensa, el verdadero tesoro. Y esta recompensa es exponencial cuando varios países se ponen de acuerdo para trabajar hacia ese objetivo. Los EAU entienden que ésta es la única solución a la agitación en Oriente Medio, el compartir un objetivo común para la prosperidad.

“Hoy me gustaría que todos hicieran algo conmigo, quiero que todos levanten su dedo y cubran una región del cielo. Miren la punta de su dedo que está tapando una región del cielo, el Telescopio Espacial Hubble fue apuntado a una región así de pequeña y salió esta imagen [ver imagen]. En esta imagen, los puntos de luz que ves no son estrellas, son galaxias. Hay cientos de miles de millones de estrellas en cada uno de esos puntos, en esa pequeña región del cielo que miramos. Cada galaxia contiene miles de millones de estrellas. Cada estrella, imagina cuántas zonas Ricitos de Oro existen a su alrededor, cuántos posibles planetas podrían existir alrededor de ellas y cuántas posibilidades de vida podrían existir en esta pequeña porción del cielo. Y hoy me gustaría que imaginaras cuál es la contribución positiva que estás haciendo aquí mismo, en este planeta insignificante, en este sistema solar insignificante, en esta galaxia insignificante, que justifica lo infinitas que son las posibilidades en esta pequeña imagen y lo positiva e infinita que es tu contribución en este planeta infinitesimal”. – Sarah Al Amiri

Nota

(1) Los EAU se han embarcado en un programa de energía nuclear en estrecha consulta con el Organismo Internacional de Energía Atómica y han aceptado una oferta de 20.000 millones de dólares de un consorcio surcoreano para construir cuatro reactores nucleares comerciales.

 

Fuente:

Cynthia Chung / Strategic Culture Foundation — Beyond Oil: How the UAE’s HOPE Mars Mission Is Breaking the Arab World Out of the Crisis of Scarcity.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

Divididos, no por voluntad propia sino por las potencias que colonizaron la región, ‎los países del Medio Oriente están reorganizándose según su propia lógica....

Contenidos

El segundo hijo de la reina mantuvo muchas reuniones con monarquías represivas de Oriente Medio mucho después de que su papel como enviado comercial...

Ciencia y Tecnología

Por Helga Zepp LaRouche 20 de febrero de 2021 (EIRNS).- Helga Zepp-LaRouche se dirigió hoy a una conferencia internacional de jóvenes con más de...

Contenidos

El ganador nunca es el que nos presentan como tal.‎ El tratado entre Israel y Emiratos Árabes Unidos viene a trastornar la retórica sobre...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon