Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cómo la inteligencia británica saboteó el escándalo de Cambridge Analytica

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El 23 de diciembre, se anunció que Meta, la empresa matriz de Facebook, pagaría 725 millones de dólares a los usuarios estadounidenses cuya información personal fue recopilada por Cambridge Analytica, el mayor acuerdo de la historia en una demanda colectiva sobre privacidad de datos.

El hecho representa la culminación de un escándalo mundial que estalló en los primeros meses de 2017, dio lugar a investigaciones oficiales sobre Cambridge Analytica y Facebook en múltiples países, desencadenó amplios debates públicos sobre la privacidad en línea y la influencia maligna de la publicidad basada en el comportamiento y el microtargeting en el proceso democrático, precipitó el abrupto colapso de la empresa y su matriz, Strategic Communication Laboratories (SCL) Group, y dominó los principales titulares durante años.

Sin embargo, a pesar de toda la cobertura implacable y el bombo y platillo durante tanto tiempo, hay una dimensión del fárrago que nunca antes se había explorado. Ahora debe ser así. MintPress puede revelar que una red secreta de inteligencia británica alimentó a los principales periodistas -y al mundo- con mentiras y desinformación sobre el escándalo de Cambridge Analytica, distorsionando las percepciones, desviando la atención y la ira pública, aumentando así las tensiones con Rusia y allanando el camino para la Tercera Guerra Mundial.

 

Por Kit Klarenberg
UNA MUY RENTABLE MENTIRA INNOBLE

Irónicamente, quizá lo más destacable del acuerdo récord de Meta es que los principales periodistas casi no hicieron ninguna observación al respecto. Incluso Carole Cadwalladr, la escritora más prominentemente asociada con la historia -y que nunca suele dejar pasar una oportunidad para una nauseabunda autopromoción– permaneció en silencio.

En parte, esto puede deberse a los resultados de una investigación de la Oficina del Comisionado de Información de Gran Bretaña (I.C.O.), la mayor de su historia, que incineró exhaustivamente sus afirmaciones más explosivas y dominantes en los titulares sobre Cambridge Analytica, allá por octubre de 2020.

La investigación se inició en marzo de 2018, tras confirmarse que Cambridge Analytica había robado datos de Facebook de 50 millones de ciudadanos estadounidenses aprovechando una laguna en la interfaz para desarrolladores de la plataforma. Este rendimiento mal habido se explotó después en campañas de propaganda en línea que buscaban manipular a los votantes a favor de candidatos y campañas de derechas, aunque con escaso éxito.

Tras un examen forense de más de 700 terabytes de datos incautados en los servidores de la empresa poco después de que estallara la polémica, la OIC no encontró pruebas de que Cambridge Analytica desempeñara papel alguno en el referéndum sobre el Brexit de 2016; de que sus tan cacareadas técnicas psicográficas fueran únicas o siquiera vagamente eficaces para influir en el comportamiento del público objetivo, por no hablar de obligar insidiosamente a la gente a votar de una determinada manera; o de que existiera vínculo alguno entre la empresa y Rusia.

De todos los mitos que han surgido a raíz del furor de Cambridge Analytica, la idea de que la empresa estaba, de un modo u otro, vinculada al Kremlin, y que de algún modo servía como su núcleo encubierto para desestabilizar la democracia estadounidense y británica, es la más omnipresente y duradera.

En parte, esto se debe a la utilidad política partidista de la narrativa. En marzo de 2018, la dos veces fracasada candidata presidencial Hillary Clinton alegó que el “asesoramiento” de Cambridge Analytica sobre los perfiles de personalidad de los votantes podría haber ayudado a la Agencia de Investigación de Internet de Rusia a “dirigir sus mensajes con tanta precisión” y ayudar a Trump a ganar. Esta conjetura infundada, directamente informada por la teoría de la conspiración de Cadwalladr -que a su vez saltó sobre ella como validación de su falso informe- hizo mucho para promover la entonces floreciente farsa del Rusiagate.

Sin embargo, lo más siniestro es que hubo una campaña de propaganda negra concertada y de gran alcance dirigida clandestinamente por elementos de la inteligencia británica, que impulsaron agresivamente la narrativa de Cambridge Analytica como una empresa rusa comprometida para una variedad de propósitos malignos. Vivimos con el nocivo legado de este engaño malicioso hasta el día de hoy, cuyos efectos han sido literalmente fatales.

 

“UTILIZAMOS LAS MISMAS TÉCNICAS QUE HITLER”

Strategic Communication Laboratories nació como Behavioural Dynamics, una empresa fundada en 1990 por el empresario de relaciones públicas Nigel Oakes. Desde su creación hasta el día de su muerte, fue una empresa británica por excelencia en todos los sentidos. Lo mismo puede decirse de la miríada de oscuras filiales que creó posteriormente.

Oakes, graduado en el colegio privado de clase alta Eton, ya había sido relacionado sentimentalmente con miembros de la familia real y se rumoreaba que trabajaba como espía para el MI5, el servicio de inteligencia nacional de Londres. Rápidamente, Behavioural Dynamics se hizo un hueco empleando estrategias innovadoras para dar a sus clientes comerciales una ventaja sobre sus competidores.

En 1992, una revista del sector publicitario detalló cómo Oakes intentaba “ganar corazones y mentes” y “moldear la opinión pública”, por ejemplo, inyectando olores particulares en los puntos de venta “para influir en los clientes” y salpicando los programas de radio de las tiendas con sutiles referencias a los guardias de seguridad para disuadir a los ladrones.

“Utilizamos las mismas técnicas que Aristóteles y Hitler”, presume. Apelamos a la gente en el plano emocional para conseguir que estén de acuerdo en el plano funcional”.

Rápidamente, Behavioural Dynamics se convirtió en SCL y empezó a desplegar estos métodos en campañas electorales para gobernantes respaldados por Occidente en países en vías de democratización. En 2013, la empresa de Oakes se había transformado en un nexo de entidades teóricamente separadas pero íntimamente interconectadas, que operaban desde la misma dirección de Londres, compartían personal y prestaban prácticamente los mismos servicios de guerra psicológica a clientes corporativos y estatales.

Fue ese año cuando la división estadounidense del consorcio se rebautizó como Cambridge Analytica y empezó a recibir financiación de oligarcas estadounidenses, entre los que se encontraban la familia Mercer y el vengador de Trump, Steve Bannon.

Aun así, SCL Group seguía siendo un establecimiento occidental hasta la médula. Su personal estaba compuesto en su inmensa mayoría por veteranos del ejército y de los servicios de inteligencia británicos, y en sus niveles más altos había grandes personalidades del Partido Conservador, aristócratas y contratistas de defensa. Su lista de clientes incluía a la OTAN, múltiples gobiernos aliados y sus respectivos departamentos de defensa y ejércitos.

Como reflejo de ello, la empresa disfrutó oficialmente durante muchos años del estatus de “Lista X”, una acreditación de seguridad estatal británica raramente concedida, lo que significaba que se le confiaba el almacenamiento de información gubernamental de alto secreto en sus instalaciones. Sólo los contratistas más comprometidos, cuyo personal cuenta con las más altas habilitaciones de seguridad, pueden obtener esta distinción.

Simultáneamente, los funcionarios británicos consideraron el análisis de público objetivo patentado por DARPA y aprobado por los Laboratorios de Ciencia y Tecnología de Defensa de SCL como un recurso apto para armas comparable a balas, pistolas y misiles y, como resultado, está sujeto a controles formales de exportación, lo que limita su venta en el extranjero.

 

Un ejemplo del modelo de Análisis del Público Objetivo de SCL adoptado para la OTAN por STRATCOM.

Un ejemplo del modelo de Análisis del Público Objetivo de SCL adoptado para la OTAN por STRATCOM.

 

SCL y sus filiales se dedicaron con entusiasmo a la exportación de análisis de audiencias objetivo –y otras artimañas, muchas de ellas perfeccionadas contra ejércitos y gobiernos enemigos-, principalmente en Asia, África subsahariana y América Central y del Sur. Uno de los primeros informes de Carole Cadwalladr sobre Cambridge Analytica, en mayo de 2017, llegó al núcleo de esta razón de ser y modus operandi.

“Lo que se ha perdido en la cobertura de esta empresa de ‘análisis de datos’ es la comprensión de dónde vino la empresa: en lo profundo del complejo militar-industrial. Un extraño rincón británico del mismo poblado, como lo está el estamento militar en Gran Bretaña, por conservadores de la vieja escuela”, explicó Cadwalladr. SCL/Cambridge Analytica no es una empresa creada por un par de tipos con un Mac PowerBook. Forma parte del sistema de defensa británico. Y, ahora también, del establishment de defensa estadounidense”.

Un antiguo agente anónimo de Cambridge Analytica también describió su tiempo en la empresa como “como trabajar para el MI6, solo que es el MI6 a sueldo”:

Era muy elegante, muy inglés, dirigido por un antiguo etoniano y podías hacer cosas realmente geniales. Volar por todo el mundo. Trabajabas con el presidente de Kenia o Ghana o donde fuera. No es como las campañas electorales en Occidente. Tenías que hacer todo tipo de locuras”.

Sin embargo, todo este trasfondo desaparecería rápidamente de los reportajes de Cadwalladr para no volver jamás.

 

“HERRAMIENTAS DE INFLUENCIA MALIGNA”

A finales de 2018, comenzaron a filtrarse en Internet documentos que exponían el funcionamiento interno de Integrity Initiative.

El material incendiario mostró que la organización, formada por veteranos militares y de inteligencia británicos y financiada con millones por el Ministerio de Asuntos Exteriores, el Ministerio de Defensa, el gobierno lituano, la OTAN y Facebook, entre otros, estaba llevando a cabo operaciones de guerra de información respaldadas por el Estado y diseñadas para empañar a Rusia en nombre de Londres. Enemigos internos como el entonces líder laborista Jeremy Corbyn también estaban en su línea de fuego.

Como parte de este esfuerzo, la Iniciativa mantenía una constelación internacional de “clusters” -redes clandestinas de periodistas, académicos, expertos, políticos y funcionarios de seguridad- a través de los cuales se podía difundir propaganda negra, para influir en la política gubernamental y en la percepción pública. Todos sus miembros estaban formalmente entrenados en el arte del trolling online.

Un ejemplo de los devastadores efectos que pueden tener estos nexos en el mundo real cuando se les acorrala se produjo a lo largo de 2017, cuando el capítulo español de Integrity Initiative perpetuó la falsa versión de que el Kremlin se estaba inmiscuyendo en el referéndum independentista catalán.

Al suministrar de forma encubierta a periodistas, grupos de reflexión y políticos españoles expedientes dudosos y sin pruebas, plagados de datos engañosos y afirmaciones falsas, y coordinar los mensajes en las redes sociales, el clúster no solo dañó gravemente las relaciones entre Madrid y Moscú, que antes eran cordiales, sino que inculpó al jefe de WikiLeaks, Julian Assange, como agente ruso que dirigía la carga contra Cataluña, lo que llevó a la Embajada de Ecuador a cortar su contacto con el mundo exterior, lo que sentó las bases para su traslado forzoso y consiguiente encarcelamiento en abril de 2019.

Cadwalladr fue nombrada abiertamente en las filtraciones de la Iniciativa, y al igual que muchos otros miembros confirmados del clúster tenía un historial vergonzoso de desprestigiar a Assange y Corbyn como activos del Kremlin. Esto plantea la perspectiva obvia de que ella también recibía órdenes directas de la inteligencia británica.

Los archivos de la Iniciativa indicaban que Cadwalladr fue ponente en un evento que la Iniciativa convocó en noviembre de 2018, “Tackling Tools of Malign Influence”, en el prestigioso Frontline Club de Londres. Allí, dio una presentación de una hora sobre “El desafío de las noticias falsas al periodismo independiente”. Una biografía interna que la acompañaba afirmaba que había “desvelado varias historias exclusivas sobre cómo Facebook permitió a Cambridge Analytica robar datos privados y a la campaña Vote Leave difundir desinformación para sesgar el referéndum del Brexit.”

Al ser interrogada sobre los archivos filtrados en Twitter, Cadwalladr afirmó haber realizado la charla por motivos inocentes. También insistió en que no recibió honorarios por participar – a pesar de crowdfunding su trabajo en el momento, un salario de los medios de comunicación corporativos aparentemente insuficiente para apoyar sus gastos profesionales y personales.

Cadwalladr aprovechó la oportunidad para lanzar falsas acusaciones sobre la complicidad de WikiLeaks con los servicios de inteligencia rusos, aunque guardó silencio cuando se le preguntó sobre su relación con Integrity Initiative. Desde entonces ha guardado silencio sobre la cuestión, aparte de afirmar increíblemente que las filtraciones de Initiative eran una operación de pirateo del Kremlin destinada específicamente a desacreditar su periodismo.

 

“RECOPILADA DE BUENA FE POR ESPÍAS”

Una declaración testimonial que Cadwalladr presentó ante el tribunal mientras era demandada por difamación por Arron Banks indica persuasivamente que estuvo en estrecho contacto con Integrity Initiative, y que esta trató de influir directamente en su información.

Hecha pública antes de su victoria, una sección particularmente reveladora de la declaración hace referencia a que Cadwalladr “[habló] con individuos de manera extraoficial” entre julio de 2018 y diciembre de 2019 sobre Banks, un oligarca británico pro-Brexit con fuentes inciertas de riqueza que ella había insinuado en múltiples artículos y entrevistas que era un activo ruso.

Una de esas personas era un exfuncionario del Ministerio de Asuntos Exteriores “que trabajaba en una agencia contratada para realizar trabajos contra la desinformación rusa en Europa” en nombre del Ministerio de Asuntos Exteriores. Esta era la descripción oficial encubierta de Integrity Initiative.

Se puso en contacto con Cadwalladr porque “estaba alarmado por la información que le había llegado que implicaba a [Banks] en una operación de influencia rusa”. Entonces ella verificó su “estado” comprobando su perfil de LinkedIn antes de reunirse con él en las oficinas de su empleador.

Allí le proporcionó dos “archivos de inteligencia”, uno en el que se detallaba la “implicación de Banks en el crimen organizado en Sudáfrica, incluido el blanqueo de dinero y el contrabando de cigarrillos y diamantes”, y el otro las preocupaciones sobre su esposa de origen ruso, Katya.

La fuente de Cadwalladr afirmaba que Katya “había entrado en Gran Bretaña con un pasaporte… numerado secuencialmente con el pasaporte de Katia Zatuliveter”, una mujer rusa que había tenido una aventura con el entonces diputado laborista Mike Hancock muchos años antes. El MI5 creía que Zatuliveter era una espía enviada para infiltrarse en las altas esferas de la política británica y trató de expulsarla del país.

La tenebrosa Comisión Especial de Apelaciones sobre Inmigración de Londres, un tribunal que suele ocuparse de los juicios a sospechosos de terrorismo en suelo británico, no estuvo de acuerdo. Dictaminó que la acusación de la agencia contra Zatuliveter carecía de sentido y de todo tipo de pruebas. Las pruebas aportadas por el servicio de espionaje nacional británico contradecían directamente la acusación de que era una espía.

Además, como Cadwalladr señaló en su declaración, el polémico colectivo de investigación financiado por el gobierno occidental Bellingcat afirmó haber identificado a los presuntos envenenadores del ex agente doble Sergei Skripal y su hija Yulia en marzo de 2018 como operativos del GRU sobre la base de que también tenían números de pasaporte secuenciales. Aunque esto le pareció convincentemente sospechoso, un cínico podría sugerir que los propagandistas del MI6 simplemente no son muy imaginativos.

Según Cadwalladr, los expedientes de inteligencia “eran muy detallados y contenían una gran cantidad de información que no era de dominio público”, basada en “fuentes de inteligencia humana”. También había contenido, como fotografías del “cuaderno” de Katya con “detalles personales, extraídos de “fuentes no públicas” incluidas en el botín.

Basándose únicamente en “la naturaleza y credibilidad de la fuente”, Cadwalladr “creía que estos expedientes habían sido recopilados de buena fe” por “individuos cercanos a los servicios de inteligencia, si no dentro de ellos”. Consideró que el contenido era altamente creíble por reflejo y, por tanto, digno de una exploración más profunda.

Cadwalladr tampoco olió a chamusquina cuando su fuente la animó a seguir investigando sobre la base de que ellos y la organización a la que representaban aparentemente no podían hacerlo debido a su contrato con el Ministerio de Asuntos Exteriores, un señuelo flagrante. No obstante, como “no pudo verificar la información” -que bien podría haber sido falsificada-, el contenido bomba sobre Banks y su círculo íntimo permaneció sin desmentir hasta su juicio por difamación.

 

“SI NO OCURRE UNA CATÁSTROFE…”

Uno de los principales componentes del escándalo de Integrity Initiative fue el uso por parte de la organización de su cuenta de Twitter con fines partidistas, concretamente para atacar a Jeremy Corbyn y al Partido Laborista, lo que es ilegal según las normas de financiación del Ministerio de Asuntos Exteriores.

En términos más generales, la actividad de Integrity Initiative en Twitter apuntaba a las personas y organizaciones que tenía en el punto de mira entre bastidores, así como a las diversas narrativas propagandísticas que pretendía perpetuar públicamente. Resulta sorprendente, por tanto, que la cuenta publicara múltiples tuits críticos sobre Arron Banks, en particular sugiriendo que trabajaba para Moscú.

Un archivo filtrado de la Iniciativa de Integridad confirma que el Brexitero era un objetivo específico de la organización. En él, el agente Euan Grant enumera a los principales periodistas con los que se coordina en secreto y sobre qué temas, mencionando que recientemente había informado a un reportero de The Financial Times sobre las “actividades africanas de Rusia y, especialmente, los vínculos israelíes”, que “conducen a cosas que no son ajenas a Arron Banks”.

En Twitter, Integrity Initiative se interesó vivamente por las acusaciones de intromisión rusa en el Brexit. En diciembre de 2016, el primer miembro de la corriente dominante en lanzar esta acusación fue el diputado laborista británico Ben Bradshaw, miembro del grupo de la organización en el Reino Unido.

La cuenta también se utilizó para promover regularmente al extravagante autodenominado “denunciante” de Cambridge Analytica, Chris Wylie, una fuente clave para las afirmaciones más escabrosas (y casi universalmente desacreditadas desde entonces) sobre las operaciones de Cambridge Analytica y la magia de la guerra psicológica. Curiosamente, la mayoría de estos tuits fueron borrados después de que empezaran a filtrarse sus archivos internos.

Por lo tanto, es casi inconcebible que la organización que Cadwalladr describió en su declaración como testigo no fuera Integrity Initiative. Por lo tanto, es casi seguro que el exfuncionario del Ministerio de Asuntos Exteriores que la informó fuera Guy Spindler, un veterano agente del MI6 con un perfil público en LinkedIn, que estuvo destinado en la embajada británica en Moscú al mismo tiempo que Christopher Steele, autor del dudoso dossier Trump-Rusia.

Integrity Initiative puede haber tenido un cínico interés propio en sabotear el escándalo de Cambridge Analytica. El especialista en operaciones psicológicas del ejército británico Steve Tatham, antiguo jefe del ala de defensa de SCL, que enseñó personalmente al personal de la OTAN “técnicas para contrarrestar la propaganda rusa”, forma parte de su grupo del Reino Unido.

Gaby van den Berg, una vieja luminaria de SCL que creó muchos de los métodos de manipulación de la compañía, fue, según los archivos filtrados, invitada a unirse al clúster holandés de la Iniciativa en junio de 2018. Según se informa, “muy interesada” y expresando su deseo de “venir a las reuniones y participar”, fue debidamente convocada a la primera cumbre formal del clúster en septiembre de ese año. Como ha revelado MintPress, van den Berg fundó posteriormente una empresa que ofrece los mismos servicios que Cambridge Analytica.

La inteligencia británica, por definición, también querría asegurarse de que las conexiones de alto nivel de Cambridge Analytica con los gobiernos, servicios de espionaje y ejércitos occidentales, y la intromisión en todo el Sur Global en su nombre, no fueran objeto de escrutinio público. Hoy en día, Londres confía en una red incestuosa de contratistas privados formados por antiguos soldados y espías para hacer el trabajo sucio en el extranjero. Nunca se habla de ello en los principales medios de comunicación, y no se conoce -y probablemente nunca se conozca- la magnitud total de estas operaciones.

Sin embargo, había una agenda mucho más oscura detrás de la intervención de Integrity Initiative en el escándalo. Los fundadores de la organización, como el veterano asesor de defensa de la OTAN y del ejército británico Chris Donnelly, eran todos fervientes halcones antirrusos de cierto prestigio, que suscribían la peligrosa noción de que Occidente ya estaba en guerra con Moscú, pero los gobiernos y ciudadanos de Europa y Norteamérica aún no lo sabían.

Por eso, como decía un memorando de la Iniciativa de Integridad de octubre de 2016 sobre “cómo se puede gestionar y disuadir a Rusia… haciendo cosas que son serias”, “si no ocurre una catástrofe que despierte a la gente y exija una respuesta”, era necesario fabricar esa catástrofe… o varias.

Al vincular fraudulentamente a Cambridge Analytica con Rusia, y a la empresa con la victoria del Brexit y la elección de Trump, esos acontecimientos se transformaron efectivamente en ataques directos y deliberados del Kremlin contra Estados Unidos y Gran Bretaña. En respuesta, proporciones significativas de sus respectivas poblaciones se sintieron violadas y enojadas, y clamaron por que se hiciera algo. Integrity Initiative participó activamente en la difusión de mensajes malignos similares en todo el mundo.

El resultado en todos los casos fue una hostilidad pública y política generalizada hacia Rusia y la negativa de los gobiernos a entablar una relación constructiva con Moscú. De no haber sido por las maquinaciones de la organización, la invasión rusa de Ucrania podría haberse evitado. Seguramente no es una coincidencia que tanto Chris Donnelly como Guy Spindler estén liderando la contribución británica a la guerra por poderes, con una estrategia explícita de escalada y provocación sin fin.

 

Facebook, Cambridge Analytica y el uso de información privada para amañar elecciones

 

Fuente:

Kit Klarenberg, en MPN: How British Intelligence Sabotaged Cambridge Analytica Scandal. 20 de enero de 2023.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Los archivos de Facebook (Facebook Files), que se hicieron públicos a raíz de la demanda de los fiscales Missouri y Lousiana contra el gobierno...

Contenidos

Una demanda antimonopolio presentada el 10 de enero de 2023 en EE.UU. ha revelado documentos que exponen el papel de la Trusted News Initiative...

Ciencia y Tecnología

La censura de Facebook de información veraz sobre la vacuna contra el covirus, descubierta por el fiscal general de Missouri, podría suponer una violación...

Ciencia y Tecnología

Archivos filtrados a The Grayzone revelan que la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) británica ha utilizado la tecnología de la empresa de espionaje...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY