Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cómo la inteligencia británica emboscó a un académico antiguerra para evadir acusaciones a CIJA por fraude y colaboración con Al Qaeda

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



La Comisión para la Justicia Internacional y la Rendición de Cuentas (CIJA) —una organización de cambio de régimen financiada por contribuyentes de numerosos gobiernos occidentales, vinculada a las agencias de inteligencia del Reino Unido y que colaboró con Al Qaeda— mintió para atrapar a un académico británico en una operación encubierta. Su objetivo era desacreditar a los críticos de la guerra sucia contra Siria y encubrir así su propia corrupción. La víctima, el investigador británico Paul McKeigue, dice que está profundamente preocupado por “la subversión del gobierno parlamentario británico” y reconoce que se trata de “un ‘Estado Profundo’ que opera en parte a través de contratistas privados”.

 

Por Ben Norton

Un académico británico que pertenece a un destacado grupo de investigación antibélica ha sido objeto de una operación de engaño dirigida por una organización de cambio de régimen financiada con dinero de los contribuyentes británicos y estadounidenses. Ese contratista está ahora acusado de defraudar millones de dólares a la Unión Europea.

El Grupo de Trabajo sobre Siria, la Propaganda y los Medios de Comunicación es un colectivo de profesores con sede en el Reino Unido que ha publicado investigaciones académicas que exponen la desinformación y las mentiras que han estado en el centro de la guerra sucia de Occidente contra Damasco durante una década.

El éxito del grupo de trabajo a la hora de desmentir esta propaganda, y de amplificar las denuncias de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), lo ha convertido en el objetivo de los elementos pro-guerra de los gobiernos y agencias de inteligencia occidentales, junto con sus aliados en los principales medios de comunicación corporativos.

El pasado mes de marzo se reveló que la Comisión para la Justicia Internacional y la Rendición de Cuentas (CIJA), una organización de cambio de régimen financiada por numerosos gobiernos occidentales y vinculada a las agencias de inteligencia del Reino Unido, había llevado a cabo una elaborada operación encubierta en un intento de desacreditar a un miembro académico y al grupo de trabajo en su conjunto.

Un representante del CIJA se hizo pasar por ruso con un nombre falso y engañó a un investigador británico llamado Paul McKeigue para que le diera información con el objetivo de atraparlo, vilipendiar a su grupo de investigación y desprestigiar a sus participantes como herramientas del Kremlin.

En otras palabras, el investigador británico anti-guerra fue atrapado por una organización apoyada por su propio gobierno, y que resulta haber sido acusada de fraude a gran escala por el propio regulador del fraude de la UE.

La Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) ha acusado formalmente al CIJA de fraude, “presentación de documentos falsos, facturación irregular y lucro”, y ha recomendado a las autoridades del Reino Unido, los Países Bajos y Bélgica que procesen a la organización financiada por la UE.

Ante las posibles consecuencias de estas graves acusaciones de corrupción por parte de la UE, el CIJA parece estar desesperado por desacreditar a cualquiera que denuncie sus desagradables actividades. Así que el grupo de cambio de régimen ideó un truco de confianza de meses de duración de dudosa legalidad y moralidad. Y los medios de comunicación occidentales han difundido con entusiasmo su narrativa en una operación de encubrimiento estrechamente coordinada con el fin de enterrar las acusaciones bien fundamentadas de fraude.

 

 

CIJA: Lawfare basado en dinero de gobiernos occidentales y documentos de Al-Qaeda

El grupo que está detrás de la operación encubierta, la Comisión para la Justicia Internacional y la Rendición de Cuentas, tiene un historial de comportamiento poco ético. The Grayzone publicó anteriormente una investigación que documentaba las tácticas sospechosas de la CIJA, sus amplios vínculos con gobiernos occidentales y su colaboración directa con la filial siria de Al Qaeda.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El director ejecutivo y fundador de CIJA, William Wiley, también dirige una empresa llamada Tsamota, y las dos firmas comparten el mismo domicilio legal. Wiley ha utilizado a Tsamota para sacar provecho de los conflictos que promueven los intereses de la política exterior de Occidente, obteniendo millones de dólares en contratos gubernamentales, al tiempo que asesora a las empresas mineras canadienses sobre cómo evitar la persecución por sus actividades en África.

Los documentos filtrados muestran que Tsamota, de Wiley, está estrechamente vinculada a otros recortes de la inteligencia occidental y a contratistas gubernamentales como ARK, que estuvo en el centro de una enorme campaña de desinformación global destinada a orquestar el cambio de régimen en Siria. De hecho, Tsamota y ARK colaboraron en el lanzamiento conjunto de la Comisión Siria para la Justicia y la Rendición de Cuentas, que en 2014 cambió su nombre por el de CIJA.

Tras haber recibido desde 2013 una financiación estimada en 42 millones de euros (casi 50 millones de dólares) de la UE, Gran Bretaña, Estados Unidos, Alemania, Canadá, Países Bajos, Dinamarca y Noruega -Estados que han hecho la guerra a Siria y han apoyado a la oposición islamista del país-, la CIJA se ha convertido en el instrumento clave de la guerra legal, o lawfare, dirigida a Damasco y al gobierno de Bashar al-Assad.

Estados Unidos y sus aliados europeos gastaron miles de millones en armar y entrenar a militantes, muchos de ellos de grupos extremistas salafistas-yihadistas, para intentar derrocar al gobierno sirio y a Assad, como hizo la OTAN en Libia en 2011. Pero en su despiadada cruzada para lograr un cambio de régimen en Siria, estas naciones occidentales complementaron sus esfuerzos militares con otras formas de guerra no convencional e híbrida, incluyendo sanciones económicas asfixiantes y lawfare.

La CIJA fue creada en 2012, al comienzo de la guerra sucia, como un arma de lo que estos gobiernos occidentales llaman “justicia transicional”, o cambio de régimen por vía judicial. (La doctrina también ha sido apodada “Responsabilidad de enjuiciar”, basada en el concepto de “Responsabilidad de proteger” que fue empleado por los intervencionistas liberales para justificar las guerras de la OTAN que destruyeron los estados de Libia y Yugoslavia).

Los investigadores de la comisión han colaborado con Al Qaeda y otros grupos armados salafistas de la oposición para robar documentos de Siria y utilizarlos en las demandas de Occidente contra Assad y su gobierno.

La colaboración de la CIJA con Al Qaeda fue reconocida de pasada en un artículo publicitario de The Guardian, que por lo demás era muy halagador, antes de ser rápidamente arrojado por el agujero de la memoria, para no volver a ser mencionado por los mismos medios de comunicación corporativos dominantes que han publicado un artículo de propaganda tras otro heroizando a la organización.

 

 

El rregulador del fraude de la UE acusa de corrupción a su propio beneficiario, el CIJA

La Unión Europea concedió a la Comisión para la Justicia Internacional y la Rendición de Cuentas una enorme subvención de 1,5 millones de euros (aproximadamente 1,77 millones de dólares estadounidenses) en 2016 para reunir “material probatorio de posibles crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad” y preparar “nuevos expedientes penales” contra el gobierno sirio y el ISIS. La financiación debía utilizarse entre 2016 y 2020.

Pero está claro que a Bruselas no le ha gustado el trabajo que hizo, o más bien no hizo, el CIJA, ya que el propio regulador de la UE en materia de fraude anunció al finalizar el proyecto que la organización había sido investigada por fraude.

La Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) publicó un comunicado de prensa en marzo de 2020 en el que afirmaba que había llevado a cabo una “larga y complicada investigación” que “reveló que, mientras la asociación afirmaba apoyar el Estado de Derecho, los socios [del CIJA] en realidad estaban cometiendo ellos mismos infracciones generalizadas, como la presentación de documentos falsos, la facturación irregular y la especulación”.

La OLAF recomendó “que las autoridades nacionales del Reino Unido, los Países Bajos y Bélgica consideren la posibilidad de procesar a los socios del proyecto implicados [CIJA] por posibles delitos de fraude y falsificación”.

El CIJA no se nombraba públicamente en el comunicado de prensa, pero la declaración de la OLAF dejaba claro que las acusaciones de fraude se referían a sus “socios en el proyecto de Estado de Derecho en Siria”, concretamente a una organización que “había firmado un contrato con la UE para apoyar posibles procesamientos por violaciones del Derecho Penal y Humanitario Internacional en Siria”, una referencia obvia al CIJA.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La declaración de la OLAF añadía que la CIJA había recibido 1.999.830 euros (unos 2,36 millones de dólares) como parte de su contrato con Siria, una cantidad incluso superior a la revelada en 2016. (Las cifras y el calendario de otras revelaciones de la UE también varían ligeramente, y la BBC informó más tarde de que las acusaciones de fraude se referían a un contrato de 3 millones de euros que la UE concedió a CIJA en 2013). La OLAF sugirió que la Comisión Europea recuperara 1.896.734 euros (casi 2,24 millones de dólares), o el 95 por ciento de esa cantidad.

Aunque la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude no nombró explícitamente al CIJA, una investigación en neerlandés realizada por el periodista Arjen van der Ziel, publicada en el importante periódico neerlandés Trouw, dejó claro posteriormente que el CIJA era la organización acusada de fraude.

El periódico de los Emiratos Árabes Unidos The National siguió con un artículo sobre la investigación de la OLAF sobre la corrupción del CIJA, titulado “Las acusaciones de fraude empañan los esfuerzos para perseguir los crímenes de guerra en Siria.”

Ya en 2014, el Departamento de Estado de EE.UU., que había dado un millón de dólares a la CIJA durante dos años, anunció que cancelaba su financiación anual para el grupo. Washington no dio una razón para el recorte, por lo que no está claro si los temores de corrupción también habían motivado esta decisión.

 

 

La financiación millonaria sólo conduce a un caso muy dudoso

A pesar de los millones de dólares que la Comisión para la Justicia Internacional y la Rendición de Cuentas recibió de los gobiernos occidentales, tiene muy poco que mostrar.

Durante años, Al Qaeda y otras milicias salafistas yihadistas han ayudado a la CIJA a robar enormes cantidades de documentos de Siria en una operación masiva destinada a procesar al gobierno de Bashar al Assad. Pero ese esfuerzo ha culminado en un solo caso de alto perfil, que está lleno de vacíos legales.

En 2020, el gobierno alemán utilizó materiales obtenidos por la CIJA para detener a dos ex funcionarios del gobierno sirio a los que acusó de crímenes de guerra. Ambos habían abandonado voluntariamente Siria años antes y vivían en Alemania.

De hecho, uno de los hombres acusados en Alemania, un ex funcionario de inteligencia de prisiones de 58 años acusado de tortura llamado Anwar Raslan, había trabajado estrechamente con la oposición siria cuando desertó del gobierno allá por 2013. Raslan se estableció posteriormente como miembro destacado de la oposición a Assad respaldada por Occidente.

Un perfil de 2020 en Foreign Policy, titulado “Si un torturador cambia de bando, ¿merece piedad?”, señalaba: “Raslan se congració con varios líderes de la oposición y en 2014 incluso consiguió un billete para representar a la rebelión en Ginebra en las conversaciones de paz organizadas por la ONU. El giro dio sus frutos cuando voló a Alemania en el verano de ese año y pidió asilo.”

Es decir, después de haber recibido varios años, casi 50 millones de dólares en contratos del gobierno occidental, y la ayuda de insurgentes extremistas salafistas-jihadistas, esto es aparentemente lo mejor que la CIJA pudo encontrar: un sirio que vive en Alemania y que había apoyado a la oposición anti-Assad.

En un momento en el que la Comisión está sometida a un escrutinio cada vez mayor, y con el regulador del fraude de la UE respirando en su nuca, puso en marcha una estafa desesperada para desacreditar a sus críticos.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Cómo la CIJA recurrió a las mentiras para atrapar a un académico británico contrario a la guerra y distraer de las acusaciones de fraude

La Comisión para la Justicia Internacional y la Rendición de Cuentas ha disfrutado de los obsequiosos elogios de toda la prensa occidental. Una de las únicas organizaciones que ha criticado al grupo financiado por el gobierno occidental y su dudosa metodología fue el Grupo de Trabajo sobre Siria, Propaganda y Medios de Comunicación.

Así que en 2020, el CIJA llevó sus características tácticas engañosas al siguiente nivel, en un intento de desacreditar al grupo de trabajo y desprestigiar a sus componentes académicos.

En febrero, el grupo de trabajo envió a CIJA una lista de preguntas para su director ejecutivo, William H. Wiley, notificándole a él y a su organización que sus turbios negocios estaban siendo investigados. (Desde entonces, el grupo de trabajo ha hecho públicas estas preguntas y también ha publicado su larga investigación sobre el CIJA).

Cuando el grupo de trabajo escarbó en busca de información sobre Wiley, se sorprendió al descubrir que el líder de la CIJA figuraba como director de nueve empresas diferentes en cuatro jurisdicciones.

Incluso descubrieron que Wiley y su empresa Tsamota -contratista de la Unión Europea y de los gobiernos de Estados Unidos y el Reino Unido que ha realizado trabajos en Irak, Siria, Afganistán, Pakistán y el Congo- habían aparecido sospechosamente en los Papeles de Panamá, una base de datos de entidades offshore.

Además, los investigadores descubrieron que CIJA y Tsamota tenían el mismo domicilio legal, además de coincidir en el personal clave. La dirección que el CIJA de Wiley y Tsamota habían registrado en Bruselas, Bélgica, era aparentemente sólo un apartamento en una zona residencial. (A finales de 2015, Wiley trasladó la dirección de CIJA/Tsamota a Lisboa, Portugal).

Cuando el CIJA y Wiley vieron las preguntas del grupo de trabajo, aparentemente se asustaron al ver que sus supuestas incorrecciones financieras podrían salir a la luz. (El comunicado de prensa de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude en el que se revelaba su investigación sobre corrupción en el CIJA no se publicó hasta marzo, un mes después).

Así que el CIJA se embarcó en un intento de tender una trampa al Grupo de Trabajo sobre Siria, Propaganda y Medios de Comunicación, en un intento de desacreditar su investigación.

Un empleado del CIJA no identificado creó una cuenta falsa en la plataforma de correo electrónico encriptado ProtonMail y, en diciembre de 2020, se puso en contacto con Paul McKeigue, profesor de epidemiología genética y genética estadística de la Universidad de Edimburgo, y miembro del grupo de trabajo.

McKeigue dijo a The Grayzone que cuando la cuenta falsa le envió el primer correo electrónico, no se identificó. El usuario, un empleado del CIJA disfrazado, trató de atraer a McKeigue prometiéndole información útil sobre Siria que podría utilizar para su investigación.

McKeigue se mostró escéptico al principio, pero la cuenta acabó proporcionándole información objetiva que sólo podía tener una persona con información privilegiada. McKeigue verificó de forma independiente la información y comprobó que, efectivamente, era correcta.

“Son profesionales de la guerra de la información”, recordó McKeigue. “Saben cómo engañarte para que les creas y te ganes su confianza”.

The Grayzone ha revisado algunos de los correos electrónicos enviados entre McKeigue y el empleado del CIJA. Los mensajes muestran cómo, a lo largo de varios meses de comunicación, el CIJA engañó a McKeigue para que le diera información privada sobre sus colegas del grupo de trabajo y sobre otras figuras públicas que han sacado a la luz las mentiras y la desinformación utilizadas para justificar la guerra sucia occidental contra Siria.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Sin embargo, McKeigue subrayó que no toda la información que proporcionó en la operación de espionaje era exacta. “Parte de esto fue embellecido para dar la impresión de una red coordinada que en realidad no existe”, dijo McKeigue en una declaración pública, señalando que el grupo de trabajo “no existe como una entidad más que un grupo suelto de personas que ocasionalmente son coautores de artículos o comentan los borradores de los demás.”

No fue hasta semanas después de su correspondencia, relató McKeigue, que la cuenta comenzó a insinuar que supuestamente era dirigida por un oficial de inteligencia ruso. McKeigue subrayó que el usuario permaneció al principio en el anonimato durante semanas, y no reivindicó falsamente una identidad rusa hasta bien avanzadas sus comunicaciones privadas.

Finalmente, la cuenta pasó a tener un nombre falso: Iván. El empleado del CIJA que estaba detrás mintió descaradamente a McKeigue, creando una persona ficticia completamente nueva.

“Iván” engañó a McKeigue haciéndole creer que tenía una fuente interna, tal vez incluso un informante, que quería exponer al CIJA por sus aparentes conexiones con las agencias de inteligencia occidentales.

“Cuando empecé a investigar el CIJA, pensé que todo era una fachada de los servicios de inteligencia y que estaba haciendo su trabajo para sentar las bases de una ocupación estadounidense y de sanciones a Siria”, dijo McKeigue a The Grayzone. “Pero a medida que escarbaba más, me di cuenta de que, para todos los millones de financiación que los gobiernos occidentales le habían proporcionado, el CIJA había entregado realmente muy poco”.

“Iván” trató de convencer a McKeigue de que no se centrara en investigar el ángulo de la corrupción, sino en los vínculos con la inteligencia occidental. Incluso le dijo a McKeigue que el director ejecutivo de CIJA, William Wiley, era un agente de la CIA que tenía un largo historial de trabajo con el gobierno estadounidense.

Esto llevó a McKeigue a investigar los amplios vínculos de Wiley con Washington y otros gobiernos occidentales, y su papel en el juicio contra el ex líder iraquí Saddam Hussein y el tribunal internacional para la antigua Yugoslavia.

McKeigue, que dijo que ahora cree que Wiley era el que llevaba la cuenta falsa de “Iván”, encontró un libro del periodista John Nixon, “Debriefing the President: The Interrogation of Saddam Hussein”, en el que se hacía referencia a un analista de la CIA en Iraq llamado Bill, del que McKeigue sospechaba que era William Wiley.

Pero “Iván” había distraído a McKeigue del escándalo principal: Las graves acusaciones del regulador de la UE de que Wiley había presidido un caso de fraude masivo.

“Me di cuenta de que el caso era sobre todo de corrupción”, dijo McKeigue a The Grayzone.

“Fui un estúpido, pero estaba extremadamente ocupado en ese momento”, añadió. “Si no hubiera estado tan ocupado, habría tenido más cuidado”.

Este escándalo salió a la luz el 26 de marzo, con una serie de artículos en los medios de comunicación británicos.

La reportera declaradamente pro-guerra de la BBC, Chloe Hadjimatheou -que fue expuesta por su propio trabajo poco ético y propagandístico sobre Siria por Aaron Maté de The Grayzone- promovió la operación de picadura de la CIJA en un artículo titulado “El profesor del Reino Unido y el falso agente ruso.” Hadjimatheou se hizo eco acríticamente de los puntos de discusión del CIJA, demonizando a Paul McKeigue como un chivato del Kremlin e incluso defendiendo a la organización contra las acusaciones de corrupción del regulador de fraude de la UE.

Documentos filtrados revisados por The Grayzone expusieron cómo la BBC se ha infiltrado en los medios de comunicación en lengua rusa para promover los intereses de la OTAN en un programa encubierto financiado y supervisado por el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido.

The Times, un medio de comunicación británico conocido por amplificar las narrativas de los servicios de inteligencia del Reino Unido, publicó un artículo cuidadosamente coordinado atacando a McKeigue. Apenas unas horas después, el mismo periódico publicó otra calumnia acusando a McKeigue y a sus colegas del Grupo de Trabajo sobre Siria, Propaganda y Medios de Comunicación de “vender “conspiraciones” sobre la guerra de Siria”. El artículo regurgitaba acríticamente las afirmaciones de Charles Lister, un cabildero del cambio de régimen de Washington, empleado por los grupos de reflexión militaristas financiados por las monarquías del Golfo que libran la guerra contra Damasco.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Estos ataques de los medios de comunicación fueron seguidos por un artículo de difamación casi idéntico en el tabloide de derechas Daily Mail, que convenientemente no mencionó la investigación de fraude de la OLAF sobre la CIJA.

En medio del ataque coordinado de los medios de comunicación, el CIJA emitió una declaración en la que difamaba al grupo de trabajo y defendía sus propias tácticas deshonestas, insistiendo en que su operación encubierta fue “llevada a cabo con medios legales”.

Por su parte, Paul McKeigue publicó una declaración personal en el sitio web del grupo de trabajo. “Como investigador ciudadano, cultivo contactos con todo tipo de personas que tienen información relevante, incluyendo fuentes anónimas y algunas fuentes identificadas cuyas actividades no apruebo”, escribió. “Mantuve la mente abierta sobre con quién hablaba”.

Desde entonces, el grupo de trabajo ha hecho pública su investigación sobre los negocios sospechosos de CIJA y Wiley.

McKeigue subrayó que está profundamente preocupado por “la subversión del gobierno parlamentario británico por lo que ahora reconozco que es un ‘Estado Profundo’ que opera en parte a través de recortes privados”.

De hecho, el hecho de que un contratista del gobierno del Reino Unido con una estrecha proximidad a los servicios de inteligencia participe en una operación de espionaje contra un académico británico contrario a la guerra en un intento de desacreditar su investigación, manchar la reputación de sus colegas y encubrir acusaciones de corrupción bien fundamentadas debería ser un gran escándalo.

La desesperación de las tácticas demuestra que el CIJA y William Wiley tienen mucho que ocultar. Un medio de comunicación verdaderamente independiente arrojaría luz sobre esta controversia. Pero hasta ahora, la prensa convencional ha funcionado como el brazo de relaciones públicas del CIJA, manchado de corrupción, tapando la podredumbre ética y la corrupción de una organización financiada por los contribuyentes en un intento de promover la guerra sucia contra Siria.

 

Los Cinco Ojos: La red global de espionaje del imperio británico que nos controla a todos

 

Fuente:

The Grayzone: Western govt contractor entrapped British scholar in sting operation to cover up Syria corruption scandal.

Te puede interesar

Contenidos

El suministro de armas a Kiev por parte de Estados Unidos y Gran Bretaña es sólo la punta del iceberg de sus preparativos para...

Contenidos

El Tratado que Italia y Francia acaban de firmar en Roma modifica radicalmente la ‎arquitectura de la Unión Europea en materia de defensa. Ya...

Ciencia y Tecnología

Por The Daily Expose Las últimas cifras publicadas por la nueva Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido sobre casos, hospitalizaciones y muertes de...

Contenidos

Por Thomas Luongo Si alguien tenía alguna ilusión de que Alemania no estaba completamente bajo el control de la multitud de Davos, creo que...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon