Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cómo Gran Bretaña y EEUU aniquilaron la revolución de Bahréin y las aspiraciones democráticas de su pueblo

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Gran Bretaña y Estados Unidos trabajaron juntos para acabar con la revolución de Bahréin de 2011 y con las aspiraciones de su pueblo a un gobierno democrático.

 

Por Finian Cunningham

Esta semana se cumplen diez años desde que el pueblo bahreiní iniciara un audaz y pacífico levantamiento contra un régimen monárquico despreciado y despótico. Durante las cuatro semanas siguientes, el régimen de Al Khalifa se vio sacudido hasta sus tambaleantes cimientos cuando cientos de miles de bahreiníes salieron a las calles del Estado insular del Golfo Pérsico.

Sin embargo, lo que siguió fue una intervención crucial -aunque despreciable- de Gran Bretaña y Estados Unidos que desencadenó una ola de represión brutal, una represión que continúa hasta hoy. Sin esta operación británica y estadounidense, el régimen bahreiní habría caído ante un levantamiento popular.

Lo que estaba en juego para Londres y Washington no era sólo la pequeña isla de Bahrein, sino la estabilidad de toda la cadena de monarquías del Golfo Pérsico, principalmente Arabia Saudí. Los jeques del Golfo son esenciales para mantener los intereses geopolíticos de las potencias occidentales en Oriente Medio, para apuntalar el sistema del petrodólar que es primordial para el sustento económico de Estados Unidos y para prolongar el lucrativo comercio de los fabricantes de armas británicos y estadounidenses.

Si Bahrein sucumbiera a un levantamiento democrático de su pueblo que exigiera elecciones libres y justas, un Estado de derecho independiente, una gobernanza económica más equitativa, etc., las monarquías del Golfo se verían “amenazadas” por el ejemplo. Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Omán son los otros Estados del Golfo que están gobernados por monarcas. Todos ellos son clientes de las potencias occidentales y facilitan las bases militares estadounidenses y británicas en toda la región, que son vitales para la proyección de poder, por ejemplo, para proseguir las guerras y enfrentarse a enemigos designados como Irán. Bahréin alberga la base de la Quinta Flota de la Armada estadounidense, así como una nueva base naval británica inaugurada en 2016. En resumen, no se puede permitir que Bahréin alcance la democracia, ya que eso tendría un efecto dominó en toda la región que pondría en peligro los intereses estadounidenses y británicos.

Las aspiraciones democráticas del pueblo bahreiní son conmovedoramente pertinentes. La mayoría de la población autóctona es seguidora del Islam chiíta, con muchas conexiones culturales con el antiguo Irán, que se encuentra al norte, al otro lado del estrecho mar del Golfo. Los gobernantes bahreiníes descienden de una tribu de colonos que invadió la isla en el siglo XVIII. La tribu khalifa procedía originalmente de la península arábiga. Su ocupación de Bahrein fue de conquista y saqueo. A diferencia de la mayoría de los bahreiníes, los usurpadores profesaban el islamismo suní y despreciaban a la población nativa, a la que dominaban e imponían gravámenes arbitrarios y extorsivos bajo pena de muerte. Sin embargo, el Imperio Británico convirtió a los nuevos gobernantes en una monarquía en 1820, con el fin de cumplir un deber de centinela sobre la isla en una vía fluvial clave que conducía a la joya imperial de Gran Bretaña, la India. El Imperio Británico tenía acuerdos de protectorado similares con todos los demás territorios árabes del Golfo.

A lo largo de los siglos, los oficiales y soldados coloniales británicos se encargaron de imponer el régimen de los Jalifas en Bahrein. Los levantamientos del pueblo se repetían periódicamente y eran reprimidos violentamente por las fuerzas de seguridad británicas.

El patrón se repitió durante las revueltas de la Primavera Árabe de 2011, que se extendieron por el norte de África y Oriente Medio. Algunas de estas revueltas fueron manipuladas o fomentadas por las potencias occidentales para el cambio de régimen, como en Siria y Libia. Pero en Bahréin, fue un impulso verdaderamente democrático el que galvanizó a la mayoría chiíta para exigir una vez más sus derechos históricos contra lo que se consideraba un régimen despótico e impostor.

Tal era el tambaleante control del régimen sobre el poder que la marea del levantamiento popular estuvo a punto de barrerlo durante las cuatro semanas que siguieron al inicio del levantamiento de Bahréin el 14 de febrero de 2011. Este autor estuvo presente durante este tumultuoso momento en el que salieron a la calle hasta 500.000 personas, casi la mitad de la población. La rotonda de Pearl, en la capital, Manama, se convirtió en una “República de Bahréin” de facto, con acampadas pacíficas y multitudes diarias que le decían desafiantemente al rey Hamad bin Isa Al Khalifa que se había acabado el juego para su régimen de amiguetes. Eran tiempos embriagadores y el inminente destino peligroso del régimen era palpable. Sumir al pueblo en un baño de sangre sería la vía de escape para los gobernantes y sus patrocinadores occidentales.

El 14 de marzo de 2011, miles de tropas de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos invadieron Bahréin y comenzaron una sangrienta represión contra manifestantes desarmados. La gente fue detenida en masa y torturada. Los jóvenes fueron asesinados a tiros a quemarropa. La feroz represión que comenzó hace una década continúa hasta hoy, aunque los medios de comunicación occidentales la ignoran. Todos los líderes prodemocráticos bahreiníes languidecen en las cárceles sin el debido proceso. Varios presos han sido ejecutados por presuntos delitos de terrorismo después de que les sacaran “confesiones” a golpes.

Sólo unos días antes de la invasión saudí-emiratí de Bahréin, el 9 de marzo de 2011, el régimen recibió la visita de altos funcionarios de seguridad británicos y estadounidenses. Por parte británica estaban Sir Peter Ricketts, asesor de seguridad nacional del entonces primer ministro David Cameron, así como el general Sir David Richards, jefe de los militares británicos. En una segunda reunión separada, el 11 de marzo, tres días antes de la embestida, el régimen de Khalifa recibió la visita del entonces Secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates. No conocemos los detalles de esas conversaciones, pero los medios de comunicación afirmaron entonces que británicos y estadounidenses estaban “ofreciendo su apoyo a la familia real”.

Gran Bretaña y Estados Unidos trabajaron juntos para acabar con la revolución de Bahréin de 2011 y con las aspiraciones de su pueblo de gobernar democráticamente desde hace mucho tiempo. La represión continúa con funcionarios británicos y estadounidenses que visitan frecuentemente Bahréin para expresar su apoyo al régimen de los Jalifas. El ex secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo visitó la isla en agosto de 2020 y aduló al régimen por su apoyo a la política de Washington de normalizar los lazos con Israel. No hay señales de que la nueva administración de Biden adopte una posición más crítica hacia Bahréin. De hecho, fue la administración Obama en la que Biden era vicepresidente la que se confabuló con Gran Bretaña en la matanza de la revolución bahreiní allá por 2011.

Por lo tanto, cuando Gran Bretaña y Estados Unidos hablen de promover la democracia y los derechos humanos en lugares como Hong Kong, Venezuela, Rusia o cualquier otro lugar, sólo hay que recordar su credibilidad en bancarrota, como lo demuestra Bahrein. Los medios de comunicación occidentales -a pesar de sus pretensiones de libertad e independencia- también merecen ser condenados. Dichos medios han ignorado constantemente la difícil situación de los bahreiníes en deferencia a los intereses geopolíticos de su gobierno.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Fuente:

Finian Cunningham / Strategic Culture Foundation — How Britain and U.S. Killed the Bahrain Revolution.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

En 1865, con el mandato de reformar la estrategia imperial británica global, se creó el “Club X”, un grupo de 12 científicos bajo el...

Contenidos

2 de marzo de 2021 (EIRNS)- “La peor hambruna que el mundo ha visto en décadas” es la forma en que el Secretario General...

Contenidos

Las administraciones de Trump y Biden se han basado en el trabajo de un religioso de extrema derecha, Adrian Zenz, para su acusación de...

Contenidos

El 31 de diciembre, México publicó un decreto final que exige la eliminación progresiva del uso de glifosato y el maíz genéticamente modificado (GE)...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon