Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Científicos trabajan en vacunas autoreplicantes que se propagan como una enfermedad. ¿Cuáles son los riesgos?

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Filippa Lentzos y Guy Reeves

Una vez que se apruebe la vacuna contra el COVID-19 para su uso público, las autoridades de todo el mundo se enfrentarán al monumental reto de vacunar a miles de millones de personas, una operación logística plagada de espinosas cuestiones éticas. ¿Qué pasaría si en lugar de orquestar campañas complicadas y que requieren muchos recursos para vacunar a los seres humanos contra enfermedades infecciosas emergentes como la COVID-19, pudiéramos detener las enfermedades zoonóticas que a veces saltan de los animales a las personas en su origen? Un pequeño pero creciente número de científicos cree que es posible explotar las propiedades de autopropagación de los virus y utilizarlos para propagar la inmunidad en lugar de la enfermedad. ¿Podemos vencer a virus como el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus, en su propio juego?

Un virus que confiera inmunidad a toda una población animal a medida que se propaga en la naturaleza podría, en teoría, impedir que se produzca un evento zoonótico, apagando la chispa que podría encender la próxima pandemia. Si se vacuna a las ratas salvajes que albergan el mortal virus de Lassa, por ejemplo, se podrían reducir los riesgos de un futuro brote entre los humanos. Desde hace al menos 20 años, los científicos han estado experimentando con este tipo de vacunas autopropagables, trabajo que continúa a día de hoy y que ha llamado la atención del ejército estadounidense.

Por razones obvias, el interés del público y de los científicos por las vacunas es increíblemente alto, incluidas las vacunas autopropagables, ya que podrían ser eficaces contra las amenazas zoonóticas. Los biólogos Scott Nuismer y James Bull generaron una nueva atención mediática sobre las vacunas autopropagables durante el verano tras publicar un artículo en la revista Nature Ecology & Evolution. Sin embargo, los informes posteriores sobre el tema no dan importancia a los posibles inconvenientes de la liberación de vacunas autopropagables en el medio ambiente.

En efecto, las vacunas autopropagadas podrían entrañar graves riesgos, y la perspectiva de utilizarlas plantea cuestiones difíciles.

¿Quién decide, por ejemplo, dónde y cuándo debe liberarse una vacuna? Una vez liberada, los científicos ya no tendrán el control del virus. Podría mutar, como hacen naturalmente los virus. Puede saltar de especie. Cruzará las fronteras. Habrá resultados inesperados y consecuencias imprevistas. Siempre las hay.

 

Virólogo-insider de GAVI y la Fundación Gates dice que las vacunas Covid causarán un genocidio mundial

 

Aunque puede resultar técnicamente viable luchar contra enfermedades infecciosas emergentes como el COVID-19, el SIDA, el Ébola y el Zika con virus que se propagan por sí mismos, y aunque los beneficios pueden ser significativos, ¿cómo se sopesan esos beneficios frente a lo que pueden ser riesgos aún mayores?

 

 

Cómo funcionan.

Las vacunas autopropagables son esencialmente virus diseñados genéticamente para moverse por las poblaciones de la misma manera que las enfermedades infecciosas, pero en lugar de causar la enfermedad, confieren protección. Construidas sobre el chasis de un virus benigno, las vacunas tienen material genético de un patógeno añadido que estimula la creación de anticuerpos o glóbulos blancos en los huéspedes “infectados”.

Según algunos científicos, estas vacunas podrían ser especialmente útiles para las poblaciones de animales salvajes en las que la vacunación directa resulta difícil por cuestiones como la inaccesibilidad de los hábitats, la escasa infraestructura, los elevados costes o la falta de recursos. La idea, esencialmente, es vacunar a una pequeña proporción de una población mediante la inoculación directa. Estos llamados “fundadores” propagarán entonces la vacuna de forma pasiva a otros animales con los que se encuentren, ya sea por contacto, sexo, lactancia o por respirar el mismo aire. Poco a poco, estas interacciones podrían crear una inmunidad a nivel de la población.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

vacunas autoreplicantes

 

Las vacunas autopropagables tienen algunas de sus raíces en los esfuerzos por reducir las poblaciones de plagas. Investigadores australianos describieron una inmunocontracepción de propagación viral, que secuestraba el sistema inmunitario de los animales infectados -en este caso una especie de ratón no autóctona de Australia- y les impedía fecundar a la descendencia. Los primeros esfuerzos de autovacunación se centraron en dos enfermedades infecciosas altamente letales en la población de conejos europeos (el virus del mixoma y el virus de la enfermedad hemorrágica del conejo). En 2001, investigadores españoles probaron una vacuna en una población de conejos silvestres que vivían en la Isla del Aire, un pequeño islote español frente a Menorca. La vacuna se extendió a más de la mitad de los 300 conejos de la isla, y el ensayo se consideró un éxito.

En 2015, otro equipo de investigadores especuló con el desarrollo de una vacuna autopropagable contra el virus del Ébola que podría utilizarse en grandes simios salvajes como los chimpancés. Desde entonces, los científicos han llegado a ver una amplia gama de animales -desde animales salvajes como murciélagos, aves y zorros hasta animales domésticos como perros, cerdos y ovejas- como susceptibles de recibir vacunas autopropagables.

Hasta ahora, los investigadores no han desarrollado vacunas experimentales de autopropagación para los seres humanos; no hay pruebas claras de que nadie esté trabajando activamente en esta tecnología. Nuismer y Bull sostienen que las vacunas autopropagables constituyen un enfoque revolucionario para controlar las enfermedades infecciosas emergentes antes de que pasen de los animales a la población humana.

La propagación zoonótica es sin duda un problema acuciante; además del SARS-CoV-2, el VIH, el virus del Ébola y el virus del Zika, hay más de mil nuevos virus con potencial zoonótico que se han detectado en animales salvajes en la última década. Más vale prevenir que curar, afirman Nuismer y Bull en un artículo de New Scientist. En su artículo de Nature Ecology & Evolution, afirman que están “preparados para empezar a desarrollar vacunas autodiseminadas para atacar una amplia gama de patógenos humanos” en animales.

Fuera de un experimento, los científicos se enfrentarían a enormes obstáculos técnicos y prácticos a la hora de identificar los objetivos más apropiados para la intervención y garantizar el mantenimiento de la inmunidad en las poblaciones silvestres. A pesar de estos importantes retos, las posibles implicaciones para la seguridad de las vacunas autopropagadas son aún más graves.

La principal preocupación en materia de seguridad es el doble uso. En esencia, esto significa que la misma investigación que se utiliza para desarrollar vacunas autopropagables para prevenir enfermedades, también podría utilizarse para causar daño deliberadamente. Por ejemplo, se podrían crear desencadenantes en un virus que provoque fallos en el sistema inmunitario de las personas o animales infectados, de forma parecida a como lo hace el VIH de forma natural. O se podrían crear desencadenantes en un virus que provoquen una respuesta autoinmune dañina, en la que el cuerpo empiece a atacar sus propias células y tejidos sanos.

 

 

La cuestión del arma biológica.

Aunque los investigadores pretendan fabricar vacunas autopropagables, otros podrían reutilizar su ciencia y desarrollar armas biológicas. Un arma autopropagada de este tipo podría resultar incontrolable e irreversible.

No tenemos que escarbar mucho para encontrar un ejemplo histórico de biología armada. Como muestra el programa de guerra biológica sudafricano de la época del apartheid, las presiones sociales, políticas y científicas pueden llevar al mal uso de la innovación biológica.

El programa sudafricano, cuyo nombre en clave era Project Coast, se centraba principalmente en armas de asesinato encubiertas para utilizarlas contra personas consideradas una amenaza para el gobierno racista del apartheid. Además de producir artilugios para inyectar venenos, los investigadores del Proyecto Coast desarrollaron técnicas para recubrir terrones de azúcar con salmonela y cigarrillos con Bacillus anthracis.

Aunque ha habido muchos programas de guerra biológica, incluidos varios mucho más elaborados y sofisticados, el programa sudafricano es especialmente relevante para pensar en los usos maliciosos de las vacunas autopropagadas. Uno de los proyectos de investigación del Proyecto Coast tenía como objetivo desarrollar una vacuna contra la fertilidad humana.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La idea tomó fuerza en una época de preocupación generalizada por la explosión demográfica mundial. Schalk Van Rensburg, que supervisaba los trabajos relacionados con la fertilidad en un laboratorio del Project Coast, dijo a la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Sudáfrica, un foro para examinar la sórdida historia de la época y sentar las bases de la paz y la tolerancia en el futuro, que pensaba que el proyecto estaba en consonancia con los intentos de la Organización Mundial de la Salud de frenar el aumento de la natalidad mundial. Creía que podría dar a su laboratorio fama internacional y financiación. Según Van Rensburg, Wouter Basson, director del programa de guerra biológica, dijo que los militares necesitaban una vacuna antifecundidad para que las mujeres soldado no se quedaran embarazadas.

Aunque algunos de los científicos que participaron en el proyecto negaron conocer intenciones ulteriores o incluso que su trabajo sobre la fertilidad formara parte de un esfuerzo militar, Van Rensburg y Daniel Goosen, un director del laboratorio, declararon a la Comisión de la Verdad y la Reconciliación que la verdadera intención del proyecto era administrar selectivamente el anticonceptivo en secreto a mujeres sudafricanas negras involuntarias.

Al final, la vacuna contra la fertilidad no se produjo antes de que el Proyecto Costa se cerrara oficialmente en 1995, 12 años después de su inicio. Una primera versión se probó en babuinos, pero nunca en humanos. Sudáfrica no es el único país que intenta esterilizar por la fuerza a parte de su población. Países europeos, como Suecia y Suiza, esterilizaron a miembros de la minoría romaní a principios de la mitad del siglo XX y algunos, como Eslovaquia, continuaron incluso más allá. Más recientemente, los analistas han denunciado que el gobierno chino está esterilizando a las mujeres de Xinjiang, una provincia con una gran población de musulmanes uigures.

No hace falta dar un gran salto a la imaginación para ver cómo los objetivos del proyecto de la vacuna antifertilidad de Sudáfrica se habrían beneficiado de la investigación de las vacunas autopropagables, sobre todo si se combina con los actuales avances en farmacogenómica, desarrollo de fármacos y medicina personalizada. En conjunto, estas líneas de investigación podrían ayudar a hacer posible una guerra biológica ultra selectiva.

 

 

Un potencial de abuso cada vez mayor.

La Convención sobre Armas Biológicas, el tratado que prohíbe las armas biológicas, tiene casi 50 años. Negociada y acordada en plena Guerra Fría, la convención adolece de modos de funcionamiento obsoletos. También existen importantes problemas de evaluación del cumplimiento. Desde luego, la convención no impidió a Sudáfrica llevar a cabo el Proyecto Costa a principios de los años ochenta.

La investigación de vacunas por cuenta propia es un campo pequeño pero creciente. En este momento, unas 10 instituciones están realizando un trabajo significativo en el área. Estos laboratorios se encuentran principalmente en Estados Unidos, pero algunos están también en Europa y Australia. A medida que el campo se expande, también lo hace el potencial de abuso.

Hasta ahora, la investigación ha sido financiada principalmente por entidades gubernamentales estadounidenses dedicadas a la ciencia y la salud, como la Fundación Nacional de la Ciencia, los Institutos Nacionales de la Salud y el Departamento de Salud y Servicios Humanos. También han financiado proyectos organizaciones privadas como la Fundación Gates e instituciones académicas. Recientemente, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), a veces considerada como el ala de investigación y desarrollo del ejército estadounidense, se ha involucrado en la investigación. La Universidad de California en Davis, por ejemplo, está trabajando en un proyecto administrado por la DARPA denominado Predicción del potencial de propagación y vacunación masiva de animales para prevenir las amenazas de patógenos emergentes en las zonas actuales y futuras de las operaciones militares estadounidenses. Según un folleto, el proyecto está “creando el primer prototipo del mundo de una vacuna autodiseminada diseñada para inducir un alto nivel de inmunidad de rebaño (protección a nivel de población salvaje) contra el virus de Lassa… y el Ébola”.

La inversión militar en innovación biológica con fines defensivos o de protección está permitida por la Convención de Armas Biológicas, pero aún así puede enviar señales equivocadas. Puede hacer que los países duden de las intenciones de los demás y que se invierta en investigación potencialmente arriesgada, incluso en vacunas autopropagables. El resultado de la investigación malograda o de la guerra biológica podría ser catastrófico para la salud y el medio ambiente.

En un momento en que la norma contra las armas químicas se está degradando, subrayada recientemente por el envenenamiento del líder opositor ruso Alexei Navalny con el agente nervioso Novichok -un crimen del que muchos funcionarios europeos culpan a Rusia-, la comunidad internacional simplemente no puede permitirse que ocurra lo mismo con la norma contra el uso de armas biológicas. Desafiaría por completo el espíritu del tratado si pareciera que los Estados quisieran llevar a cabo actividades de doble uso de alto riesgo en biología.

Las conversaciones tempranas, abiertas y de buena fe sobre los objetivos y avances científicos que causan preocupaciones particulares de doble uso, como las vacunas autopropagables, son esenciales para explorar los intereses más amplios de ciertas trayectorias técnicas. El programa de la Universidad de California en Davis está buscando formas de incorporar un “interruptor de apagado” para controlar la tecnología de forma segura. Y la DARPA afirma que toda experimentación de campo relacionada con el proyecto seguirá los protocolos de bioseguridad. Pero estas promesas no serán suficientes. Nuestra ambición debe ser tomar una decisión colectiva sobre las vías técnicas que estamos dispuestos, o no, a tomar como sociedad.

 

‘Las vacunas transgénicas autoreplicantes circularán entre la población como un virus patógeno’, advierte un informe del Centro Johns Hopkins de 2018

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Fuente:

Filippa Lentzos, Guy Reeves, Bulletin of the Atomic Scientists: Scientists are working on vaccines that spread like a disease. What could possibly go wrong?, September 18, 2020.

Te puede interesar

Contenidos

La perseguida periodista Janet Phelan habla desde el exilio sobre su trabajo de investigación en armas biológicas, la Ley Patriota y otras leyes que...

Ciencia y Tecnología

Según información oficial recopilada por The Daily Expose, entre el 8 de diciembre de 2020 y el 28 de mayo de 2021, un total...

Contenidos

El fondo comunitario de derecho común, The People’s Union of Britain (PUB), presentó nuevas pruebas ante los tribunales británicos mientras un juez sigue revisando...

Ciencia y Tecnología

Los nuevos documentos obtenidos por TrialSite News sugieren que los problemas de las pruebas de calidad de rutina se pasaron por alto en la prisa por...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon