En 2018, Morteza Sheshpari, un científico del Departamento de Ingenieria Geotécnica de la Universidad de Ottawa, en Canadá, publicó un artículo en el Electronic Journal of Geotechnical Engineering bajo el título: “Super armas de energía para inducir terremotos, deslaves, sumideros, avalanchas y erupciones volcánicas.” En su artículo, Sheshpari explica cómo los servicios militares y de inteligencia usan diferentes tipos de armas de energía de amplio espectro, incluyendo telepatía sintética y la modificación del temperamento y el comportamiento de tropas amigas o enemigas mediante el envío de señales de frecuencia ultra baja (ULF) al cráneo y al cuerpo humano para manipular los nervios neuronales. Esto es posible porque el cerebro, encerrado en el cráneo, contiene minerales de calcita con cristales que tienen potencial de resonancia, afirma Sheshpari. Además de estas armas de energía, se han desarrollado otras que el científico llama “super armas” y que son usadas para desencadenar terremotos, erupciones volcánicas, deslizamientos de la tierra, sumideros y avalanchas de nieve. Estas armas pueden hacer resonar y derrumbar estructuras construidas principalmente de concreto. Sheshpari también explica cómo estas super armas electromagnéticas pueden usarse para provocar terremotos moderados con el fin de prevenir terremotos mayores. Sin embargo, también resalta (y atención, porque se trata de un científico de una universidad de mucho prestigio) que los efectos negativos del mal uso de las super armas electromagnéticas actualmente están relacionados con el cambio del sistema geoestratégico en la Tierra. Específicamente, escribe el científico Morteza Sheshpari: “la aplicación negativa de estas armas podría estar en manos de la llamada facción illuminati para llevar a cabo una agenda de despoblación de la Tierra a través de la inducción de megaterremotos en grandes ciudades, específicamente del llamado ‘tercer mundo’, mediante la activación de volcanes y supervolcanes para recrear el escenario del ‘juicio final’ que todos conocen a través de la religión y/o la propaganda illuminati de control mental.”

 

Armas para manipular los nervios neuronales y alterar el comportamiento humano

Los servicios militares y de inteligencia utilizan diferentes tipos de armas de energía de amplio espectro, incluyendo la telepatía sintética y la modificación del temperamento y el comportamiento en tropas amigas o enemigas. Las armas de cambio de comportamiento pueden lanzarse desde helicópteros, aviones, satélites, o instalarse en tierra para inducir miedo y ansiedad en el enemigo. Si se usan a favor, son capaces de elevar la valentía y la confianza de las tropas amigas para objetivos específicos.

Todos esto se realiza enviando señales ULF al cráneo y al cuerpo para manipular los nervios neuronales. Esto es posible porque el cerebro —encerrado en el cráneo— contiene minerales de calcita con cristales que tienen potencial de resonancia.

También es común el uso de tecnología de voz a cráneo para comunicarse a gran distancia con el personal militar mediante telepatía sintética. El propio cerebro tiene el potencial de producir señales eléctricas abundantes que se pueden ver en la prueba EEG de cerebro.

Mediante la resonancia del cráneo y los huesos del oído para agitar el sistema neuronal del cuerpo y cambiar la frecuencia eléctrica natural del cerebro, incluso es posible inducir sueños sintéticos o pesadillas a personal específico con fines de control mental, pudiendo llegar a determinar la programación de actividades del individuo para el día siguiente.

 

Super armas de energía son usadas para provocar desastres naturales con fines económicos, y para emular las profecías bíblicas

Aparte de las armas de energía antes descritas, se han desarrollado otras que Morteza Sheshpari llama “super armas” y que se pueden utilizar para desencadenar terremotos, erupciones volcánicas, deslizamiento de la tierra, sumideros y avalanchas de nieve.

Estas armas también pueden hacer resonar y derrumbarse estructuras construidas principalmente con concreto, que contienen arena resonante y cristales de grava en su interior, y que al hacerlas resonar a cierta frecuencia terminan fracturándose y colapsando. Lo importante de todo esto es lograr obtener la frecuencia que produzca la resonancia adecuada para colapsar el edificio.

La investigación de Morteza Sheshpari se enfoca en el estudio de la aplicación de súper armas electromagnéticas para inducir eventos catastróficos —con efectos tanto negativos como positivos— pueden ser usados con fines geoestratégicos, para cambiar el sistema de vida en la Tierra.

Las super armas para inducir terremotos y activar volcanes, por ejemplo, han sido desarrolladas para mejorar el equilibrio de poder estratégico entre uno o dos países, pero también se pueden utilizar para provocar diferentes efectos.

Una aplicación positiva de estas super armas puede ser un incentivo de terremotos bajos o moderados en áreas propensas a terremotos para liberar el estrés acumulado dentro de las fallas y la prevención de terremotos grandes y desastrosos.

La aplicación negativa de estas armas generalmente se hace con fines económicos y comerciales, y para desestabilizar a países enemigos. La aplicación negativa de estas armas podrían estar en manos de la llamada facción illuminati con el fin de llevar a a la práctica una agenda de despoblación de la Tierra a través de la inducción de megaterremotos en grandes ciudades, específicamente del llamado “tercer mundo”, activando volcanes y supervolcanes, para recrear el escenario del “juicio final” que todos han escuchado a través de la religión y/o la propaganda illuminati para el control mental.

Lista de terremotos provocados artificialmente según la investigación de Morteza Sheshpari.

La hipótesis de Morteza Sheshpari está respaldada hasta por la historia si tomamos en cuenta que la élite ejecuta acciones geoestratégicas deliberadas que fuerzan el cumplimiento de pasajes expuestos en la narrativa bíblica. Y como las masas están tan mentalmente programadas que aceptarían cualquier resolución que provenga de las escrituras sagradas, tarde o temprano acabarían rendidos ante la autoridad religiosa que les engaña a través del ocultismo y el uso especulativo de tecnologías suprimidas. Es decir, los descendientes de la élite judío-egipcia que enconmendó la escritura de la Biblia a los sacerdotes del culto de Serapis en el Egipto Ptolemaico, estarían buscando mantener el control de la Tierra al escenificar la agenda que impusieron hace miles de años a través de las religiones monoteístas.

 

Investigación científica revela que la identidad del Jesús bíblico fue copiada del dios Horus de los textos egipcios

 

Fuentes:

Morteza Sheshpari / Electronic Journal of Geotechnical Engineering — Super weapons (energy weapons) for inducing earthquakes, landslides, Sinkhole, Snow Avalanche, and erupting volcanoes. Enlaces alternativos a la investigación en: The Millenium Report y Mente Alternativa.

Mente Alternativa — La radiación electromagnética ha sido usada como arma, revela documento desclasificado del gobierno de los EE.UU.

Mente Alternativa — 12 investigaciones sobre armas de frecuencia y energía dirigida usadas contra los seres humanos.

Mente Alternativa — Armas electromagnéticas e informativas: La manipulación remota del cerebro humano.

Mente Alternativa — Tecnología 5g, el ‘arma’ electromagnética global que está a punto de alcanzarnos.

Mente Alternativa — Investigación científica revela que la identidad del Jesús bíblico fue copiada del dios Horus de los textos egipcios.

 

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion