Compañías suecas han empezado a implantar microchips a empleados, que los aceptan porque piensan que son “modernos y convenientes” sin detenerse a pensar en sus consecuencias. Lo cierto es que los implantados no pueden estar seguros de quién va a acceder su información personal. Se sabe que agencias de inteligencia como la CIA intervienen y espían a personas a través de televisiones, teléfonos y computadoras, y no tardarán en hacer lo mismo a través de los implantes. Por otro lado, proyectos de alta tecnología que desarrolla la elite global a través de corporaciones como Google, quieren conectar la mente humana y sus procesos de percepción a una red de inteligencia artificial como parte de su agenda transhumanista.

 

Epicenter ofrece implantes ‘pasivos’ a sus empleados

Epicenter empezó a implantar microchips a sus empleados en enero de 2015. Ahora, alrededor de 150 empleados los tienen.

Los implantes usan la tecnología NFC (Comunicación de Campo Cercano), misma que se usa en tarjetas de crédito, sistemas móbiles de pago, y otros sistemas de pago sin contacto. Al ser activados por un lector, a unos pocos centímetros de distancia, una pequeña cantidad de información fluye entre ambos dispositivos a través de ondas electromagnéticas. Los implantes son “pasivos,” es decir que contienen información que otros dispositivos pueden leer, pero no pueden leer información por sí mismos.

La jeringa entra en la piel, entre el pulgar y el dedo índice. Entonces, el microchip es inyectado en la mano del empleado con un click. Un “cíborg” más ha sido creado.

Lo que podría parecer una visión distópica del entorno laboral, no es más que una rutina en la empresa sueca Epicenter. La compañía ofrece a sus empleados implantes del tamaño de un grano de arroz, que funcionan como tarjeta electrónica para abrir puertas, operar impresoras o comprar smoothies con un ademán de mano. Las inyecciones se han hecho tan populares que los empleados de Epicenter hacen fiestas a aquellos que se someten al implante.

 

Propaganda para familiarizar a las masas

Los medios de comunicación convencionales han lanzado campañas de propaganda para difundir la idea de que los microchips para humanos son algo normal, y que “tarde o temprano” serán implantados a niños y la gente terminará aceptándolos porque harán la vida más “fácil y segura.”

En Suecia estas campañas han sido tan exitosas que la gente con implantes ya los consideran “un órgano más de su cuerpo” y alardean que pueden usarlos para cosas tan banales como “abrir puertas” o “entrar al gimnasio.”

Según ABC News, Patrick Mesterton, co-fundador y jefe ejecutivo de Epicenter, ha dicho que el mayor beneficio del implante es la comodidad.

“Básicamente simplifica tu vida (…) reemplazando muchas cosas para las que usas otros dispositivos de comunicación, ya sea tarjetas de crédito, llaves, o cosas de ese tipo.”

 

 

La marca de la bestia

Sin duda la tecnología implica comprometer la privacía de las personas a cambio de las comodidades que ofrece.

Ben Libberton, un micro-biólogo del Instituto Karolinska de Suecia dijo que la información que puede ser accesada desde el microchip es muy diferente a la información que se encuentra en el smartphone de una persona.

“Tú podrías obtener información sobre tu salud, sobre ubicación, estadísticas de actividades que realizas, cosas de ese tipo.”

“Toda la información puede ser recopilada.”

Entonces la pregunta es: “¿Qué sucede después con esa información? ¿Para qué se usa? ¿Quién la va a usar? Quién va a poder verla?”

 

Accesorio de moda para consumidores …y hackers

La desventaja para los impresionables esclavos de la moda es que no saben exactamente qué es lo que se están metiendo en sus cuerpos.

Tampoco pueden estar seguros de quién va a acceder su información personal.

Si hoy en día, agencias de inteligencia como la CIA intervienen y espían a personas a través de sus propias televisiones, teléfonos y computadoras, no tardarán en hacer lo mismo a través de los implantes.

Ben Libberton, un micro-biólogo del Instituto Karolinska de Estocolmo, dice que:

“Los hackers podrían acceder a grandes franjas de información a través de los implantes de microchips. El dilema ético será más grande conforme los microchips se vuelvan más sofisticados.”

Llevar un microchip adentro del cuerpo no es nada extraordinario en un mundo plagado con cámaras de vigilancia, detectores de metales, software para espiar a las personas a través de sus teléfonos, televisiones o automóviles. En todo caso, que lo use quien así lo desee. La pregunta es si los implantes siempre van a ser una opción o en algún momento se convertirán en un requisito, y a qué costo, pues en una sociedad como en la que vivimos, carente de ética y en la que los gobiernos perjudican a los ciudadanos en vez de ayudarles, no se vislumbra más que un inminente abuso de esta tecnología.

 

La agenda transhumanista

Reputados autores como Daniel Estulin, David Icke, y el periodista Alex Jones, respaldan la teoría de que un gobierno en la sombra está creando una sub-realidad energética en una banda de frecuencia específica en el cerebro humano para conectarse al mismo. “Van a conectar la mente humana y sus procesos de percepción a una red de inteligencia artificial” —dice Icke.
Google es el centro de este proyecto e internet es fundamental para instalar esa realidad artificial generada tecnológicamente que están construyendo y a la que quieren conectar a los seres humanos. Eventualmente la gente va a desarrollar una mente artificial, es decir, una conciencia de panal masiva conectada a todo tipo de artefactos integrados, y eso creará una nueva realidad.

Este escenario sería la fase final del paradigma fisicalista/materialista en que los humanos evolucionarían a meros robots bio-tecnológicos (cíborgs). Por otro lado, la última esperanza para la humanidad es que todavía tenemos oportunidad de volver al paradigma cuántico/energético ancestral original y convertirnos en lo que fuimos antes de la gran intervención a la humanidad para evolucionar de manera orgánica y no artificial.

 

 

Fuentes:

1. Mente Alternativa.

2. Telegraph.

3. Your News Wire.

 

Necesitamos tu ayuda...
La demanda de contenido de Mente Alternativa está creciendo, aunque las agencias y redes sociales siguen recortando nuestros ingresos y limitando el alcance de nuestras publicaciones a través de sus algoritmos de censura. Esto hace difícil que podamos continuar haciendo nuestro trabajo. Para mantenernos verdaderamente independientes, necesitamos tu ayuda. No vamos a colocar áreas de membresía en este sitio web, pues queremos que la información llegue a todas partes. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

banner bitcoin