Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

China dice que la guerra entre Estados Unidos y China es inminente

Por Eric Zuesse

China ha anunciado ahora públicamente que, a menos que el Gobierno de Estados Unidos retire sin demora de la provincia china de Taiwán las fuerzas militares que envió allí recientemente, China enviará pronto fuerzas militares a esa provincia, porque, no sólo Estados Unidos envió en secreto “fuerzas de operaciones especiales” a esa isla, sino porque, “desde que Estados Unidos ha sacado a la luz la noticia a través de funcionarios anónimos, ha dado un paso adelante para socavar, de forma encubierta a semiovertida, las condiciones clave para el establecimiento de relaciones diplomáticas entre China continental y Estados Unidos”. Esta declaración -que amenaza con cortar las relaciones diplomáticas con Estados Unidos- procede del editorial del periódico del Partido Comunista Chino, Global Times, del 8 de octubre. Sus editoriales hablan en nombre del Gobierno chino, al menos tanto como las declaraciones de la Casa Blanca de Estados Unidos hablan en nombre del Gobierno estadounidense.

El editorial chino continúa explicando que

“La China continental debe responder a las nuevas provocaciones de EEUU para que tanto Washington como la isla de Taiwán se den cuenta de la gravedad de su connivencia. De lo contrario, en el siguiente paso, el personal militar estadounidense puede aparecer en la isla de Taiwán, vistiendo públicamente uniformes y su número puede aumentar de docenas a cientos o incluso más para formar una guarnición estadounidense de facto en la isla.”

En otras palabras: Las “fuerzas de operaciones especiales” de Estados Unidos podrían morir cuando China envíe sus fuerzas militares a Taiwán para hacer frente a la insurrección que se está produciendo en esta provincia. China dice que enviará esas tropas y aviones a la isla antes de que Estados Unidos invada públicamente la isla, para estar en una mejor posición para hacer frente a la invasión de Estados Unidos si se produce. China está claramente apuntando aquí para evitar que haya “una guarnición estadounidense de facto en la isla”. China -si va a matar a las tropas estadounidenses en esa isla- quiere matar sólo a ese escaso personal de las “fuerzas de operaciones especiales”, y NO a ninguna “guarnición”. Quiere minimizar el daño.

El Gobierno de Estados Unidos ha reconocido oficialmente que Taiwán es -como dice el propio Gobierno chino- una provincia de China, no una nación separada. Por lo tanto, lo que la Administración estadounidense de Biden está haciendo ahora es en realidad una violación de la política oficial (y en realidad de larga data) del Gobierno de Estados Unidos en la materia.

Como ya informé el 14 de septiembre, bajo el titular de que “China y Estados Unidos están al borde de la guerra”:

“Ahora mismo, los neoconservadores de los que se ha rodeado Biden amenazan con acusarle de haber ‘perdido a Taiwán’ si Biden se retracta de sus numerosas amenazas a China, amenazas de que el Gobierno de Estados Unidos dará marcha atrás en la política estadounidense de ‘Una sola China’, vigente desde el ‘Comunicado de Shangai’ del 28 de febrero de 1972, cuando el Gobierno de Estados Unidos firmó con China la promesa y el compromiso de que ‘Estados Unidos reconoce que todos los chinos de ambos lados del Estrecho de Taiwán sostienen que no hay más que una sola China y que Taiwán es una parte de China. El Gobierno de Estados Unidos no cuestiona esta posición. Reafirma su interés en una solución pacífica de la cuestión de Taiwán por los propios chinos’”.

De forma silenciosa, pero gradual, el gobierno de Estados Unidos ha ido dando en los últimos años señales crecientes de que va a derogar esta política y conceder a Taiwán el reconocimiento oficial y una embajada en Washington. Hacerlo sería un contraste flagrante, no sólo contra el “Comunicado de Shangai” del 28 de febrero de 1972, sino contra otras políticas oficiales de Estados Unidos.

Por ejemplo, consideremos Crimea, que el Gobierno estadounidense exige que sea parte de Ucrania y no de Rusia. En cuanto a la relación entre Crimea -que fue una provincia de Rusia entre 1783 y 1954, pero que luego fue transferida repentina y arbitrariamente a Ucrania por el dictador soviético Jruschov en 1954- y Ucrania, el Gobierno de Estados Unidos exige que Crimea sea como Jruschov dictaminó arbitrariamente que fuera en 1954: una parte de Ucrania. Estados Unidos tiene esta política a pesar de que las encuestas de opinión pública que el propio Gobierno de Estados Unidos encargó realizar a los habitantes de Crimea, tanto en 2013, antes del golpe de Estado de febrero de 2014 en Ucrania, como después de ese golpe, mostraron un apoyo público abrumador de los habitantes de Crimea para que fuera devuelta a Rusia, dejando de ser parte de Ucrania (como había sido el caso desde 1954). El Gobierno de Estados Unidos exige que los habitantes de Crimea -que en más de un 90% prefieren formar parte de Rusia en lugar de Ucrania- no tengan derecho a determinar cuál será su nacionalidad, pero que los taiwaneses (que podrían desear predominantemente no formar parte de China) tengan derecho a determinar cuál será su nacionalidad). El Gobierno de Estados Unidos exige que Crimea sea devuelta a Ucrania, a lo que los residentes de Crimea siempre se han opuesto (y siguen haciéndolo), pero ahora también exige que Taiwán NO sea devuelto a China (que fue parte de China desde 1683 y hasta que Japón conquistó Taiwán en 1895 y la mantuvo hasta que Taiwán fue devuelta a China en 1945.

Las pretensiones de Estados Unidos de apoyar la democracia en los asuntos internacionales son descaradamente un fraude para continuar el imperio estadounidense que se ha establecido después de la Segunda Guerra Mundial por medio de numerosas sanciones, golpes de estado e invasiones.

Andrew Bacevich, presidente del Quincy Institute for Responsible Statecraft, tituló el 30 de septiembre: “‘Un error horrible’: Cómo recuperarse de los delirios imperiales de Estados Unidos”, y escribió:

“En lugar de tomar partido en las disputas regionales -Arabia Saudí contra Irán, Israel contra Hamás y Hezbolá-, Estados Unidos debería volver a posicionarse como un intermediario realmente honesto. En lugar de reprender a algunas naciones por violar los derechos humanos y dar a otras un pase, debería exigir a todas ellas (y a sí mismo) un estándar común. En lugar de inundar la región con armamento avanzado, debería utilizar su influencia para reducir las transferencias de armas. En lugar de oponerse de forma selectiva a la proliferación nuclear, debería hacerlo de forma generalizada. En lugar de dispersar las fuerzas estadounidenses por toda la región, debería reducir drásticamente el número de bases que mantiene en ella. Como mucho, deberían bastar dos: una base aérea en Qatar y una instalación naval en Bahrein.”

Lo mismo ocurre con asuntos como Taiwán y Crimea. Bacevich concluyó (refiriéndose al ejemplo de Afganistán) que:

“El último ‘horrible error’, por retomar la frase del Secretario de Defensa Austin, data de la época inmediatamente posterior a la Guerra Fría, cuando Estados Unidos sucumbió a una forma de autointoxicación: delirios imperiales alimentados por una infatuación con el poder militar.”

Las sanciones, los golpes de Estado y las invasiones militares de Estados Unidos deben terminar. Como podría decir el Quincy Institute for Responsible Statecraft (si fueran más contundentes): lo que el Gobierno de Estados Unidos ha estado haciendo desde 1945 no es “diplomacia responsable”. Estas sanciones, golpes de estado e invasiones militares, son, en cambio, “Delirios Imperiales”, tal como dice Bacevich.

Sin embargo, los multimillonarios de Estados Unidos, cuyas donaciones determinan qué candidatos serán políticamente competitivos para tener siquiera una oportunidad de ser nominados y así tener la posibilidad de ser luego elegidos para cargos públicos en el Gobierno federal de Estados Unidos, son esencialmente unánimes a favor de su complejo militar-industrial, que es el campo más rentable para ellos para invertir. En consecuencia, el neoconservadurismo -que es el imperialismo estadounidense- es bipartidista y dominante en los dos partidos políticos de Estados Unidos, cada uno de los cuales está financiado por un grupo diferente de multimillonarios. Son prácticamente unánimes a favor del imperialismo, ambos Partidos votan en el Congreso abrumadoramente a favor del imperialismo estadounidense -casi lo único que apoyan bipartidistamente- porque es rentable para los multimillonarios que financian cada uno de los dos Partidos (o equipos) del Congreso. Esta es la razón por la que Joe Biden continúa, y en general intensifica, las políticas exteriores de Donald Trump, y por la que Donald Trump había continuado, y en general intensificado, las políticas exteriores de Barack Obama – todos los presidentes recientes de Estados Unidos han sido (y el actual es) neoconservadores (o imperialistas), independientemente de lo que puedan ser. Un ejemplo de ello: el 10 de enero de 2021, justo antes del final de la presidencia de Trump, Zero Hedge tituló “La política de ‘una China’ de Washington está muerta mientras Pompeo levanta las restricciones en las relaciones entre Estados Unidos y Taiwán”. Biden no hace más que intensificar la política de Trump respecto a China.

De hecho: todo este imperialismo estadounidense ha sido enormemente rentable para los multimillonarios de Estados Unidos, y especialmente para los que más han invertido en las industrias de “defensa”. Esto ha sido más claro y más descarado después de que la “justificación” ideológica (el anticomunismo) del inicio de la Guerra Fría de Truman y Eisenhower, en 1945, terminara finalmente en 1991. Comenzando alrededor de 1990 -el mismo período en que G.H.W. Bush comenzó a instruir secretamente a los “aliados” de Estados Unidos de que la Guerra Fría continuaría en el lado de Estados Unidos incluso después de que la Unión Soviética se desintegrara y terminara su comunismo, y terminara su lado de la Guerra Fría- los “Rendimientos Acumulados, Indexados a 1951”, para el total del “Mercado” de acciones vs. para los “Industriales” vs. para “Defensa”, tres segmentos que se habían movido previamente en tándem uno con el otro, divergieron bruscamente después de 1990, de modo que desde entonces la ”Defensa” se ha disparado, está subiendo mucho más rápido que los otros dos sectores (“Mercado e “Industriales”) que continuaron subiendo en tándem uno con el otro después de 1990. Ese año fue el momento en que las valoraciones del mercado de los productores de armamento de Estados Unidos despegaron repentinamente y dejaron al resto de la economía cada vez más atrás. Todo se muestra ahí mismo en este gráfico. Eso significa que la decisión de George Herbert Walker Bush de ir por la sangre, en lugar de servir a las necesidades del pueblo estadounidense, ha sido enormemente rentable para la aristocracia de Estados Unidos. También es interesante que el período posterior a 1990 ha sido cuando el Gobierno de Estados Unidos se involucró cada vez más en la invasión de Oriente Medio. Los mercados de armas allí estaban creciendo a pasos agigantados. Sin embargo, después de 2020, los regímenes aliados de Estados Unidos parecen volver a centrarse en la “competencia de grandes potencias” (incluyendo sanciones y otras operaciones para promover el “cambio de régimen” contra cualquier gobierno que no coopere con los esfuerzos del régimen de Estados Unidos contra lo que declara como “enemigos de Estados Unidos”). Ahora equiparan abiertamente la “competencia” económica contra esos objetivos, como algo que es legítimo tratar incluso con medios militares. Presumen abiertamente que los militares deben servir a sus multimillonarios y no a la defensa “nacional” (es decir, pública). Presumen abiertamente que el imperialismo es correcto, y que está bien que las naciones luchen entre sí para enriquecer aún más a sus respectivas aristocracias.

De esto se trata en realidad el apoyo del régimen estadounidense a que Taiwán se convierta en un país independiente: hacer aún más ricos a los multimillonarios de Estados Unidos.

El artículo de Gideon Rachman en el Financial Times, del 12 de octubre de 2021, “La hora de la verdad está cada vez más cerca de Taiwán”, proporciona una excelente documentación de que el régimen estadounidense (incluyendo sus medios de comunicación) ha tenido un gran éxito en los últimos años en el aumento de la negatividad de la opinión pública estadounidense hacia el Gobierno de China, y que este éxito ha aumentado la presión sobre el presidente estadounidense Biden para ir a la guerra contra China. Sin embargo, Rachman no observó que el 26 de julio de 2021, el sitio de noticias militares de Estados Unidos DefenseOne había anunciado, en relación con los juegos de guerra de Estados Unidos que acababan de concluir contra China, “‘Fallaron miserablemente’: Después de la derrota en el juego de guerra, los Jefes Conjuntos están revisando la forma en que las Fuerzas Armadas de EE.UU. lucharán”, e informaban de que si la “revisión” de los Jefes Conjuntos tiene éxito, no será hasta 2030, como muy pronto. Por lo tanto: si hay una invasión de Estados Unidos pronto contra China, entonces las fuerzas armadas de Estados Unidos probablemente perderán esa guerra, y la presión sobre Biden para ir a la guerra nuclear contra China será entonces enorme – para convertir esa derrota en “victoria”. Tal vez la propaganda antichina de Estados Unidos ha tenido demasiado éxito y traerá la aniquilación nuclear. Tal vez los propietarios de empresas como Lockheed Martin, y de empresas como CNN -la gente que, de hecho, ha colocado a los líderes “elegidos” de Estados Unidos en el poder- resultarán haber sido demasiado eficaces en lo que hacen. Ahora mismo, esta situación parece un tren desbocado que se dirige a un choque catastrófico.

Tal vez la pregunta en este momento es: ¿Qué tan insistentes son los multimillonarios de Estados Unidos, realmente, para que el gobierno de Estados Unidos se convierta en el primer imperio que abarca el 100% del mundo, dictando a todas y cada una de las otras naciones? ¿Están dispuestos a arriesgarse a la aniquilación nuclear por ese objetivo supremacista? Después del exitoso golpe de Estados Unidos contra Ucrania en 2014, han estado comprando lujosos búnkeres subterráneos en preparación para esto (Tercera Guerra Mundial). Pero, ¿es ese realmente el tipo de mundo en el que quieren vivir y morir? Esa es la cuestión.

 

¿Guerra nuclear preventiva de EU contra China por Taiwán?

 

Fuente:

Eric Zuesse, en The Duran: China Says U.S.-China War Is Imminent.

 

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un informe de 66 páginas escrito y publicado en 1997 en la Revista Fidelio por el editor de la Revista Executive...

Contenidos

Por Bill Jones China ha reaccionado enérgicamente al discurso inaugural del 20 de mayo del nuevo presidente de Taiwán, Lai Ching-te, ya que indicaba...

Contenidos

Por Dean Andromidas La Armada y la Fuerza Aérea chinas llevaron a cabo hoy ataques simulados contra Taiwán, durante un ejercicio militar que rodeó...

Contenidos

La teniente coronel retirada de la USAF, Karen Kwiatkowski, considera que los únicos factores que unen hoy al Congreso de los Estados Unidos son...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram