Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Renace Cambridge Analytica: La agencia privada de espionaje vuelve a utilizar el arma de Facebook

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



A pesar de todas las protestas públicas, las investigaciones y audiencias oficiales, las sanciones económicas, las disculpas y las propuestas de regulación, Facebook sigue siendo la principal herramienta de vigilancia del mundo, utilizada como arma de todo tipo de formas malévolas por un gran número de elementos hostiles.

Esta es una traducción automatizada. La versión original del artículo, en inglés y con enlaces, puede consultarse en Mint Press News.

 

Por Kit Klarenberg

DeMENLO PARK, CA – El 4 de abril, los demandantes en una acción colectiva presentada contra Facebook por sus prácticas de intercambio de datos tras el estallido del escándalo de Cambridge Analytica presentaron una nueva moción, acusando al gigante de las redes sociales de obstruir deliberadamente el descubrimiento de información que revelaba la magnitud de su mala conducta.

Es el último acontecimiento en una amplia controversia que comenzó en los primeros meses de 2017 y que muestra pocas señales de disminuir. En resumen, Cambridge Analytica se aprovechó de una laguna legal de Facebook para recopilar los datos personales de hasta 50 millones de estadounidenses, con el fin de manipular a los votantes en nombre de una serie de candidatos de derechas -entre los que podría estar Donald Trump- y de campañas políticas en Estados Unidos y otros países.

Desde entonces, la empresa y su matriz, SCL Group, se han plegado, con investigaciones oficiales sobre sus actividades llevadas a cabo en varios países, mientras que Facebook ha recibido una multa récord de 5.000 millones de dólares por parte de la Comisión Federal de Comercio por atroces violaciones de la confidencialidad de los usuarios. Todo el conflicto suscitó una gran preocupación pública sobre la privacidad en línea y la influencia maligna de la publicidad basada en el comportamiento y el microtargeting, que perdura hasta el día de hoy.

En septiembre de 2020, el antiguo director general de Cambridge Analytica, Alexander Nix, fue inhabilitado para ejercer como director de la empresa en el Reino Unido durante siete años por ofrecer servicios poco éticos, entre los que se incluyen “sobornos o trampas de miel, campañas de desvinculación de los votantes, obtención de información para desacreditar a los oponentes políticos y difusión de información de forma anónima en las campañas políticas”.

Por el contrario, un miembro del personal de alto nivel de SCL que parece ser fundamental para muchas de esas prácticas poco éticas -aunque lo niegan- no se ha visto afectado por las consecuencias del escándalo. De hecho, se han beneficiado y han prosperado enormemente tras el escándalo.

Una semana antes del cierre de Cambridge Analytica, el 1 de mayo de 2018, Gaby van den Berg -quien, entre otras cosas, creó la “Metodología de Dinámica de Comportamiento” patentada por SCL y aprobada por DARPA, que analiza y perfila audiencias objetivo concretas para identificar estrategias óptimas para influir en sus percepciones y acciones- fundó una nueva empresa en Londres, Emic Consulting. Desde entonces, ha enseñado técnicas de guerra de la información al estilo de Cambridge Analytica a militares de todo el mundo.

 

Esta foto sin fecha es una de las pocas publicadas en línea que se cree que muestra a Gaby van den Berg, en el centro, en Mascate, Omán

Esta foto sin fecha es una de las pocas publicadas en línea que se cree que muestra a Gaby van den Berg, en el centro, en Mascate, Omán

 

Por ejemplo, las fuerzas armadas canadienses gastaron grandes sumas en los servicios de Emic en 2019 y 2020. Su rama de inteligencia se vio envuelta en una serie de escándalos de alto perfil a lo largo de la pandemia de COVID-19, acosando a los ciudadanos con extrañas operaciones psicológicas y minando los perfiles de las redes sociales para obtener datos sin la aprobación de los usuarios, provocando protestas.

Los resultados de una investigación posterior sobre las actividades de ocultación de la unidad fueron absolutamente condenatorios. Aunque no se mencionó a Emic, es casi inconcebible que las tácticas desplegadas de forma tan polémica no estuvieran influidas por la tutela de la empresa.

 

“Ventaja del posicionamiento”

Al parecer, Van den Berg está involucrada en otros esfuerzos de ocultación para influir subrepticiamente en audiencias involuntarias. Los archivos filtrados y revisados por MintPress la nombran como una colaboradora clave en un esfuerzo de guerra psicológica secreta en Siria, financiado por el Ministerio de Asuntos Exteriores británico y llevado a cabo por la oscura empresa de comunicaciones Global Strategy Network.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La empresa fue fundada por el veterano del MI6 Richard Barrett, que dirigió las operaciones antiterroristas de la agencia antes y después del 11-S, un periodo en el que la inteligencia británica se vio íntimamente implicada en el monstruoso programa de rendición extraordinaria de Washington. Abundan las preguntas sobre su complicidad en las torturas de la CIA a los sospechosos de terrorismo.

Según las declaraciones del Ministerio de Asuntos Exteriores, Global Strategy comenzó a operar en Siria desde “los primeros días” de los intentos occidentales de desestabilizar el gobierno de Bashar al-Assad, convenciendo a los sirios, a los ciudadanos occidentales y a los Estados extranjeros de que el Ejército Sirio Libre era una alternativa legítima y moderada, al tiempo que inundaba los medios de comunicación internacionales con propaganda a favor de la oposición.

La empresa se jactaba de que su producción informativa de “gran impacto” había influido en las percepciones de todo el mundo, habiendo sido vista por “muchos cientos de millones de personas y atrayendo comentarios hasta el Consejo de Seguridad de la ONU”.

En opinión de Global Strategy, su éxito se debe a que “la programación no se diseña el primer día y se entrega “pase lo que pase”, sino que se repite y reutiliza rápidamente a medida que la situación sobre el terreno y nuestros adversarios cambian”.

Haciendo referencia al concepto militar y de inteligencia de infiltrarse en el “bucle OODA (Observar, Orientar, Decidir, Actuar)” de un enemigo, Global Strategy habló de “introducirse” en los procesos de toma de decisiones del gobierno de Assad y de los grupos extremistas en Siria, “para tomar buenas decisiones más rápido” de lo que lo hicieron sus adversarios, “ser estratégicamente proactivos y tácticamente reactivos” y “lograr una ventaja de posicionamiento”.

 

cambridge analytica

 

La clave de este proceso es el amplio uso que hace Global Strategy de la innovadora tecnología interna. Por ejemplo, ha creado el “Daeshboard”, que proporciona un análisis de las comunicaciones de los grupos terroristas, y se basa en gran medida en el “acceso histórico y continuo” de la empresa a los “grupos de comunicación cerrados” en Telegram, Rocket.Chat y otras plataformas aparentemente encriptadas.

Al rastrear las declaraciones públicas de estos grupos y la forma en que sus “temas cambian con el tiempo y geográficamente”, Global Strategy señala las “tendencias emergentes” en la propaganda extremista, “y cómo reprimirlas”. Un ejemplo citado de esta capacidad fue el noreste de Nigeria en septiembre de 2019, después de que los canales de chat privados de Boko Haram indicaran que el grupo terrorista pretendía atacar a los cristianos.

 

cambridge analytica

 

Daeshboard permitió a Global Strategy “identificar y visualizar cómo estaba tomando forma esta amenaza” antes de que Boko Haram comenzara a ejecutar a los cristianos tres meses más tarde, modificando a su vez sus mensajes de propaganda “semanalmente” para promover la tolerancia religiosa, “adelantándose así a los esfuerzos [de Boko Haram] por provocar un conflicto sectario”.

Todo esto puede estar muy bien, pero, como pronto veremos, la empresa tiene la capacidad declarada de hacer esto con motivaciones mucho menos positivas en otros contextos, y atacar a personas inocentes de la vida cotidiana en el proceso.

Daeshboard opera en conjunto con Murmurate, un software de “escucha social” que permite a Global Strategy monitorear las conversaciones en línea “con tendencias geográficas”, lo que proporciona una visión de cómo reacciona el público objetivo a ciertos mensajes, cómo las respuestas y los debates divergen en diferentes regiones de un país determinado, y “cómo las audiencias digitales están conectadas entre sí”.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
“Enfoques de guerra creativos”

No es de extrañar que Van den Berg haya desempeñado un papel en la creación de estos recursos, y de hecho ExTrac -una plataforma de big data que combina “datos de ataques y comunicaciones en tiempo real con inteligencia artificial”, y que proporciona “conocimientos procesables” sobre las comunicaciones de los grupos extremistas violentos para su uso por los “responsables políticos y profesionales” de la lucha contra el terrorismo y el “extremismo violento” (CVE)- lanzada por Global Strategy en marzo de 2021.

Ese mismo mes, van den Berg fue uno de los dos “expertos” que dirigieron un debate en línea convocado por el Centro de Excelencia de Comunicaciones Estratégicas de la OTAN, con sede en Riga. Entre los temas que se trataron estaban: “¿Cuáles son las limitaciones del big data para entender [sic] a nuestras audiencias?” y “¿Puede la escucha social predecir comportamientos?”.

Evidentemente, van den Berg tiene un intenso interés profesional en las disciplinas precisas que Global Strategy ha aprovechado. La referencia a la escucha social para predecir comportamientos es también particularmente tentadora, dado que esto es precisamente lo que las técnicas “psicográficas” de Cambridge Analytica intentaron lograr, aunque aparentemente con poco éxito. Tal vez, dado el fracaso de los métodos de la empresa, van den Berg esté investigando nuevos medios para lograr el mismo objetivo intrusivo.

En cualquier caso, lo que contienen los informes clasificados de los clientes de ExTrac es una incógnita, aunque es probable que sea altamente sensible: “El acceso se concede caso por caso a través de suscripciones”, señala el pie de página de su sitio web, subrayando la exclusividad y el secreto de la plataforma. Sin embargo, resulta llamativo que en las evaluaciones de amenazas de ExTrac, disponibles públicamente, se haga referencia repetida a las actividades de actores extremistas en Facebook y a sus audiencias.

En uno de esos informes, la actividad extremista en la red social se menciona en el mismo pasaje que las discusiones privadas llevadas a cabo a través de Telegram y “las redes ilícitas fuera de línea y las comunicaciones encubiertas”, lo que sugiere claramente que no es el contenido puramente “abierto” de Facebook lo que ExTrac examina.

Para reforzar esta interpretación, en los archivos filtrados de Global Strategy aparece Charlie Winter, director de investigación de ExTrac, que dirige la iniciativa junto a un “antiguo personal de inteligencia” sin nombre. Investigador académico de grupos extremistas desde hace mucho tiempo, su doctorado -que examinó cómo “los grupos militantes contemporáneos cultivan enfoques creativos para la gobernanza y la guerra” en línea- fue financiado directamente por Facebook.

 

cambridge analytica

 

Además, la red social financió su estancia de cinco años como investigador en el Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización de Londres, a través de su Iniciativa de Coraje Civil en Línea, al igual que el Ministerio del Interior del Reino Unido y el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. Correos electrónicos desclasificados revelan que ha ofrecido sesiones informativas en persona sobre la propaganda del ISIS a representantes de este último.

El mandato de Winter en el Centro le llevó a escribir un libro, “La imagen terrorista”, que examinaba 20.000 imágenes “recogidas de las redes encubiertas del Estado Islámico en Internet”. Su contenido habla de un amplio conocimiento del funcionamiento interno de las unidades de propaganda de élite del ISIS y de sus discusiones privadas a través de varias plataformas de chat por parte del autor, incluyendo el WhatsApp, propiedad de Facebook.

 

cambridge analytica

 

Todo esto plantea la pregunta obvia de si Global Strategy accede directa o indirectamente a los datos de los usuarios de Facebook, y los convierte en armas a la manera exacta de Cambridge Analytica, con la ayuda de van den Berg, un individuo conectado centralmente con esa firma y sus métodos maliciosos de manipulación masiva.

Cabe destacar que ambas empresas, y Emic, han ignorado las repetidas peticiones de claridad de MintPress.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
“Organización comercial agresiva”

Si los datos privados de Facebook están siendo explotados por Global Strategy con fines antiterroristas, se podría argumentar que el fin justifica los medios, ya que dicha intrusión socava a los grupos extremistas bárbaros, previene una mayor radicalización y potencialmente evita futuras atrocidades.

Sin embargo, el punto de mira clandestino de Global Strategy no se centra únicamente en los extremistas y sus partidarios. En el transcurso de sus operaciones en Siria, utilizó abiertamente Murmurate para recopilar información sobre los debates en línea entre el público objetivo en el Reino Unido, incluidos los refugiados sirios, que luego se transmitió al Ministerio de Asuntos Exteriores.

Esta infracción indiscriminada pone de manifiesto un fallo más amplio de los programas de CVE: se basan en el axioma erróneo y sin fundamento de que, literalmente, cualquier persona expuesta a la propaganda extremista de cualquier forma representa una posible amenaza terrorista, por lo que pre-criminalizan de hecho a innumerables personas inocentes -en su inmensa mayoría musulmanas- y las convierten en objetivos de manipulación y vigilancia.

Dada la facilidad y la fluidez con la que viajan los memes en las redes sociales, muchos usuarios pueden convertirse inadvertidamente -e involuntariamente- en parte de la “audiencia” de un grupo extremista y, por tanto, ser incluidos en la red de arrastre de la Estrategia Global. Sin aclarar cómo clasifica ExTrac a la “audiencia” extremista, o incluso lo que constituye un “extremista”, no tenemos forma de saber el alcance de su recopilación de datos.

Sin embargo, cabe señalar que el gobierno del Reino Unido ha designado anteriormente la desconfianza en los medios de comunicación, la creencia en las “teorías de la conspiración” y la crítica al gobierno, especialmente en el ámbito de la política exterior, como indicadores de una posible radicalización extremista. El Departamento de Seguridad Nacional también ha publicado una guía oficial con las mismas acusaciones.

Incluso si ExTrac se limitara a espiar su información y comunicaciones públicas, es poco probable que los individuos respetuosos de la ley acepten que esos datos sean recogidos y analizados en secreto por un siniestro comerciante de propaganda financiado por el Estado y dirigido por agentes de inteligencia, y mucho menos que los frutos de esta investigación se vendan a actores desconocidos con fines lucrativos, para luego ser utilizados con fines inciertos.

El hecho de que las técnicas originalmente perfeccionadas para su uso en la guerra con el fin de lograr un “cambio de comportamiento” en los objetivos enemigos se entrenaran en los ciudadanos fue un componente central del escándalo de Cambridge Analytica. ExTrac representa inequívocamente una herramienta influenciada por técnicas militares y de inteligencia adaptadas para fines comerciales, con civiles desprevenidos en la línea de fuego.

En marzo de 2020, el dominio Daeshboard.net se registró utilizando WhoisGuard, que blinda la identidad del registrante. Expiró un año más tarde, aunque hoy en día una búsqueda en Google del sitio web hace que aparezca la página de inicio de sesión del cliente de ExTrac, lo que implica que los dos son uno y el mismo, o que el segundo es una versión tecnológicamente evolucionada del primero, ahora abierto para un uso más amplio por parte del sector privado y las entidades estatales.

Además de la multa récord de 5.000 millones de dólares impuesta por la FTC, Facebook se enfrenta a otras sanciones importantes debido a su falta de interés por proteger los datos de los usuarios. Una vez recolectados por Cambridge Analytica -entre otros muchos-, la empresa no tenía forma de saber a dónde iban a parar esos datos ni los fines a los que se destinaban.

Hay pocos indicios de que Facebook se tome más en serio la privacidad hoy en día, pero una cuestión hasta ahora inexplorada es si existen controles para evitar que personas como Charlie Winter compartan información sensible sobre su plataforma y sus usuarios con otros.

 

cambridge analytica

 

Las operaciones de encubrimiento de Winter en Siria, que lo colocaron en una posición tan cercana a Van den Berg, se llevaron a cabo al mismo tiempo que su investigación sobre el uso de las redes sociales por parte de los extremistas, por invitación de Facebook y con su patrocinio financiero. La red social es citada por Global Strategy como un conducto clave para su propaganda contra el régimen y el ISIS. Durante este tiempo, Winter también fue asesora “experta” de otro esfuerzo encubierto del Ministerio de Asuntos Exteriores, que se dirigía a los campos de refugiados del Líbano con mensajes antiextremistas.

El trabajo de Winter en Facebook, y el conocimiento interno resultante, puede haber sido uno de los factores que condujeron a su reclutamiento, particularmente en este último caso, dado que un elemento de la campaña fue la creación de un grupo privado de Facebook para que los habitantes de los campos discutieran los problemas locales, un grupo que fue “monitoreado de cerca” por el contratista que entregaba el proyecto, sin que lo supieran quienes lo usaban. Como mínimo, sus múltiples funciones simultáneas representan un enorme conflicto de intereses.

Ambas operaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores se llevaron a cabo bajo los auspicios de la Célula de Comunicaciones Contra el Daesh de Londres. Una mordaz revisión interna de Whitehall sobre los esfuerzos de la Célula en Siria, no destinada al consumo público, encontró que fueron “mal planificados, probablemente ilegales y costaron vidas”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Los sirios empleados por los contratistas, como Global Strategy, fueron asesinados por los grupos extremistas a los que se dirigían. El alcance del derramamiento de sangre fue considerable. Un operador “sufrió pérdidas de personal básico que perjudicaron a la organización de manera fundamental”. Otro fue condenado como “una organización comercial agresiva”, que asumió riesgos “personales y políticos” y puso en peligro a sus empleados al “[ir] demasiado lejos”.

No es seguro que ninguna de las dos descripciones se refiera a Global Strategy, pero el hecho de que la empresa estuviera involucrada en lo que era una conspiración claramente peligrosa y posiblemente delictiva significa que es particularmente vital que Facebook aclare si era consciente de la participación de Winter en ella, si su relación con él perdura hasta el día de hoy y, por supuesto, si su conexión, de una forma u otra, permite a ExTrac acceder a información privada privilegiada de los usuarios sin su conocimiento o consentimiento.

Sin embargo, lo que está muy claro es que, a pesar de todas las protestas públicas, de las investigaciones y audiencias oficiales, de las sanciones económicas, de las disculpas y de las propuestas de regulación, Facebook sigue siendo la principal herramienta de vigilancia del mundo, utilizada como arma de todo tipo de formas malévolas por un gran número de elementos hostiles, cuyo alcance probablemente nunca conocerá el público. Y los mismos individuos que no rinden cuentas están utilizando los mismos métodos para hacerlo, con el apoyo y el respaldo financiero de los gobiernos occidentales, y la conformidad del propio Facebook.

 

Facebook, Cambridge Analytica y el uso de información privada para amañar elecciones

 

 

Fuente:

Kit Klarenberg: Cambridge Analytica Reborn? Private Spy Agency Weaponizes Facebook Again.

Te puede interesar

Contenidos

El ataque a Nordstream no es algo nuevo. Ya hubo un incidente similar en el pasado: el sabotaje del gasoducto de Siberia, que fue...

Ciencia y Tecnología

El historiador y geoestratega Matthew Ehret se plantea las siguientes preguntas: ¿Por qué una figura destacada de la dinastía Rockefeller dedicaría las últimas décadas...

Contenidos

Documentos filtrados revisados por MintPress News muestran que los planes encubiertos para influir a los rusos y ponerlos en contra de su gobierno han...

Contenidos

El vil asesinato de Darya Dugina, o el terror a las puertas de Moscú, no está realmente resuelto, escribe Pepe Escobar.   Por Pepe...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY