Cámara de Representantes vota para condenar el racismo de Donald Trump

“Si las congresistas estadounidenses de otras descendencias deberían ‘regresar a sus países’ como lo ha sugerido el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, entonces el propio jefe de Estado estadounidense debería irse a Israel, donde reside su lealtad” — Dr. Kevin Barrett.

El revisionismo histórico nos ha enseñado que la nobleza negra internacional siempre ha dividido a la humanidad para controlarla a través del caos. Ellos financian ambos bandos en todo conflicto. En la Segunda Guerra Mundial, financiaron tanto a Hitler como a los Estados Unidos a través de la banca de Wall Street. Y el presente no es la excepción. En mayo de 2019, The Times of Israel y otros medios israelíes reportaron cómo rabinos de la yeshivá (escuela israelí de élite) acogen el racismo, el supremacismo, alaban a Hitler e instan a la esclavización árabe. Es decir que la clase sacerdotal israelí está usando la esencia de la religión talmudista para infundir el odio y la separación entre judíos y gentiles.

 

El Talmud, un libro sagrado judío que promueve la pedofilia, el odio y el rencor contra el hombre

 

Donald Trump no sólo es un hijo de inmigrantes ilegales y un criptojudío por herencia familiar, sino que durante su administración ha roto casi todas sus promesas de campaña con tal de complacer los caprichos de la Israel sionista, que a su vez está controlada por los testaferros Rothschild (agentes jesuitas) y por la nobleza negra internacional que creó y tiene comprometido a Donald Trump. Por eso, no es de extrañar que Donald encarne una combinación del supremacismo WASP anglosajón —que ha inspirado a movimientos como el Ku Klux Klan— mezclado con un racismo talmudista similar al que enseñan los rabinos de la Yeshivá en Israel.

Y es que el supremacismo anglosajón de Trump no sólo se ha notado en su política nacional e internacional durante los últimos dos años, sino que también floreció en los comentarios recientes que hizo a través de Twitter instando a “volver a sus países de origen” a varias legisladoras estadounidenses con otras descendencias que critican sus políticas.

Ante esta situación, el martes por la noche, la Cámara de Representantes se vio obligada a votar para condenar el lenguaje racista del presidente de los Estados Unidos, después de horas tumultuosas de debates en el Capitolio que incluyeron drama y confrontaciones como los que la nobleza negra busca precisamente para dividir y conquistar.

 

 

La votación fue de 240 a favor y 187 en contra. Cuatro republicanos y un independiente, el representante Justin Amash de Michigan, respaldaron el voto para condenar el racismo trumpista en la Cámara de Representantes, al igual que todos los demócratas que votaron.

La representante demócrata Ilhan Omar de Minnesota, una de las congresistas a las que Trump atacó, dijo que la votación del martes envió un mensaje a los niños pequeños que “están luchando con el peso de esas palabras que ahora vienen del Presidente, que las escuchamos, las vemos y nunca permitirá que nadie les diga que este no es su país.”

La resolución denunció al Presidente por comentarios racistas dirigidos a cuatro congresistas demócratas de color, pero las tensiones que rodearon la lucha procesal se dieron en medio de un acalorado debate de más de una hora.

 

‘Trump debería regresar a Israel, que es a donde pertenece’

Si las congresistas estadounidenses de otras descendencias deberían “regresar a sus países” como lo ha sugerido el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, entonces el propio jefe de Estado estadounidense debería irse a Israel, donde reside su lealtad, ha dicho el académico estadounidense Dr. Kevin Barrett.

El Dr. Barrett, un académico y académico académico con sede en Wisconsin, hizo las declaraciones después de los tuits racistas de Trump, quien llamó a varias legisladoras que critican sus políticas para regresar a sus países de origen.

En una serie de tweets el lunes, Trump dijo que las congresistas, tres de ellas musulmanas, estaban “escupiendo” “odio racista”, y les pidió que “regresen” a los países “rotos e infestados de delitos” de los que originalmente procedían.

Trump hacía referencia a los Representantes Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York, Ilhan Omar de Minnesota, Rashida Tlaib de Michigan y Ayanna Pressley de Massachusetts.

 

¿Anticristo o líder? El destino de EEUU y el mundo entero vía Donald Trump

 

La tragedia viene cuando siguen a un líder que no comparte los valores humanos ni la idea de igualdad, sino que promueve el egoísmo, el supremacismo, el racismo.

Sigan al líder. Desafortunadamente para el fenómeno humano, el comportamiento colectivo sigue este patrón. La tragedia viene cuando siguen a un líder que no comparte la hermandad, los valores humanos ni la idea de igualdad, sino que promueve el egoísmo, el supremacismo, el racismo.

El resultado final es un odio controlado y enfocado masivamente no solo para controlar un país, sino para lanzar una campaña de expansión en el mundo: la Alemania nazi. Este es el peligro de seguir al líder, ya sea de una organización sindical, de una ONG, o incluso si es “La luz del mundo”.

Los valores individuales se diluyen ante la creencia y fe de que el líder traerá la bonanza de nuestros deseos reprimidos y de nuestros fracasos económicos. La identificación con el líder es muy simple, si me promete lo que no tengo y que siempre he querido, basta.

Donald Trump así ganó en las elecciones presidenciales pasadas en Estados Unidos, levantando la esperanza en esos olvidados por los que profesan la pluralidad y el globalismo, y que por ende, quedaron lejos de la bonanza económica. ¿Quiénes? Los campesinos, empresarios supremacistas, agricultores, gente de pueblo, gente no cosmopolita, no educada ni acostumbrada a aceptar la mezcla racial: los supremacistas blancos. Y su nuevo líder cayó como anillo al dedo.

Mr. Donald Trump, pelirrojo, magnate, patán, humillador, macho y manipulador de masas, que además puede ser un héroe para todo aquél que busca en la vida dinero, éxito económico o fama.

El mandatario estadounidense para ese tipo de gente, tiene la clave de la felicidad. Con eso basta para explicar su éxito, y que el señor esté en el poder, y que quizá se reelija. Con eso basta para explica, cómo Trump se divierte humillando y despreciando a todos los migrantes, morenos, negros que no comulguen ideas como las de él.

Dicho esto, el último episodio repugnante y vomitivo es haber enviado verbalmente a 4 congresistas de su propio país (EE.UU.), a sus países de donde tienen raíces, menospreciándolos y menospreciándolas. Bajo la idea que expuse al principio, lejos de si es correcto o no, o ético o no, esto es sin duda un grave peligro, ya lo sabíamos pero se pone peor.

Si de medio se matan entre ellos mismos dentro de EE.UU., bueno, es un asunto interno que solo ellos deben resolver, pero si esta es la ideología con la que creen tienen el derecho de gobernar el mundo, de imponer sanciones y reprimir países, quizá estemos viendo el nacimiento de un nuevo loco que explote bombas reales contra la paz mundial.

Ya conocíamos al loco anterior, que ha prendido fuego económico a todo el mundo. Ahora vemos que ataca sin piedad a sus propios ciudadanos y que está dividiendo EE.UU. y poniéndolo en un río peligroso y negativo. Si eso hace con su país.

 

Los Trump: De inmigrantes ilegales a criptojudíos, jesuitas y amigos de pedófilos

 

 

Fuentes:

Press TV — Trump should go back to Israel, where he comes from: Analyst.

Veterans Today — House Censures Trump for Racism.

Detrás de la Razón — Detrás de la Razón: ¿Anticristo o líder? El destino de EEUU y el mundo entero vía Donald Trump.

Mente Alternativa — Los Trump: De inmigrantes ilegales a criptojudíos, jesuitas y amigos de pedófios.

Mente Alternativa — Rabinos de la Yeshivá acogen el racismo, alaban a Hitler e instan a la esclavización árabe.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion