Brandon Smith: Globalistas culparán al populismo por colapso económico prediseñado

En su último artículo publicado en Alt-Market, el analista Brando Smith explica que la Reserva Federal básicamente ha admitido a los Estados Unidos que está entrando en territorio de recesión y que la recuperación que han estado promoviendo durante los últimos años es un fraude. De este modo, Trump se ha convertido en el chivo expiatorio perfecto para el colapso de la “burbuja de todo” en caso de que los globalistas y sus socios bancarios internacionales decidan comenzarlo. Si la batalla entre Trump y la Reserva Federal fuera auténtica y no escenificada, se pregunta Smith: ¿por qué querría Trump hacer colapsar los mercados bursátiles? Al entrar en un año electoral, una caída de las acciones lo perjudicaría mucho más de lo que perjudicaría al banco central. La Fed solo necesitaría esperar un año para que Trump fuera enterrado en las elecciones de 2020 después de que la catástrofe económica le envuelva el cuello. Lo mismo vale para los chinos. Solo tendrían que esperar un año para que Trump fuera destituido. El único incentivo para que Trump cause todo este pánico en el mercado es que está creando un desvío intencional a favor de los banqueros centrales. La relación del gabinete de Trump con las élites bancarias y los miembros del Código de Regulaciones Federales confirma esta situación, excepto para aquellas personas que creen en el argumento ingenuo de que Trump está “manteniendo cerca a sus enemigos.” Bajo estas premisas, respaldadas con cifras y hechos verificables, Brandon Smith desarrolla a lo largo de su artículo las siguientes cuatro reflexiones sobre el desarrollo de los hechos recientes entre Trump y la Reserva Federal:

1. La Fed está provocando un colapso deliberadamente, y Trump y los conservadores (o populistas) están destinados a asumir la caída.

2. Trump no hace nada sin la aprobación de las élites en su gabinete. No hay batalla interna. Todo lo que Trump hace es en beneficio del papel que está desempeñando dentro del guión globalista.

3. Un sector de personas dentro del movimiento de la liberación planetaria darían cualquier cosa por creer que un héroe en un caballo blanco vendrá a pelear heroicas batallas contra los globalistas en su nombre; pero esa hipótesis es irreal y está llena de contradicciones. La Fed y otras estructuras basadas en los Estados Unidos no están en la cima de la pirámide de control. Los globalistas son GLOBALES, la Fed no es más que una franquicia y el dólar no es más que un mecanismo de sacrificio que puede ser reemplazado. Lo han hecho en el pasado y lo pueden hacer nuevamente. De hecho, ese es un plan que admiten abiertamente. Pues incluso el colapso de la economía estadounidense es una parte necesaria del reseteo económico que buscan los globalistas industrialistas y cabalistas de la vieja aristocracia europea, y Trump una bandera falsa para enterrar los ideales de soberanía de los gentiles por generaciones.

4. Se aproxima un Brexit sin acuerdo, que servirá a los intereses de los globalistas para fijar un colapso en los Estados Unidos y partes de Europa contra los populistas y los activistas de la soberanía, de modo que los globalistas no serán culpados del fracaso de su experimento supranacional. Esto es un caos prediseñado, es decir, la dinámica hegeliana del problema-reacción-solución. L Fed acaba de admitir de manera indirecta que no hay recuperación económica, y que no habrá flexibilización cuantitativa hasta que sea demasiado tarde para detener una crisis por un corto período de tiempo. Trump acaba de admitir que la guerra comercial no va a terminar en su primer mandato como presidente y que a partir de ahora solo empeorará. Todo lo que queda es un Brexit sin acuerdo que envíe ondas de choque en toda Europa, y tal vez otra guerra devastadora en Venezuela, Irán o quizá ambas.

 

 

Durante mucho tiempo he sostenido que la Reserva Federal no tiene intención de patear la lata en el colapso económico que está actualmente en curso, y que el ciclo de ajuste de la Fed fue una forma de restringir liquidez a la debilidad económica para provocar el colapso de la “burbuja de todo.” En los últimos dos años predije que la Reserva Federal mantendría las condiciones de liquidez ajustadas hasta justo antes o justo después de una caída acelerada en los fundamentos y los mercados. La caída en los fundamentos ya comenzó en 2018 y 2019. Y es probable que ahora también haya comenzado un retorno a las condiciones de caída incrementales en los mercados bursátiles.

Si bien creía que el banco central mantendría las tasas estables en julio, las declaraciones públicas de Jerome Powell después del anuncio de la Reserva Federal de un pequeño recorte de tasas de .25 pb fueron aún peores para los inversores del mercado y solo respaldan mi posición original. La afirmación de Powell de que el recorte fue simplemente un “ajuste” de mitad de año y no el comienzo de un ciclo de relajación horrorizó al mundo de las inversiones. Powell dijo sin rodeos que el flujo no volverá pronto. Además de esto, el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, se negó a comprometerse a realizar más ajustes en las tasas de interés este año, citando un enfoque de “esperar y ver”, que podría llevar muchos meses. Una vez más, los funcionarios de la Fed están dejando en claro que las expectativas de una bonanza de estímulo son ingenuas.

El consenso parece ser que la Fed ha ofrecido “demasiado poco y demasiado tarde”, y diría que esta es una acción completamente deliberada. Francamente, no había nada que pudiera frenar a la Fed de realizar un corte de .50 pb, presentado ante los medios financieros como el síntoma de una flexibilización cuantitativa. Trump dice que lo quiere, que el mundo del comercio diario lo está rogando y que los banqueros centrales rara vez rehuyen la impresión de más dinero. A menos que, por supuesto, las élites bancarias QUIERAN que ocurra un colapso en el corto plazo.

La Reserva Federal básicamente ha admitido a Estados Unidos que, en efecto, estamos entrando en territorio de recesión y que la recuperación que han estado promoviendo durante los últimos años es un fraude. Al mismo tiempo, les dijeron a los inversores que no iban a hacer bromas al respecto.

La Fed continuó su “decepción” de ajuste de tasas con un gran volcado de activos de su balance general: alrededor de $ 36 mil millones en total en julio. Sin certeza de nuevos estímulos en el corto plazo, y sin certeza de nuevos recortes de tasas este año, las existencias se desplomaron, y esta es una tendencia a la baja que probablemente continuará durante el resto del año (con pausas y rebotes mixtos). Por supuesto, las élites bancarias tienen un plan y tienen la intención de que los populistas les ayuden, a sabiendas o no.

Como un reloj, la Administración Trump se lanzó a la refriega al día siguiente para distraer a los medios de comunicación y a todos los demás de las acciones de la Fed mediante el lanzamiento aranceles aún más sorprendentes contra China. China respondió congelando totalmente las importaciones de productos agrícolas estadounidenses. Además, el Tesoro de los Estados Unidos etiquetó a China de “manipulador de divisas” después que China devaluó el Yuan para mitigar el ataque arancelario, lo que sacudirá la renta variable mundial y los mercados de divisas hasta el núcleo. Tenga en cuenta que todo esto ha sucedido en menos de una semana.

Y de repente, la culpa de la última caída de las acciones se atribuye a Trump en lugar de a la Reserva Federal. Qué conveniente para los banqueros centrales…

He aquí cuatro reflexiones sobre el desarrollo de los hechos recientes:

 

¿Trump está bajando las existencias con el propósito de vencer a la Reserva Federal?

En primer lugar, hay una narrativa que dice que Trump ha expandido la guerra comercial a un juego de gallinas con la Reserva Federal. ¿Su intención? Reducir los mercados bursátiles para obligar a la Fed a reducir las tasas y lanzar nuevas medidas de flexibilización cuantitativa. Lo siento, pero esta teoría tiene poco sentido.

Todos solían decir que Trump estaba presionando a los chinos para reducir el déficit comercial y crear condiciones más justas para los productos estadounidenses en el extranjero, así como para detener el robo de tecnología. Pero dado que el déficit comercial solo se ha expandido desde que comenzó la guerra comercial, ¿ahora están diciendo que Trump está usando la guerra comercial como palanca contra la Fed? Si la Reserva Federal se acomodara a Trump con la flexibilización cuantitativa, ¿terminaría entonces la guerra comercial sin lograr sus objetivos declarados? Si la respuesta es “no”, ¿entonces por qué se acomodaría la Fed?

Trump ha fusionado el éxito de su administración con el éxito del mercado de valores. Ha sido tan insistente en tomar crédito por cada recuperación del mercado de valores que ahora no hay que separarlos. He estado advirtiendo sobre esto por más de un año. Trump se ha convertido en el chivo expiatorio perfecto para el colapso de la “burbuja de todo” en caso de que los globalistas y sus socios bancarios internacionales decidan comenzarlo.

Si la batalla entre Trump y la Reserva Federal fuera auténtica y no escenificada, ¿por qué querría Trump hacer colapsar los mercados bursátiles? Al entrar en un año electoral, una caída de las acciones lo perjudicaría mucho más de lo que perjudicaría al banco central. La Fed solo necesitaría esperar un año para que Trump fuera enterrado en las elecciones de 2020 después de que la catástrofe económica le envuelva el cuello. Lo mismo vale para los chinos. Solo tendrían que esperar un año para que Trump fuera destituido. El único incentivo para que Trump cause todo este pánico en el mercado es que está creando un desvío intencional a favor de los banqueros centrales. El gabinete de Trump, al ras de las élites bancarias y los miembros del Código de Regulaciones Federales, es prueba suficiente de que esta es una posibilidad congruente con la realidad, excepto para las personas que creen en el argumento ingenuo de que Trump está “manteniendo cerca a sus enemigos.”

La Fed está provocando deliberadamente un colapso, y Trump y los conservadores (o populistas) están destinados a asumir la caída.

 

¿La Reserva Federal y las élites están en contra de la guerra comercial?

En segundo lugar, Jerome Powell ha insinuado en sus recientes declaraciones que la ÚNICA razón por la que la Fed estaba considerando la reducción de tasas básicas en julio fue por la guerra comercial de Trump y la inestabilidad que podría causar. Aquí vemos que la narrativa globalista de los “populistas malvados” se está construyendo en las mentes del público. ¿Bajo qué afirmación? La de que el colapso de los fundamentos se debe exclusivamente a la guerra comercial, y que la guerra comercial es un producto del nacionalismo y el populismo. Por lo tanto, todos los populistas son culpables del accidente. ¿Y los bancos centrales que crearon la burbuja financiera masiva? Ellos quedarían exentos.

Más allá de esto, también hay algunos informes de los medios convencionales bastante ridículos de miembros del gabinete de Trump, incluidos Mnuchin y Ross, que lo aconsejan contra los últimos aranceles sobre China. ¿De verdad las mismas élites bancarias y miembros de CFR que estaban todos a favor de la guerra comercial hace seis meses ahora están en contra? Nuevamente, esto solo tiene sentido si lo miras desde la perspectiva de que Trump y los conservadores serán culpados del accidente mientras los banqueros escapen a cualquier escrutinio. Después de todo, “trataron de advertir a Trump”, pero él no quiso escuchar. “Se volvió pícaro.” Es un teatro absurdo diseñado para personas crédulas.

Trump no hace nada sin la aprobación de las élites en su gabinete. No hay batalla interna. Todo lo que Trump hace es en beneficio del papel que está desempeñando dentro del guión globalista.

 

¿Trump intenta secretamente derribar la economía estadounidense para derrotar a los globalistas en un juego de ajedrez 666D?

Esta teoría proviene de un subconjunto de personas dentro del movimiento de la liberación planetaria que darían cualquier cosa por creer que un héroe en un caballo blanco vendrá a pelear sus batallas contra los globalistas por ellos; pero simplemente esa no es la realidad. Además, de nuevo, no tiene sentido.

Si Trump hubiera separado por completo a su administración de la burbuja económica desde el principio y hubiera dicho: “Oye, no me atribuyo el auge del mercado de valores porque es un fraude creado por la Reserva Federal”, solo entonces la teoría anterior tendría algún potencial. Si Trump le dijera a la Reserva Federal y al pueblo estadounidense: “Haré Grande a los Estados Unidos otra vez aunque la Reserva Federal suba o baje las tasas de interés, y cuando la economía colapse inevitablemente, el pueblo estadounidense deberá culpar al banco central”, entonces quizás podríamos considerarlo un estadista heroico. Pero este no es el caso.

Además, solo las personas que no entienden cómo funciona el Cabal globalista creen que la Fed y otras estructuras basadas en los Estados Unidos están en la cima de la pirámide de control. Los globalistas son GLOBALES, la Fed no es más que una franquicia y el dólar no es más que un mecanismo de sacrificio que puede ser reemplazado. Lo han hecho en el pasado y lo pueden hacer nuevamente. De hecho, ese es un plan que admiten abiertamente.

Tal como están las cosas, habrá consecuencias inimaginables para un colapso dentro del sistema financiero de EE.UU., y muchas personas apuntarán su odio a Trump y a los conservadores por estos acontecimientos. Pero cuando llegue ese momento espero que Trump ya haya desaparecido. Pues lejos de un momento de triunfo, será un momento mediante el que las élites globales esperan enterrar los ideales de soberanía por generaciones.

Derribar la economía de los Estados Unidos no servirá de nada para detener el plan globalista para la centralización del “nuevo orden mundial” y sistema monetario global único sin efectivo. La verdad es que el colapso de la economía estadounidense es una parte necesaria del reseteo económico que desean los globalistas.

 

La agenda todavía no ha terminado: la próxima etapa es un Brexit sin acuerdo

Como predije en marzo de este año, un Brexit sin acuerdo es el resultado más probable, ya que sirve a los intereses de los globalistas para fijar un colapso en los Estados Unidos y partes de Europa contra los populistas y los activistas de la soberanía. Con la salida de Theresa May y el ascenso de Boris Johnson, el pánico “sin acuerdo” está asegurado.

El sistema bancario de la UE está al borde de un “momento Lehman.” Deutsche Bank está en ruinas. Los bancos de Italia están haciendo funcionar bombas de tiempo. Muchas naciones de la UE tienen deudas nacionales muy por encima de su PIB anual. Es solo cuestión de tiempo que ocurra una crisis en la Unión Europea. Cualquier persona educada sobre las debilidades de la interdependencia económica le diría que este colapso es culpa de los globalistas sin fronteras. Pero, dado que los populistas se están encumbrando en un grado moderado en el Reino Unido, Alemania, Francia, etc., los globalistas no serán culpados del fracaso de su experimento supranacional.

En realidad, pueden usar el accidente en su beneficio culpando al nacionalismo, luego usando el miedo público resultante como trampolín para lanzar una unión supranacional GLOBAL, primero económicamente, y luego en la forma de un solo gobierno mundial. ¿O de qué otro modo se puede explicar que la principal defensora del reseteo económico global, la megacorrupta Christine Lagarde, esté asumiendo el control del Banco Central Europeo como presidenta en este momento? Esto es un caos prediseñado, es decir, la dinámica hegeliana del problema-reacción-solución.

Como ya se mencionó, la Fed acaba de admitir de manera indirecta que no hay recuperación económica, y que no habrá flexibilización cuantitativa hasta que sea demasiado tarde para detener una crisis por un corto período de tiempo. Trump acaba de admitir que la guerra comercial no va a terminar en su primer mandato como presidente y que a partir de ahora solo empeorará. Todo lo que queda es que un Brexit sin acuerdo envíe ondas de choque en toda Europa, y tal vez otra guerra militar, ¿en Venezuela, Irán o ambas?

Comprender los objetivos más profundos de los globalistas puede ayudarnos a evitar que tengan éxito. Por lo menos, nos ayuda a evitar ser engañados para ayudarlos. En cualquier caso, el resto de este año seguramente conducirá a lo que ellos llaman “tiempos interesantes.”

 

Fuente:

Brandon Smith — Globalists Have Set Operation ‘Blame The Populists’ In Motion.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion