Del hecho al surrealismo: La bizarra relativización del caso Epstein

Bill Clinton y Jeffrey Epstein

Tras la desaparición de Jeffrey Epstein el sábado a través de un “suicidio imposible”, el ex-agente de inteligencia estadounidense Robert David Steele resaltó la bizarra “genialidad” de Donald Trump al retuitear —como un teórico de la conspiración— un tuit que sugería que los Clinton asesinaron al pedófilo multimillonario:

“El presidente Trump es un genio. Pero su tweet desvía la historia real hacia una dirección equivocada”, escribió el ex-marine.

En su apreciación, Steele describe como algo bizarro que Trump se apresurara a nublar el panorama de percepción sobre la muerte de Jeffrey Epstein y que lo usara como un arma contra los demócratas.

Por su parte, el prudente ex-agente de inteligencia militar de los Estados unidos, Dr. Steve Pieczenik, desmintió de inmediato la posibilidad de que los Clinton hayan podido asesinar a Jeffrey Espstein:

“Los Clinton no hicieron esto, pues es demasiado sofisticado, y a la vez más absurdo de lo que parece.”

Y es que así como los Clinton tenían motivos para deshacerse de Epstein, también los tenían las élites que controlan a Donald Trump, especialmente después de que los medios publicaran fotos y un video de Jeffrey y Donald de fiesta en Mar-a-Lago, así como una serie de documentos filtrados dos días antes de la muerte del pedófilo en los que se confirma su amistad con el actual presidente de los EE.UU., además de los ampliamente documentados vínculos de Epstein con el Mossad, el grupo Mega, y Roy Cohn (el mentor de Donald Trump).

Desde que los Rothschild, financiadores y controladores de Donald Trump, usaron a Julian Assange para anular a la facción Clinton (Rockefeller) del gobierno en la sombra de los Estados Unidos en las pasadas elecciones presidenciales, quedó claro lo que está en juego en los Estados Unidos es el enfrentamiento entre dos facciones corruptas de la élite global, que a su vez usan al sionismo y al Mossad israelí a su conveniencia, como ha advertido el ex-agente de inteligencia ruso Daniel Estulin en numerosas ocasiones.

Y también está claro que el juego dialéctico que confronta al globalismo corporativista de izquierda contra el nacionalismo fascista de derecha (ambos diseñados y financiados por la misma élite global), ahora mismo exige mantener a Trump en el poder mientras termina de desmantelar el modelo Bretton Woods y mientras dirige el mundo hacia el caos prediseñado que necesitan las élites para después imponer su solución al mismo. Todo eso requiere echar más leña al conflicto de cobertura entre los Clinton y Donald Trump, que aunque aparentemente antagónicos, son tentáculos del mismo pulpo sionista/jesuita, que de vez en cuando sacrifica alguno de sus tentáculos para expiar culpas y resolver sus agendas.

 

Intención Paradójica

El Dr. Steve Pieczenik ha explicado la importancia conceptual de la desaparición de Epstein para consolidar su ambigüedad al ámbito de la teoría de la conspiración, que en cualquier caso es algo que sólo beneficia al Estado Profundo internacional, que opera en esa dimensión. Y en este proceso, explica Pieczenik, hay un concepto en la inteligencia militar que implica que la ficción puede convertirse en realidad mediante la creación de un efecto estético fantasmal que cautiva al público de un modo bizarro pero efectivo, mientras que las fuerzas implicadas en el conflicto ganan tiempo y se reposicionan para echar adelante su agenda. Este concepto se llama: intención paradójica.

Este ejercicio de manipulación de la verdad a través de la intención paradójica para trasladar los hechos hacia los terrenos de la conspiración, lo ficcional y el relativismo estratégico, implica la proliferación de pistas falsas lo suficientemente bizarras como para fijarlas en el inconsciente colectivo y respaldar así la narrativa que se desea imponer.

Es así que, más allá del bizarrismo de la “muerte imposible” de Jeffrey Epstein, los medios de propaganda seguirán exponiendo nuevos bizarrismos con los que alimentar la narrativa de la teoría de la conspiración en el sentido que más les convenga de acuerdo a sus intereses, pues el Estado Profundo sabe que el pensamiento crítico no será capaz de proveer una conclusión satisfactoria mientras empíricamente no haya manera posible de deducir una respuesta definitiva.

 

pintura de bill clinton

La pintura-fotomontaje subversiva de Bill Clinton usando un vestido de su esposa Hillary. Esta bizarra pintura fue usada con fines decorativos en la mansión de los horrores de Jeffrey Epstein, aunque su autenticidad no ha sido confirmada.

 

Jeffrey Epstein pudo haber sido asesinado por estrangulamiento, revela autopsia

 

 

Fuentes:

Guest of a Guest — Here’s What We Know About Jeffrey Epstein’s “Bill Clinton In A Dress” Painting.

Vox — Trump’s bizarre attempt to defend retweeting an Epstein conspiracy theory.

Mente Alternativa — Dr. Steve Pieczenik: La paradójica muerte de Jeffrey Epstein.

Mente Alternativa — ‘Epstein no está muerto’ —Robert Steele sobre el ‘suicidio imposible’ de Jeffrey Epstein.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion