Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Biden intensifica la retórica contra China y Rusia mientras Estados Unidos lucha contra el aumento de la inflación

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Paul Antonopoulos

Mientras muchos en EE.UU. intentan abordar los problemas internos más acuciantes, la retórica política de la Casa Blanca pretende desviar la atención de los votantes hacia amenazas externas inexistentes. Si hay que creer a los medios de comunicación occidentales, parece que Estados Unidos está siendo rodeado por amenazas externas, principalmente China y Rusia, pero también por países como Irán y Corea del Norte.

Aunque China se ha convertido en el principal foco de atención de los medios de comunicación estadounidenses en los últimos años, especialmente en lo que respecta a Taiwán, Xinjiang y Hong Kong, Rusia no es, por supuesto, inmune a estas campañas de propaganda. Los medios de comunicación siguen publicando informes sobre las supuestas prácticas comerciales desleales de China y sus desequilibrios, la amenaza de robar tecnología avanzada estadounidense y los problemas de derechos humanos internos, mientras que con Rusia se hacen críticas similares sobre cuestiones de derechos humanos internos, la supuesta interferencia electoral y la política del país en Ucrania.

La retórica antichina comenzó bajo el mandato del ex presidente Donald Trump, pero ciertamente no ha disminuido bajo su sucesor Joe Biden. La retórica antirrusa ha continuado sin descanso desde la Guerra Fría.

En el caso de China, el FBI dijo que cada 10 horas abre una nueva investigación relacionada con actos de espionaje y robo de propiedad intelectual, así como otras amenazas a la seguridad nacional de Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de las investigaciones fracasan antes de llegar a juicio, como ocurrió con el profesor Gang Chen, del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts, acusado de ocultar vínculos con el gobierno chino.

Al mismo tiempo, la administración Biden no ha tomado ninguna medida práctica en relación con el supuesto incumplimiento por parte de China de los términos de la fase 1 del acuerdo comercial, que ha expirado. En otras palabras, Estados Unidos no tiene pruebas para denunciar a China.

No obstante, los medios de comunicación occidentales siguen creando una atmósfera tensa, intensificando la retórica sobre la amenaza de Rusia y China. Su objetivo en el frente interno es hacer sentir al pueblo estadounidense que está bajo la amenaza de países extranjeros, pero que las autoridades están haciendo todo lo posible para contrarrestarla.

Sin embargo, si se intenta cambiar el foco de atención hacia cuestiones domésticas apremiantes, uno podría ser reprendido por el propio presidente, como le ocurrió al periodista de Fox News Peter Doocy, que sólo preguntó a Biden si la inflación era una responsabilidad política en el contexto de las próximas elecciones de mitad de mandato. Tras escuchar la pregunta, Biden dijo en un arrebato: “Es un gran activo: más inflación. Qué estúpido hijo de puta”. A continuación, llamó a Doocy “estúpido hijo de puta”. Ese mismo día, el presidente estadounidense llamó al periodista para disculparse por sus comentarios.

Esta situación demuestra lo sensible que es el tema de la inflación para la administración Biden. Evidentemente, las frustraciones se revelan, ya que las próximas elecciones de mitad de mandato no auguran nada bueno para los demócratas. Según las últimas encuestas, se espera que los demócratas pierdan el control del Congreso. Si esto ocurre, toda la culpa recaerá en Biden.

Mucha gente olvida que, a pesar de ser la mayor economía del mundo, Estados Unidos financia sus operaciones con deuda. El año pasado, la deuda pública estadounidense fue mayor que su PIB por primera vez desde 1946.

Los programas a gran escala destinados a estimular la economía ayudando a particulares y empresas se financian con la emisión de nuevos dólares. En 2020, Estados Unidos imprimió más dinero para inundar el mercado. Según los fundamentos de la teoría económica, el bombeo de grandes cantidades de dinero en el mercado conduce a un fuerte aumento de la inflación. Durante un tiempo, las autoridades estadounidenses han tratado de frenar la subida de los precios de los bienes de consumo, y el mercado de valores ha frenado el aumento de la inflación.

Aunque los ingresos de los hogares han aumentado con bastante rapidez debido a las medidas sin precedentes (por valor de más de un billón de dólares) adoptadas por las autoridades estadounidenses para ayudar a las personas y las empresas a sobrevivir a la recesión causada por la pandemia de COVID-19, la inflación es aún más fuerte. Como resultado, en comparación con los niveles de 2020, los ingresos de los hogares han disminuido un 1,2% en EE.UU. Debido a este importante problema económico, el gobierno de Biden está intentando desviar la atención de la gente de él aumentando la retórica antichina y antirrusa.

Las elecciones de mitad de mandato se celebran cada cuatro años y, en este ciclo, los políticos están preocupados por sus propias ambiciones e intereses. Por esta razón, las medidas propuestas por el presidente se han encontrado con una seria oposición por parte del Partido Republicano. El poder de Biden está muy limitado y los problemas asociados a la pandemia no se han resuelto. Atrapado en este atolladero, Biden cree que lo único que puede hacer para sobrevivir políticamente es intensificar la retórica contra China y Rusia para obtener algún impacto rápido y a corto plazo en el período previo a las elecciones de mitad de mandato.

A pesar de la actitud dura de Biden hacia China y Rusia, no resuelve los problemas fundamentales de la economía estadounidense, sino que sólo los agrava.

Los aranceles a los productos chinos, por ejemplo, aún no se han levantado, lo que sólo ha intensificado el problema de la inflación. Estados Unidos no puede negarse a importar productos chinos porque hasta el 50% de las exportaciones de China son bienes intermedios, que luego utilizan los fabricantes estadounidenses. Con la interrupción de la cadena de suministro mundial a causa de la pandemia, la demanda de productos chinos ha aumentado.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

De este modo, uno (de los muchos) factores que motivan la continua hostilidad y provocaciones de Biden contra las dos potencias euroasiáticas se debe a la situación económica interna. Sin embargo, está por ver si las mismas amenazas continuas serán suficientes para ayudar a los demócratas a conservar el poder en el Congreso.

 

Fuente:

Paul Antonopoulos, en Global Research: Biden Intensifies Anti-China/Russia Rhetoric as US Struggles with Rising Inflation.

Te puede interesar

Contenidos

La provocadora visita de Pelosi a Taiwán entierra definitivamente la era de décadas de relaciones cooperativas entre Estados Unidos y China. Cualquiera que entienda...

Ciencia y Tecnología

Por Fausto Frank El Ministerio de Defensa ruso acusó a los EEUU de ser responsables de la creación artificial del Sars-Cov-2 y la participación de estructuras...

Contenidos

Con el viaje de Pelosi, la táctica de Taiwán está ahora totalmente cerrada y cargada. Está previsto que se convierta en la próxima Ucrania....

Contenidos

Los senadores apoyan mayoritariamente la adhesión de Finlandia y Suecia, al tiempo que rechazan una enmienda que pretendía limitar los poderes bélicos de la...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY