Después de menos de dos días completos de deliberaciones, un jurado de California le ordenó a Monsanto que pagara poco más de $2 mil millones de dólares en daños punitivos y compensatorios a los Pilliod, una pareja casada que pudo demostrar que desarrolló linfoma no Hodgkin debido al uso del herbicida Roundup durante muchos años. Pilliod v. Monsanto es el tercer caso en ir a juicio por cáncer asociado al uso del herbicida Roundup de Monsanto. Y es el tercero en concluir que los herbicidas a base de glifosato de Monsanto pueden causar cáncer y que Monsanto lo ha sabido desde hace mucho tiempo y sin embargo ha encubierto los riesgos. En sus alegatos finales, el abogado de Pilliod, Brent Wisner, sugirió a los jurados que consideren daños punitivos en el rango de los $1 mil millones dólares para enviar un mensaje claro y definitivo a Monsanto y Bayer sobre la necesidad de cambiar sus prácticas genocidas. “Los miembros del jurado vieron por sí mismos los documentos internos de la compañía que demuestran que, desde el primer día, Monsanto nunca ha tenido ningún interés en averiguar si Roundup es seguro”, dijo Wisner tras el veredicto. “En lugar de invertir en ciencia sólida, invirtieron millones en atacar a la ciencia que amenazaba su agenda comercial.” Michael Miller, quien se desempeñó junto con Wisner como coautor del juicio, dijo: “A diferencia de los dos primeros juicios de Monsanto, donde los jueces limitaron severamente la cantidad de evidencia de los demandantes, finalmente se nos permitió mostrar al jurado la montaña de evidencia que muestra la manipulación de Monsanto de la ciencia, los medios y las agencias reguladoras para imponer su propia agenda de intereses a pesar del grave daño que Roundup ha hecho al reino animal y la humanidad.” Por otro lado, una historia de Reuters informa que Bayer informó el lunes que su unidad de Monsanto, que está siendo investigada por los fiscales franceses por compilar archivos de personas influyentes como periodistas y legisladores en Francia, y que probablemente hizo lo mismo en toda Europa con el objetivo de influir en sus posiciones sobre los pesticidas.

 

Después de 17 días de testimonios, el jurado determinó que Monsanto debe pagar $1 mil millones a Alberta Pilliod, a quien se le diagnosticó cáncer de cerebro con linfoma no Hodgkin en 2015, y otros $1 mil millones a su esposo Alva Pilliod, quien fue diagnosticado con linfoma no Hodgkin que se disemina desde los huesos hasta la pelvis y la columna, en 2011. La pareja, ambos de 70 años, comenzó a usar el herbicida Roundup en la década de 1970 y continuó usando el herbicida hasta hace unos años. El jurado también otorgó a la pareja un total de $55 millones en daños por facturas médicas pasadas y futuras y otras pérdidas.

Al ordenar los daños punitivos, el jurado tuvo que determinar que Monsanto “se ha involucrado maliciosamente en una conducta de opresión y fraude cometida por uno o más funcionarios, directores y agentes administrativos de la corporación” que actuaban en nombre de la misma.

Pilliod v. Monsanto es el tercer caso en ir a juicio por cáncer asociado al uso del herbicida Roundup de Monsanto. Y es el tercero en concluir que los herbicidas a base de glifosato de Monsanto pueden causar cáncer y que Monsanto lo ha sabido desde hace mucho tiempo y sin embargo ha encubierto los riesgos.

 

Entre las muchas revelaciones que han surgido de los juicios, se ha podido establecer que:

 

* Monsanto nunca realizó estudios epidemiológicos para Roundup y sus otras formulaciones hechas con el ingrediente activo glifosato para evaluar los riesgos de cáncer para los usuarios.

* Monsanto sabía que los surfactantes en Roundup eran mucho más tóxicos que el glifosato solo.

* Monsanto gastó millones de dólares en campañas secretas de relaciones públicas para financiar estudios y artículos escritos por autores fantasmas destinados a desacreditar a científicos independientes cuyo trabajo encontró peligros con los herbicidas de Monsanto.

* Cuando la Agencia de Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades de EE.UU. intentó evaluar la toxicidad del glifosato en 2015, Monsanto contrató la asistencia de los funcionarios de la EPA para retrasar esa revisión.

* Monsanto disfrutó de una relación cercana con ciertos funcionarios dentro de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), quienes han respaldado repetidamente las afirmaciones de Monsanto sobre la seguridad de sus productos de glifosato.

* La compañía tenía recomendaciones de seguridad para los trabajadores que exigían el uso de una amplia gama de equipos de protección al aplicar herbicidas con glifosato, pero no advirtieron al público que hiciera lo mismo.

 

En sus alegatos finales, el abogado de Pilliod, Brent Wisner, sugirió a los jurados que consideren daños punitivos en el rango de $1 mil millones para enviar un mensaje a Monsanto y Bayer sobre la necesidad de cambiar las prácticas de la compañía.

“Los miembros del jurado vieron por sí mismos los documentos internos de la compañía que demuestran que, desde el primer día, Monsanto nunca ha tenido ningún interés en averiguar si Roundup es seguro”, dijo Wisner tras el veredicto. “En lugar de invertir en ciencia sólida, invirtieron millones en atacar a la ciencia que amenazaba su agenda comercial.”

Michael Miller, quien se desempeñó junto con Wisner como coautor del juicio, dijo: “A diferencia de los dos primeros juicios de Monsanto, donde los jueces limitaron severamente la cantidad de evidencia de los demandantes, finalmente se nos permitió mostrar al jurado la montaña de evidencia que muestra la manipulación de Monsanto de la ciencia, los medios y las agencias reguladoras para imponer su propia agenda de intereses a pesar del grave daño que Roundup ha hecho al reino animal y la humanidad.”

 

Bayer emitió una declaración después del veredicto diciendo que apelaría:

“Bayer está decepcionada con la decisión del jurado y apelará el veredicto en este caso, que entra en conflicto directamente con la decisión de revisión de registro provisional de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. publicada el mes pasado, sobre el consenso que hay entre los principales reguladores de la salud en todo el mundo quiene dicen que los productos a base de glifosato se pueden usar de manera segura y que el glifosato no es cancerígeno, y los 40 años de extensa investigación científica en la que se basan sus conclusiones favorables.”

“Tenemos una gran simpatía por el Sr. y la Sra. Pilliod, pero la evidencia en este caso fue clara, ya que ambos tienen una larga historia de enfermedades que se sabe que son factores de riesgo sustanciales para el linfoma no Hodgkin (LNH); la mayoría de LNH no tiene causa conocida, y no hay evidencia científica confiable para concluir que los herbicidas a base de glifosato fueron la causa de sus enfermedades.”

 

En relación a las apelaciones de Bayer, un juez federal le ordenó a Bayer que comience la mediación con los abogados de los demandantes y se programó una audiencia para la próxima semana en San Francisco. Muchos otros juicios contra Bayer-Monsanto están programados para el próximo año en los tribunales de los Estados Unidos.

 

Investigan a Bayer-Monsanto por espionaje a periodistas y legisladores para influir en sus posiciones sobre los pesticidas

Una historia de Reuters informó que Bayer dijo el lunes que su unidad de Monsanto está siendo investigada por los fiscales franceses por compilar archivos de personas influyentes, como periodistas en Francia, y que probablemente hizo lo mismo en toda Europa, lo que sugiere un problema potencialmente más amplio.

Los fiscales franceses dijeron el viernes que habían abierto una investigación después de que el diario Le Monde presentara una queja alegando que Monsanto, adquirida por Bayer por $63 mil millones el año pasado, había mantenido un archivo de 200 nombres, incluidos periodistas y legisladores con la esperanza de influir en sus posiciones sobre los pesticidas.

Bayer reconoció la existencia de los archivos y dijo que no cree que se haya infringido ninguna ley, pero que solicitará a una firma de abogados externa que investigue.

“Es seguro decir que otros países de Europa se vieron afectados por las listas (…) Supongo que todos los estados miembros de la Unión Europea podrían verse afectados”, dijo a los periodistas Matthias Berninger, jefe de asuntos públicos y sostenibilidad de Bayer, el lunes.

“Cuando se recopilan datos no disponibles públicamente sobre individuos, se marca claramente un Rubicon”, independientemente de si se violaron las leyes de privacidad de datos, agregó.

Bayer dijo en su declaración inicial que “Actualmente, no tenemos indicios de que la preparación de las listas en discusión violara alguna disposición legal.”

Las cosas no pintan bien para Bayer, pero sus accionistas ya han expresado su insatisfacción con el CEO que tomó la desastrosa decisión de pagar $63 mil millones para comprar Monsanto en 2018. ¿No será que Bayer se ha dado a la tarea de asumir todas estas responsabilidades para encubrir nexos aún más turbios?

 

Bayer-Monsanto suministra armas químicas a Israel

 

 

Fuentes:

USRTK — Monsanto Ordered to Pay $2 Billion to Cancer Victims.

Reuters — Bayer says Monsanto likely kept files on influential people across Europe.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion