El 1º de abril publicamos una filtración de la Juez Anna Von Reitz en la que confirmaba que a partir del 30 de marzo todos los bancos mundiales adoptaron Basilea IV y el oro se convirtió en una moneda mundial. En el artículo que traducimos a continuación, publicado el 4 de abril por la agencia de noticias rusa REX, Aleksandr Khaldey explica por qué la transición de Basilea III a Basilea IV es una “revolución”, aunque quizá deberíamos matizarla como una “revolución prediseñada”, del mismo modo en que el colapso económico global ha sido planificado por las propias élites. De cualquier forma, el resultado de esta revolución es que la era del dólar —que se extiende desde 1944 hasta 2019— ha terminado. “En el siglo XXI las verdaderas revoluciones ya no ocurren en las plazas públicas sino en la tranquilidad de las oficinas, y es por eso que nadie se dio cuenta de la revolución mundial que tuvo lugar el 29 de marzo de 2019”, escribe Aleksandr Khaldey al abrir su artículo, en el que explica de una manera amena y clara cómo es que el oro ha recuperado sus derechos y ha dejado de ser un metal de cambio para convertirse en divisa mundial con igualdad de condiciones frente al dólar, el euro y la libra esterlina. “El oro comenzará a subir de precio, aumentando de $1200-1400 por onza troy hasta $1800-2000 para este otoño. Ahora está claro por qué Rusia y China, durante todos estos años, decantaron de manera tan persistente sus ingresos por exportaciones para el crecimiento de sus reservas de oro. De ahora en adelante, nadie en el mundo querrá deshacerse de su oro.” En cuanto al rediseño del mapa global, prevee Khaldey, se llevará a cabo por la vía militar, o al menos mediante su intervención parcial en la transición. “De una manera u otra, el uso de esa fuerza aumentará casi hasta el nivel de guerra garantizada.” “Casi” es la palabra que Khaldey usa para definir la esperanza, pues aunque el monstruo que mantiene cautivo a los EE.UU. —y a Occidente— se está deshaciendo de sus viejos instrumentos de influencia mundial, la realidad es que no ha perdido su capacidad de destrucción y su afición por el genocidio.

 

En el siglo XXI las verdaderas revoluciones ya no ocurren en las plazas públicas sino en la tranquilidad de las oficinas, y es por eso que nadie se dio cuenta de la revolución mundial que tuvo lugar el 29 de marzo de 2019, pues el acontecimiento fue descrito en términos poco claros para las masas. No se escuchó ni un solo grito de “Libertad, igualdad, hermandad”, “Patria o muerte” o “Poder para los consejos, paz para las personas, pan para los hambrientos, fábricas para los trabajadores y tierras para los agricultores.” Ninguna de estas obras maestras del populismo mundial fue usada en esta revolución. Es por eso que lo que aconteció fue comprendido solo por unas pocas personas en Rusia, y es que además fue divulgado con un lenguaje tan especializado que las masas no lo escucharon completamente o no se tomaron la molestia de leerlo hasta el final. O tal vez lo hicieron, pero no entendieron nada.

El mundo ha cambiado tan cardinalmente que Nathan Rothschild bien podría haberse quitado el sombrero para subirse al techo de Rolls-Royce blindado y gritar al mundo entero: “¡Camaradas! ¡La revolución mundial, la necesidad de la que hablaron los revolucionarios durante mucho tiempo, se hizo realidad!” (Broma que hace referencia a lo hecho por Lenin).

lenin

Y tendría toda la razón. Es solo que los resultados de la revolución se implementarán lentamente, y es por eso que son imperceptibles para la población. Pero los efectos, sin embargo, pronto serán vistos por todos, hasta el último cocinero al que ni siquiera le importa lo que sucede en el mundo lo sabrá.

 

Esta revolución se llama “Basilea III” y fue realizada por el Banco de Pagos Internacionales (BIS)

Su esencia se fundamenta en lo siguiente:

El Banco de Pagos Internacionales administra el FMI, y este, a su vez, funciona en los bancos centrales de todos los países. El cuerpo de dicho control se llama BCBS, el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea. Efectivamente, no solo el Departamento de Estado de los EE.UU., el Congreso de los senadores estadounidenses, la Casa Blanca, el Pentágono, el Departamento del Tesoro y la CIA ejercen el control del mundo occidental. Ni siquiera los bancos de la Reserva Federal de los Estados Unidos, que gobiernan toda esta “riqueza” tienen capacidad de control económico total. Es un gobierno formado por todas estas entidades combinadas el que tiene el poder. Ese es el gobierno mundial real del que la mayoría de la gente tratan de no hablar en voz alta.

BCBS es el Politburó del mundo, cuyo Secretario General, según rumores, es el camarada Baruch. Y la estructura clandestina del Comité Central es aún más secreta. Tiene muchos eufemismos, el más adecuado de los cuales es “gnomos de Zurich.” Así se llaman los banqueros suizos. Y no se trata de los propietarios de bancos comerciales, sino de aquellos hombres de apariencia normal sentados en la ciudad suiza de Basilea, a quienes ni el propio Hitler se atrevió a atacar (Hitler intentó incorporar a todo el mundo al Tercer Reich, aunque preservó la neutralidad con Suiza durante toda la guerra). Como se sabe, en Suiza, ni siquiera hay un ejército propiamente dicho. Entonces, ¿a quién le temía el frenético Führer?

Llama la atención que las “recomendaciones” hechas por el BCBS el 29 de marzo de 2019 fueron inmediatamente aceptadas, en un instante, para su ejecución por todos los bancos centrales del mundo. Y el central ruso no ha sido la excepción. Incluso hay una declaración del servicio de prensa del Banco Central de la Federación de Rusia publicada en el sitio web oficial del Banco Central. Se titula: “Sobre los términos de implementación de Basilea III.” La revolución mundial planificada para 2017, pero no ha comenzado sino hasta ahora.

Su esencia es simple. En el mundo, el sistema de dominio exclusivo del dólar establecido en 1944 en Bretton Woods y reformado en 1976 en Jamaica —donde el oro fue reconocido como un equivalente del dinero mundial que quedó inválido— se está cancelando. De hecho, el dólar se convirtió en “el dinero del mundo”, y el oro fue relegado al estatus de “bien común de intercambio”, como el metal o el azúcar comercializados en las bolsas de productos básicos en Londres. Solo tres empresas del “Pool of London” que pertenecen a un número aún menor de propietarios mandaron ahí. Sin embargo, no ha sido el oro sino el petróleo lo que se convirtió en el relleno del dólar.

Hemos vivido así desde entonces. El oro fue considerado como una reserva de la tercera categoría para todos los bancos, desde los centrales hasta los comerciales, donde las reservas se encontraban, en primer lugar, en dólares y en bonos de los Estados Unidos. Las normas de Basilea III exigen un aumento, en primer lugar, en las reservas monetarias. Esto impidió que los volúmenes de recursos monetarios de los bancos pudieran utilizarse para llevar a cabo la expansión. Sin embargo, fue una medida obligatoria para salvar la estabilidad de un sistema bancario mundial que se mostró insuficiente ante un estado de crisis.

En Rusia, los pseudo-patriotas se mostraron muy indignados ante esto, exigiendo el rechazo de Basilea III, al que llamaron una señal de “falta de soberanía.” En realidad, esta es una demanda bastante normal para observar los estándares internacionales de seguridad bancaria, que se estaban volviendo más rígidos. Pero como los rusos no estábamos imprimiendo dólares esto tuvo un impacto en nosotros. Y dado que la alternativa implicaba una salida de las comunicaciones financieras mundiales hacia el aislamiento total, nuestras autoridades, por supuesto, no quisieron aceptar semejante “tontería.”

 

‘Es de la gente, no de los banqueros’: Italia busca apoderarse del oro del Banco Central

 

Regreso al estándar de oro

La decisión de Basilea III significó que el oro como reserva de la tercera categoría se estimó anteriormente en un 50% de su valor en los balances de los bancos mundiales. Al mismo tiempo, todos los propietarios de dinero mundial comerciaban en oro no físicamente, sino en papel, sin el movimiento del metal real, cuyo volumen en el mundo no era suficiente para transacciones reales. Esto se hizo para reducir el precio del oro y mantenerlo lo más bajo posible, para dejar en primer lugar al dólar. Después de todo, el dólar está vinculado al petróleo, que tenía que costar no menos que el precio de un gramo de oro por barril.

Y ahora se decidió colocar el oro no en la tercera, sino en la primera categoría. Y significa que ahora es posible evaluarlo no a 50, sino al 100% de su valor. Esto lleva a la revalorización del total del balance. Y con respecto a Rusia, significa que ahora podemos, silenciosamente, verter casi 3 billones de rublos en la economía. Para ser precisos, es de 2,95 billones de rublos o $45 mil millones al tipo de cambio, además del total del balance actual. El Banco Central de la Federación Rusa puede verter este dinero en nuestra economía por todos los motivos legales. Aún no se sabe cómo sucederá en la realidad. La prisa aquí sin calcular todas las consecuencias es muy peligrosa. Aunque esta emisión se considera no inflacionaria, en realidad todo es mucho más complicado.

Durante los próximos meses nada cambiará en el mundo. El giro en U será muy lento. En los Estados Unidos, las reservas de oro totalizan oficialmente 8133.5 toneladas, pero existe un multiplicador financiero: por cada dólar de oro, los bancos imprimen entre 20 y 30 papeles digitales. Es decir, los Estados Unidos solo pueden recibir oficialmente $170 mil millones, pero teniendo en cuenta el multiplicador serían $4.5 billones. Esto explica por qué el Sistema de la Reserva Federal se retiene en el aumento de las tasas de interés y hasta el momento mantiene el rumbo hacia la reducción del total del balance: son cautelosos de un aumento en la hiperinflación.

Los estados más grandes y los que poseen oro ahora revalorizarán sus reservas y divisas, como el es caso de Alemania, Italia, Francia, Rusia, China y Suiza, países donde las reservas de oro superan las 1.000 toneladas. Tenga en cuenta que no hay una Gran Bretaña bruta en esta lista. Sus reservas son inferiores a 1000 toneladas. Los expertos sospechan que quizás no sea una coincidencia que las fechas de Brexit y la fecha de Basilea III coincidan. El mayor poder financiero de los líderes de Europa, Alemania y Francia, es capaz de concluir completamente el desmantelamiento de Gran Bretaña en el continente europeo. Era necesario salir lo antes posible.

Por lo tanto, parece que es posible felicitarnos: la era del dólar que se extiende desde 1944 hasta 2019 ha terminado. Ahora, el oro ha recuperado sus derechos y ya no es sólo un metal de cambio, sino una divisa mundial en igualdad de condiciones con el dólar, el euro y la libra esterlina. El oro comenzará a subir de precio, aumentando de $1200-1400 por onza troy hasta $1800-2000 para este otoño. Ahora está claro por qué Rusia y China, durante todos estos años, decantaron de manera tan persistente sus ingresos por exportaciones para el crecimiento de sus reservas de oro. Ahora nos encontramos en una situación que nadie en el mundo querrá vender su oro.

 

Rusia se deshace de sus dólares y está comprando yuanes y oro a ritmo estratosférico

 

El reseteo económico vendrá compaginado con el colapso del sistema económico actual y posibles guerras

Las inyecciones de dinero extra serán suficientes para la economía mundial durante 5 a 6 meses. En los Estados Unidos, este dinero puede usarse para pagar la deuda astronómica actual. Quizás este no fue el último motivo de Zurich para tomar tal decisión. Pero después de todo, lo más importante es un intento de escapar ante el inminente colapso del dólar.

Dado que el dólar y el petróleo están conectados, el crecimiento del precio del oro afectará directamente el crecimiento del precio del petróleo. Ahora un barril cuesta tanto como 1.627 gramos de oro. El crecimiento de los precios provocará que la economía mundial —donde el 85% de los dólares se convierten en sustitutos de acciones como bonos y tesoros— se rinda. La bolsa de valores ya no podrá agrupar una masa de dinero adicional.

Esto incluso será bueno para los trabajadores de la industria petrolera, pero no por mucho tiempo. El desplome económico debido al encarecimiento del petróleo se convertirá en un choque para todos los trabajadores de la industria petrolera. Precisamente esta es la razón principal por la que nuestros derechos de emisiones adicionales pueden permanecer sin uso en todo su volumen, aunque un regalo de este tipo no será ignorado por completo. Los decretos de mayo de Putin en el contexto actual se están entendiendo de manera completamente diferente. Rusia huye del modelo económico basado en el petróleo en todos los sentidos, incluyendo reformas políticas y sustitución de élites.

Sin embargo, ¿por qué la decisión de Basilea es una revolución? Porque a partir del otoño comenzará la inundación financiera en la economía mundial. Supondrá la aceleración del aislamiento de Rusia y China respecto del sistema del dólar y el colapso de las economías que dependen completamente del dólar, los países vasallos de los Estados Unidos. Será lo peor de todo para ellos. Y esto significa que las razones para un mayor distanciamiento entre la UE y los Estados Unidos se multiplicarán con estrépito. El mundo espera así un rediseño del mapa de los sindicatos mundiales.

Y el rediseño de estos sindicatos se llevará a cabo por la vía militar, o al menos mediante su intervención parcial en la transición. Pero de una manera u otra, el uso de la fuerza aumentará casi hasta el nivel de guerra garantizada. “Casi” es la palabra que usamos para definir la esperanza mientras que el monstruo que mantiene cautivo a los EE.UU. pierde todos sus principales instrumentos de influencia en el mundo, excepto la fuerza militar.

Si de algo sirve, diremos que la extinción total no es el propósito de los “gnomos de Zurich” que diseñaron este mundo. Por lo que aunque los Estados Unidos acaben reducidos a meras cenizas radiactivas, el resto del mundo habrá entrado en la mayor transformación global de los últimos siglos. La revolución que tantos esperaron, temieron y de la que tanto hablaron ha comenzado. Abróchense el cinturón y absténgase de fumar. El capitán y la tripulación les desean un vuelo placentero.

 

Abolición del Banco de Pagos Internacionales (BIS) para impulsar el Reseteo Monetario Global

 

Fuentes:

Aleksandr Khaldey / REX — БАЗЕЛЬ-3: РЕВОЛЮЦИЯ, КОТОРУЮ ОПЯТЬ НИКТО НЕ ЗАМЕТИЛ.

Stalker Zone — Basel 3: A Revolution That Once Again No One Noticed.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion