Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Banco de Inglaterra listo para iniciar el despliegue del nuevo sistema de moneda digital

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



El Banco de Inglaterra acaba de anunciar a Accenture (una empresa de servicios profesionales entre cuyos accionistas mayoritarios figuran BlackRock, Vanguard Group, Fidelity y Morgan Stanley) como su “Socio de Entrega de Tecnología” para renovar el sistema de pago de la Liquidación Bruta en Tiempo Real (RTGS) del Reino Unido. Como advierte Steven Guinness, además de su nueva relación con el Banco de Inglaterra, Accenture es un socio estratégico del Foro Económico Mundial, el principal impulsor a viva voz del “Gran Reseteo”.

Pero, además del reseteo, ¿qué otro factor tienen en común Accenture, El Banco de Inglaterra y BlackRock?: Los Rothschild, por su puesto, y la emisión de una Moneda Digital del Banco Central (CBDC), que habrá empezado a desplegarse en Occidente para 2025, si los planificadores mundiales se atienen a sus plazos. Así, mientras el mundo sigue envuelto en la histeria del Covid-19, los bancos centrales avanzan silenciosamente en dos frentes: la renovación de los sistemas de pago y los planes para la emisión de moneda digital del banco central.

 

por Steven Guinness

La semana pasada el Banco de Inglaterra (BOE por sus siglas en inglés) anunció que había nombrado a Accenture, una empresa de servicios profesionales, como su “Socio de Entrega de Tecnología” para la renovación del sistema de pago de la Liquidación Bruta en Tiempo Real (RTGS) del Reino Unido. La noticia se ajustaba a la línea de tiempo del BOE de decidir un socio tecnológico para el verano de 2020.

Antes de analizar las implicaciones más amplias de la asociación de Accenture con el banco, vale la pena señalar un par de cosas sobre la empresa.

En primer lugar, además de su nueva relación con el Banco de Inglaterra, Accenture es un socio estratégico del Foro Económico Mundial y lo ha sido durante veinte años. Este es el mismo FEM que está impulsando a viva voz el concepto de un “Gran Reseteo” en las áreas de la economía, la sociedad, la geopolítica, el medio ambiente y la tecnología.

 

La gran estafa del ‘Reseteo’ al descubierto

 

En segundo lugar, Accenture proporciona a R3 soluciones informáticas. R3 es una “empresa de software de cadena de bloques” que ejecuta una plataforma distribuida basada en libros de contabilidad llamada “Corda”. Esto es relevante porque en 2018, la R3 fue una de las instituciones que participó en una “Prueba de concepto del programa de renovación del RTGS” liderado por el BOE. El objetivo del concepto era ver si los sistemas de la R3 y sus contrapartes podían conectarse al RTGS renovado. El resultado final demostró que podían.

Al comentar la asociación de Accenture con el BOE, Victoria Cleland (Directora Ejecutiva de Banca, Pagos e Innovación) dijo que representaba “un hito clave en nuestro ambicioso y apasionante Programa de renovación del RTGS”. Destacando que el Programa de Renovación del RTGS es una prioridad clave del BOE, Cleland añadió que “el servicio renovado del RTGS se diseñará no sólo para beneficiar a todos los que realizan pagos en el país, sino para mantener al Reino Unido a la vanguardia de la innovación en materia de pagos”.

Sulabh Agarwal, director general de Accenture, dijo que “el sistema renovado permitirá a las instituciones financieras acceder a una plataforma de pagos más moderna y segura, apta para el futuro”.

El objetivo, tal y como se establece en el comunicado de prensa, es que el nuevo RTGS empiece a entregarse en 2022. Esto se confirma por medio de un “Plan del Programa de Renovación del RTGS” publicado por el banco hace poco tiempo. Hay varias etapas de transición previstas hasta que los servicios renovados entren en funcionamiento entre 2023 y 2024. El programa se cerrará en 2025 con el RTGS renovado en pleno funcionamiento.

El tema de la RTGS es uno sobre el que he publicado regularmente desde 2018. Si no está familiarizado con los antecedentes del RTGS, le recomendaría que investigue algunos de los aspectos clave.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Lo que más me preocupa es la posible interacción entre el RTGS renovado y la futura emisión de una Moneda Digital del Banco Central del BOE. Un par de nuevos datos que encontré recientemente dan crédito a esta posibilidad.

El primero es de junio de 2019, cuando el BOE discutió “las últimas ideas sobre el uso de las API para mejorar la forma en que los usuarios interactúan con el renovado Servicio de Liquidación Bruta en Tiempo Real (RTGS)”. API significa “Application Programming Interface”, y es descrito por el banco como “un conjunto de funciones y procedimientos que permiten la creación de aplicaciones que acceden a las funciones o datos de un sistema operativo”.

La razón por la que menciono esto es porque en marzo de 2020, cuando el BOE publicó un documento de discusión de 57 páginas titulado “Moneda Digital del Banco Central – Oportunidades, desafíos y diseño”, habló sobre el API en conjunto con los “Proveedores de Servicios de Pago” para un CBDC. Aquí hay un extracto de un artículo que publiqué en el documento en mayo de 2020:

“Para acceder al CBDC, los clientes tendrían que registrarse con un proveedor. Sin embargo, esto vendría con ciertas condiciones. Sería necesario autenticar la identidad de los usuarios, tanto para abrir una cuenta como para efectuar pagos, con el fin de protegerlos contra el fraude y erradicar el blanqueo de dinero. Se tendría que renunciar al derecho al anonimato.

En cuanto a la forma en que se tramitarían los pagos del CBDC, el BOE menciona que las transacciones entre usuarios de un mismo proveedor podrían realizarse a través de sus propios sistemas y no tendrían que ser ratificadas por el libro mayor del banco. Pero los pagos de CBDC entre dos proveedores diferentes —digamos Barclays y Santander— tendrían que pasar por el libro de contabilidad, y por extensión por el BOE.

Conectado a los ‘Proveedores de Interfaz de Pago’ hay algo llamado ‘Interfaz de Programación de Aplicaciones’ (API). Esto es lo que permitiría a los proveedores del sector privado conectarse al libro de contabilidad del BOE. Cualquier acceso no autorizado sería bloqueado automáticamente, ya que sólo las empresas reguladas podrían entrar.”

En resumen, la API se situaría entre los “Proveedores de Interfaz de Pago” como un muro de seguridad en un sistema CBDC. El hecho de que la API se esté discutiendo como parte del renovado RTGS, así como un futuro CBDC, es una indicación de su relevancia.

El segundo dato proviene de una reunión celebrada el 2 de junio de 2020 por el Órgano Asesor Externo del Programa de Renovación del RTGS. Entre los participantes en este órgano se encuentra el Barclays and Lloyds Banking Group. Además de discutir las últimas actualizaciones del RTGS renovado, el último punto de la reunión se dedicó a la Moneda Digital del Banco Central y se registró en las actas como sigue:

“Se proporcionó una actualización de la labor del Banco de Inglaterra sobre la moneda digital del Banco Central (CBDC), centrándose en particular en el documento de debate, publicado en marzo de 2020. Se explicó que el Banco no había tomado ninguna decisión de emitir un CBDC. El documento tenía por objeto servir de base para celebrar debates sobre la forma en que un CBDC nacional podría desempeñar un papel útil en la consecución de los objetivos del Banco.

El CBDC se estaba estudiando más a fondo con otros bancos centrales. Una consideración fundamental era si el público optaría por utilizar un CBDC y cuáles serían las repercusiones en la estabilidad financiera y monetaria.”

Para subrayar aún más la importancia del documento de debate al que se hace referencia en las actas, fue este documento el que mencionó cómo la labor del banco en un CBDC les ayudaría a “comprender si el CBDC podría interactuar con la renovación del RTGS”. En la serie de artículos en que examiné el documento, llamé la atención sobre la creencia del Consejo de Administración de que el libro de contabilidad básico que constituye el núcleo del nuevo sistema de liquidación bruta en tiempo real “podría aprovechar nuestra ambiciosa renovación del servicio de liquidación bruta en tiempo real y complementar las iniciativas del sector privado para mejorar los pagos”.

Yo diría que lo que estamos viendo aquí es cómo el re-desarrollo del sistema de pagos del BOE es fundamental en la búsqueda de emitir una moneda digital del Banco Central (CBDC). Si ese es el caso, entonces el calendario para la renovación del RTGS podría ser un indicador de cuándo es que el banco podría intentar introducir un CBDC.

Tomemos en consideración el proyecto “Innovación BIS 2025” del Banco de Pagos Internacionales, en el cual la tecnología detrás de la moneda digital juega un papel integral. La finalización del renovado RTGS está programada para 2025, y alrededor de este tiempo también la Reserva Federal planea lanzar un nuevo sistema de pago llamado “FedNow”.

El Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en ingles) no ha discutido por qué el año 2025 parece tener tanta importancia. Todo lo que sabemos con certeza es que dentro de cinco años los bancos centrales deberían tener en marcha un nuevo sistema de pagos compatible con las tecnologías de Libro Mayor Distribuido (ledger) y cadena de bloques (blockchain), lo que en sí mismo sentaría las bases para la realización de un CBDC.

Si los planificadores mundiales se atienen a sus plazos, para 2025 la moneda digital del banco central habrá empezado a desplegarse en Occidente. Mientras tanto, en el Este de China están empujando con su propio despliegue de un CBDC. Como se informó en junio, los ensayos ya han comenzado en cuatro ciudades del país. Pero un despliegue mucho más grande parece estar cocinándose para cuando se celebren los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín en 2022. Justo cuando el renovado RTGS comience a estar en línea.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En el Reino Unido, la posición pública del Banco de Inglaterra es que cualquier CBDC “probablemente actuaría como un complemento del efectivo en lugar de un sustituto”. Yo trataría esto con la mayor precaución, simplemente porque contrasta con la visión del Director General del BIS, Agustín Carstens, quien dice que en un mundo de CBDC todos los pagos serían sólo electrónicos. Citándolo literalmente, dice que “él o ella ya no tendría la opción de pagar en efectivo”.

En mi opinión, el objetivo de las élites bancarias es poner en marcha una red mundial de CBDC como mecanismo para la eliminación gradual del efectivo. El dinero físico recibió un golpe a principios de este año cuando los países fueron puestos en aislamiento. Los niveles de efectivo están comenzando a recuperarse en el Reino Unido, pero siguen siendo muy inferiores a los de 2019. Otra ronda de cierres generalizados en medio de un resurgimiento de la pandemia erosionaría aún más la confianza de la gente en el manejo de los billetes.

Mientras que el volumen de transacciones de los cajeros automáticos en Gran Bretaña era de 50,9 millones hace un año, hoy es de 32,8 millones. No es difícil imaginar que los niveles caigan de nuevo a donde estaban en abril (20,5 millones) o peor si la temporada de otoño/invierno trae consigo la tan cacareada “segunda ola”.

Una cosa que me preocupa especialmente son los informes de una sesión muy reciente de “juego de guerra” entre el Primer Ministro Boris Johnson y el Canciller Rishi Sunak, donde aparentemente se discutió que los mayores de 50 años podrían recibir pronto la orden de quedarse en casa para evitar otro encierro nacional. Es más probable que sean los mayores de 50 años los que persistan en utilizar el dinero en efectivo como pago. Restringiéndolos hasta el punto de que efectivamente se queden en casa por miedo, se podría ver cómo la red de efectivo comienza a desintegrarse.

Mientras el mundo sigue envuelto en la histeria del Covid-19, los bancos centrales avanzan entre bastidores y silenciosamente en dos frentes: la renovación de los sistemas de pago y los planes para la emisión de moneda digital del banco central. Ambos parecen ir de la mano.

 

Bancos centrales crean grupo para evaluar casos potenciales de monedas digitales del banco central

 

Fuente:

Steven Guinness — BOE on Course to Begin Roll Out of New Payment System.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

La plataforma globalista de pruebas virtuales y personalizadas de Mastercard permitirá a los bancos centrales evaluar los casos de uso y probar las estrategias...

Contenidos

La crisis del Covid-19 es reminiscente de la operación de bandera falsa que aconteció el 9 de septiembre de 2001 en Nueva York, que...

Contenidos

La definición del “Gran Reseteo” lanzada por el Foro Económico Mundial en junio de 2020, en realidad es la síntesis —inducida a través de...

Ciencia y Tecnología

  Además de hablar del surgimiento y crecimiento del movimiento por la verdad sobre el coronavirus, el Dr. Heiko Schöning (por Alemania), la Dra....

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Facebook

Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.