Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Babilonia, es hora de escuchar las sabias palabras de Lyndon LaRouche

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Executive Intelligence Review

Babilonia, es hora de escuchar las sabias palabras de Lyndon LaRouche.

Ninguna forma de sacerdocio babilónico, ni el de los caldeos inmorales originales, ni su expresión de los últimos días en la forma de los portavoces de los modelos matemáticos del IPCC, es realmente capaz de hacer previsiones humanas. La idea de que se pueda citar a Greta Thunberg, y menos aún en respuesta al recién estrenado pronunciamiento de las Naciones Unidas por el desventurado analista de sistemas Antonio Guterres, de que debemos “hacer sonar el timbre de la muerte de los combustibles fósiles” —es decir, matar a cientos de millones de pobres del mundo en los próximos ocho años, para salvar el planeta— habría sido simplemente reconocida como una locura hace 50 años. Sin embargo, lo que no se reconocía hace medio siglo era la mortal perspectiva maltusiana que subyacía a la decisión, ideada por los británicos, de sacar al dólar del patrón oro, desencadenada mediante el asalto de la libra esterlina al dólar en noviembre de 1967. La pistola real que apuntaba a la cabeza del sistema de Bretton Woods había sido “cerrada y cargada” antes mediante el asesinato de JFK en 1963 y el subsiguiente “cambio de paradigma contracultural” expresado en el deslizamiento, y luego la inmersión en la oscuridad conocida como la Guerra de Vietnam.

 

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

 

Desde su trabajo de 1948-52, su previsión económica de 1957, su obra “Depression Ahead” en 1961, y su entonces cada vez más famoso pronóstico sobre el fin del sistema de Bretton Woods, 1966-71, Lyndon LaRouche fue capaz de ver lo que otros se negaron a ver, o no pudieron ver. Ellos, los politólogos, los economistas y la “intelligentsia”, estaban cegados debido a sus aspiraciones de pertenecer, ser aceptados o trabajar para el moderno sacerdocio babilónico y el gobierno de la oligarquía financiera por medio de la simulación y el disimulo. Como nos dice el Libro de Daniel “Entonces entraron todos los sabios del rey, pero no pudieron leer la escritura, ni dar a conocer al rey su interpretación”.

Los tontos disimulos del portavoz del Pentágono, John Kirby, en relación con la retirada estadounidense de Afganistán, ensalzando las “fiables” capacidades del ejército afgano y reprochando la “irresponsabilidad” de Pakistán al dar refugio a los terroristas que Estados Unidos y Londres entrenaron y financiaron originalmente hace más de 40 años; las vergonzosas pretensiones de Blinken, al reprender a Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU por su falta de respeto a la “Convención sobre el Derecho del Mar”, que los propios Estados Unidos nunca han firmado; las criminalmente tontas calumnias lanzadas a China como “el pecador original” en relación con el coronavirus, cuando nadie ha muerto del virus allí en los últimos seis meses, en una nación de 1.400 millones de personas. 4.000 millones de personas; este comportamiento mental, tanto por parte de los antiguos dirigentes como de gran parte de la población, va más allá de la arrogancia pagana y requiere algo bíblico como metáfora correctora.

Por lo tanto, consideremos el caso del rey Nabucodonosor de Babilonia (no de la actual Long Island, sino de lo que hoy es Irak):

“Habló el rey y dijo: ¿No es ésta la gran Babilonia que he edificado para casa del reino con la fuerza de mi poder y para el honor de mi majestad? Mientras la palabra estaba en la boca del rey, cayó una voz del cielo que decía: Oh rey Nabucodonosor, a ti se te ha dicho: El reino se ha apartado de ti. Y te apartarán de los hombres, y tu morada será con las bestias del campo; te harán comer hierba como a los bueyes…. En la misma hora se cumplió lo de Nabucodonosor….”

Sin embargo, Nabucodonosor se recupera de su locura. “Al final de los días, Nabucodonosor alzó mis ojos al cielo, y mi entendimiento volvió a mí, y bendije al Altísimo, y alabé y honré al que vive para siempre, cuyo dominio es un dominio eterno…. Al mismo tiempo mi razón volvió a mí; y por la gloria de mi reino, mi honor y mi brillo volvieron a mí… y fui establecido en mi reino, y se me añadió una majestad excelente”. (Daniel 4:30-37)

El viaje de Nabucodonosor desde el triunfalismo, a la locura, a la razón, es un cuento de advertencia para nuestro tiempo. Esta vez, sin embargo, el futuro de toda la raza humana pende de un hilo. Babilonia, después de todo, no tenía armas nucleares. Lo más positivo es que Rusia y China colaboran ahora ofreciendo su visión del camino preferido por la humanidad. India, de forma indirecta, y Australia, de forma directa, acaban de hacer saber que no tienen intención de cumplir con los inminentes requisitos de Glasgow, es decir, de suicidarse para mayor gloria de la City de Londres o de Wall Street. Los signos de resistencia son evidentes en el sector transatlántico, en Suiza, Alemania y los Países Bajos. El reciente llamamiento de los médicos estadounidenses para fabricar vacunas en 50 naciones y desplegar una erradicación completa de las pandemias letales en 200 naciones es otro indicio del tipo de optimismo que se puede generar incluso ante una tragedia masiva.

Lo que se necesita es un renacimiento intelectual, para salir de la actual era oscura. Lo que se necesita aquí y ahora es generar el entusiasmo intelectual equivalente en todo el mundo, que fue generado por el pronóstico económico, y las clases subsiguientes dadas por Lyndon LaRouche en el período inmediatamente posterior al 15 de agosto de 1971, hace cincuenta años. Las paradojas que llenan las mentes de los que hoy dirigirían las naciones, desde el coronavirus hasta el colapso cultural, pasando por el colapso financiero y la crisis científica, pueden ser respondidas de la misma manera que lo hizo Nabucodonosor. Al igual que él escuchó las sabias palabras de Daniel, los babilonios de hoy pueden ser inducidos, por el poder de la previsión prometeica, a escuchar la certera trompeta de Lyndon LaRouche.

 

Réquiem por un imperio y precuela a la Gran Eurasia (el eje Rusia-China-Alemania-Irán)

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuente:

Executive Intelligence Review: Babylon, Listen to the Wise Words of LaRouche.

 

Te puede interesar

Contenidos

Por EIRNS 10 de agosto de 2022 (EIRNS) – No culpen al pueblo británico por las políticas malignas que emanan de la City de...

Ciencia y Tecnología

Las pérdidas ocasionadas por la campaña de tráfico superan los 100.000 millones de dólares, según el Ministerio de Petróleo sirio.   Por News Desk...

Contenidos

En 2012, Miles Guo fracasó en su intento de sabotear la ascensión de Xi difundiendo una serie de noticias falsas en China y entre...

Contenidos

Por EIRNS 9 de agosto de 2022 (EIRNS)- La “OTAN global” está avanzando en su empeño por controlar “la narrativa” en todo el mundo....

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY