Las siguientes instancias han sido meticulosamente documentadas por el autor, indicando fuentes y referencias. Algunas de las instancias presentadas están sujetas a debate e interpretación. Mente Alternativa no se hace responsable de la desactivación de enlaces a las fuentes citadas en el documento.

Presidentes, Primeros Ministros, Miembros del Congreso, Generales, Soldados y Policías admiten el terrorismo de bandera falsa

 

bandera falsa

Pintura de Anthony Freda

 

En las siguientes instancias, oficiales del gobierno que llevó a cabo el ataque (o que lo propuso seriamente) lo admiten, ya sea oralmente, por escrito, o a través de videos y fotografías:

 

(1) Tropas japonesas provocan una pequeña explosión en una vía de tren en 1931, y culpan a China para justificar una invasión en Manchuria. Este incidente es conocido como “Incidente Mukden” o “Incidente Manchuria.” El Tribunal Militar Internacional de Tokio descubrió que: “Varios del los participantes en en el plan, incluyendo a Hashimoto —un oficial de alto rango de la armada japonesa— han admitido en varias ocasiones haber sido parte del complot y haber pronunciado que el objetivo del ‘incidente’ era encontrar una excusa para la ocupación de Manchuria por la Armada Kwantung” (Fuente complementaria).

 

(2) Un mayor de la SS Nazi reconoció en los tribunales de Nuremberg que él y otros operativos nazis fingieron —bajo órdenes del jefe de la Gestapo— ataques a su propia gente y recursos, culpando a los polacos para justificar la invasión de Polonia.

 

(3) Las minutas del comando alto del gobierno italiano —posteriormente aprobadas por el propio Mussolini— reconocen que la violencia en la frontera greco-albanesa fue llevada a cabo por italianos y falsamente adjudicada a los griegos, como excusa para la invasión de Grecia en 1940.

 

(4) El general nazi Franz Halder dio testimonio de que en los tribunales de Nuremberg, el líder Nazi Hermann Goering, admitió haber quemado el Parlamento Alemán en 1933 para culpar a los comunistas del incendio provocado.

 

(5) El líder soviético Nikita Khrushchev reconoció en un escrito que la armada roja de la Unión Soviética bombardeó la aldea rusa de Mainila en 1939 —culpando a Finlandia del ataque— como fundamento para iniciar la “Guerra del Invierno” contra Finlandia. El presidente ruso Boris Yeltsin avaló que Rusia fue el agresor en esa guerra.

 

(6) El Parlamento ruso, el actual presidente ruso Putin, y el ex-líder soviético Gorbachev han reconocido que el líder soviético José Stalin ordenó a su policía secreta la ejecución de 22,000 civiles y oficiales de la armada polaca, culpando a los nazis.

 

(7) El gobierno de Gran Bretaña reconoció que —entre 1946 y 1948— bombardeó cinco barcos que transportaban judíos que huían hacia Palestina para escapar del Holocausto. Gran Bretaña formó un grupo falso llamado “Defensores de la Palestina Árabe” y obligó a la pseudo-organización a adjudicarse la autoría de los bombardeos (Fuentes Complementarias: 1, 2).

 

(8) Israel reconoció que en 1954 una célula terrorista israelí que operaba en Egipto plantó bombas en diversos edificios, incluyendo instalaciones diplomáticas de los Estados Unidos,  dejando evidencia falsa para implicar a los árabes como responsables. Una de las bombas explotó prematuramente, permitiendo a los egipcios identificar a los autores del falso atentado, además que diversos israelíes confesaron más tarde. (Fuentes: 1, 2).

La Armada de los Estados Unidos no cree que este haya sido un incidente aislado. Por ejemplo, la Escuela de Estudios Militares Avanzados de la Armada ha dicho al respecto de el Servicio de Inteligencia Israelí (Mossad):

“Implacable y audaz. Cuenta con la capacidad de atacar a las fuerzas norteamericanas haciéndolo parecer un acto árabe/palestino.”

 

(9) La CIA reconoció que contrató iraníes en 1959 para hacerse pasar por comunistas y hacer explotar bombas en Irán para poner el país en contra del primer ministro elegido democráticamente.

 

(10) El Primer Ministro de Turquía reconoció que el gobierno de dicho país llevó a cabo el bombardeo en 1955 del consulado de Turquía en Grecia —también causando daños al edificio donde nació el fundador de la Turquía moderna— culpando a Grecia con el propósito de incitar y justificar la violencia anti-griega.

 

(11) El Primer Ministro de Gran Bretaña confesó a su secretario de defensa que él y el presidente norteamericano Dwight Eisenhower aprobaron un plan en 1957 para llevar a cabo ataques en Siria y culpar al gobierno sirio para inducir un cambio de régimen.

 

(12) El Primer Ministro italiano, un juez italiano, y un alto mando de contrainteligencia italiano, reconocieron que la OTAN— con ayuda del Pentágono y la CIA— llevaron a cabo diversos ataques terroristas con bombas en Italia y otros países europeos, entre 1950 y 1980, culpando a los comunistas para garantizar el apoyo de la gente para extender la lucha contra el comunismo.

Un partícipe de este programa secreto aseguró: “Había que atacar civiles, personas, mujeres, niños, gente inocente que no tuviera nada que ver con la política. La razón era simple. Ellos tenían que asegurarse de forzar a toda esta gente, al pueblo italiano, a pedir mayor seguridad al estado (…) para que se pudiera declarar estado de emergencia y la gente no tuviera otra opción que sacrificar su libertad por su seguridad.”
(Italia y otros países europeos sujetos a esta campaña de terror se unieron a la OTAN antes de que los ataques con bombas ocurrieran). También llevaron a cabo ataques terroristas en Francia, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Grecia, Holanda, Noruega, Portugal, Gran Bretaña, y otros países.

La CIA también presionó a la cabeza del program italiano para que Italia aplicara el programa para controlar levantamientos internos.

Ejemplos de ataques de bandera falsa asociados a este programa incluyen:

Asesinato del Primer Ministro de Turquía (1960).
Atentado de bomba en Portugal (1966).
Masacre de Piazza Fontana en Italia (1969).
Ataques terroristas en Turquía (1971).
Atentado de bomba de Peteano en Italia (1972).
Ataque con armas de fuego en Brescia, Italia, y atentado con bomba en tren italiano (1974).
Disparos en Estambul, Turquía (1977).
Masacre de Atocha en Madrid, España (1977).
Abducción y asesinato del Primer Ministro Italiano (1978).
Ataque con bomba en la estación de tren de Boloña, Italia (1980).
Disparos y asesinato de 28 personas en el condado de Brabant, Bélgica (1985).

 

(13) En 1960, el senador de los Estados Unidos George Smathers sugirió a dicho país lanzar “un ataque de bandera falsa en la Bahía de Guantánamo para tener una excusa para fomentar una lucha que justificara la invasión de la isla para derrocar a Castro.”

 

(14) Documentos del Departamento de Estado Oficial muestran que, en 1961, la cabeza del Estado Mayor y otros oficiales de alto nivel discutieron la conveniencia de hacer estallar un consulado en República Dominicana para justificar la invasión de dicho país. El plan no se llevó a cabo, pero las discusiones y propuestas fueron totalmente serias.

 

(15) Como admitió el gobierno de los Estados Unidos, recientes documentos desclasificados muestran que, en 1962, el Estado Mayor Conjunto firmó un plan para hacer estallar aviones estadounidenses (usando un plan elaborado que involucra el cambio de aviones), y también para cometer actos terroristas en territorio americano para culpar después a los cubanos y justificar así la invasión a Cuba. (Ver reportaje de ABC; los documentos oficiales, y la entrevista de Peter Jennings en ABC News Tonight.

 

(16) En 1963, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos escribió un documento promoviendo ataques en naciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) —como Trinidad y Tobago o Jamaica— para culpar a Cuba de la falsa autoría.

 

(17) El Departamento de Defensa de los Estados Unidos sugirió también pagarle a una persona del gobierno de Castro para que atacara a los Estados Unidos: “La única área que nos falta considerar es sobornar a uno de los comandantes subordinados a Castro para que inicie un ataque en Guantánamo.”

 

(18) Un comité del Congreso de los Estados Unidos admitió que —como parte de la campaña “Cointelpro” — el FBI usó muchos provocadores de 1950 a 1970 para llevar a cabo actos de violencia culpando a activistas políticos.

 

(19) Un general turco de alto rango admitió que las fuerzas turcas quemaron una mezquita en Chipre en los 70s del siglo XX para culpar a su enemigo. Explicó que: “En ‘guerras especiales’ se practican ciertos actos de sabotaje culpando al enemigo para incrementar la resistencia del público. Hicimos esto en Chipre, incluso quemamos una mezquita.”

 

(20) Un documento desclasificado de la CIA de 1973 revela un programa de entrenamiento de policías y tropas extranjeras sobre cómo fabricar trampas explosivas, fingiendo que se les está entrenando cómo investigar actos terroristas:

La agencia mantiene lazos en varios grados con organizaciones de seguridad y policía extranjeras a través de sus estaciones de campo…

La CIA les provee con entrenamiento del modo siguiente:

a. Proveyendo entrenadores con conocimiento básico de demoliciones e incendiarios que podrían aplicarse en operaciones de sabotaje industrial y terrorismo.

b. Introduciendo a los agentes en entrenamiento a materiales disponibles comercialmente y técnicas de laboratorio casero que puedan usarse en la manufactura de explosivos e incendiarios usados por terroristas o saboteadores.

c. Familiarizar a los agentes en entrenamiento con el concepto de análisis de objetivos y planeamiento operacional que un saboteador o terrorista suele emplear.

d. Instruir a los agentes en entrenamiento sobre conocimiento y técnicas con artefactos y trampas explosivas, dando experiencia práctica tanto con artefactos manufacturados como improvisados mediante su fabricación.

El programa provee a los alumnos con suficientes oportunidades de desarrollar familiaridad y uso proficiente a través del manejo, preparación y aplicación de diversas cargas explosivas, agentes incendiarios, artefactos terroristas y técnicas de sabotaje.

 

(21) El gobierno alemán admitió que, en 1978, el servicio secreto de Alemania detonó una bomba en el muro exterior de una prisión y sembró “herramientas de escape” a un prisionero —miembro de la facción armada roja— a la que el servicio secreto pretendía culpar por la explosión. (Fuente complementaria: ver esto).

 

(22) Un agente de Mossad admitió que, en 1984, Mossad sembró un radio transmisor en el complejo de Gaddaffi en Trípoli, Libia, mismo que transmitía emisiones terroristas falsas grabadas por Mossad, con el fin de perfilar a Gaddaffi como defensor del terrorismo. Ronald Reagan bombardeó Libia inmediatamente después.

 

(23) El Consejo para la Verdad y Reconciliación de Sudáfrica descubrió que, en 1989, el Buró de Cooperación Civil (un brazo de las Fuerzas de Defensa de Sudáfrica) buscó a un experto en explosivos para pedirle “que participara en una operación diseñada para desprestigiar al Congreso Nacional Africano (ANC) haciendo estallar el vehículo del oficial que investigaba un asesinato” para culpar a la ANC del atentado.

 

(24) Un diplomático argelino y diversos oficiales de la armada de Argelia reconocieron que, en los 90s de siglo XX, la armada masacraba frecuentemente a civiles y luego culpaba a militantes islámicos de los asesinatos.

 

(25) En 1993, una bomba al norte de Irlanda mató a nueve civiles. Documentos oficiales de la Real Policía de Ulster (por ejemplo el gobierno británico) muestran que la mente maestra detrás del atentado era un agente británico y que el atentado fue diseñado para crear tensiones entre sectas. (Fuentes complementarias: 1, 2).

 

(26) Una publicación titulada “Procedimientos, Técnicas y Tácticas de Defensa Foránea Interna para Fuerzas Especiales” de la Armada de los Estados Unidos —actualizada en 2004— recomienda emplear terroristas y usar operaciones de bandera falsa para desestabilizar regímenes de izquierda en América Latina. Los ataques terroristas de bandera falsa fueron llevados a cabo en América Latina y otras regiones como parte de la “guerra sucia” de la CIA. (Fuente Complementaria).

 

(27) Un manual de “operaciones psicológicas” preparado por un contractor de la CIA para usarse contra los rebeldes contra-nicaragüenses, resalta la importancia de asesinar a alguien de tu propio bando para crear un “mártir” para la causa. El manual fue autentificado por el gobierno de los Estados Unidos. El manual recibió tanta publicidad de la prensa que —durante el debate presidencial de 1984— el Presidente Reagan fue increpado con el siguiente cuestionamiento en la televisión nacional:

“En este momento tenemos el problema de una historia extraordinaria sobre un manual de la CIA para los contras anti-sandinistas que nosotros apoyamos. El manual no sólo promueve el asesinato de sandinistas sino la contratación de criminales para asesinar a los guerrilleros —que supuestamente apoyamos— con la finalidad de crear mártires.”

 

(28) El gobierno de Rwanda admitió que el asesinato del presidente de Rwanda en 1994, que era de la tribu Hutu, y de cuya muerte fue culpada la tribu Tutsi enemiga de los Hutu, fue un asesinato de bandera falsa ejecutado por soldados Hutus para inculpar a los Tutsis. El asesinato condujo a la masacre de más de 800,000 Tutsis por los Hutus.

 

(29) Un equipo de investigación del gobierno de Indonesia investigó los actos violentos de 1998, y determinó que “elementos del ejército estuvieron involucrados en los disturbios, algunos de los cuales fueron provocados deliberadamente.”

 

(30) Oficiales de alto nivel del ejército e inteligencia de Rusia reconocieron que la KGB hizo estallar edificios de apartamentos en 1999 para inculpar a los chechenos con el objetivo de justificar la invasión de Chechenia. (Fuentes complementarias: 1, 2).

 

(31) The New York Times, la BBC y la Prensa Asociada reportan que, en 2001, oficiales de Macedonia reconocieron que el gobierno asesinó a sangre fría a siete inmigrantes inocentes acusándolos de ser soldados de Al-Qaeda que intentaban asesinar a policías de Macedonia, todo con la intensión de sumarse a la “guerra contra el terror” atrayendo inmigrantes extranjeros al país para posteriormente ejecutarlos en una guerra con armas y después decir que formaban parte de una célula de Al-Qaeda que pretendía atacar embajadas occidentales. Autoridades macedonias atrajeron inmigrantes al país y, después de asesinarlos, los expusieron con evidencias falsas como “armas semiautomáticas y bolsas de uniformes” para mostrarlas a diplomáticos occidentales.

 

(32) En la Cumbre del G8 en Génova, en julio de 2001, matones vestidos de negro fueron filmados saliendo de vehículos de la policía, y fueron vistos por un elemento de la policía militar italiana cargando “barras de hierro hacia el interior de la estación de policía.” Posteriormente, oficiales de la policía reconocieron que la policía sembró dos cocteles molotov y fingió el apuñalamiento de un oficial de policía en la Cumbre del G8 con el fin de justificar una campaña contra los protestantes que asistieron al evento.

 

(33) Como muestra un memorandum de la Secretaría de Defensa, Los Estados Unidos responsabilizó falsamente a Irak por jugar un papel importante en los ataques del 9/11 y poder así justificar la guerra en aquel país.

Incluso después de que la Comisión del 9/11 admitiera que no había conexión alguna, Dick Cheney insistió que la evidencia de la relación entre Al-Qaeda y el régimen de Saddam Hussein era abrumadora. Altos oficiales del gobierno de los Estados Unidos hoy admiten que la guerra de Irak en realidad fue lanzada por el petróleo, y no por los ataques del 9/11 ni por armas de destrucción masiva.

Muchos oficiales del gobierno de los Estados Unidos alegan que el 9/11 fue un auto-atentado terrorista fundamentado en una operación de bandera falsa diseñada y creada por elementos del gobierno de los Estados Unidos. Este argumento puede resultar polémico y no es una prueba definitiva ni motivo de discusión en este artículo. Pero en cambio sí es un hecho que culpar a Irak por los atentados del 9/11, sabiendo que Irak no tenia nada que ver, sí fue una operación de bandera falsa creada por los Estados Unidos.

(Adicionalmente, el mismo juez que protegió a los saudíes de cualquier responsabilidad por financiar los ataques del 9/11 ha ganado un juicio contra Irán por $10.5 billones de dólares por llevar a cabo los ataques del 9/11 incluso cuando nadie cree que Irán haya participado en dichos ataques.)

 

(34) Aunque el FBI ahora admite que los ataques de anthrax de 2001 fueron diseñados por uno o más científicos del gobierno de los Estados Unidos, un alto oficial del FBI dice que el FBI recibió órdenes de oficiales de la Casa Blanca para respaldar las acusaciones contra Al-Qaeda por dichos ataques. Oficiales del gobierno también confirmaron que la Casa Blanca intentó conectar el anthrax con Irak como justificación para cambiar el régimen en dicho país. (Fuente complementaria).

 

(35) Según el Washington Post, la policía de Indonesia admitió que el ejército de ese país asesinó maestros norteamericanos en Papúa en 2002 y culpó a un grupo separatista papuano por los asesinatos para añadir a dicho grupo a la lista de organizaciones terroristas.

 

(36) El respetado ex-presidente de Indonesia admitió que posiblemente el gobierno participó en los ataques con explosivos en Bali.

 

(37) Durante la Cumbre de la Unión Europea de 2003, en Grecia, policías fueron filmados sembrando cocteles molotov a un protestante pacífico.

 

(38) En 2003, el Secretario de Defensa de los Estados Unidos admitió que interrogadores fueron autorizados para usar el siguiente método: “Bandera falsa: Convencer al detenido de que no está siendo interrogado por agentes de los Estados Unidos.” Aunque esta no es una operación tradicional de bandera falsa, este engaño puede llevar a los detenidos —muchos de los cuales son torturados— a atacar al país falsamente relacionado con la interrogación y la tortura.

 

(39) John Yoo, ex-abogado del Departamento de Justicia sugirió en 2005 que los Estados Unidos debían iniciar la ofensiva contra Al-Qaeda “haciendo crear a nuestras agencias de inteligencia una organización terrorista falsa. Esta podría tener sus propios sitios web, centros de operación, campos de entrenamiento y operaciones para recaudar fondos. Y podría efectuar operaciones terroristas de bandera falsa y adjudicarse la autoría de atentados terroristas reales, contribuyendo así a la confusión dentro de los rangos de Al-Qaeda y provocando dudas a los operativos sobre la identidad de otros así como la validez de las comunicaciones.”

 

(40) De manera similar, en 2005, el Profesor John Arquilla, un renombrado analista de defensa de los Estados Unidos a quien se le adjudica la acuñación del concepto de ‘netwar’ (guerra en la red), convocó a los servicios occidentales de inteligencia para crear una “pseudo-mafia” de grupos terroristas, con el objetivo de quebrantar redes de terror reales. Según Seymour Hersh —ganador del premio Pulitzer de periodismo— la estrategia de “pseudo-mafias” de Arquila ya había sido implementada por el Pentágono:

“Bajo el nuevo enfoque de Rumsfeld —me informaron— los operativos militares de los Estados Unidos estarían autorizados a hacerse pasar por hombres de negocios extranjeros corruptos buscando comprar productos de contrabando que puedan ser usados en sistemas de armas nucleares. En algunos casos, de acuerdo con consejeros del Pentágono, ciudadanos locales pueden ser reclutados e invitados a unirse a guerrillas y grupos terroristas.”

“Las nuevas reglas permitirán a la comunidad de las fuerzas especiales crear lo que se llama “equipos de acción” en los países objetivo que pueden ser usados para encontrar y eliminar organizaciones terroristas. ‘¿Recuerdas los escuadrones de ejecución de izquierda en El Salvador?’ —me preguntó el alto oficial de inteligencia en referencia a las mafias controladas por el ejército que cometían atrocidades en los años 80s del siglo XX. ‘Nosotros los fundamos y los financiamos’ —dijo. ‘El objetivo ahora es reclutar locales en cualquier área que queramos, y no se lo contaremos al Congreso.’ Un ex-oficial del ejército que tiene conocimiento de las capacidades de comando del Pentágono dijo: ‘Vamos a estar con los chicos malos’.”

 

(41) En junio de 2005, la Prensa Unida Internacional reportó:

«Oficiales de inteligencia de los Estados Unidos están reportando que algunos de los insurgentes en Irak están usando modelos recientes de pistolas Beretta 92, pero las pistolas parecen tener borrados los números de serie. Los números no parecen haber sido removidos físicamente sino que las pistolas parecen haberse producido sin números de serie. Analistas sugieren que la falta de números de serie indica que las armas fueron creadas para operaciones de inteligencia o células terroristas con protección gubernamental sustancial. Los analistas especulan que estas armas son probablemente de Mossad o la CIA, y que agentes provocadores podrían estar usando armas indetectables aún cuando las autoridades de los Estados Unidos usan los ataques insurgentes contra civiles como evidencia de la ilegitimidad de la resistencia.»

 

(42) En 2005, soldados británicos vestidos de árabes fueron aprehendidos por la policía iraquí después de una balacera. Los soldados aparentemente tenían explosivos y fueron acusados por tentativa de explosión, pero ninguno admitió haber realizado ataques. Posteriormente, otro comando de soldados y una línea de tanques británicos irrumpieron en la prisión, rompieron un muro, y se llevaron a los soldados que estaban detenidos. Las medidas extremas usadas para liberar a los soldados —en vez de interrogarles y someterles a un juicio— podrían ser evidencia suficiente de la culpabilidad del comando británico que portaba los explosivos.

 

(43) En 2005, soldados israelíes encubiertos admitieron haber arrojado piedras a otros soldados israelíes para inculpar a palestinos como excusa para quebrantar protestas pacíficas del pueblo palestino.

 

(44) La policía de Quebec admitió, en 2007, que matones cargando piedras en una protesta pacífica en realidad eran oficiales encubiertos de la policía de Quebec.

 

(45) Un manual de campo de operaciones especiales del ejército de los Estados Unidos, de 2008, recomienda que los militares norteamericanos usen grupos sustitutos no estatales como “fuerzas paramilitares, individuos, corporaciones, organizaciones políticas extranjeras, organizaciones de resistencia o insurgentes, expatriados, adversarios terroristas transnacionales, miembros desilusionados de organizaciones terroristas transnacionales, miembros del mercado negro y otros ‘indeseables’ sociales y políticos.” El manual especifica que las operaciones especiales de los Estados Unidos pueden abarcar tanto contra-terrorismo como “terrorismo” (así como “actividades criminales transnacionales incluyendo narco-tráfico, venta de armas ilegales, y transacciones financieras ilegales.”)

 

(46) Francesco Cossiga, ex-Primer Ministro, Presidente y cabeza de los servicios secretos de Italia, aconsejó al ministro a cargo de la policía en 2008 sobre cómo manejar las protestas de maestros y estudiantes:

«Él debe hacer lo que yo hice cuando fui Ministro de Interior (…) Infiltrar el movimiento con agentes provocadores sin inclinaciones (…) Y después, con la fuerza del consentimiento popular ganado, golpearlos hasta sangrar, y también a los maestros que los incitan. Especialmente a los maestros. No a los más viejos, claro, pero sí a las mujeres maestras también.»

 

(47) Un oficial encubierto admitió haber infiltrado grupos anti-fascistas, ecologistas y de izquierda en 22 países. El jefe de la policía federal de Alemania admitió que cuando el oficial encubierto trabajó para la policía alemana actuó ilegalmente durante una protesta en la Cumbre del G8 en Alemania en 2007, y provocó un incendio durante una protesta posterior en Berlín. El oficial encubierto pasó muchos años viviendo con anarquistas violentos del Bloque Negro.

 

(48) La policía de Denver admitió que, en 2008, oficiales uniformados desplegados en un área donde un grupo de anarquistas habían planeado causar estragos, afuera del la Convención National Democrática, terminaron involucrados en una pelea cuerpo a cuerpo con dos policías encubiertos. Los oficiales uniformados no sabían que los oficiales encubiertos eran policías.

 

(49) En las protestas de la Cumbre del G20 en Londres, en 2009, un miembro del parlamento británico vio a oficiales de la policía vestidos de civiles incitando a la multitud a la violencia.

 

(50) La agencia de vigilancia de la Real Policía Montada de Canadá admitió que —durante las protestas en la Cumbre del G20 en Toronto en 2010— oficiales de policía encubiertos fueron arrestados junto con un grupo de protestantes. Videos y fotos (ver esto y esto, por ejemplo) muestran que protestantes violentos usaban botas y otros aditamentos muy similares a los de la policía, y llevaban porras. El diario The Globe and Mail de Canadá reportó que los oficiales encubiertos planearon los objetivos de ataque violento, y la policía falló al impedir los ataques.

 

(51) Políticos de Egipto reconocieron (y ver esto) que empleados del gobierno saquearon piezas invaluables de un museo, en 2011, para inculpar a los protestantes.

 

(52) La policía de Austin admitió que tres oficiales infiltraron las protestas “okupa” en esa ciudad. Los prosecutores admitieron que uno de los oficiales encubiertos compró y construyó cajas de seguridad ilegales que culminaron con el arresto de muchos protestantes.

 

(53) En 2011, un coronel colombiano admitió que él y sus soldados atrajeron a 57 civiles inocentes y los mataron —después de vestirlos con uniformes— como parte de un proyecto para probar que Colombia estaba erradicando terroristas de izquierda. (Fuente complementaria).

 

(54) Alborotadores que desacreditaron las protestas pacíficas contra la juramentación del Presidente de México en 2012, admitieron que recibieron $300 pesos cada uno para destruir todo a su paso. Según Wikipedia, hay fotos que también muestran a los vándalos esperando en grupos detrás de las líneas de la policía antes de desatar la violencia.

 

(55) Un coronel de la armada de Colombia ha admitido que su unidad mató a 57 civiles, luego los vistieron con uniformes y dijeron que eran rebeldes muertos en combate.

 

(56) El 20 de noviembre de 2014, videos y fotos distribuidos en las redes sociales, muestran agentes provocadores mexicanos que fueron transportados por vehículos del ejército para participar en la protesta masiva contra el secuestro en Iguala.

 

(57) El respetado escritor de The Telegraph, Ambrose Evans-Pritchard, dice que la cabeza de la inteligencia saudí —el principe Bandar— recientemente admitió que el gobierno Saudí controla a los terroristas chechenos.

 

(58) Dos miembros del parlamento turco, fuentes estadounidenses de alto nivel, y otros, admiten que el gobierno de Turquía —un país de la OTAN— provocó los ataques con armas químicas en Siria para inculpar al gobierno sirio. Un alto rango del gobierno turco reconoció en una grabación los planes que hay para llevar a cabo ataques y culpar al gobierno sirio.

 

(59) El jefe de seguridad ucraniano admitió que los ataques de francotiradores que iniciaron el golpe de de Estado en Ucrania fueron creados para culpar a otros. Oficiales ucranianos admitieron que los francotiradores ucranianos dispararon hacia ambos lados, para provocar el máximo caos.

 

(60) Oficiales del gobierno birmano admitieron que Birmania (rebautizada como Myanmar) usó ataques de falsa bandera contra grupos budistas y musulmanes en todo el país para acrecentar el odio entre ambos grupos y prevenir la proliferación de la democracia.

 

(61) En 2015, miembros de la policía israelí fueron filmados —una vez más— mientras se vestían como árabes y arrojaban piedras para enfrentar a protestantes palestinos contra soldados israelíes.

 

(62) La agencia de espionaje británica ha admitido (y ver esto) que lleva a cabo ataques digitales de bandera falsa contra objetivos específicos, usando gente para para escribir material ofensivo o ilegal y culpar al objetivo.

 

(63) La CIA ha admitido que usa virus y malware de Rusia y otros países para llevar a cabo ciber-ataques y culpar a otros países.

 

(64) Soldados de los Estados Unidos han admitido que cuando matan iraquíes o afganos inocentes, siembran armas automáticas cerca de los cuerpos para hacerlos pasar por combatientes militantes.

 

(65) De un modo similar, la policía culpa a personas inocentes por crímenes que no han cometido. Esto es tan habitual que The New York Times reportó en 1981:

«En jerga policíaca, un ‘throwdown’ es un arma sembrada en una víctima.»

Newsweek reportó en 1999:

«Pérez, un elemento del Departamento de Policía de Los Angeles, fue atrapado mientras robaba 3.6 kilos de cocaína del cajón de evidencia de la policía. Tras ser declarado culpable, intentó negociar la reducción de su sentencia confesando una pésima historia de intento de asesinato y un “throwdown” —jerga policíaca para referirse a un arma sembrada por policías para justificar legalmente el uso de un arma. Pérez contó que él y su compañero, el oficial Nino Durden, dispararon contra Javier Ovando, un miembro de la Pandilla de la Calle 18 que estaba desarmado, y después sembraron un rifle semiautomático al sospechoso inconsciente y declararon que Ovando intentó dispararles durante el patrullaje.»

Según Wikipedia, Pérez también delató a otros compañeros de su división, describiendo cómo golpeaban a pandilleros de manera rutinaria, sembrando evidencias en sospechosos, falsificando reportes y encubriendo ataques con armas sin haber sido provocados.

 

(66) Un ex-oficial de inteligencia de los Estados Unidos alegó que la mayoría de los ataques terroristas son banderas falsas o han sido creados por “nuestros propios servicios de seguridad.”

 

(67) El agente especial y cabeza a cargo de la oficina del FBI en Los Angeles dijo que la mayoría de ataques terroristas son cometidos por la CIA y el FBI como banderas falsas. De modo similar, el Teniente General William Odom, director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) durante la administración Reagan, dijo:

Los Estados Unidos han usado el terrorismo durante mucho tiempo. Entre 1978 y 1979 el Senado intentó sacar a luz una ley contra el terrorismo internacional. Al estudiar cada versión de ese proyecto de ley, los abogados dijeron que los Estados Unidos la violarían. (Audio).

 

(68) J.D. Maddox, Director de Análisis en el Global Engagement Center del Departamento de los Estados Unidos; ex-jefe de ramo en el Centro de Contra-Terrorismo de la CIA; asesor de inteligencia para la Secretary of Homeland Security; y profesor adjunto de la Universidad George Mason, en la que enseña el curso de “Retos de Seguridad Nacional en el Departamento de Ciencias y Tecnologías de la Información” ha dicho que:

«La provocación es uno de los más básicos pero desconcertantes aspectos de la guerra. A pesar de su uso tan obvio, ha sido consistentemente exitoso contra audiencias alrededor del mundo, por milenios, para imponer la guerra. Una bien confeccionada narrativa de provocación anula incluso a la oposición más vocal.»
***
«La culminación de una estrategia de provocación refleja invariablemente una narrativa de victimización: nosotros somos las víctimas de la atrocidad imperdonable del enemigo.»
***

«En el caso de la provocación estratégica, la muerte de personal del propio agresor es el núcleo de la táctica de provocación.»
***
«El uso persistente de provocación estratégica a lo largo de los siglos —y su aparente importancia para los planeadores de guerras— da respuesta a su uso probable por los Estados Unidos y otros estados en el corto plazo.»

 

(69) Líderes a lo largo de la historia han mencionado los beneficios de las banderas falsas para justificar su agenda política:

“El terrorismo es la mejor arma política, pues nada endurece más a la gente que el temor a la muerte súbita.” – Adolfo Hitler

“Por su puesto que la gente no quiere guerras (…) Pero después de todo son los líderes de un país quienes determinan la política, y siempre es fácil arrastrar a la gente, ya sea en una democracia, un parlamento, una dictadura fascista o una comunista (…) Con voz o sin ella, las personas siempre pueden alinearse hacia la oferta de los líderes. Eso es muy sencillo. Todo lo que debes hacer es decirles que están siendo atacados, y denunciar a los pacifistas por falta de patriotismo y exponer el país al peligro. Funciona igual en cualquier nación.” – Hermann Goering, líder nazi.

“El camino más fácil para lograr el control de una población es llevar a cabo actos de terror. El público clamará por ese tipo de leyes si su seguridad personal se ve amenazada.” – José Stalin

 

Colofón

Los medios de comunicación también juegan. Por ejemplo, en 2012, Richard Engel, jefe de corresponsales en el extranjero de NBC News, fue secuestrado en Siria. NBC News dijo que Engel y su equipo de reporteros fue abducido por fuerzas afiliadas al gobierno sirio. Él reportó que sólo pudieron escapar cuando unos rebeldes mataron a los secuestradores que apoyaban al gobierno sirio.
De cualquier forma, NBC posteriormente admitió que esto era falso. Resulta que en realidad fueron secuestrados por gente relacionada con los rebeldes respaldados por los Estados Unidos que luchan contra el gobierno sirio, quienes impersonificaron el acento, eslogans y manerismos de la gente asociada al gobierno sirio. En realidad, el grupo que secuestró a Engel y su equipo estaban afiliados con la armada rebelde siria que apoya los Estados Unidos, y la NBC debió haber sabido que estaba culpando a la facción equivocada. Ver los reportajes de The New York TimesThe Nation.
Es claro que aveces las atrocidades son falsamente adjudicadas al enemigo como justificación para una guerra cuando ni siquiera ha ocurrido lo que se dice. Esto es algo así como el terror de bandera falsa, pero sin el terror.

Por ejemplo:

▪ La NSA admitió que mintió acerca de lo realmente ocurrido en el incidente del Golfo de Tonkin en 1964, manipulando información para hacer parecer que los buques norvietnamitas dispararon contra un buque norteamericano para crear una justificación falsa para la Guerra de Vietnam.

▪ Una de las mentiras centrales usadas para justificar la Guerra del Golfo de 1991 contra Irak, después que Irak invadió Kuwait, fue la declaración falsa de una niña kuwaiti diciendo que los iraquíes mataban bebés kuwaitíes en los hospitales. Su testimonio fue arreglado por un miembro del Congreso quien sabía que la niña era hija del embajador de los Estados Unidos en Kuwait —que estaba desesperado por hacer que los Estados Unidos entraran en la guerra— pero el congresista no reveló esa información al público ni al Congreso.

▪ Otra mentira central usada para justificar la Guerra del Golfo fue la declaración de que un cuarto de millón de tropas iraquíes estaban apiladas en la frontera con Arabia Saudita. (Ver este artículo).

▪ Ron Suskind, ganador del premio Pulitzer de periodismo, reportó que la Casa Blanca ordenó a la CIA falsificar y antedatar un documento que relacionaba a Irak con terroristas musulmanes y con el 9/11 (…) y la CIA siguió las instrucciones y falsificó el documento, que fue usado para justificar la guerra contra Irak. (Ver esto y esto).

▪ La revista Time ha resaltado que la declaración del Presidente Bush respecto a que Irak quería comprar uranio a Nigeria “fue revisada y desacreditada por la inteligencia de los Estados Unidos un año antes de que el presidente lo repitiera.”

Todos sabían que Irak no tenía armas de destrucción masiva.

▪ El programa completo de tortura fue orientado a obtener confesiones falsas vinculando Irak y el 9/11.

▪ Agentes de la CIA y documentos admiten que la agencia dio a Irán planos para construir armas nucleares (…) para posteriormente culpar a Iran por tratar de construir la bomba.

▪ Las guerras “humanitarias” en Siria, Libia y Yugoslavia fueron todas justificadas mediante reportes manipulados y exagerados con acusaciones lanzadas contra atrocidades que los líderes de dichos países supuestamente practicaban contra su gente. (Ver esto).

 

Washington’s Blog, marzo 7, 2017.

 

Fuente: The Ever-Growing List of ADMITTED False Flag Attacks, Washington’s Blog.

 

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion