Este importante artículo de Mojmír Babáček publicado por primera vez por Global Research en agosto de 2004 pone de relieve el papel de las armas psicotrónicas (de energía dirigida) como instrumento de la guerra moderna, y especialmente en la guerra secreta. Debe entenderse que las armas electromagnéticas e informativas están en pleno funcionamiento y podrían estar siendo utilizadas por los Estados Unidos, la OTAN en sus guerras en diferentes partes del mundo, así como por el Estado Profundo, el Cabal y otras sociedades secretas, para atacar disidentes y facciones enemigas sin ser descubiertos. Whistleblowers, insiders y otras personas que se han enfrentado al Estado Profundo —como Karen Hudes y Corey Goode— han denunciado haber estado sujetos a ataques con armas de energía dirigida. Una consecuencia clara de la continuación de la aparente política de secreto que rodea a las tecnologías que permiten el control remoto del cerebro humano es que los gobiernos, quienes poseen dichas tecnologías, podrían usarlas sin tener que consultar a la opinión pública. No hace falta decir que cualquier democracia significativa en el mundo de hoy podría ser interrumpida, a través de operaciones secretas y encubiertas. No es inconcebible que en el futuro, grupos enteros de la población sometidos a tecnologías de control mental, puedan vivir en una “democracia falsa” donde su propio gobierno o una potencia extranjera puedan dar forma a sus opiniones políticas mediante tecnologías de control mental. Mojmír Babáček es fundador del Movimiento Internacional para la Prohibición de la Manipulación del Sistema Nervioso Humano por medios técnicos. Es autor de numerosos artículos sobre el tema de la manipulación mental.

 

En octubre de 2000, el congresista Denis J. Kucinich presentó en la Cámara de Representantes un proyecto de ley, que obligaría al presidente estadounidense a participar en negociaciones destinadas a prohibir las armas espaciales.

En este proyecto de ley, la definición de un sistema de armas incluía:

“Cualquier otro no reconocido o aún no desarrollado significa infligir muerte o lesiones, o dañar o destruir a una persona (o la vida biológica, la salud física, la salud mental o el bienestar físico y económico de una persona) … mediante el uso de sistemas terrestres, marinos o espaciales que utilizan radiación, electromagnética, psicotrónica, sónica, láser u otras energías dirigidas a personas individuales o poblaciones objetivo para fines de guerra de información, manejo del estado de ánimo o control mental de dichas personas o poblaciones” (15).

Como en todos los actos legislativos citados en este artículo, el proyecto de ley se refiere al sonido, la luz o la estimulación electromagnética del cerebro humano.

Las armas psicotrónicas pertenecen, al menos a un lego no informado de investigaciones militares secretas, en la esfera de la ciencia ficción, ya que hasta ahora ninguno de los experimentos científicos publicados se ha presentado de manera significativa a la opinión pública mundial.

El hecho de que es posible manipular el comportamiento humano con el uso de mensajes subliminales, ya sea mediante mensajes de sonido o visuales, ahora es generalmente conocido y reconocido por la comunidad científica.

Esta es la razón por la que en la mayoría de los países, el uso de tales tecnologías, sin el consentimiento del individuo en cuestión, está prohibido en teoría. No hace falta decir que el uso de estas tecnologías se realiza de forma encubierta, sin el conocimiento o consentimiento de las personas seleccionadas.

Los dispositivos que usan la luz para la estimulación del cerebro constituyen otro mecanismo por el cual la luz intermitente bajo ciertas frecuencias podría usarse para manipular al psíquico humano.

En cuanto a la utilización del sonido, un dispositivo que transmite un haz de ondas de sonido, que solo pueden escuchar las personas a las que se dirige el haz de ondas de sonido, se ha informado en varios medios de comunicación. En este caso, el haz está formado por una combinación de ondas de sonido y ultrasonido que hacen que la persona a la que se dirige escuche el sonido dentro de su cabeza. Tal procedimiento podría afectar el equilibrio mental de la persona objetivo y convencerlo de que está, por así decirlo, mentalmente enfermo.

Este artículo examina el desarrollo de tecnologías y conocimientos relacionados con el funcionamiento del cerebro humano y la forma en que se desarrollan los nuevos métodos de manipulación de la mente humana.

 

Energía electromagnética

Uno de los principales métodos de manipulación es a través de la energía electromagnética.

En la literatura científica desclasificada solo se han publicado unos 30 experimentos que apoyan este supuesto (1), (2). Ya en 1974, en la URSS, luego de realizar pruebas exitosas dentro de una unidad militar en Novosibirsk, el Radioson (Radiosleep) se registró en el Comité de Asuntos de Invenciones y Descubrimientos de la URSS, descrito como un método de inducción del sueño por medio de ondas de radio (3), (4), (5).

En la literatura científica, la viabilidad técnica de inducir el sueño en un ser humano a través del uso de ondas de radio se confirma en un libro de un científico británico que participa en una investigación sobre los efectos biológicos del electromagnetismo (6). Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre radiación no ionizante publicado en 1991 confirma que:

“Muchos de los efectos biológicos observados en animales expuestos a campos ELF parecen estar asociados, directa o indirectamente, con el sistema nervioso…” (2).

Entre los experimentos publicados, hay aquellos en los que las microondas pulsadas ​​han provocado la sincronización de neuronas aisladas con la frecuencia de pulsos de las microondas. Por ejemplo, al disparar contra una neurona a una frecuencia de 0.8 los impulsos se forzaron hasta una frecuencia de 1 Hz. Además, las microondas pulsadas contribuyeron a cambiar la concentración de los neurotransmisores en el cerebro (los neurotransmisores son una parte del mecanismo que causa la activación de las neuronas en el cerebro) y refuerzan o atenúan los efectos de las drogas administradas en el cerebro (1).

El experimento donde las principales frecuencias cerebrales registradas por EEG se sincronizaron con la frecuencia de pulsos de microondas (1,2) podría explicar la función de la instalación rusa Radioson. Las microondas pulsadas en la frecuencia de sueño causan la sincronización de la actividad del cerebro con la frecuencia de sueño y de esta manera producen sueño.

La pulsación de microondas en la frecuencia que predomina en el cerebro en un estado de despertar podría, por el mismo procedimiento, negar el sueño a un ser humano.

Un informe derivado del programa de pruebas del Departamento de Investigación de Microondas en el Instituto de Investigación Walter Reed Army.

“Los pulsos de microondas parecen acoplarse al sistema nervioso central y producen una estimulación similar a la estimulación eléctrica no relacionada con el calor.”

En un experimento repetido muchas veces, las microondas pulsaron en una frecuencia exacta causando el flujo de iones de calcio de las células nerviosas (1,2). El calcio desempeña un papel clave en la activación de las neuronas y Ross Adey, miembro del primer equipo científico que publicó este experimento, expresó públicamente su convicción de que este efecto de la radiación electromagnética interferiría con la concentración en tareas complejas (7).

Robert Becker, que participó en el descubrimiento del efecto de los campos pulsados en la curación de huesos rotos, publicó los extractos del informe del programa de pruebas del Instituto Walter Reed Army. En la primera parte, los “efectos de debilitamiento rápido” deberían haberse probado (8). ¿No se basaron esos efectos en el experimento de Ross Adey y otros con flujo de salida de calcio?

El científico británico John Evans, que trabajaba en el mismo campo, escribió que tanto Ross Adey como Robert Becker perdieron sus puestos y becas de investigación y los llamaron “exiliados de pensamiento libre” (6). En 1975, en los EE.UU., se publicó un experimento militar en el que las microondas pulsadas producían, en el cerebro de un sujeto humano, una percepción de audio de los números del 1 al 10 (9). De nuevo, la posibilidad de convencer a un individuo de que está mentalmente enfermo es obvia. El programa de pruebas del Instituto de Investigación del Ejército Americano Walter Read, donde se llevó a cabo el experimento, cuenta con “estimulación auditiva rápida por medio de efectos auditivos” y finalmente apunta a “comportamiento controlado por estimulación” (8).

Supongamos que las palabras entregadas en el cerebro se transcribieron en frecuencias de ultrasonido. ¿Acaso el sujeto no percibiría esas mismas palabras como sus propios pensamientos?

¿Y esto no implicaría que su comportamiento estuviera siendo controlado de esta manera a través de la transmisión de frecuencias de ultrasonido? A este respecto, el “Informe final sobre requisitos de investigación en biotecnología para sistemas aeronáuticos hasta el año 2000” de la Fuerza Aérea Americana de 1982 establece:

“Si bien la atención inicial debe ser hacia la degradación del rendimiento humano a través de la carga térmica y los efectos del campo electromagnético, el trabajo posterior debe abordar las posibilidades de dirigir e interrogar el funcionamiento mental, utilizando campos aplicados externamente …” (10).

Varios científicos han advertido que los últimos avances en neurofisiología podrían usarse para la manipulación del cerebro humano.

En junio de 1995, Michael Persinger, quien trabajó en el proyecto de armas electromagnéticas no letales de la Armada de Estados Unidos, publicó un artículo científico en el que afirma:

“La capacidad técnica para influir directamente en la mayor parte de los aproximadamente seis mil millones de cerebros de la especie humana sin mediación a través de las modalidades sensoriales clásicas mediante la generación de información neuronal en un medio físico en el que todos los miembros de la especie están inmersos … ahora es marginalmente factible” ( 11).

En 1998, el Comité Nacional de Bioética Nacional advirtió que “se está reconociendo cada vez más que la neurociencia representa una amenaza potencial para los derechos humanos” (12). En mayo de 1999, la conferencia de neurocientíficos, patrocinada por la ONU, tuvo lugar en Tokio. Su declaración final reconoce formalmente que:

“Hoy tenemos recursos intelectuales, físicos y financieros para dominar el poder del cerebro y desarrollar dispositivos para tocar la mente e incluso controlar o borrar la conciencia … Deseamos profesar nuestra esperanza de que tal búsqueda de conocimiento sirva para la paz y el bienestar” (13).

En la escena política internacional, en los últimos años, el concepto de control remoto del cerebro humano se ha convertido en una cuestión de negociación internacional e intergubernamental. En enero de 1999, el Parlamento Europeo aprobó una resolución en la que pedía “una convención internacional que introdujera una prohibición global de todos los desarrollos y despliegues de armas que pudieran permitir cualquier forma de manipulación de los seres humanos”. (14)

Ya en 1997, nueve estados de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) se dirigieron a la ONU, la OBSE y los estados de la Unión Interparlamentaria con la propuesta de incluirlos en el programa de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la preparación y adopción de un convención internacional sobre prevención de guerras informativas y limitación de la circulación de armas informativas (16), (3).

 

Armas informativas

La iniciativa fue originalmente propuesta, en la Duma Estatal de Rusia, por Vladimir Lopatin (3). V. Lopatin trabajó, de 1990 a 1995, en secuencia, en los comités permanentes de Seguridad, respectivamente, de la Federación de Rusia, la Duma Estatal de Rusia y la Asamblea Interparlamentaria de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), especializándose en seguridad de la información. (3 ). El concepto de arma informativa o guerra informativa es bastante desconocido para el público en general del mundo. En 1999, V. Lopatin, junto con el científico ruso Vladimir Tsygankov, publicó el libro “El arma psicotrónica y la seguridad de Rusia” (3). Ahí encontramos la explicación de esta terminología:

“En el informe sobre la investigación de la American Physical Society para el año 1993 se presenta la conclusión de que los sistemas de armas psicofísicas … se pueden usar … para la construcción de un brazo estratégico de un nuevo tipo (arma informativa en la guerra informativa)…”.

Entre las muchas referencias sobre este tema, nos referimos a Materiales de las audiencias del Parlamento titulados “Amenazas y desafíos en la esfera de la seguridad de la información”, Moscú, julio de 1996, “Armas informativas como una amenaza para la seguridad nacional de la Federación Rusa” (informe analítico del Servicio de Inteligencia de la Federación Rusa), Moscú, 1996 y un material titulado “A quien pertenecerá el arma de conciencia en el siglo XXI”, Moscú, 1997. (17).

En 2000, V. Lopatin presentó, después de otros dos autores, el tercero en orden de ley sobre el tema “Seguridad informativa y psicológica de la Federación Rusa.” Los hallazgos de Lopotin fueron revisados ​​por el periódico ruso Segodnya:

“Los medios de influencia psicológica-informacional son capaces no solo de dañar la salud de un individuo, sino también de causar, según Lopatin, el bloqueo de la libertad de voluntad del ser humano en el nivel subliminal, la pérdida de la capacidad. de la autoidentificación política, cultural y social, la manipulación de la conciencia social, que podría conducir a la destrucción de un sentido de identificación colectiva por parte del pueblo y la nación rusos” (16).

En el libro “Las armas psicotrónicas y la seguridad de Rusia”, los autores proponen entre los principios básicos del concepto ruso de defensa contra el control remoto de la psique humana no solo el reconocimiento de su existencia, sino también el hecho de que los métodos de la guerra informacional y psicotrónica están en pleno funcionamiento (“y se están utilizando sin una declaración formal de guerra”) (18). También citan el registro de la sesión del Consejo Federal de la Federación de Rusia donde V. Lopatin declaró que el arma psicotrónica puede…

“Causar el bloqueo de la libertad de voluntad de un ser humano en un nivel subliminal” o “instilación en la conciencia o subconsciencia de un ser humano de información que desencadenará una percepción errónea o errónea de la realidad” (19).

En ese sentido, propusieron la preparación de la legislación nacional, así como el establecimiento de normas internacionales legales “dirigidas a la defensa de la psique humana contra las manipulaciones subliminales, destructivas e informativas” (20).

Además, también proponen la desclasificación de todos los estudios analíticos e investigaciones sobre las diversas tecnologías. Advirtieron que, debido a que esta investigación ha permanecido clasificada y eliminada del ojo público, ha permitido que la carrera de armamentos continúe sin cesar. Por lo tanto, ha contribuido a aumentar la posibilidad de guerra psicotrónica.

Entre las posibles fuentes de influencia remota en la psique humana, los autores enumeran los “generadores de campos físicos” de “naturaleza tanto conocida como desconocida” (21). En 1999, el STOA (Evaluación de Opciones Científicas y Tecnológicas), parte de la Dirección General de Investigación del Parlamento Europeo, publicó el informe sobre Tecnologías de Control de Multitudes, ordenado por ellos con la fundación OMEGA en Manchester (Reino Unido) (22).

Uno de los cuatro temas principales del estudio se refería a las tecnologías de “segunda generación” o “no letales”:

“Este informe evalúa la segunda generación de armas” no letales “que emergen de los laboratorios militares y de armas nucleares nacionales en los Estados Unidos como parte de la doctrina de guerra” no letal “de la Administración Clinton que ahora es adoptada por la OTAN. Estos dispositivos incluyen armas que usan… haz de energía dirigida,… radiofrecuencia, láser y mecanismos acústicos para incapacitar a los objetivos humanos” (23) El informe afirma que la tecnología de control de multitudes “controvertida, no letal ”más polémica propuesta por los EE.UU. llamadas armas de radiofrecuencia o energía dirigida que supuestamente pueden manipular el comportamiento humano … la mayor preocupación son los sistemas que pueden interactuar directamente con el sistema nervioso humano” (24). El informe también afirma que “quizás los desarrollos más poderosos permanezcan ocultos” (25).

La falta de disponibilidad de documentos oficiales que confirmen la existencia de esta tecnología puede ser la razón por la que el informe OMEGA hace referencia, con respecto a la tecnología de control mental, a la publicación en Internet del autor de este artículo (26).

Del mismo modo, se hace referencia a la publicación en Internet de la directora de la Organización Americana de Derechos Humanos y Control Anti-mental (CAHRA), Cheryl Welsh, por iniciativa conjunta de la Oficina Cuáquera de las Naciones Unidas, el Instituto de las Naciones Unidas para la Investigación del Desarme y el Programa de Investigación Estratégica y Estudios de Seguridad Internacional, con respecto a armas no letales (27).

El 25 de septiembre de 2000, el Comité de Seguridad de la Duma Estatal de Rusia discutió la adición al artículo 6 de la ley federal sobre armas. En la resolución leemos:

“Los logros de la ciencia contemporánea … permiten la creación de métodos medidos de secreto, influencia remota en la psique y la fisiología de una persona o un grupo de personas” (28). El comité recomendó que el apéndice fuera aprobado. La adenda al artículo 6 de la ley de la Federación Rusa “Sobre armas” fue aprobada el 26 de julio de 2001.

“Dentro del territorio de la Federación Rusa está prohibida la circulación de armas y otros objetos … cuyos efectos se basan en el uso de radiaciones electromagnéticas, de luz, térmicas, infsónicas o ultrasónicas …” (29) .

De esta manera, el gobierno ruso dio un primer paso para hacer frente a su dedicación a la prohibición de la tecnología de control mental.

En la Doctrina de seguridad de la información de la Federación de Rusia, firmada por el presidente Putin en septiembre de 2000, entre los peligros que amenazan la seguridad de la información de la Federación de Rusia, se encuentra:

“La amenaza a los derechos y libertades constitucionales de las personas y los ciudadanos en el ámbito de la vida espiritual … conciencia individual, grupal y social” y “uso ilegal de medios especiales que afectan la conciencia individual, grupal y social” (30). Entre las principales direcciones de la cooperación internacional hacia la garantía de la seguridad de la información se encuentra la prohibición de producción, diseminación y uso del “arma informativa” (31).

La declaración anterior debe interpretarse como el continuo compromiso ruso con la prohibición internacional de los medios de influencia remota de la actividad del cerebro humano.

Del mismo modo, en el informe mencionado anteriormente, publicado por la STOA, la versión originalmente propuesta de la resolución del Parlamento Europeo exige:

“Una convención internacional para una prohibición global de toda investigación y desarrollo … que busca aplicar el conocimiento de las vibraciones químicas, eléctricas, de sonido u otras funciones del cerebro humano al desarrollo de armas que puedan permitir la manipulación de seres humanos, incluida una prohibición de cualquier despliegue real o posible de tales sistemas.” (32)

Aquí el término “real” podría significar fácilmente que tales armas ya están desplegadas.

Entre los países con las tecnologías militares más avanzadas está Estados Unidos, que no presentó ninguna iniciativa internacional que exija la prohibición de tecnologías que permitan el control remoto de la mente humana. (La versión original del proyecto de ley de Denis J. Kucinich fue cambiada.)

De todos modos, según el estudio publicado por STOA, los Estados Unidos son los principales promotores del uso de esas armas. La tecnología no letal se incluyó en la doctrina militar de la OTAN debido a su esfuerzo: “A iniciativa de los Estados Unidos, en el marco de la OTAN, se formó un grupo especial, para el uso en perspectiva de dispositivos de efectos no letales”, afirma el registro de la sesión del Comité de Seguridad de la Duma Estatal de Rusia (28).

El informe publicado por STOA afirma: “En octubre de 1999, la OTAN anunció una nueva política sobre armas no letales y su lugar en los arsenales aliados” (33). “En 1996, las herramientas no letales identificadas por el Ejército de los EE.UU. Incluyeron … sistemas de energía dirigida” y “armas de radiofrecuencia” (34): esas armas, como se sugirió en el informe de STOA, también se asocian con los efectos en sistema nervioso del ser humano.

Según la agencia de información del gobierno ruso FAPSI, en los últimos 15 años, los gastos en el desarrollo y la adquisición de los medios de guerra informativa se han multiplicado por cuatro en los EE.UU., y en la actualidad ocupan el primer lugar entre todos los programas militares (17), (3).

Aunque existen posibles usos de la guerra informativa, que no implican control mental, la Administración de los Estados Unidos no ha estado dispuesta a participar en negociaciones sobre la prohibición de todas las formas de manipulación del cerebro humano. Esta falta de voluntad podría, de hecho, sugerir que la administración de los EE UU. intenta utilizar tecnologías de control mental tanto dentro de los EE.UU. como internacionalmente como instrumento de guerra.

Una consecuencia clara de la continuación de la aparente política de secreto que rodea a las tecnologías que permiten el control remoto del cerebro humano es que los gobiernos, quienes poseen dichas tecnologías, podrían usarlas sin tener que consultar a la opinión pública. No hace falta decir que cualquier democracia significativa en el mundo de hoy podría ser interrumpida, a través de operaciones secretas y encubiertas. No es inconcebible que en el futuro, grupos enteros de la población sometidos a tecnologías de control mental, puedan vivir en una “democracia falsa” donde su propio gobierno o una potencia extranjera puedan dar forma a sus opiniones políticas mediante tecnologías de control mental.

 

¿Podemos obligar a los servicios secretos a negociar con nosotros?

No es difícil construir un transmisor de microondas capaz de controlar la actividad del sistema nervioso humano. Deberíamos dirigirnos a los departamentos técnicos de la policía en los estados donde vivimos, describirles lo fácil que es y pedirles que actúen en nuestros parlamentos con el objetivo de prohibir el uso de tales dispositivos. Si la policía no toma una acción apropiada, nuestras organizaciones deberían publicar cartas abiertas a nuestros parlamentos (al menos en los servidores de información de Internet) que describan la forma bastante precisa de cómo producir dichos dispositivos y exigir su prohibición verificable. Significa la promulgación de las leyes que prohibirían el desarrollo, la producción, la circulación y el uso de tales dispositivos por parte de personas privadas, organizaciones y organizaciones gubernamentales, y la formación de equipos capaces de detectar dichas radiaciones y buscar sus fuentes. El problema es que los experimentos de escaneo y blindaje no prueban de manera concluyente que se trata de microondas pulsadas que se usan contra todos los individuos objetivo. Solo podemos esperar que, al ganar reputación por la prohibición de los dispositivos de control mental basados ​​en microondas de pulsos, encontremos alguna ayuda con la divulgación de las otras tecnologías que pueden aplicarse al control remoto del sistema nervioso humano.

 

 

Mojmir Babacek es fundador del Movimiento Internacional para la Prohibición de la Manipulación del Sistema Nervioso Humano por medios técnicos. Es autor de numerosos artículos sobre el tema de la manipulación mental.

 

12 Investigaciones sobre armas de frecuencia y energía dirigida usadas contra los seres humanos

 

Notas en inglés

1) Handbook of Biological Effects of Electromagnetic Fields, 1996, CRC Press Inc., 0-8493-0641-8/96, – pg. 117, 119, 474- 485, 542-551, 565 at the top and third and last paragraph.

2) World Health Organization report on non-ionizing radiation from 1991, pg. 143 and 207-208.

3) V. Lopatin, V Cygankov: “Psichotronnoje oružie i bezopasnost Rossii”, SINTEG, Russian Federation, Moscow, ISBN 5-89638-006-2-A5-2000-30, list of the publications of the publishing house you will find at the addresshttp://www.sinteg.ru/cataloghead.htm.

4) G. Gurtovoj, I. Vinokurov: “Psychotronnaja vojna, ot mytov k realijam”, Russsian Federation, Moscow, “Mysteries”, 1993, ISBN 5-86422-098-1.

5) With greatest likelihood as well the Russian daily TRUD, which has organized the search for the documents, Moscow, between August 1991 and end of 1992 6) John Evans: Mind, Body and Electromagnetism, the Burlington Press, Cambridge, 1992, ISBN 1874498008, str.139.

7) Robert Becker: “Body Electric: Electromagnetism and the Foundation of Life”, William Morrow and comp., New York, 1985, pg. 287.

8) Robert Becker: “Cross Currents, teh Startling Effects of Electromagnetic Radiation on your Health”, 1991, Bloomsburry Publishing, London, Great Brittain, ISBN 0- 7475-0761-9, pg. 304, Robert Becker refers to Bioelectromagnetics Society Newsletter, January and February 1989.

9) Don R. Justesen, 1975, Microwaves and Behavior, American Psychologist, March 1975, pg. 391 – 401.

10) Dr. Nick Begich and Jeane Maning: “Angels Don’t Play This HAARP, Advances in Tesla Technology”, Earthpulse Press, 1995, ISBN 0-9648812–0-9, pg. 169.

11) M. A. Persinger: “On the Possibility of Directly Lacessing Every Human Brain by Electromagnetic Induction of Fundamental Algorythms”, Perception and Motor Skills, June1995, sv. 80, str. 791-799.

12) Nature, vol.391, 22.1.1998,str.316, “Advances in Neurosciences May Threaten Human Rights”.

13) Internet reference at the site of the United Nations University and Institute of Advanced Studies in Tokyo does not work any more, to verify the information it is necessary to find the document from the 1999 UN sponsored conference of neuroscientists in Tokyo, you may inquire at the address [email protected]

14) http://www.europarl.eu.int/home/default_en.htm?redirected=1
Click at Plenary sessions, scroll down to Reports by A4 number. Click, choose 1999 and fill in 005 to A4 or search for Resolution on the environment, security and foreign policy from January 28, 1999_

15) http://thomas.loc.gov./ and search for Space Preservation Act then click at H.R.2977.

16) Russian daily Segodnya, 11. February, 2000, Andrei Soldatov: “Vsadniki psychotronitscheskovo apokalypsa” (Riders of Psychotronic Apokalypse).

17) See ref. 3), pg. 107.

18) See ref. 3) pg. 97.

19) See ref. 3), pg. 107.

20) See ref. 3), pg. 108.

21) See ref. 3) pg. 13.

22) http://www.europarl.eu.int/stoa/publi/pdf/99-14-01-a_en.pdf

23) see ref. 22 pg. XIX or 25.

24) see ref. 22 pg. LIII or 69.

25) see ref. 22 pg. XLVII or 63, aswell pg. VII-VIII or 7-8, pg. XIX or 25, pg. XLV or 61.

26) see ref. 22) pg. LIII or 69, note 354.

27) http://www.unog.ch/unidir/Media%20Guide%20 CAHRA and Cheryl Welsh are listed at the page 24.

28) Document sent by Moscow Committee of Ecology of Dwellings. Telephone: Russian Federation, Zelenograd, 531-6411, Emilia Tschirkova, directrice.

29) Search www.rambler.ru , there “poisk” (search) and search for “gosudarstvennaja duma” (State Duma) (it is necessary to type in Russian alphabet), at the page which appears choose “informacionnyj kanal gosudarstvennoj dumy” (Informational Channel of the Russian State Duma), there “federalnyje zakony podpisanyje prezidentom RF” (Federal laws signed by president of the Russian Federation), choose year 2001 and search 26 ijulja, è. N 103-F3 (July 26, 2001, number N 103- F3) , “O vnesenii dopolnenija v statju 6 federalnogo zakona ob oružii” (addendum to the article 6 of the Federal law on weapons).

30) Search www.rambler.ru and then (type in Russian alphabet) “gosudarstvennaja duma”, next “informacionnyj kanal gosudarstvennoj dumy” (informational channel of the State Duma), next search by use of “poisk” (search) Doktrina informacionnoj bezopasnosti Rossii” “Doctrine of the Informational Security of the Russian Federation) there see pg. 3 “Vidy informacionnych ugroz bezopasnosti Rossijskkoj federacii” (Types of Threats to the Informational Security of the Russian Federation).

31) See ref. 30, pg. 19, “Mìždunarodnoje sotrudnièestvo Rossijskoj Federacii v oblasti obespeèenija informacionnoj bezopasnoti” (International Cooperation of the Russian Federation in Assuring the Informational Security”.

32) See ref.22, pg. XVII or 33.

33) See ref.22, pg. XLV or 61.

34) See ref.22 pg. XLVI or 62.

 

Matrix artificial siónica: Tecnología electromagnética oculta para la programación y control mental de la humanidad

 

 

Fuentes:

Mojmír Babáček / Global Research — Electromagnetic and Informational Weapons: The Remote Manipulation of the Human Brain.

Mojmír Babáček / Covert Harassment Conference 2015 — Can we oblige the secret services to negotiate with us?

Mente Alternativa — 12 Investigaciones sobre armas de frecuencia y energía dirigida usadas contra los seres humanos.

The Portal — Armas de energía dirigida.

 

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion