Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Anna von Reitz: La China comunista, último bastión de la libertad

Por Anna von Reitz

Suena absurdo, lo sé. Todo el concepto parece imposible de convertir, y sin embargo, estamos viviendo en un mundo donde el negro es blanco y arriba es abajo. He aprendido algo extraño sobre este extraño mundo, y es hora de compartirlo.

Los chinos nunca vendieron a su gente como “activos” a los banqueros centrales.

Roosevelt vendió a los ciudadanos municipales de los Estados Unidos en 1933. Casi nadie sabía esto en ese momento. Excepto por una escasa mención en su primer discurso inaugural, ni siquiera las víctimas fueron notificadas.
Y desde allí, por un proceso ilegal, extranjero y no revelado de “asunción” los banqueros y sus secuaces se movieron año tras año, secuestrando y reclutando más y más estadounidenses bajo el color de la ley, hasta que casi nadie (cuando empezamos) reclamaba ya su estatus político por nacimiento —según ellos.

Y eso significaba que nos poseían. Eso significaba que prestarían a las ratas de Washington, DC, más crédito basado en el valor de nuestro trabajo y nuestras propiedades privadas. Y viviríamos nuestras vidas como esclavos y nunca sabríamos que nuestras casas, granjas y negocios ya no eran nuestros. Nuestras vidas ya no eran nuestras. Nuestro trabajo ya no era nuestro.

Porque nuestros supuestos amos en DC nos vendieron como esclavos a los bancos centrales como los activos que respaldaban sus deudas.

Pero China nunca lo hizo, China, pobre como era, se apartó de esta traición a su pueblo y no se impresionó por la canción y el baile del banquero del dinero hecho de la nada, respaldado, por supuesto, por el trabajo y las posesiones de otras personas.

Y es por eso que China es una ciruela. Y es por eso que, ahora que se ha descubierto el fraude del certificado de nacimiento, los banqueros y los políticos están tan ansiosos por encontrar un nuevo medio para reclamar la propiedad de usted y sus activos… inyectando ARNm patentado en su genoma y “convirtiéndolo” en un “producto transgénico”.

Quiero vomitar. Pero lo más importante es que quiero que los banqueros y las corporaciones que apoyan su oferta sean reconocidos como criminales internacionales. Quiero que la audacia y la criminalidad de lo que se proponen hacer sea reconocida en todo el mundo. Y quiero que estos criminales no sólo sean detenidos, sino que también sean encarcelados. Ahora.

Pero también depende de ustedes. El despertar depende de todos. Depende de los chinos darse cuenta de que han sido atacados y por qué. Depende de los estadounidenses despertar y darse cuenta de lo que estas ratas se proponen hacer bajo la cobertura de una emergencia de salud —y por qué.

El número de muertes por enfermedades respiratorias en este último año es más o menos el mismo que en los demás años. Miren los hechos. Miren los números.

Tienen que sacudirse estas alimañas de sus hombros. Tienen que despertar. Ya estamos viviendo en un mundo donde la China comunista es la última gran nación libre. Y si no queremos irnos por el desagüe con una floritura, es hora de cambiar las leyes de patentes y hacer responsables a las corporaciones y a los bancos.

 

Para entender a la verdadera China hay que desechar la propaganda sinofóbica angloamericana

Fuente:

Anna von Reitz — Communist China – The Last Bastion of Freedom.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un informe de 66 páginas escrito y publicado en 1997 en la Revista Fidelio por el editor de la Revista Executive...

Contenidos

Por Bill Jones China ha reaccionado enérgicamente al discurso inaugural del 20 de mayo del nuevo presidente de Taiwán, Lai Ching-te, ya que indicaba...

Contenidos

Por Dean Andromidas La Armada y la Fuerza Aérea chinas llevaron a cabo hoy ataques simulados contra Taiwán, durante un ejercicio militar que rodeó...

Contenidos

La teniente coronel retirada de la USAF, Karen Kwiatkowski, considera que los únicos factores que unen hoy al Congreso de los Estados Unidos son...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram