Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Áñez, la títere de Elon Musk, arrestada al tratar de escapar de la justicia boliviana

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Joaquin Flores

El 24 de noviembre, la agente de Elon Musk y ahora depuesta líder golpista boliviana Jeanine Áñez fue sorprendida tratando de escapar de la justicia dirigiéndose al Brasil, pero un grupo de ciudadanos que pudieron identificarla en Trinidad le impidió subir a un avión.

Asombrosamente, a Áñez se le impidió subir a un avión en el aeropuerto Jorge Henrich Arauz de la ciudad de Trinidad, cuando trataba de ir a una ciudad fronteriza y luego huir al Brasil. Es probable que haya algo más en esta historia, que involucra un pequeño acuerdo con el servicio de inteligencia de Trinidad y Tobago, que parece haber informado a un grupo activista de tendencia izquierdista con vínculos con Bolivia y Venezuela, para hacer el “arresto ciudadano”, a fin de separar al Estado del arresto real. Trinidad es miembro de la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe (CBSI) liderada por Estados Unidos, invita a una importante inversión extranjera estadounidense y es probable que no quiera ser vista como abiertamente involucrada.

Estos emocionantes acontecimientos están ocurriendo ahora como resultado de lo que se ha convertido en un intento de golpe de Estado finalmente fallido en Bolivia, un trágico período de un año en el que el gobierno democrático fue derrocado.

De hecho, el mes pasado sucedió algo increíble. El golpe de estado de los globalistas falló, en lo que ha sido una serie de increíbles fracasos en todo el mundo. Entre su codiciada recompensa estaba la riqueza de litio de Bolivia, valorada en miles de millones. Se sabe que Bolivia tiene entre el 50 y el 80 por ciento del litio del mundo.

Goldman Sachs dice que la demanda del mercado mundial de litio podría de hecho triplicarse hasta unas 570.000 toneladas anuales en los próximos 10 años debido a los vehículos eléctricos. No es de extrañar que las manos de Elon Musk estuvieran sobre él.

Pero sin embargo, Evo Morales volvió a finales de octubre de 2020, y fue capaz de anular un golpe de Estado (por vía legal) impuesto al país desde el Estado profundo Globalista.

Resumiéndolo sucintamente, Ramona Wadi escribió para SCF el mes pasado:

“Bolivia ha logrado derrocar la agenda neoliberal que Estados Unidos intentó imponer a la nación en el golpe de Estado de 2019, que derrocó al ex presidente Evo Morales para instalar a la ultraderecha Jeanine Añez como presidenta o dictadora. Mientras Chile lidiaba con su violencia de estado, el golpe boliviano estaba en las calles ejerciendo su venganza sobre la población indígena del país. Durante meses, los bolivianos protestaron contra la violencia estatal y la represión policial. Ahora el nuevo gobierno tiene la obligación de llevar a los perpetradores ante la justicia, y al mismo tiempo desandar el camino de Bolivia hacia su progreso revolucionario”.

Además de estar implicada en un golpe de Estado inconstitucional, en el que las fuerzas armadas y la policía conspiraron con agentes del Estado Mayor de los Estados Unidos para derrocar a Evo Morales, Jeanine Áñez también es buscada en particular por el asesinato de civiles en Senkata y Sacaba.

Sin embargo, a pesar de todo esto, los medios de comunicación occidentales, al respaldar el golpe, la pintaron como símbolo de una mujer que “rompía el techo de cristal”, y luego la doblaron en señal de virtud afirmando sin pruebas que había “contraído el coronavirus”, en lo que sin duda fue tanto una estratagema de simpatía como una señal a las élites globalistas de que ella seguía siendo su hombre, o más bien su mujer.

Por supuesto que nos enfrentamos a una extraña y recién surgida contradicción en nuestra terminología, donde en América Latina la “extrema derecha” no significa casi nada como lo que significa dentro de los EE.UU. En América Latina, describe a un agente de los banqueros y los intereses extranjeros que socavan la soberanía, y que emplean las tácticas de los escuadrones de la muerte y la represión masiva. En América Latina, es la “extrema derecha” la que ve a la gente común como los “deplorables”, y tiende a verse a sí misma como tratando de mantener un vestigio de privilegio que le ha sido otorgado por el legado del colonialismo español en el continente.

A pesar de sus propias características obviamente indígenas, Jeanine Áñez forma parte de la pequeña burguesía urbana arribista de La Paz, y su cabello rubio proviene de la botella y no de la madre. Aunque quizás sea un punto aparentemente trivial para los que están fuera de América Latina, esta “garrapata de la personalidad” de ella se ha convertido en un foco simbólico de indignación contra su golpe, ya que es emblemática de las desastrosas políticas neoliberales de su pequeña burguesía que fetichiza la minimización de cualquier raíz indígena. Por estas y otras razones, la gran noticia de su detención el 24 de noviembre fue ampliamente celebrada por la clase baja de Bolivia.

Pero otros de su administración ya han escapado con éxito a la justicia. El Ministro de Defensa Fernando López, que fue crítico en la organización del golpe y que se cree que recibió millones de Elon Musk, ha escapado a Brasil. La semana pasada, el ex ministro de gobierno de facto Arturo Murillo, enfrentando cargos de corrupción y más, huyó exitosamente del país y llegó a Panamá. A raíz de ello, tres funcionarios de la Dirección de Migración de Bolivia fueron detenidos por permitir la fuga de estos prófugos buscados. En la actualidad, Bolivia mantiene conversaciones diplomáticas y litigios para presionar a Panamá y el Brasil a fin de que devuelvan a los “solicitantes de asilo” para que se enfrenten a la justicia en La Paz.

Tras la toma de posesión del aliado de Morales, el recién elegido presidente boliviano Luis Arce, se ha revelado aún más la corrupción que prevaleció durante el gobierno de facto. En la actualidad, hay unos 24 casos abiertos y en proceso de revisión por los tribunales.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Además, en octubre pasado la Asamblea Legislativa Plurinacional recomendó que la Fiscalía General de la Nación iniciara un juicio contra Añez por las masacres de Cochabamba, Senkata, Sacaba y El Alto, todas ellas ocurridas en noviembre de 2019. Se le acusa de cometer los delitos de genocidio, tortura y secuestro.

Elementos de las fuerzas armadas y la policía fueron los principales actores “sobre el terreno” del golpe de estado del 10 de noviembre de 2019. En ese momento en el exilio en Argentina y temiendo su propia vida, Evo Morales pidió repetidamente cargos contra los responsables de la masacre de El Alto. Morales ha denunciado a los altos mandos militares de Bolivia por condecorar y honrar a los “golpistas”, que ahora están acusados de la masacre de ciudadanos.

El objetivo de estas matanzas ordenadas por Áñez era sembrar el miedo en las comunidades indígenas, debido a los mecanismos del golpe. Muchas tácticas golpistas se emplean durante las elecciones, como se está viendo ahora mismo en EE.UU. contra Donald Trump. Es un momento oportuno porque los dispositivos electrónicos de votación, o el método mucho más antiguo de controlar las máquinas políticas locales, se utilizan para lanzar el voto hacia un líder de otro modo impopular, como Biden.

Pero en el caso de Bolivia, con Añez que fue respaldado por el plutócrata estadounidense Elon Musk, el golpe tuvo que ser organizado después de las elecciones porque la reelección del popularísimo Morales era difícil de disputar. Pero en Bolivia, donde las comunidades indígenas viven protegidas de muchas de las depravaciones de la modernidad, es difícil utilizar ampliamente el voto electrónico. Y además, las máquinas políticas locales están controladas por los indígenas que vieron a Evo Morales como uno de los suyos.

Así que el golpe se basó en las tácticas fascistas de mediados de siglo del escuadrón de la muerte, la tortura y la represión clásica.

Las esperanzas de Elon Musk eran que las entonces próximas elecciones de octubre de 2020 pudieran ver una continuación de la junta de Añez, si un número suficiente de populistas bolivianos podían ser asesinados.

Pero ahora, con el regreso del partido de Morales con la asunción del Movimiento al Socialismo (MAS) al poder con el aliado de Morales, Luis Arce, las promesas de investigar los diversos crímenes cometidos el año en que Áñez estuvo en el gobierno se están cumpliendo.

Elon Musk, en busca de un acceso cada vez más barato al litio, se puso al frente de este descarado acto de violencia imperialista de la época dorada. Estaba ansioso por oponerse a la voluntad de millones de votantes bolivianos, una base ampliamente respaldada por su población indígena con su cultura precolombina.

Ahora bien, el carácter de Elon Musk ha sido difícil de discernir para algunos, pero lo que está muy claro es que representa una raza de “empresarios” sólo de nombre, que de hecho se apoyan en el “socialismo para los ricos”, en los subsidios y en la generosidad del gobierno. Se ha centrado en temas que se ajustan a sus propios intereses, y sólo a los suyos. A veces parece estar alineado con el populismo de Trump sobre la tecnología espacial o en contra de los cierres, pero en realidad comenzó a partir de profundas conexiones con el mini “Nuevo Tratado Verde“ de la administración de Obama y la privatización de los recursos de la NASA que hicieron de Tesla Motors y Space-X una posibilidad.

Es lamentable, o al menos hipócrita, que trabajara tan duro para subvertir cualquier tipo de socialismo para los pobres, como fue el caso cuando apoyó con tanto entusiasmo el golpe contra el presidente boliviano Evo Morales.

El exitoso enjuiciamiento de Áñez, quien enfrenta cargos de asesinato y secuestro, ayudará a cerrar un capítulo problemático, aunque breve, en la larga trayectoria de independencia, liberación nacional y autodeterminación de Bolivia y sus 11 millones de habitantes.

 

Ambición de litio: Elon Musk y el derrocamiento de la democracia en Bolivia

 

Fuente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Joaquin Flores / Strategic Culture — Elon Musk’s Coup Stooge Áñez Arrested Trying to Escape Bolivian Justice.

Te puede interesar

Contenidos

La detención de la señora Jeanine Áñez el 13 de marzo, quien se proclamó presidente de Bolivia el 12 de noviembre de 2019, a...

Contenidos

Decenas de historiadores coinciden en que la Corona británica movió los hilos de la Guerra del Pacífico (1879-1884), que involucró a Chile, Bolivia y...

Ciencia y Tecnología

Esto no es sólo abuso animal, sino que marca el umbral de una nueva y potencialmente oscura era en la historia de la humanidad....

Contenidos

En toda América Latina se están produciendo protestas históricas a medida que la gente sale a las calles para expresar su descontento con el...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon