Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Análisis de documentos publicado por Rusia revela cómo los experimentos biológico-militares de EE.UU. prepararon el Covid-19

Análisis de documentos publicado por Rusia revela cómo los experimentos biológico-militares de EE.UU. prepararon el Covid-19

 

Por Kontra Info

El jefe de las Tropas de Defensa Radiológica, Química y Biológica de las Fuerzas Armadas rusas, Ígor Kirílov, explicó el papel que desempeñó en la realización de los programas biológico-militares de EE.UU. la organización EcoHealth Alliance, en base a documentos que militares rusos obtuvieron de la “Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa” (DTRA, por sus siglas en inglés), perteneciente al Departamento de Defensa de EE.UU. Allí se confirma que especialistas de EcoHealth Alliance investigaban desde 2015 poblaciones de murciélagos, buscando nuevas cepas de coronavirus y sus formas de transmisión de animales a seres humanos, llegando a experimentar y estudiar a más de 2.500 especímenes, para “aumentar las capacidades de contagio”.

La información hallada en los documentos muestra una de las instrucciones que indica que, si como resultado de “cualquier experimento” se obtuviera un virus “con las propiedades de transmisión o patogenicidad mejoradas más de 10 veces en comparación con una cepa de origen natural”, se debería “dejar de trabajar inmediatamente e informar al Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. y el Consejo de Bioseguridad correspondiente”.

El general destacó que el alto grado de preparación de las inoculaciones de ARN mensajero contra el covid-19 a comienzos de 2020 plantea interrogantes sobre los verdaderos objetivos de los programas destinados a “mejorar” las propiedades de los patógenos peligrosos.

Kirílov expresó además lo sugestivo de que la pandemia se desarrolló tal como tenía previsto el experimento llamado Evento 201 meses antes de su comienzo, llevado a cabo por la Universidad John Hopkins y la Fundación de Bill y Melinda Gates. En ese experimento se puso a prueba la respuesta a una posible epidemia de un coronavirus previamente desconocido, que, según la hipótesis del experimento, había sido transferido de murciélagos a humanos a través de un huésped intermediario, el cuerpo de un cerdo.

 

¿De qué sirvió que 4 centros de pensamiento de la élite occidental predijeran y hasta simularan la pandemia?

 

El Ministerio de Defensa ruso denunció en varias ocasiones que EE.UU. lleva a cabo fuera de su territorio nacional sus investigaciones más controvertidas desde el punto de vista del derecho internacional. En varias ocasiones se agravó la situación epidémica por infecciones muy peligrosas en las zonas que albergaban o albergan tales laboratorios y se registraron brotes insólitos. Se cita el caso de la fiebre del Valle del Rift de 1977 en El Cairo (Egipto), donde se había instalado el Laboratorio Biológico No. 3 de la Marina de EE.UU.

A su vez, el alto cargo militar ruso afirmó que los organismos de orden público de EE.UU. están al tanto de la práctica de sobornos a empleados de los medios de comunicación y redes sociales para censurar las exposiciones de las causas del brote de covid-19, como se ha visto recientemente en los documentos del llamado #TwitterGate.

En los últimos meses, los esfuerzos del Ministerio de Defensa de Rusia han detenido la realización de los programas biológico-militares de EE.UU. en Ucrania, pero el Pentágono está transfiriendo las investigaciones inconclusas a los países de Asia Central y Europa del Este, declaró Kirílov. Los equipos que se encontraban en los laboratorios de Ucrania pasaron a las empresas químicas y farmacológicas de Polonia y los países bálticos. A su vez, los expertos ucranianos implicados fueron reubicados en 2022 ante el “temor” de que puedan entregar “pruebas adicionales de actividades ilegales que violaban los compromisos internacionales”, añadió el militar.

Ya en marzo del año pasado, Kirílov había expresado: “Los patógenos que se estudiaban en los laboratorios ucranianos en el marco de un proyecto de EE.UU. eran autóctonos y su propagación podría hacerse pasar por un brote surgido de manera natural. Seis familias de virus, incluidos los coronavirus, y tres tipos de bacterias patógenas han sido obtenidos durante los proyectos de Estados Unidos en Ucrania”.

Según él, los laboratorios ucranianos fueron los principales ejecutores del proyecto P-782 que consiste en estudio de transmisión de enfermedades a través de murciélagos. La investigación era sistemática y se llevaba a cabo desde al menos 2009 bajo la supervisión directa de especialistas estadounidenses en el marco de los proyectos P-382, P-444 y P-568, precisó. “En el curso de estos proyectos se identificaron seis familias de virus [incluidos los coronavirus] y tres tipos de bacterias patógenas [peste, brucelosis y leptospirosis]. Esto se debe a las principales características de estos agentes patógenos que los hacen atractivos para la infección: resistencia a los medicamentos, rapidez de propagación de los animales a los humanos, etc.”, dijo Kirílov en la sesión informativa.

 

2

3

4

5

6

7

El acceso a la nota de prensa de la sesión informativa de I.Kirílov sobre el análisis de los documentos relacionados con las actividades biológico-militar de los Estados Unidos, está bloqueado en algunos países, por lo que la transcribimos a continuación. Los documentos analizados pueden descargarse aquí. El esquema de la exposición puede descargarse aquí.

 

Por El Ministerio de Defensa de la Federación Rusa

El Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia dio varias veces las muestras de que los Estados Unidos y sus aliados realizaban los “programas de doble destinación” fuera del territorio nacional, incluso en el marco del trabajo de los biolaboratorios financiados por el Pentágono y sus contratistas.

En la 9ª Conferencia de revisión de los estados miembros de la Convención sobre armas biológicas los Estados Unidos bloquearon la iniciativa sobre la elaboración del mecanismo de control de la Convención, lo que confirma que Washington tiene algo que ocultar, y la transparencia de las investigaciones biológicas contradice los intereses de los Estados Unidos.

Anteriormente informamos sobre los trabajos de aumentar las propiedades patógenas del COVID-19 realizados en la Universidad de Boston con fondos del presupuesto estatal estadounidense. Asimismo informamos sobre que la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) estara involucrada en el surgimiento del nuevo coronavirus.

La función clave en realizar estos proyectos la desempeñaba la organización intermediaria “EcoHealth Alliance”. Recibimos los documentos del Defense Threat Reduction Agency del Departamento de Defensa de los Estados Unidos (DTRA), los que confirman que desde 2015 los especialistas de la dicha compañía investigaban la diversidad de la población de murciélagos, buscaba las cepas nuevas de coronavirus y los mecanismos de su transmisión de animales a seres humanos. En total fueron investigados más de 2.5 mil espécimenes.

En el proyecto de la investigación de los virus zoonóticos en Asia sudoriental se presentan los siguientes recomendaciones para los empleados del “EcoHealth Alliance”: CITA: “…si en resultado de cualesquier experimentos se produce el virus con las propiedades de transmisión y patógenas reforzadas 10 veces más que la cepa de origen natural, los especialistas deben suspender inmediatamente los trabajos e informar al Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos y al consejo competente de bioseguridad…”.

Plantea preguntas la disponibilidad alta de los fabricantes estadounidenses de las vacunas-ARNm para la pandemia nueva del coronavirus. Parece que las compañías farmacéuticas elaboraron anticipadamente las vacunas, pero no consiguieron llevarlas al mercado debido al carácter específico del virus, lo que se manifestó posteriormente en la eficacia baja de vacunación y en las reacciones adversas numerosas.

Recordemos que el 18 de octubre de 2019, dos meses antes de los informes oficiales sobre la nueva infección por coronavirus en China, la Universidad Johns Hopkins apoyada por la Fundación Bill y Melinda Gates llevó a cabo en Nueva York los ejercicios “Event 201”.

En el transcurso de estas actividades se practicaban las acciones en condiciones de la epidemia de un virus desconocido, el que, según la leyenda, se transmitió de murciélagos a seres humanos a través del huésped intermediario – el organismo de un cerdo.

El desarrollo de la pandemia del COVID-19 por este guión plantea preguntas sobre su carácter premeditado, sobre la participación de los Estados Unidos en este incidente, así como sobre los fines verdaderos de los programas biológicos estadounidenses dirigidos a aumentar las propiedades de patógenos peligrosos.

Señalamos varias veces que las investigaciones más controvertidas desde el punto de vista de la legislación internacional se llevan a cabo por los Estados Unidos fuera del territorio nacional.

El ejemplo de ello son los experimentos relacionados con la infección con el virus VIH, los que se realizaban por especialistas estadounidenses en el territorio de Ucrania desde 2019. Tengan en cuenta que como grupos destinatarios sirven no sólo los “pacientes de alto riesgo de infección” – los condenados o drogadictos, sino los representantes de las Fuerzas Armadas de Ucrania.

En el transcurso de la operación militar especial en el territorio de la República Popular de Lugansk en la localidad de Rubézhnoye fueron examinados los locales del centro médico “Farmbiotest”. En su base se realizaban las pruebas clínicas de los medicamentos que causan efectos secundarios graves: son los remedios para leucemia, trastornos mentales, enfermedades neurológicas, epilepsia y otras enfermedades peligrosas.

Al principio de 2023 en el territorio de Lisichansk la población local reveló un “cementerio” de desechos biológicos pertenecientes a la compañía “Farmbiotest”. Las muestras clínicas y los datos personales de pacientes fueron enterrados en vez de ser incinerados y eliminados con arreglo al procedimiento establecido según las normas. Esto demuestra que estas evidencias se eliminaron en un apuro.

El Ministerio de Defensa de Rusia recibió la información sobre los numerosos hechos de que los militares ucranianos usan psicoestimulantes y drogas – la metadona y anfetaminas.

Se revelaron los hechos del contrabando de morfina a las zonas de combate. Recordemos que conforme con la ley ucraniana, el transporte y tráfico de dichos medicamentos se castigan con una pena de encarcelamiento por un período de 8 a 12 años.

Creemos que las acciones de los funcionarios que llevaban a cabo las investigaciones en los militares ucranianos, en la sangre de los cuales se encontraban unas concentraciones altas de antibióticos, drogas y anticuerpos contra estimulantes de enfermedades contagiosas, exigen la evaluación jurídica adecuada.

Durante la operación militar especial los militares rusos recibieron más de 20 mil documentos y materiales informativos y analíticos. Fueron entrevistados los testigos y participantes de los programas biológico-militares estadounidenses. Estos materiales confirman el objetivo del Pentágono de crear componentes de armas biológicas y probarlos en la población de Ucrania y otros estados situados a lo largo del perímetro de nuestras fronteras.

El Ministerio de Defensa ruso ya mencionó los nombres de los participantes de los programas biológico-militares, entre los que figuran los representantes del Partido Demócrata de Estados Unidos, los empleados del departamento militar estadounidense y de las organizaciones contratistas del Pentágono.

Los documentos del informe del DTRA nos proporcionan nueva información sobre los principales protagonistas de los llamados proyectos ucranianos, que hasta ahora habían permanecido “en la sombra”.

Entre ellos: Karen Saylors, directora ejecutiva del “Labyrinth Global Health” y ex-directora de los programas “Metabiots” en África Central. Desde 2016, Saylors trabaja en Ucrania como consultor principal del proyecto U-P-10 sobre las vías de la peste porcina africana.

Colin Johnson – funcionario de la Universidad de Tennessee y director del Instituto de Investigación de Sistemas “Huésped-Patógeno”. Fue supervisora del proyecto U-P-8 para estudiar los rangos del patógeno de la fiebre de Crimea-Congo y los hantavirus en Ucrania. Johnson gestionó el proceso de toma de muestras biológicas del personal militar ucraniano y sirvió de enlace con los clientes estadounidenses y el Centro de Salud Pública del Ministerio de Sanidad ucraniano.

Lewis von Thayer – presidente y director ejecutivo de la compañia “Battelle” – uno de los principales contratistas del Pentágono y del Departamento de Energía de Estados Unidos. Desde 2003, la compañía supervisaba los proyectos de investigación relacionados con las infecciones zoonóticas en el territorio de Ucrania.

Otros figurantes de los proyectos ucranianos se muestran en la diapositiva. El material obtenido se remitirá al Comité de Investigación para que actúe con el fin de llevar a los culpables ante la justicia.

El Ministerio de Defensa ruso consiguió detener la realización de programas de armas biológicas en Ucrania. Por consiguiente, el Pentágono está transfiriendo activamente las investigaciones inconclusas de los proyectos ucranianos a los Estados de Asia Central y Europa del Este. Al mismo tiempo, está aumentando la cooperación con países de África y de la región Asia-Pacífico (Kenia, Singapur y Tailandia).

Bajo la presión de la comunidad internacional, Washington está cambiando su enfoque de la organización de las actividades militares-biológicas, desplazando el papel de cliente a agencias puramente civiles: el Departamento de Salud, el Departamento de Energía, la Agencia para el Desarrollo Internacional. Esto permitirá a la administración estadounidense evitar las críticas en las plataformas internacionales y dejar fuera de juego al Ministerio de Defensa y al DTRA.

En el marco de sus esfuerzos por frenar las actividades relacionadas con las armas biológicas en Ucrania, Estados Unidos está interviniendo activamente las instalaciones de empresas químicas y farmacéuticas de Polonia y los países bálticos, y también se introdujo el material procedente del territorio ucraniano.

La financiación impuesta por el Occidente colectivo obliga a los Estados postsoviéticos a ocultar la verdadera naturaleza del trabajo realizado. Así, la UE promueve activamente una red de centros de “experiencia avanzada” en el ámbito de la protección NBQ, que incluye la creación de laboratorios biológicos financiados por la UE en el territorio de la antigua Unión Soviética. Se insta a los socios potenciales: “…no dar publicidad a esta iniciativa debido a su extrema sensibilidad para la Federación de Rusia…”.

Se subraya que los Estados de Asia Central: “…ya se benefician de la interacción técnica con la UE…”.

En 2022, los Estados Unidos, Canadá y los Estados de la UE iniciaron programas para emplear y reubicar en países occidentales a los especialistas ucranianos anteriormente implicados en actividades biológico-militares. Esto se debe principalmente al temor de que las autoridades policiales rusas puedan obtener de ellos las pruebas adicionales de actividades ilegales en violación de las obligaciones internacionales.

Me gustaría señalar que la estrategia de “expansión militar-biológica” no es fundamentalmente nueva y fue establecida por los Estados Unidos en el conflicto de Corea.

Desde los años 50, se creaban los laboratorios biológicos militares en África, América Central y del Sur y el Sudeste Asiático, dirigidos por la Fuerzas Navales estadounidenses.

Su principal objetivo era recoger patógenos de infecciones especialmente peligrosas e identificar el nivel de enfermedad en la población local.

En las zonas donde se encontraban estos laboratorios, al igual que hoy, empeoró la situación epidémica con infecciones especialmente peligrosas y se registraron nuevas enfermedades poco característicos para esas regiones. Uno de los ejemplos es el brote de la fiebre del valle del Rift de 1977 en el Cairo, donde se ubicaba el laboratorio biológico-militar nº 3 de las Fuerzas Navales estadounidenses.

Anteriormente, la enfermedad sólo se había presentado al sur del Sáhara y luego apareció de repente en Egipto, donde 18.000 personas se enfermaron al mismo tiempo. El análisis posterior de muestras de la población demostró que el número total de personas infectadas era de unos 2 millones.

Una serie de pruebas indican la naturaleza artificial del brote y la involucración del laboratorio estadounidense.

Primeramente, unos meses antes de la epidemia sus empleados fueron vacunados contra la fiebre del valle del Rift, aunque en esa región no se registraron nunca los brotes de esta infección, y en las regiones endémicas de África desarrollaba como una enfermedad leve similar a la gripe que no causaba víctimas mortales.

En segundo lugar, durante la epidemia en Egipto el estimulante adquirió de repente una patogenicidad alta para seres humanos. La enfermedad se desarrollaba con hemorragias, lesiones graves de ojos y del sistema nervioso. El virus se hizo muy patógeno y casi se igualó en ese sentido con los virus de la viruela y los fiebres de Marburg y de Lassa. Es extremadamente difícil explicar tal aumento de la patogenicidad del virus como la evolución natural.

Un interés especial presenta el análisis de la configuración del foco inicial de la enfermedad, la que se muestra en la diapositiva. La forma de este foco se asemeja a la zona de propagación de una nube de aerosol que puede crearse debido a la dispersión premeditada de biomaterial o a su emisión de emergencia al medio ambiente.

A pesar de la base de evidencia sobre el carácter artificial del brote, las autoridades de los Estados Unidos hicieron todo para ocultar la involucración del laboratorio en este incidente. Sólo en 2019 se tomó la decisión de reubicarlo en la base naval estadounidense en Italia para seguir realizando las investigaciones de patógenos peligrosos, incluso de los coronavirus.

 

Ministerio de Defensa de Rusia acusó a EEUU por la creación artificial del Sars-Cov-2 y su esparcimiento por el mundo

 

En conclusión quisiera señalar que la publicación por la Federación de Rusia del contenido de los programas biológico-militares del Pentágono en Ucrania provocó una amplia resonancia pública. Las manifestaciones masivas contra las actividades de los biolaboratorios financiados por los Estados Unidos se efectuaron en los estados del espacio postsoviético. Las organizaciones sociales de la Unión Económica Euroasiática aprobaron la resolución contra los biolaboratorios financiados por el Pentágono.

Una serie de investigaciones se inició también en los Estados Unidos. Las autoridades policiales examinaron los temas relacionados con la corrupción de los empleados de redes sociales y medios de información masiva en la cobertura informativa de las causas de la nueva infección del coronavirus, así como los fraudes y las manipulaciones de la opinión pública en relación con las vacunas estadounidenses contra el COVID-19 realizados por encargo de las corporaciones biotecnológicas y farmacéuticas.

Recordemos que el cabildeo de los intereses de las compañías farmacéuticas grandes es una práctica establecida de los Estados Unidos. Así, en 2010 debido al “conflicto de intereses” y numerosas violaciones se suspendieron las actividades del centro médico-biológico de las Fuerzas Navales estadounidenses en Yakarta.

En ese objeto los estadounidenses llevaban a cabo los trabajos fuera del marco del programa acordado de investigaciones, realizaban la toma no autorizada de muestras biológicas y se negaban a informar al gobierno de Indonesia sobre los fines de los trabajos realizados y los resultados conseguidos.

Al final resultó que los material obtenidos se usaron en interés de la compañía “Gilead” afiliada con el Pentágono, la que llevaba a cabo las pruebas de sus medicamentos, incluso en los territorios de Ucrania y de Georgia.

Malasia siguió el ejemplo de Indonesia y el gobierno de este país tomó la decisión de poner en control especial el trabajo del biolaboratorio financiado por los Estados Unidos.

Así, la preocupación de la comunidad mundial relacionada con las actividades de los biolaboratorios financiados por los Estados Unidos crece progresivamente. Las cuestiones planteadas por la Federación de Rusia en las plataformas internacionales – la 9ª Conferencia de revisión de los estados miembros de la Convención sobre armas biológicas, así como en el Consejo de Seguridad de la ONU, demostraron que los Estados Unidos no quieren mantener un diálogo sustantivo. Consideramos fundamental que la publicación de los hechos de la actividad biológico-militar ilegal hizo a una serie de estados sopesar las posibles consecuencias de su cooperación con los Estados Unidos en la esfera de la bioseguridad y reexaminar la necesidad y utilidad de tal colaboración.

El Ministerio de Defensa de Rusia va a seguir trabajando en esta dirección y a informarles.

Documentos adjuntos

Investigación sobre virus zoonóticos en el Sudeste Asiático ( https://z.mil.ru/spec_mil_oper/documents/more.htm?id=12007827@morfFile )

 

Publican más evidencia sobre el posible origen del Covid-19… y apunta a Estados Unidos

 

Fuentes:

Kontra Info: Rusia reveló cómo los experimentos biológico-militares de EE.UU. prepararon el Covid-19. 31 de enero de 2023.

Ministerio de Defensa de la Federación Rusa: La sesión informativa del Jefe de la Tropas de Protección NBQ de las FF. AA. de Rusia I.Kirílov sobre el análisis de los documentos relacionados con las actividades biológico-militar de los Estados Unidos. 30 de enero de 2023.

 

Contenidos

Por Mente Alternativa El 13 de junio, en el marco de la cumbre anual del G7 en Italia “Biden y Zelenskyy firmaron un acuerdo...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Como tantos padres alrededor del mundo, los padres de un niño de 13 años en Suecia confiaron en las autoridades y...

Contenidos

Por Bill Jones A la luz de las últimas sanciones, Rusia cerró el mercado de divisas a cualquier transacción en dólares, euros o dólares...

Contenidos

Por Malek Dudakov A Canadá le asusta la perspectiva de una guerra civil en Estados Unidos después de las elecciones. Los politólogos canadienses piden...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram