Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Amenazar a la primera dama de Siria demuestra la depravación de la OTAN

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Finian Cunningham

Amenazar a la Primera Dama de Siria -una heroína nacional- con procesarla por crímenes de guerra es la forma en que las potencias de la OTAN llegan a las alcantarillas, escribe Finian Cunningham.

Esta semana se cumple el décimo aniversario desde que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN lanzaron una devastadora guerra de agresión encubierta para el cambio de régimen en Siria. Diez años después, la nación árabe está luchando con la reconstrucción de la guerra, una lucha que se hace aún más onerosa debido a las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea.

Siria y las fuerzas aliadas de Rusia, Irán, Irak y el Hezbolá libanés ganaron la guerra, derrotando a legiones de combatientes terroristas mercenarios que fueron armados e infiltrados en Siria por la OTAN. Casi medio millón de sirios murieron y la mitad de la población anterior a la guerra, de 23 millones, fue desplazada.

Pero, trágicamente, la guerra aún no ha terminado. Ha pasado a una nueva fase híbrida de guerra económica en forma de sanciones occidentales y bloqueo a Siria.

La barbaridad de las sanciones occidentales sobre Siria han necesitado la cobertura de narrativas mediáticas de distracción.

Esto explica la sensación de los medios de comunicación británicos de que Asma al-Assad, la esposa del presidente sirio Bashar al-Assad, está siendo investigada por la policía metropolitana de Londres por crímenes de guerra. Asma (45 años) nació en Londres, se educó allí y tiene la nacionalidad británica. Aunque tiene ascendencia siria.

Ahora las autoridades británicas están considerando quitarle la nacionalidad y solicitar su extradición por acusaciones de ayuda e incitación a crímenes de guerra, incluyendo, de forma absurda, el uso de armas químicas contra civiles. No hay prácticamente ninguna posibilidad de que sea procesada, pero ese no es el objetivo británico. Más bien se trata de desprestigiar a los dirigentes sirios y distraer la atención del mundo de los verdaderos problemas: que son la criminalidad de la guerra de la OTAN contra Siria y la guerra económica en curso para destruir la nación hasta la sumisión.

El activista por la paz y autor irlandés Declan Hayes, que ha viajado mucho por Siria durante la última década, comentó: “Las acusaciones legalmente ridículas de Gran Bretaña contra Asma al-Assad tienen varios objetivos. Están ahí para deslegitimar las elecciones presidenciales de 2021 en Siria; están ahí para asustar a los sirios expatriados y a los humanitarios británicos; están ahí para desviar la atención de los bien documentados crímenes de guerra de la OTAN; y están ahí para desviar la atención de la colusión mercenaria de un elenco de personajes de los medios de comunicación, de la política y de las ONG en los crímenes de guerra de la OTAN en Siria, Irak, Libia y Yemen.”

Asma se casó con Bashar en el año 2000. Antes de que estallara la guerra en marzo de 2011, los medios de comunicación occidentales la elogiaban como la “rosa del desierto”, debido a su belleza femenina y a su carácter tranquilo y elegante. Hija de un cardiólogo y con una carrera en la banca de inversión antes de convertirse en Primera Dama de Siria, Asma al-Assad demostró posteriormente que no era una flor marchita. Se negó a abandonar Damasco y a exiliarse cómodamente con sus hijos cuando la guerra hacía estragos.

Permaneció lealmente al lado de su marido y asumió el papel de consoladora de la nación, visitando a menudo a las familias de los soldados asesinados y de las víctimas civiles de las bandas terroristas de la OTAN.

Sin duda, el estrés hizo que Asma sufriera un cáncer de mama del que fue tratada con éxito en 2018.

El presidente Assad y su esposa estuvieron al lado de la nación siria cuando las fauces de la derrota se cernían durante los primeros años de la guerra. Cuando Rusia intervino en apoyo de su histórico aliado en octubre de 2015, la marea de la guerra se volvió decisivamente contra el plan de la OTAN para el cambio de régimen. Assad fue señalado para el cambio de régimen debido a su posición antiimperialista contra Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia e Israel. Su alianza con Rusia, Irán y el Hezbolá libanés le puso una diana en la espalda para su destrucción, como reveló el ex ministro de Asuntos Exteriores francés Roland Dumas. Dumas reveló que el gobierno británico tenía planes de guerra contra Siria dos años antes de que estallara la violencia en marzo de 2011. En este contexto, el llamado “levantamiento” fue una falsa bandera cuidadosamente orquestada.

Los misteriosos tiroteos contra policías y manifestantes en la ciudad sureña de Daraa -que sirvieron para desprestigiar al gobierno de Assad a nivel internacional- fueron el mismo modus operandi utilizado por las fuerzas encubiertas de la OTAN que llevaron a cabo los asesinatos de francotiradores en la plaza Maidan de Kiev desencadenando el golpe de Estado de febrero de 2014 en Ucrania.

Los titulares de los medios de comunicación occidentales de esta semana que marcan el décimo aniversario desde el inicio de la guerra de la OTAN en Siria han sido macabros y nauseabundos.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Hay una sensación de regodeo ante la miseria y el hambre que padece la nación.

Un titular de Associated Press califica a Siria como la “República de las Colas”, informando casi con regocijo sobre cómo los civiles están luchando con la escasez de alimentos y combustible.

En ninguna parte de la cobertura de los medios de comunicación se menciona cómo la CIA estadounidense y el MI6 británico dirigieron la Operación Timber Sycamore para armar y dirigir a los mercenarios para aterrorizar a los sirios. Absurdamente, los medios de comunicación occidentales siguen afirmando que la guerra de Siria surgió de “levantamientos prodemocráticos” que fueron aplastados por un “régimen despiadado de Assad”.

Apenas se reconoce también el hecho de que Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea están estrangulando a una nación desgarrada por la guerra con bárbaras sanciones que impiden la reconstrucción. La criminalidad del terrorismo económico es el corolario de una fracasada guerra de agresión criminal encubierta.

La abominable realidad de la política occidental hacia Siria tiene que ser encubierta. Amenazar a la Primera Dama de Siria -una heroína nacional- con procesarla por crímenes de guerra es la forma en que las potencias de la OTAN llegan a las alcantarillas.

 

La era de Chatham House y las raíces británicas de la OTAN

 

 

Fuente:

Finian Cunningham: Threatening Syria’s First Lady Shows NATO’s Depravity; en Strategic Culture Foundation; marzo 18 de 2021.

Te puede interesar

Contenidos

Mientras la prensa internacional aborda el sabotaje contra los gasoductos ‎‎Nord Stream y Nord Stream 2 como una especie de “crónica roja”, aquí ‎lo...

Contenidos

Por EIRNS El 26 de septiembre del 2022, día en que los dos gasoductos de Nord Stream fueron saboteados en un acto de terrorismo...

Contenidos

Todo crimen implica un motivo. El gobierno ruso quería -al menos hasta el sabotaje de Nord Stream- vender petróleo y gas natural a la...

Contenidos

Ese tipo de mensaje ha sido generalmente el preludio de una intervención militar. ‎Los servicios secretos de Estados Unidos acaban de volar parte de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY