Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Algunos patógenos destruidos en Ucrania fueron parte de programas de armas biológicas en Estados Unidos y Japón, y varios se consideran graves amenazas de bioterrorismo

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



En una nueva investigación sobre la controversia de los biolaboratorios de Ucrania, Jeffrey Kaye encontró que una lista de patógenos destruidos incluye varios que se consideran graves amenazas de bioterrorismo. Algunos de ellos fueron elementos de programas de armas biológicas del pasado en Estados Unidos y Japón.

 

Por Jeffrey Kaye

El anuncio de Rusia de que disponía de documentación según la cual los laboratorios biológicos ucranianos, financiados en gran parte por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, habían albergado “componentes de armas biológicas” y “reservas de patógenos peligrosos” creó un circo propagandístico en la prensa. Estados Unidos y Ucrania negaron enérgicamente la existencia de tales agentes patógenos, a pesar de que la documentación de fuentes públicas sostenía lo contrario.

Este artículo examinará lo que sabemos sobre los bioagentes y patógenos documentados que se encontraban en los biolaboratorios de Ucrania, basándose en fuentes rusas y occidentales. La verdad sobre estas supuestas armas biológicas (AB) resulta ser más matizada de lo que informa la prensa -algunos de cuyos relatos están llenos de desinformación- y es imposible evaluarla por completo sin conocer la historia de los programas de guerra biológica rusos, estadounidenses e incluso japoneses.

El 11 de marzo, la agencia de noticias Reuters informó[https://www.reuters.com/world/europe/exclusive-who-says-it-advised-ukraine-destroy-pathogens-health-labs-prevent-2022-03-11/] de que la Organización Mundial de la Salud, un organismo de las Naciones Unidas, había “aconsejado a Ucrania que destruyera los patógenos de alta amenaza alojados en los laboratorios de salud pública del país para evitar “cualquier posible derrame” que pudiera propagar enfermedades entre la población”.

Las noticias sobre la destrucción de sustancias biológicas en los laboratorios biológicos ucranianos fueron utilizadas como propaganda tanto por Rusia como por Estados Unidos. Los rusos encontraron muchos motivos para sospechar que en los laboratorios se estaba llevando a cabo una investigación ilegal de guerra biológica, dado el historial de investigación de Estados Unidos en materia de guerra biológica, mientras que Estados Unidos mantenía que en los laboratorios no estaba ocurriendo nada inapropiado. Acusó a Putin de ser delirante en sus afirmaciones sobre las operaciones de armas biológicas de Estados Unidos en Ucrania.

Una declaración[https://tass.com/politics/1418689] del 8 de marzo de la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, decía: “Se obtuvieron documentos de los empleados de los laboratorios biológicos ucranianos sobre la eliminación de emergencia de patógenos especialmente peligrosos de la peste, el ántrax, la tularemia, el cólera y otras enfermedades mortales, llevada a cabo el 24 de febrero. En particular, nos referimos a la orden del Ministerio de Sanidad ucraniano sobre la rápida eliminación de todas las reservas de patógenos peligrosos, enviada a todos los laboratorios biológicos.”

No he visto documentos que describan específicamente la destrucción de la peste, el ántrax, el cólera o las otras enfermedades mencionadas anteriormente, aunque se sabe que la investigación de la tularemia se llevó a cabo en laboratorios de Ucrania, incluyendo al menos uno en una región fronteriza con Rusia (que se discutirá más adelante). También sabemos que se han llevado a cabo investigaciones sobre el ántrax[http://ivm.kiev.ua/en/structure/scientific-departments/laboratory-of-anthrax-study.html] en el Instituto de Medicina Veterinaria de la Academia Nacional de Ciencias Agrarias de Ucrania en Kiev. Este trabajo incluía “la selección del B. anthracis y la creación de nuevas cepas de vacunas”, lo que debe haber requerido el almacenamiento de muestras de ántrax.

 

Ántrax Bacillus anthracis, bacilos Gram-Positivos. Aportado por Imágenes de Dominio Público, Dr. William A. Clark, USCDCP, como aparece en Anthrax Infection, Copyright 2022, StatPearls Publishing LLC. Distribuido bajo los términos de la licencia internacional Creative Commons Attribution 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/)

Ántrax Bacillus anthracis, bacilos Gram-Positivos. Aportado por Imágenes de Dominio Público, Dr. William A. Clark, USCDCP, como aparece en Anthrax Infection, Copyright 2022, StatPearls Publishing LLC. Distribuido bajo los términos de la licencia internacional Creative Commons Attribution 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/).

 

Es importante destacar que, como veremos, otros patógenos conocidos fueron catalogados como destruidos en al menos un biolaboratorio ucraniano. Puede que estos patógenos no se consideraran tan peligrosos como el ántrax, la peste o la tularemia, pero incluían organismos que se consideran amenazas de bioterrorismo y otros agentes que han sido investigados previamente por científicos estadounidenses y japoneses especializados en guerra biológica. Esos bioagentes han sido descartados[https://theintercept.com/2022/03/17/russia-ukraine-bioweapons-misinformation/] como inofensivos o no especialmente peligrosos[https://www.newsmax.com/scitech/biological-pathogens-labs-defense-ministry/2022/03/19/id/1061969/] en su forma de laboratorio. Más adelante en este artículo se puede encontrar un análisis completo de estos organismos de laboratorio destruidos.

 

“Componentes de armas biológicas”

“La documentación obtenida”, continuó Zakharova, “está siendo analizada escrupulosamente por los especialistas de las tropas de protección nuclear, química y biológica. Sin embargo, ya es posible llegar a la conclusión de que los laboratorios situados en la proximidad directa de las fronteras rusas trabajaban en el desarrollo de componentes de armas biológicas.”

Como veremos, esta afirmación puede ser corroborada por las revistas científicas estadounidenses existentes.

“Componentes de armas biológicas” como descriptor no es lo mismo que armas biológicas. Los componentes de las armas biológicas pueden ser almacenados y ensamblados posteriormente en instalaciones literalmente improvisadas. De hecho, en los años 90, la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa (DTRA), que se ha revelado[https://www.rfi.fr/en/international/20220311-us-funded-biolabs-in-ukraine-at-the-core-of-ongoing-propaganda-war] como patrocinador[https://dilyana.bg/pentagon-contractors-worked-in-ukrainian-biolabs-under-80-million-program/] militar estadounidense de los controvertidos laboratorios biológicos de Ucrania, realizó un estudio encubierto[https://www.nytimes.com/2001/09/04/world/next-to-old-rec-hall-a-germ-making-plant.html] (Proyecto Bacchus) sobre cómo construir una instalación secreta de armas biológicas de forma barata, ¡utilizando sólo materiales de una ferretería!

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Aunque se sabe poco sobre el lugar exacto en el que se encontraban los patógenos especialmente peligrosos, un artículo[https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7105997/] de una revista científica de 2020 describía una investigación sobre la tularemia natural en el oblast de Kharkiv, que linda con la frontera rusa. Aunque en sí misma la investigación no es indicativa del desarrollo de la BW, las muestras de tularemia se examinaron en varios “centros de laboratorio de los oblast del MdS [Ministerio de Sanidad] de Ucrania”.

La tularemia es un agente de guerra biológica de categoría A. Propagada por las garrapatas, fue investigada originalmente como agente de guerra biológica por la Unidad 731 de Japón, y hoy se considera un patógeno extremadamente peligroso.

En una presentación[https://russiaun.ru/en/news/110322n_u] del 11 de marzo ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Rusia expuso sus argumentos sobre las acusaciones de guerra biológica. Afirmaron que la investigación en Ucrania, centrada en el laboratorio central de referencia BSL-3 del Instituto de Investigación Científica contra la Peste Mechnikov en Odessa, estaba “destinada a mejorar las propiedades patógenas de la peste, el ántrax, la tularemia, el cólera y otras enfermedades letales con la ayuda de la biología sintética”.

Este trabajo está financiado y supervisado directamente por la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa (DTRA) de Estados Unidos, es decir, en interés del Centro Nacional de Inteligencia Médica del Pentágono… Los centros de investigación de otras ciudades también desempeñaron un papel: Kiev, Lvov, Kharkov, Dnipro, Kherson, Ternopol, Uzhgorod, Vinnytsia. Los resultados de la investigación se enviaron a los centros biológicos militares de los Estados Unidos, es decir, al Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de los Estados Unidos, al Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed, a la Investigación Médica Naval de los Estados Unidos y a los Laboratorios de Guerra Biológica del Ejército de los Estados Unidos en Fort Detrick, que solían ser los centros clave del programa de armas biológicas estadounidense.

 

Problemas de bioseguridad en Ucrania

Una monografía [https://www.nonproliferation.org/wp-content/uploads/cns-archive/antiplague/080103_part2_ch09.pdf] realizada en 2008 por el Centro James Martin de Estudios sobre la No Proliferación del Instituto de Estudios Internacionales de Monterrey describía el Instituto Antipestoso de Odessa, de más de 100 años de antigüedad. En su época de laboratorio secreto soviético, parece que se dedicaba principalmente a operaciones de vigilancia en la ciudad portuaria, controlando la aparición de peste, ántrax, tularemia, cólera y otras enfermedades.

Más de 25 años después de la caída de la Unión Soviética, las instalaciones de Odesa cuentan con un Departamento de Investigación de Bacterias y Virus Especialmente Peligrosos, que se concentra “en la realización de investigaciones para esclarecer la evolución y el desarrollo de focos naturales de tularemia, leptospirosis, psitacosis, cólera y otros vibrios, y arbovirus”. En los últimos años, ha desarrollado un interés particular en los arbovirus relacionados con las aves….”

En la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, Rusia también describió el proyecto UP-4, “que se llevó a cabo en los laboratorios de Kiev, Kharkov y Odessa. En él se estudiaron las posibilidades de propagación de infecciones especialmente peligrosas a través de las aves migratorias, como la gripe H5N1 altamente patógena (letal para los humanos en el 50% de los casos) y la enfermedad de Newcastle. En el marco de otro proyecto, se consideró a los murciélagos como portadores de posibles agentes de guerra biológica”.

Unos años antes, los procedimientos de seguridad de los laboratorios ucranianos fueron puestos en tela de juicio por la propia Unión Europea.

El 31 de julio de 2019, el Consejo de la Unión Europea emitió [https://eur-lex.europa.eu/legal-content/EN/TXT/PDF/?uri=CELEX:32019D1296&from=EN] una decisión en “apoyo al fortalecimiento de la seguridad biológica en Ucrania en línea con la aplicación de la Resolución 1540 (2004) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la no proliferación de armas de destrucción masiva y sus vectores.”
El comunicado de la UE señala que la legislación ucraniana prohíbe las armas biológicas:

La legislación ucraniana que prohíbe las armas biológicas es detallada y completa. Sin embargo, una parte importante de esta legislación y reglamentación está anticuada y no cumple las normas y estándares internacionales…. No existe una ley marco sobre bioseguridad y bioprotección en Ucrania que describa el establecimiento de un sistema de bioseguridad y bioprotección y su correcto funcionamiento…. Tampoco existen mecanismos de control estatal del cumplimiento de los requisitos de bioseguridad durante el trabajo con agentes biológicos. No existe un registro de agentes económicos y no económicos que trabajen con agentes biológicos peligrosos en el territorio de Ucrania…. El personal de la mayoría de los laboratorios ucranianos de ciencias de la vida tiene experiencia en la manipulación de materiales biológicos peligrosos. Sin embargo, los principios y enfoques modernos de bioseguridad y seguridad biológica, las técnicas y prácticas modernas y los códigos de conducta vinculados a las prácticas modernas son muy escasos en los laboratorios.

 

Los bioagentes destruidos en el laboratorio biológico de Kharkiv Oblast

El 17 de marzo, The Intercept publicó[https://theintercept.com/2022/03/17/russia-ukraine-bioweapons-misinformation/] un reportaje del veterano reportero Robert Mackey en el que se daba cuenta de la controversia sobre las supuestas armas biológicas en varios laboratorios biológicos de Ucrania que funcionaban, en parte, bajo contratos del Pentágono.

 

Reproducción de una lista de bioagentes destruidos el 25 de febrero de 2022 en el biolaboratorio de Kharkiv, Ucrania. La lista lleva el título de RIA Novosti, una agencia de noticias rusa.

Reproducción de una lista de bioagentes destruidos el 25 de febrero de 2022 en el biolaboratorio de Kharkiv, Ucrania. La lista lleva el título de RIA Novosti, una agencia de noticias rusa.

 

De The Intercept:

“Según los [10 biólogos rusos], los documentos presentados al público la semana pasada por el Ministerio de Defensa de Rusia como supuesta evidencia de “laboratorios de armas biológicas” encubiertos bajo el control del Pentágono en Ucrania, en realidad describen colecciones relativamente inofensivas de patógenos utilizados para la investigación de la salud pública. La revisión exhaustiva de los documentos por parte de expertos que entienden tanto la ciencia como el alfabeto cirílico cobró nueva importancia el miércoles, cuando el presidente Vladimir Putin citó la amenaza imaginaria de armas de destrucción masiva cerca de las fronteras de Rusia como justificación para la invasión de Ucrania.”

Mackey también citó al biólogo ruso Eugene Lewitin diciendo que la afirmación de Rusia de que los laboratorios ucranianos estaban planeando utilizar aves para propagar patógenos en Rusia era falsa, y no estaba respaldada por ningún documento publicado. Lewitin dijo a Mackey que “‘el asunto de las investigaciones sobre la migración de aves y murciélagos’, la investigación rutinaria sobre las cepas de la gripe y otros virus en la población silvestre que podrían saltar a los humanos” era “‘un completo delirio’”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Examinaré estas cuestiones de migración de aves y murciélagos con más detalle en un próximo artículo. Baste decir que hay una larga historia de investigaciones secretas del Departamento de Defensa sobre la migración de las aves en relación con la guerra biológica. Incluso hubo un famoso, aunque ahora olvidado, escándalo sobre cómo el Instituto Smithsoniano se vio envuelto en esta investigación secreta sobre la migración de las aves en la década de 1960, como se describe en este importante artículo [https://www.washingtonpost.com/archive/lifestyle/magazine/1985/05/12/science/bd1e9eff-157f-4fb7-97a5-e0e270315bcf/] del Washington Post de 1985 por Ted Gup.

Volviendo a la cuestión de los agentes biológicos en los laboratorios ucranianos, la agencia de noticias rusa RIA Novosti publicó una lista de veinte agentes biológicos que fueron destruidos en el laboratorio de Kharkiv Oblast el 25 de febrero. (Véase la foto de arriba).

Cuando examiné los documentos y las afirmaciones, descubrí que cinco de los veinte bioagentes enumerados en el documento, y a los que se refieren muchas veces quienes, como Mackey, desacreditan las afirmaciones de Rusia sobre la investigación en materia de guerra biológica, eran en realidad patógenos graves. Entre ellos se encontraban amenazas de bioterrorismo de categoría B, como la Shigella (que provoca disentería) y la Salmonella (que en la cepa que tenía el laboratorio ucraniano provoca una grave gastroenteritis).

Cinco, y posiblemente seis, de los demás bioagentes se consideraban causantes de enfermedades y una amenaza para los trabajadores de los laboratorios.

Las especies de Shigella, en particular, fueron utilizadas(img) por la Unidad 731 de Japón en ensayos de campo en China durante la Segunda Guerra Mundial (pág. 4). Así que tienen una larga historia de uso en la guerra biológica, y difícilmente constituyen organismos “relativamente inofensivos”.

Mientras que algunos de los bioagentes eran, como afirmaban Mackey y sus fuentes, típicos agentes de laboratorio utilizados con fines de investigación, como el Staphlococcus aureus ATCC 25923 y la E. Coli B, otros patógenos presentaban peligros propios. Un ejemplo es el Proteus mirabilis, que puede causar graves infecciones en los seres humanos, como bacteriemia, infecciones de heridas, sepsis y neumonía. (Más adelante en este artículo se incluye un examen completo de todos los bioagentes citados).

 

Una carta abierta

La narrativa de que los agentes patógenos en posesión de los diversos biolaboratorios ucranianos no están asociados a posibles armas biológicas fue impulsada por una “Carta Abierta” de “biólogos, graduados de las universidades rusas” a los “Editores de RIA Novosti, Gazeta.ru, Russia Today, Fontanka, Komsomolskaya Pravda y otros medios de comunicación que difunden información deliberadamente falsa sobre las armas biológicas supuestamente encontradas en Ucrania”.

 

Traducción al inglés de la Intoducción rusa de la "Carta abierta" - A: Editores de RIA Novosti, Gazeta.ru, Russia Today, Fontanka, Komsomolskaya Pravda y otros medios de comunicación que difunden información deliberadamente falsa sobre las armas biológicas supuestamente encontradas en Ucrania.

Traducción al inglés de la Intoducción rusa de la “Carta abierta” – A: Editores de RIA Novosti, Gazeta.ru, Russia Today, Fontanka, Komsomolskaya Pravda y otros medios de comunicación que difunden información deliberadamente falsa sobre las armas biológicas supuestamente encontradas en Ucrania.

 

La carta (publicada en ruso e inglés aquí [https://www.change.org/p/stop-the-lies-on-ukrainian-bioweapons?redirect=false]) afirmaba que “las “pruebas” ofrecidas por los medios de comunicación son obviamente falsas. No implica ningún desarrollo de armas biológicas ni siquiera el uso de patógenos especialmente peligrosos en los laboratorios. La lista de cepas destruidas publicada por RIA Novosti y otros medios de comunicación rusos no contiene ni una sola cepa especialmente peligrosa. La lista sólo contiene cepas comunes a los laboratorios microbiológicos y aún más a los epidemiológicos”.

Esta carta abierta hace otras afirmaciones falsas, sobre las que volveré más adelante. Es difícil saber por qué algunos biólogos harían afirmaciones obviamente falsas sobre los patógenos de la lista. A falta de más información sobre estas personas, todo lo que puedo decir es que su caracterización de estos bioagentes, con algunas excepciones, es falsa.

Un artículo del 11 de marzo en el New York Times [https://www.nytimes.com/2022/03/11/us/politics/us-bioweapons-ukraine-misinformation.html] hacía afirmaciones similares sobre las pruebas rusas, con una diferencia crucial. Mientras que The Intercept, basándose en la Carta Abierta y en las declaraciones de Lewitin, no encontró ninguna cepa peligrosa, el Times citó a Robert Pope, director del Programa de Reducción de la Amenaza Cooperativa del Pentágono, en el sentido de que “algunas de las instalaciones pueden contener patógenos utilizados en su día para los programas de armas biológicas de la era soviética, pero [Pope] hizo hincapié en que los laboratorios ucranianos no tenían actualmente la capacidad de fabricar armas biológicas”.

Extraño modificador, “actualmente”.

De hecho, los agentes patógenos que aparecen en la foto al principio de este ensayo no son la suma total de los bioagentes que tienen los biolaboratorios ucranianos. Lo sabemos por inferencia de los programas que los propios laboratorios emprendieron con el patrocinio del Programa de Reducción de la Amenaza Biológica del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

La Embajada de Estados Unidos en Ucrania ha enumerado [https://ua.usembassy.gov/embassy/kyiv/sections-offices/defense-threat-reduction-office/biological-threat-reduction-program/] lo que ha llamado algunos de los “programas de investigación activos a través de los cuales los científicos ucranianos y estadounidenses trabajan juntos”. Entre ellos se encuentran:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
  • “Evaluación del riesgo de determinados EDP [patógenos especialmente peligrosos] aviares potencialmente transportados por aves migratorias sobre Ucrania”
  • “Prevalencia del virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo y de los hantavirus en Ucrania y el requisito potencial para el diagnóstico diferencial de los pacientes sospechosos de leptospirosis”
  • “La propagación del virus de la peste porcina africana (ASFV) en cerdos domésticos y jabalíes en Ucrania – Creación de capacidad para la comprensión de la transmisión del ASFV a través de la caracterización de los aislados del virus mediante la secuenciación del genoma y el análisis filogenético”

 

Revisión de los patógenos destruidos

A continuación se presenta una lista de los bioagentes destruidos en el Centro de Laboratorios del Óblast de Kharkiv. La investigación en línea en fuentes de prensa, militares y académicas demuestra que la mitad de los veinte patógenos enumerados en el documento de Ria Novosti descrito en la Carta Abierta son de hecho peligrosos. Cinco de ellos son considerados agentes o enfermedades de bioterrorismo de categoría B [https://emergency.cdc.gov/agent/agentlist-category.asp] por los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos, justo por debajo de los patógenos de categoría A como el ántrax, la peste y la viruela.

Otros patógenos de categoría B son la brucelosis, el muermo, la ricina y el cólera, todas ellas enfermedades muy graves. Según los CDC, este tipo de patógenos son “moderadamente fáciles de diseminar”, “dan lugar a tasas de morbilidad moderadas y tasas de mortalidad bajas” y “requieren mejoras específicas de la capacidad de diagnóstico de los CDC y una mayor vigilancia de la enfermedad”.

 

Capturas de pantalla de las páginas PDF. 136 y 200, en "List of technical reports at Dugway Proving Ground (DPG) or West Desert Technical Information Center (WDTIC) at Dugway Proving Ground, 1950-1960". Los estudios anteriores son ejemplos de la investigación de BW sobre la Salmonella tryphimurium, uno de los agentes patógenos que se llevaron a cabo en el laboratorio de Kharkiv Oblast.

Capturas de pantalla de las páginas PDF. 136 y 200, en “List of technical reports at Dugway Proving Ground (DPG) or West Desert Technical Information Center (WDTIC) at Dugway Proving Ground, 1950-1960”. Los estudios anteriores son ejemplos de la investigación de BW sobre la Salmonella tryphimurium, uno de los agentes patógenos que se llevaron a cabo en el laboratorio de Kharkiv Oblast.

 

La lista que figura a continuación sigue el orden de los patógenos enumerados en el documento de RIA Novosti. Los bioagentes que tienen un perfil potencialmente peligroso están marcados con un asterisco inicial. Los patógenos que son agentes bioterroristas de categoría B tendrán dos asteriscos iniciales.

1. Candida albicans – Esta levadura patógena es una causa común de infecciones fúngicas en los seres humanos. No se considera un arma biológica potencial [https://academic.oup.com/mmy/article/44/8/689/994161], como tampoco lo son la mayoría de las micotoxinas.

2. E. Coli ATCC 25922 – El descriptor ATCC marca este organismo como uno especialmente diseñado por la empresa ATCC[https://www.atcc.org/about-us/who-we-are/our-history]. ATCC existe desde hace casi 100 años y fabrica varios biorganismos para su uso en laboratorios de investigación. No son componentes de armas biológicas.

3. Serratia marcescens – Esta bacteria tiene una larga historia con el programa de guerra biológica de Estados Unidos. Aunque en un principio no se pensó que fuera un organismo dañino, en la década de 1960 se descubrió[https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3194826/] que era peligrosa para los seres humanos, sobre todo en el ámbito hospitalario. La infección puede dar lugar a infecciones del tracto urinario (ITU), infecciones de heridas, neumonía y sepsis. Es transmisible a través de alimentos contaminados y por contacto directo. En la década de 1950, S. marcescens se utilizó como simulador de armas biológicas (una sustancia supuestamente inofensiva utilizada en lugar de una sustancia peligrosa con fines de experimentación). Los investigadores del ejército rociaron[https://www.wsj.com/articles/SB1003703226697496080] S. marcescens sobre San Francisco en un “simulacro de ataque biológico”. Al menos un hombre murió como resultado, mientras que otros diez fueron hospitalizados. “En otras pruebas realizadas en la década de 1950, los investigadores del ejército dispersaron Serratia sobre la ciudad de Panamá, Florida, y Cayo Hueso, Florida, sin que se conozca el resultado de ninguna enfermedad”. S. marcescens se considera[https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3592283/] bastante rara, aunque se ha descubierto[https://www.nipcm.scot.nhs.uk/a-z-pathogens/#s] que es “una causa importante de infecciones invasivas en las unidades de cuidados intensivos neonatales.”

4. **Shigella sonnei – Según la Organización Mundial de la Salud(img), “todas las especies de Shigella causan diarrea aguda sanguinolenta al invadir y causar la destrucción en parches del epitelio colónico.” (pág. 2) S. sonnei causa una forma relativamente leve de la enfermedad shigelosis, también conocida como disentería bacteriana. Todas las Shigellas son altamente infecciosas. No hay vacuna para ningún serotipo de shigella. Según un artículo de 2018[https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5711669/] en la revista New Microbes and New Infections, “las shigelas son filogenéticamente E. coli que posteriormente fueron clasificadas como especies separadas sobre la base de características bioquímicas y relevancia clínica.”

5. **Shigella flexneria – S. flexneria es la segunda forma más virulenta de Shigella. Mientras que la Shigella dysenteriae produce la enfermedad más grave, una fuente[https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/12384590/] afirma que “la Shigella flexneria serotipo 2a [es] la especie y el serotipo más prevalente que causa disentería bacilar o shigelosis en el hombre”. Las especies de Shigella se consideran amenazas de bioterrorismo de categoría B. Según la OMS(img), S. flexneria “es la principal causa de shigelosis endémica en los países en desarrollo”. (pág. 2) Según el libro de texto militar Medical Aspects of Biological Warfare(img) [MABW] (2018, pág. 4), Shigella fue uno de los patógenos que la Unidad 731 de Japón utilizó en su ataque a las ciudades chinas durante la Segunda Guerra Mundial. La misma fuente afirma que la Shigella “causa unos 165 millones de casos [de shigelosis] al año”, con “25.000 casos de enfermedad cada año en los Estados Unidos” (p. 74).**

6. **Salmonella typhimurium – S. typhimurium se investigó en el Fuerte (entonces Campo) Detrick a finales de los años 40 y principios de los 50. El patógeno fue infamemente utilizado por el culto Rajneesh en varios ataques con agentes biológicos en el condado de Wasco, Oregón, en el verano de 1984. Un conjunto de ataques en septiembre de 1984 contra establecimientos de comida en The Dalles “causó 751 casos de enteritis y al menos 45 hospitalizaciones” (p. 13, MABW). – Los brotes de salmonela son relativamente frecuentes en Estados Unidos, con “1,4 millones de infecciones de salmonelosis… anualmente en Estados Unidos, que provocan 15.000 hospitalizaciones y 400 muertes” (p. 44, MABW). Su uso como arma biológica se remonta al menos a la Segunda Guerra Mundial, cuando la Unidad 731 de guerra biológica de Japón utilizó S. typhimurium y muchas otras bacterias y virus para envenenar experimentalmente a los prisioneros, además de “contaminar pozos con S. typhimurium a lo largo de la frontera rusa de Mongolia” (p. 73, MABW). La salmonela se considera una amenaza de bioterrorismo de categoría B. – Existe una cepa de S. typhimurium (△pho P/Q) que se está investigando como vacuna contra la peste. Pero no parece ser el tipo que se tiene en el laboratorio de Kharkiv. Además, S. typhimurium infecta a las aves silvestres, y “las aves infectadas pueden transmitir la infección a los seres humanos, ya sea directamente como resultado de la manipulación, o más comúnmente, como resultado de la exposición a los gatos domésticos infectados por la depredación de aves enfermas y moribundas”, según un artículo de 2004 en Seminars in Avian and Exotic Pet Medicine.[https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1055937X04000039?via%3Dihub]

7. *Proteus vulgaris – P. vulgaris puede causar enfermedades en los seres humanos. Existe en el tracto intestinal y puede causar graves infecciones urinarias[https://www.sciencedirect.com/topics/nursing-and-health-professions/proteus-infection]. Dado que los ensayos de anticuerpos de la tularemia pueden confundirse con los de P. vulgaris, es posible que su presencia en el laboratorio tuviera algo que ver con el estudio de la tularemia. Aunque la tularemia no aparecía en la lista de RIA Novosti, se sabe por la literatura publicada[https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7105997/] que la investigación sobre la tularemia salvaje estaba siendo llevada a cabo por el laboratorio de Kharkiv y otros laboratorios de Ucrania. – Según una hoja de datos[https://www.canada.ca/en/public-health/services/laboratory-biosafety-biosecurity/pathogen-safety-data-sheets-risk-assessment/proteus.html] del gobierno canadiense, el Proteus también puede causar otras infecciones, como septicemia e infecciones de heridas.

8. Enterobacter aerogenes – Este organismo también se conoce como Klebsiella aerogenes. Considerado un patógeno oportunista, generalmente no es peligroso[https://quiplabs.com/enterobacter-aerogenes/#.Yj0VAC1h2fU] en personas sanas. Es una bacteria intestinal común. También es resistente a los antibióticos. Cuando se produce una infección, suele ocurrir en un hospital. E. aerogenes puede causar infecciones oculares y cutáneas, meningitis, neumonía e infecciones urinarias.

9. Staphlococcus aureus ATCC 25923 – Una cepa de control estándar para pruebas de laboratorio.

10. Pseudomonas aeruginosa ATCC 27853 – Otra cepa modelo estándar de laboratorio, comúnmente utilizada en la investigación biomédica

11. *E. coli O55 – Menos virulenta y no tóxica, a diferencia de su primo más mortífero E. coli O157:H7, E. coli O55 todavía puede causar una enfermedad grave. En 2014[https://www.foodpoisoningnews.com/rare-e-coli-o55-infects-11-uk-7-develop-hemolytic-uremic-syndrome/] y 2015, hubo una serie de pequeños brotes[https://www.bbc.com/news/uk-england-dorset-32942413] en Dorset, Inglaterra, y algunos niños fueron hospitalizados. Aunque la mayoría de las E. coli son inofensivas, la cepa O55 es una de las que causan enfermedades intestinales y de otro tipo, incluyendo, en raras ocasiones, la insuficiencia renal. La E. coli suele propagarse a través de alimentos o agua contaminados.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

12. E. coli B: es un modelo de E. coli para la investigación y se utiliza habitualmente en los laboratorios. Se considera de bajo riesgo.

13. *Proteus mirabilis – Según Jules J. Berman, en Taxonomic Guide to Infectious Diseases[https://www.sciencedirect.com/topics/medicine-and-dentistry/francisellaceae] (Second Edition), 2019, P. mirabilis es la “especie más comúnmente encontrada en las infecciones causadas por Proteus”. Se propaga por contacto con materiales infectados. Se sabe que P. mirabilis se asocia más comúnmente con las ITU y la formación de cálculos renales, pero también puede causar peritonitis y, rara vez, envenenamiento de la sangre.

14. *Klebsiella pneumoniae [neumonía] – K. pneumoniae se asocia a menudo con los entornos sanitarios. Vive en los intestinos y las heces, y puede propagarse por contacto personal o a través de materiales contaminados, como un catéter en un hospital. Puede causar(img) infecciones de las vías urinarias, neumonía, infecciones del torrente sanguíneo (también llamadas sepsis); infecciones de heridas o de sitios quirúrgicos; y meningitis. Las personas sanas son menos propensas a sufrir infecciones, pero si se infectan, el patógeno puede ser incluso mortal, si entra en el torrente sanguíneo. Recientemente, la Klebsiella multirresistente comenzó a aparecer[https://www.newyorker.com/magazine/2008/08/11/superbugs] en algunos hospitales de Estados Unidos a principios de la década de 2000. Un artículo[https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6913045/] de una revista médica en 2019 afirmaba rotundamente que la K. pneumoniae “tiene altos niveles de resistencia a los antibióticos”. Hasta ahora, este patógeno no tiene antecedentes conocidos como posible arma biológica. Sin embargo, una lista de agentes de armas biológicas en una presentación(img) de 2003 de Ft. Detrick, “Real-Time PCR Diagnostics for Detecting and Identifying Potential Bioweapons”, enumera Klebsiella pneumoniae, así como otros patógenos en la lista de Kharkiv discutida en este artículo, incluyendo Proteus mirabilis, especies de Corynebacterium, y Shigella flexneri y sonnei. Parece que el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de los Estados Unidos, en Ft. Detrick, ha considerado al menos la K. pneumoniae como un arma biológica.

15. Corynebacterium pseudodiphtheriticum – No todas las especies de Corynebacterium se consideran patógenas. La más grave, C. diphtheriae, causante de la difteria, se analiza a continuación. C. pseudodiphtheriticum es un “probiótico putativo” y un “infector oportunista”[https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4720244/] que vive en la nariz y la garganta. Antes se conocía como Corynebacterium hofmannii. Un artículo[https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4720244/] de 2015 en la revista Virulence calificó a la bacteria de “patógeno emergente”, señalando que “hasta la fecha se sabe poco sobre los factores de virulencia y la patogénesis de esta bacteria.” Un artículo de 1999 afirma que puede causar endocarditis (inflamación de un revestimiento del corazón y sus válvulas), neumonitis (una inflamación del pulmón) y broncotraqueitis (una inflamación de la tráquea). No he visto que se mencione en relación con ninguna arma biológica.

16. *Corynebacterium xerosis 12078 – El Comité Asesor sobre Patógenos Peligrosos (ACDP) del Reino Unido ha incluido(img) a C. xerosis como patógeno de categoría 2. Puede causar enfermedades humanas y puede ser un peligro para los empleados; es poco probable que se extienda a la comunidad y normalmente existe una profilaxis o un tratamiento eficaz”. Ninguno de los patógenos de la lista de Kharkiv supera la categoría 2 del ACDP – C. xerosis se encuentra en la piel y en las membranas mucosas humanas. Un artículo de 2016 en BMC Research Notes señala[https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4957927/]: “Se considera un patógeno inusual, y rara vez se encuentra en muestras clínicas humanas y animales.” Además[https://journals.lww.com/pidj/Abstract/1993/06000/Corynebacterium_Xerosis_Ventriculoperitoneal_Shunt.17.aspx], “se ha reportado como una causa rara pero grave de bacteriemia, septicemia, neumonía, artritis séptica, osteomielitis vertebral, meningitis y, más comúnmente, endocarditis en adultos.” Más recientemente[https://bmcresnotes.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13104-016-2170-8], se ha informado de que C. xerosis provoca abscesos subcutáneos en las ovejas, por lo que podría presentar “un factor de riesgo zoonótico de infección humana en las explotaciones ovinas”. No he visto que figure en ninguna investigación o documento relacionado con las armas biológicas.*

17. **Corynebacterium diphtheriae, var gravis – Según los CDC[https://www.cdc.gov/diphtheria/index.html], “la difteria es una infección grave causada por unas cepas de bacterias llamadas Corynebacterium diphtheriae que producen una toxina (veneno). Puede provocar dificultad para respirar, insuficiencia cardíaca, parálisis e incluso la muerte”. Los CDC recomiendan vacunas para bebés, niños, adolescentes y adultos para prevenir la difteria”. Es un agente de bioterrorismo de categoría B. “Gravis” es la forma más grave de C. diphthereriae. Se ha asociado a casos pasados de bioterrorismo o biocrimen (ver enlace(img), pág. 16). También fue una de las enfermedades estudiadas(img) por los científicos de la guerra biológica del Japón Imperial (pág. 480). La toxina diftérica ha sido objeto de investigación en Ft. Detrick en el pasado, como atestigua este informe de 1978(img). Curiosamente, la difteria fue el primer caso documentado de una infección adquirida en el laboratorio, en 1898. (Véase el enlace[https://books.google.com/books?id=fCo3AQAAMAAJ&pg=RA1-SA4-PA8&lpg=RA1-SA4-PA8&dq=%22diphtheria%22+and+%22ft.+detrick%22&source=bl&ots=ODcK_dsXpU&sig=ACfU3U0XQ9aRnIoOBMoaT9__01c7K5rJYw&hl=en&sa=X&ved=2ahUKEwi-wq6B5eD2AhVoIkQIHY-KD-s4ChDoAXoECAsQAw#v=onepage&q=%22diphtheria%22%20and%20%22ft.%20detrick%22&f=false], pág. 4-8.)

18. **Corynebacterium diphtheriae, var mitis – C. diphtheriae mitis puede causar una forma leve de la enfermedad de la difteria.

19. Bacillus liheniformis BKM – Esta bacteria puede encontrarse en el suelo, en las plumas de las aves, en los alimentos contaminados, etc. Se utiliza como enzima industrial y tiene unas posibles cepas probióticas. Se considera segura, pero en individuos inmunocomprometidos puede causar infecciones. Dado que este patógeno incluye las siglas BKM (banded krait minor satellite DNA), lo más probable es que se trate de una muestra de laboratorio utilizada para la toma de huellas de ADN. Es probable que no tenga nada que ver con la investigación de armas biológicas.

20. Bacillus stearothermophilus BKM – También conocido como Geobacillus stearothermophilus. Al igual que el B. liheniformis anterior, este bioagente probablemente se utilizó en estudios de ADN, o quizás para la validación de la esterilización[https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/14558699/]. El propio B. stearothermophilus es un contaminante habitual[https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27052699/] de los productos lácteos, que provoca su deterioro. No parece estar relacionado con ninguna investigación sobre armas biológicas.

 

La Carta Abierta fue iniciada como una petición en Change.org por el Dr. Eugene V. Koonin, quien se graduó en la Universidad Estatal de Moscú y ahora es un Investigador Distinguido del NIH en el Centro Nacional de Información Biotecnológica. Le escribí al Dr. Koonin para preguntarle si seguía manteniendo la caracterización de la Carta Abierta en cuanto a la supuesta inocuidad de los patógenos de la lista. Hasta ahora, no he recibido respuesta de él. Si responde, actualizaré este artículo con su respuesta.

 

Cuestiones relacionadas con los sistemas de suministro de armas biológicas y el secreto de las mismas

Un “documento de trabajo”(img) de 1998 para el Centro de Investigación sobre la Contraproliferación (CCR) de la Universidad Nacional de Defensa, en Washington, D.C., plantea un punto importante sobre los agentes biológicos.

Un agente biológico no es necesariamente un arma biológica. Sólo si existe un mecanismo de propagación del agente se transforma en un arma. Así, un patógeno que crece en una placa de Petri no es un arma, ni siquiera una amenaza, porque es poco probable que infecte a alguien. En algunos casos, el método de liberación no necesita ser muy sofisticado. Si el agente es altamente contagioso, infectar a una sola persona o animal puede ser suficiente para iniciar una epidemia. [p. 16]

Si Ucrania tuviera de hecho su propio programa de armas biológicas, entonces esperaríamos ver alguna evidencia en alguna parte de la investigación o planificación de los mecanismos de entrega de los patógenos. Si su programa estaba subordinado o vinculado de alguna manera a cualquier supuesto programa de armas biológicas de Estados Unidos, entonces los sistemas de entrega procederían del complejo de laboratorios y lugares de prueba de Ft. Detrick, o quizás de la Fuerza Aérea de Estados Unidos o de la CIA.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Como nos recuerda la declaración del CCR, el mecanismo de entrega “no tiene por qué ser muy sofisticado”. Podría consistir en el envenenamiento de suministros de agua o alimentos, como hizo la gente de Rajneesh en The Dalles hace casi cuarenta años, o en la propagación de materiales contaminados, como hizo el personal de la Unidad 731 y, posiblemente, los propios agentes estadounidenses durante la Guerra de Corea[https://jeff-kaye.medium.com/a-real-flood-of-bacteria-and-germs-communications-intelligence-and-charges-of-u-s-4decafdc762?sk=3e4807ddd742eadea421efa541c96943].

Debido a que gran parte de los programas de armas biológicas han sido y siguen siendo clasificados, es difícil evaluar el estado real de las investigaciones u operaciones actuales sobre armas biológicas. Esto es cierto para cualquier país del mundo. La Convención sobre Armas Biológicas carece de protocolos de transparencia y verificación, algo que Estados Unidos se esforzó por mantener fuera[https://thebulletin.org/2019/11/the-biological-weapons-convention-protocol-should-be-revisited/] de la CAB.

Tal vez uno de los efectos secundarios de toda esta controversia sobre los laboratorios biológicos en Ucrania sea un esfuerzo renovado para ponerle dientes a la Convención sobre Armas Biológicas, y abrir el mundo secreto de la investigación sobre armas biológicas, así como llamar la atención sobre la historia completa de las operaciones de armas biológicas de Estados Unidos.

 

Las armas biológicas del Pentágono

 

Fuente:

Jeffrey Kaye: The Destroyed Ukraine Bioagents: Dangerous or Benign?

Te puede interesar

Contenidos

Stepan Bandera fue agente de la Gestapo y sólo dejó el recuerdo –que algunos creen ‎positivo– de las masacres que organizó. Pero Dimitro Dontsov...

Contenidos

Por Red Voltaire Como resultado de la reciente reunión de Marrakech, donde la subsecretaria de Estado Victoria ‎Nuland planteó los términos de la próxima...

Contenidos

En un artículo previo, Kit Klarenberg documentó las actividades antidemocráticas del célebre periodista Paul Mason, asociado con la inteligencia británica, para atacar a los...

Contenidos

En este vídeo, grabado el 13 de junio de 2022 y extraído de la conferencia del Instituto Schiller del 18 y 19 de junio,...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY