Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Algunas palabras adicionales sobre el renacimiento pitagórico de hoy —Desde el Polywell de Bussard hasta el Proyecto Safire

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Uno de los sistemas domina el trono de la ciencia occidental actual basa su existencia en un enfoque fundamentalmente estadístico, descriptivo y a-causal de la creación. Este sistema supone un muro absoluto que divide el universo subjetivo interno de las mentes humanas de las leyes “objetivas” externas del universo más amplio. La otra tradición, menos conocida, se basa en una visión de la ciencia basada en principios y orientada al proceso, que no supone que las mentes subjetivas de los científicos creadores (o de los artistas) estén en modo alguno separadas de la realidad “objetiva” exterior. Esta segunda tradición más sana del pensamiento científico fue ejemplificada por el movimiento pitagórico que vio su exposición más completa y honesta en la antigüedad dentro de las páginas del Timeo de Platón. En este segundo artículo de su saga sobre el renacimiento pitagórico, el hsitoriador Matthew Ehret expone otros dos casos de pitagóricos modernos cuyos importantes trabajos, tanto en física cuántica como en macrofísica, son paralelos a los descubrimientos del Dr. Moon y expresan las mayores tradiciones del pensamiento kepleriano que merecen ser sacadas a la luz hoy en día.

 

Por Matthew Ehret

En mi último informe, presenté dos escuelas opuestas de pensamiento científico que han estado en desacuerdo desde los días de la Academia de Platón en Atenas.

Uno de los sistemas domina el trono de la ciencia occidental actual con el ropaje de la “teoría cuántica del modelo estándar” y la “cosmología del modelo estándar” y basa su existencia en un enfoque fundamentalmente estadístico, descriptivo y a-causal de la creación. Este sistema supone un muro absoluto que divide el universo subjetivo interno de las mentes humanas de las leyes “objetivas” externas del universo más amplio.

La otra tradición, menos conocida, se basa en una visión de la ciencia basada en principios y orientada al proceso, que no supone que las mentes subjetivas de los científicos creadores (o de los artistas) estén en modo alguno separadas de la realidad “objetiva” exterior.

Donde una se basa en el sustantivo, la otra puede decirse que se basa en el verbo.

Esta segunda tradición más sana del pensamiento científico fue ejemplificada por el movimiento pitagórico que vio su exposición más completa y honesta en la antigüedad dentro de las páginas del Timeo de Platón. Este movimiento se construyó en torno a tres principios interconectados, a saber

1) La armonía del universo, que se hizo de acuerdo con los mismos principios que organizan una mente humana sana,

2) Las relaciones de delimitación y la sección áurea que subyacen en la anidación de los cinco sólidos platónicos y las divisiones armónicas de las proporciones musicales y

3) La creencia en la autoperfectibilidad de la creación.

Rastreamos los fundamentos de este fructífero método a través de las épocas, ya que dio lugar a las mayores densidades de avances creativos jamás vistos en la historia de la humanidad entre las principales figuras del renacimiento dorado, y exploramos ampliamente la mente, la vida y los descubrimientos del pitagórico renacentista Johannes Kepler (1571-1630), cuyo penetrante compromiso con la verdad marcó el comienzo de una reforma total de la astrofísica e incluso estableció las bases de una ciencia propia de la física cuántica. Todo ello con el fin de ayudar al lector a comprender todas las implicaciones de los últimos descubrimientos del científico atómico Robert Moon (1911-1989), cuyo innovador modelo del núcleo rompió con todas las ataduras de la teoría estándar y volvió a infundir la teoría cuántica sobre bases epistemológicamente sólidas.

Hoy me gustaría mostrar brevemente otros dos casos de pitagóricos modernos cuyos importantes trabajos, tanto en física cuántica como en macrofísica, son paralelos a los descubrimientos del Dr. Moon y expresan las mayores tradiciones del pensamiento kepleriano que merecen ser sacadas a la luz hoy en día.

 

El Polígono de Bussard

El Dr. Robert Bussard (1929-2007) fue conocido como el padre de la cohetería termonuclear, ya que trabajó en los cohetes nucleares Rover originales para la NASA en 1955-1960 y creó el Bussard Ramjet en 1960 como un propulsor espacial interestelar alimentado por la fusión de hidrógeno a través de un campo magnético recogido en el océano de gases interestelares que proporciona al chorro un empuje iónico abundante para durar miles de años.

Diseño de un ramjet de propulsión por fusión nuclear de Bussard con un toro magnético que recoge el hidrógeno interestelar y lo fusiona mediante compresores magnéticos para generar propulsión iónica que, en teoría, proporciona las velocidades casi relativistas necesarias para los viajes interplanetarios e interestelares.

Aunque Bussard estableció el diseño del reactor de fusión Tokamak en EE.UU. mientras trabajaba como administrador principal de la Comisión de Energía Atómica, reconoció desde el principio que el diseño era una tontería que ofrecía pocas esperanzas de lograr alguna vez una energía comercialmente viable para la humanidad. Bussard pudo ver claramente que el pensamiento del modelo estándar que suponía la existencia de las “fuerzas fuertes”, las “fuerzas débiles”, la “gravedad” y el “electromagnetismo” como entidades separadas que requerían energía rápida para aplastar cosas como los “átomos” entre sí para lograr la fusión, ignoraba totalmente los principios básicos de la física. Bussard comprendió que el cuarto estado de la materia conocido como plasma (gases ionizados calentados) era un proceso de autoorganización que no requería que los átomos cargados que fluyen en él fueran “forzados” a hacer nada en absoluto, sino que sólo requería que se generaran vías de acción mínimas para inducir estados de singularidad por los que se pudiera producir de forma natural la “fusión” de átomos ligeros en átomos más pesados.

Durante el mismo año en que el Dr. Moon formulaba su modelo atómico, Bussard dio su propio salto kepleriano a las geometrías atómicas con un diseño innovador llamado Polywell [1].

El Polywell era un fusor de confinamiento electrostático inercial que utilizaba una rejilla blindada magnéticamente. Bussard descubrió que el diseño óptimo para inducir resonancias magnéticas que condujeran a plasmas autoorganizados capaces de fusionar núcleos de helio-3, deuterio, tritio o boro tenía la forma de un poliedro conocido como cubo-octaedro (un sólido arquimediano explorado en profundidad por Kepler).

A pesar de que todos los prototipos construidos con financiación de la Armada estadounidense entre 1994 y 2006 alcanzaron todos los objetivos demostrando el éxito del diseño incluso generando fusión en su último prototipo, la financiación se cortó justo en la línea de meta, lo que hizo que Bussard luchara por encontrar inversores durante el último año de su vida, con poco éxito.

 

La revolución del universo eléctrico

Una de las renovaciones más interesantes del método kepleriano ha tomado la forma de una empresa llamada Proyecto Safire dirigida por los científicos principales Montgomery Childs, el astrofísico Dr. Michael Clarage, el cosmólogo Wal Thornhill y un equipo de físicos que han rechazado la cosmología del modelo estándar newtoniano/de Copenhague en favor de un modelo más natural que asume sólo la existencia del electromagnetismo como fuerza fundamental en el universo[2].

El equipo de Safire ha reunido un laboratorio afiliado a varias universidades y laboratorios del sector privado con el objetivo no sólo de modelizar las leyes del sistema solar utilizando una concepción plasmática del Sol, sino que ha revivido el trabajo de Kristian Birkeland (1867-1917), quien se dio cuenta en 1902 de que las corrientes generadas por los plasmas en el vacío pueden explicar una miríada de fenómenos, desde la actividad del Sol hasta las auroras boreales, entre otros. Hoy en día, las corrientes de Birkland pueden encontrarse en las galaxias, en las estrellas del medio interestelar e incluso en los planetas de nuestro propio sistema solar [3].

En el modelo de universo eléctrico presentado por el equipo de Safire, los planetas ya no son vistos como rocas que giran alrededor de un sol dentro de un vacío de espacio mezclado con “fuerzas” y lleno de “bloques de construcción”, sino que son vistos como transformadores que reciben y devuelven constantemente energía del sol mediada a través de conjuntos anidados de campos magnéticos. Cada parte desempeña un papel vital dentro de un todo mayor.

Durante uno de los primeros prototipos del ánodo solar dentro de una campana (que más tarde se descubrió que había transmutado con éxito elementos que desafiaban muchos axiomas fundamentales de la física del modelo estándar), Montgomery Childs señaló:

“Cuando encendimos por primera vez la campana y empezamos a medir las frecuencias electromagnéticas y de radio del plasma, había un ritmo, como el de los latidos del corazón; estable y continuo. La resonancia es un principio en la ciencia, un principio que es a la vez universal y escalable. Me pregunto si la resonancia está jugando un papel en SAFIRE. “Y con nuestra lectura de una masa atómica de 3, también me pregunto si lo que estamos observando es algún tipo de resonancia armónica mediando una reacción nuclear – para causar la fusión. Si este es el caso, es casi como si el universo estuviera cantando”.

Al igual que las manchas de nuestro propio sol, los plasmas generados en el ánodo dentro del laboratorio Safire produjeron una corona de plasma calentado magnitudes más calientes que el núcleo [ver imagen inferior].

Desde 2016, el Dr. Michael Clarage ha sacado estas ideas de los armónicos del laboratorio y las ha aplicado a un novedoso conjunto de modelos de alambre de cobre del sistema solar que utilizan varias corrientes eléctricas que pasan por conjuntos de órbitas proporcionales a las que aparecen en nuestro propio sistema solar. El Dr. Clarage tenía curiosidad por ver si los campos magnéticos generados por las corrientes individuales que atravesaban el modelo del sistema solar inducían o no resonancias armónicas autoorganizadas.

Tratando el sol tanto en nuestro propio sistema solar como en otros sistemas planetarios como Trappist-1 y Kepler-26, el Dr. Clarage puso en escena su experimento tratando el sol como una bobina primaria que envía fluctuaciones de tensión y corriente que a su vez inducen tensión alrededor de cada planeta. A su vez, cada planeta es tratado como un transformador eléctrico que envía corrientes modificadas de vuelta al sol.

Publicando sus resultados en una serie de ensayos que se extienden entre 2016-2019, está claro que los resultados apuntan a un sí definitivo, aunque hay que admitir que se necesita más trabajo para completar la exploración y llegar a una nueva prueba de la música de las esferas dentro de un conjunto electromagnético [4].

Al igual que Kepler había abierto nuevas perspectivas al fundar la astroclimatología en su cuarto libro de la Harmonia Mundi, la psicología gestáltica con sus rigurosos estudios sobre la relación del sensorium como intermediario entre nuestras mentes y el universo objetivo del más allá, y también la física atómica con su famoso tratado de 1609 sobre el copo de nieve de seis caras, los herederos actuales de la lucha de Kepler han tendido a no encajar en ningún engranaje especializado dentro de una máquina.

Estos científicos han descubierto que esta forma de ver el universo (y la propia mente que explora dicho universo), potencia su poder para saltar los setos que separan campos de estudio aparentemente diferentes, desde la morfología, la geología, los sistemas meteorológicos, hasta la evolución de las especies, los sistemas solares e incluso las galaxias. En todos los casos, el hombre o la mujer que adopta este potente método de análisis no tiene necesidad de suponer la existencia de agujeros negros, partículas de Dios, quarks, materia oscura, energía oscura o dimensiones alternativas.

Tal explorador ni siquiera necesita asumir que la gravedad es una “fuerza” tal y como la describieron Newton o Einstein tiene alguna existencia, sino que todas las fuerzas son simplemente aspectos diferentes del mismo principio electromagnético de coherencia/armonía que impregna toda la existencia desde las mayores magnitudes galácticas hasta los niveles subatómicos más pequeños. Desde el saludable movimiento de las mentes humanas creativas hasta el flujo de la evolución creativa de la materia viva a lo largo de largas épocas, pasando por la formación y evolución de los planetas y los nuevos átomos de la tabla periódica, se puede ver que los mismos procesos fundamentales ejercen una influencia amorosa si sólo se tienen ojos para ver.

Es un hecho que un verdadero platonista no permite suposiciones ciegas como las que exigen los sacerdotes del “Modelo Estándar”, ya que se entiende que los pensamientos son afines a los templos metafísicos sagrados y que sólo se construyen sobre cimientos que se demuestran como verdaderos a través de actos creativos de la razón, siempre autorreflexivos, y nunca saltando pasos para dar suposiciones. Porque, incluso las suposiciones correctas, si no se demuestra que son verdaderas, crean defectos estructurales en nuestro templo que pueden ser tolerables durante un corto periodo de tiempo, pero siempre llevarán al colapso.

Sólo a través de este proceso, el ser infinitesimal que representa cada persona no sólo accede al reino infinito, ilimitado y eterno de la verdad, sino que también toca en cierta medida la mente del creador.

Cuando se le pidió que describiera este método de pensamiento libre de axiomas que generaba “realidades inteligibles” en las que debía fundarse el verdadero conocimiento (frente a la mera opinión), Platón dijo

“Me refiero a lo que la propia razón establece por el poder de la dialéctica, tratando sus supuestos no como principios absolutos, sino literalmente como hipótesis, apuntalamientos, bases y trampolines, por así decirlo, para permitirse elevarse al principio de todo, que no admite hipótesis. Una vez alcanzado ese nivel, la razón desciende apoderándose de todas las consecuencias que dependen de este principio, hasta la última conclusión, sin servirse nunca de ningún objeto de la percepción sensorial, sino yendo únicamente de Idea en Idea, para terminar con una Idea.”

 

Notas a pie de página

[1] Para más información sobre el Polywell, véase: http://www.polywellnuclearfusion.com/

[2] Para más información sobre este proyecto, véase www.safireproject.com

[3] Birkeland fue también el primer científico que postuló que, en lugar de estar vacío, la sustancia que “llenaba” todo el universo era un vasto océano de plasma, diciendo en 1913 “Parece ser una consecuencia natural de nuestros puntos de vista suponer que todo el espacio está lleno de electrones e iones eléctricos voladores de todo tipo. Hemos supuesto que cada sistema estelar en las evoluciones arroja corpúsculos eléctricos al espacio. No parece, pues, descabellado pensar que la mayor parte de las masas materiales del universo se encuentra, no en los sistemas solares o en las nebulosas, sino en el espacio “vacío”.”

[4] Las cuatro primeras fases del experimento en curso del Dr. Clarage pueden verse en los siguientes enlaces: https://mclarage.blogspot.com/2019/06/other-solar-systems-as-electrical_8.html

https://mclarage.blogspot.com/2018/07/the-solar-system-as-electrical.html

https://mclarage.blogspot.com/2017/08/solar-system-as-electrical-transformer.html

https://mclarage.blogspot.com/2016/08/the-solar-system-as-electrical.html

 

El empirismo británico aristotélico impuesto por cultistas rosacruces es el origen de la crisis epistemológica de la ciencia y el mal al que nos enfrentamos hoy en día

 

Fuente:

Matthew Ehret, en Rising Tide Foundation: Some Additional Words on Today’s Pythagorean Revival- From Bussard’s Polywell to the Safire Project. 22 de septiembre de 2022.

 

 

Te puede interesar

Contenidos

Aunque Xi Jinping ha sido comparado propagandísticamente con Mao Zedong en Occidente, el veterano político australiano Kevin Rudd cree que la visión del mundo...

Contenidos

En un discurso reciente, el filósofo y místico Alexander Dugin conceptualizó la guerra actual de la OTAN contra Rusia en Ucrania en el ámbito...

Ciencia y Tecnología

En este artículo, el poeta David Gosselin ofrece una revisión sobre la estructura de las técnicas hipnóticas del siglo XX que dan forma a...

Contenidos

Nota del editor: En su libro “El marxismo no es de izquierdas”, Carlos X. Blanco entiende que al marxismo hay que pulirle del materialismo...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY