Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Alexander Dugin: El ajedrez de la guerra

En su artículo “El ajedrez de la guerra” el filósofo ruso e ideólogo eurasianista Alexander Dugin explica cómo desde la óptica conceptual de la guerra, Ucrania es un tablero de ajedrez y todo se decide fuera de ella y al margen de ella. Las relaciones entre las principales macrofiguras de esta guerra de ajedrez (tres polos negros y tres polos blancos) determinarán si se convierte en la última guerra de la humanidad. Todo depende de estas figuras, de su interacción, correlación, llenado de sujetos y objetos, voluntad, determinación, recursos y convicción interior de su rectitud.

 

 

Por Alexander Dugin

Echemos un vistazo a los principales actores de la guerra que se desarrolla en Ucrania. Aquí podemos referirnos a la metáfora del “tablero de ajedrez geopolítico” introducida por Zbigniew Brzezinski. Obviamente, el territorio de Ucrania, y en cierta medida el de Rusia, es un “tablero de ajedrez” en el que se desarrolla la confrontación geopolítica mundial. Al mismo tiempo, la propia Kiev, como todo el mundo ha comprendido desde hace tiempo, no tiene independencia ni subjetividad: es simplemente una herramienta que los principales actores, principalmente los que juegan contra Rusia, mueven a su discreción. Como cualquier metáfora, el esquema de “ajedrez geopolítico” que proponemos tiene ciertamente debilidades y limitaciones, pero si ayuda a arrojar luz sobre lo que está ocurriendo, esto justifica por sí solo su existencia.

 

El ajedrez del Apocalipsis

Cualquier esquema simplifica en exceso el panorama real, pero intenta poner de relieve las tendencias subyacentes y los centros de poder verdaderamente decisivos. Evidentemente, Rusia está ahora en guerra con el Occidente colectivo y son estas dos instancias geopolíticas las que podemos tomar como los dos inicios opuestos. Que Rusia representa a los blancos y el Occidente colectivo representa a los negros.

Dentro de los negros, están surgiendo los contornos de varios polos poderosos e influyentes. Puesto que estamos hablando de ajedrez geopolítico, podemos imaginar cada polo como una especie de pieza, que tiene su propio plan, su propia lógica, su propia estrategia, sus propios objetivos en la guerra. Al mismo tiempo, cada pieza geopolítica está limitada en sus acciones por las demás piezas, tanto blancas como negras, propias y del adversario.

Se proponen tres figuras principales para cada bando, blanco y negro. Pero estas figuras principales generalizan un enorme número de centros de decisión secundarios, grupos de análisis y de expertos, redes de influencia, etc. Estas son las macrofiguras de la partida de ajedrez geopolítico de la guerra de Ucrania, que, de hecho, podría degenerar fácil y rápidamente en la Tercera Guerra Mundial. El conflicto actual se identificaría así como su precursor o su primera fase. En caso de que no degenere en la Tercera Guerra Mundial, la implicación de actores globales y la escala global hacen a cada macrofigura responsable del destino de la humanidad. Cada movimiento de una macrofigura, en las circunstancias actuales, está preñado de Armagedón. La probabilidad de un enfrentamiento nuclear directo entre Rusia y el bloque de la OTAN con el uso de armas nucleares estratégicas es el telón de fondo sobre el que se está jugando la partida de ajedrez en el tablero de Ucrania (Rusia occidental). Estamos, pues, ante el “ajedrez del Apocalipsis”.

 

Los centros de las negras

Con negras podemos distinguir tres macrofiguras principales, que no son simétricas entre sí, pero cada una de ellas tiene un grado de soberanía suficiente para influir activamente en el curso de todo el enfrentamiento. Las hemos denominado de la siguiente manera:

El partido de la victoria completa e inmediata sobre Rusia.

El partido de la victoria retardada sobre Rusia.

El partido de la indiferencia hacia Rusia.

Las dos primeras macrofiguras representan las facciones de los globalistas que ahora tienen el control casi completo de las élites atlantistas de EEUU y la UE, ambas en camino hacia el gobierno mundial y en esto no tienen contradicciones. Sólo difieren en la rapidez y radicalidad de las medidas necesarias para alcanzar su objetivo común. Tanto el Partido de la Victoria Inmediata sobre Rusia como el Partido de la Victoria Diferida están firmemente comprometidos con un mundo unipolar, comprometidos con la ideología liberal globalista y con el mantenimiento a toda costa de la hegemonía occidental a escala mundial. En esencia, son una misma fuerza, pero sus dos polos -el partido de la victoria negra inmediata y el partido de la victoria negra diferida- difieren significativamente en su valoración de la situación, los métodos y las formas de alcanzar el objetivo.

 

El partido de la victoria total e inmediata sobre Rusia

La parte más radical de los globalistas insiste en aprovechar la situación y lo que consideran la importante debilidad de Rusia demostrada en la guerra ucraniana (muchos creen sinceramente que “Rusia ya ha perdido”), para poner fin a la situación, infligir una derrota total y aplastante a Rusia, obligarla a una rendición incondicional y, a continuación, sumirla en un caos sangriento y asegurar el colapso de la Federación Rusa a lo largo de todas las posibles líneas de fractura: sociales, étnicas y confesionales, territoriales.

Esta macrofigura está representada ante todo por los servicios secretos británicos, que actúan en estrecha conexión con ciertos centros neoconservadores estadounidenses (Kagan, Nuland, Kristol) y con los círculos del Pentágono y de la CIA próximos a ellos.

Desde el punto de vista de estas instituciones, Rusia es extremadamente débil y pende de un hilo en todos los aspectos. El estancamiento de los frentes, la indecisión o el aplazamiento permanente de las reformas de movilización, la alta tolerancia de la oposición política y antibelicista en el seno de las élites, la confusión en el seno del mando militar, la confusión de la sociedad, los efectos de las sanciones y la necesidad de buscar una sustitución inmediata de las importaciones, la falta de una ideología coherente, la falta de una voluntad estratégica clara de ganar… todo ello son signos de que Rusia está al borde del abismo y de que, si se le presiona con fuerza, se derrumbará. Esta es la razón por la que la primera macrofigura de los negros -el partido de la victoria completa e inmediata sobre Rusia- está planeando y ejecutando los pasos más drásticos de esta guerra: aquí es donde se planean y ejecutan los ataques terroristas contra los territorios rusos, los asesinatos, los bombardeos, los ataques con vehículos aéreos no tripulados, los ataques contra el antiguo y el nuevo territorio ruso, incluidos los ataques contra objetivos civiles en los territorios fronterizos rusos, donde se planea y ejecuta la operación para volar los arroyos del norte y volar el puente de Crimea. Este es el polo negro que pretende saturar al máximo el régimen títere de Kiev con todo tipo de armas, suministrar balas de uranio empobrecido, realizar nuevos atentados terroristas a gran escala en capitales y ciudades rusas, radicalizar a la oposición interna rusa y reclutar a su personal para el levantamiento armado, la formación de GDR, etc.

Ni negociaciones con Rusia, ni alto el fuego considerado por este polo. Rusia está atrapada en una trampa estratégica cuidadosamente colocada y hay que ocuparse del oso herido ahora e inmediatamente, por cualquier medio necesario.

Este polo aboga por una escalada parabólica de las hostilidades, utilizando todo el espectro de medios y de forma acelerada.

El principal argumento de esta macrofigura es la suposición de que bajo ninguna circunstancia Putin utilizará armas nucleares (NSNWs), o para el caso armas nucleares estratégicas (TNWs), y la probabilidad de utilizar armas nucleares tácticas (TNWs) no es fatal desde la perspectiva de este grupo. Cualquier sugerencia de que Moscú está preparado para responder con armas nucleares en el caso extremo es considerada por este grupo negro como un farol, porque, en su opinión, el régimen existente, en ausencia de una ideología brillante, simplemente no es orgánicamente capaz de dar este paso.

Este mismo polo emplea activamente estrategias de red, supervisa la IPSO y modera estrategias de ingeniería social para la sociedad rusa, explotando hábilmente cualquier fallo en la política rusa de información e Internet. Puede decirse que orquesta olas de terror mental utilizando una variedad de métodos -incluyendo muchos canales de noticias que supuestamente son de naturaleza “neutral” y “objetiva”.

Este polo desempeñará un papel importante en el contraataque planeado por Kiev y reclama el liderazgo total de la operación.

El objetivo -la destrucción de Rusia- se logrará de forma rápida y contundente, y en el menor tiempo posible. Se permitirán atentados terroristas masivos con gran número de víctimas civiles e incluso ataques con misiles contra Moscú.

 

El partido de la victoria tardía sobre Rusia

La segunda macrofigura es el partido de la victoria tardía sobre Rusia. Aquí la valoración del estado de cosas es ligeramente diferente a la de la primera macrofigura. Este grupo cree, al igual que el primero, que Rusia “ya ha perdido” en esta guerra: los ataques contra el centro de Ucrania, e incluso Kharkiv y Odessa, han flaqueado, el frente se ha estancado incluso en el Donbass, las sanciones han aislado económicamente a Rusia de Occidente, la indecisión de las reformas patrióticas ha debilitado aún más a Moscú. En esta situación, el programa mínimo, según este polo negro, se ha cumplido. Los países de Occidente han vuelto a unirse en torno a la OTAN bajo el mando de Estados Unidos, el globalismo ha vuelto a reforzar su posición. Por consiguiente, ha llegado el momento de pasar el conflicto a la fase a largo plazo. Cuanto más dure el “statu quo”, más se debilitará Rusia. Y entonces, los procesos destructivos comenzarán por sí solos: se dejarán sentir los efectos de las sanciones y las dificultades para organizar importaciones paralelas y la sustitución de importaciones; las crecientes bajas de la guerra minarán la confianza en el gobierno; y, si no nos damos prisa y vamos demasiado lejos, la propia Rusia, como una fruta madura, caerá a los pies de los globalistas. En realidad, la guerra ya ha sido “ganada” por Occidente, y Ucrania era y sigue siendo sólo material prescindible en esta partida de ajedrez geopolítico: se ha sacrificado un peón (y ni siquiera hasta el final), y la situación general ha mejorado mucho.

El General Mark Milley, Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de EEUU, es un buen ejemplo de esta posición.

La segunda macrofigura de Black también se orienta hacia la derrota final de Rusia, pero sólo gradual y retardada. El inicio de negociaciones de paz, preferiblemente en términos desventajosos para Rusia -vergonzoso- y la prolongación de la guerra durante un largo período, e incluso cierta connivencia con los rusos en áreas locales, son permisibles aquí.

Y sobre todo: la segunda macrofigura no está segura de que en una situación crítica -por ejemplo, en caso de un ataque decisivo y precipitado de las tropas de Kiev contra territorios rusos- Putin no vaya a utilizar armas nucleares, incluidas las NSNW. Se supone que puede tratarse de un farol, pero si no, puede resultar demasiado tarde. Entonces, ¿por qué arriesgarlo todo, la destrucción del planeta, sólo para conseguir lo que quieres un poco más rápido de lo que lo conseguirás de todos modos?

Esta es la posición del propio Biden y de la mayor parte de su administración (excepto los neoconservadores extremos). Y esta es la razón por la que algunas publicaciones de la prensa estadounidense controlada por la Casa Blanca niegan la responsabilidad de los atentados terroristas en Rusia, la explosión del Nord Stream y la escalada en general. El hecho de que la responsabilidad se traslade a Kiev debe considerarse un eufemismo, una figura retórica. Por supuesto, el significado es otro: los moderados están apuntando -a través de Kiev- a la primera macrofigura de los negros, es decir, el partido de la victoria total e inmediata sobre Rusia

¿Cuál es la relación entre estas macrofiguras? No es fácil establecerla con certeza. En algunos aspectos son solidarias: en su deseo de derrotar a Rusia, de perturbar la multipolaridad y de preservar la hegemonía del Occidente globalista. En otros aspectos difieren. Pero en cualquier caso son dos personajes diferentes. Tienen dos visiones y dos agendas diferentes. No existe una jerarquía clara entre ellos: cada uno sigue su propio camino, según sus propias valoraciones, métodos y posibilidades. Podría parecer que el equilibrio entre la primera y la segunda pieza se desplaza periódicamente en una u otra dirección.

De nuevo, la imagen del ajedrez nos ayuda aquí. Cada una de las piezas se mueve según su propio algoritmo. Una se orienta hacia la escalada, la aceleración y el desprecio de las reglas. La otra actúa con más cautela, tratando de mantener la escalada bajo control y dispuesta a prolongar el proceso, segura de los resultados ya conseguidos y de la probabilidad de obtener lo que desea (el colapso de Rusia como potencia soberana) en el curso natural de los acontecimientos, que, por supuesto, Occidente debería facilitar activamente.

 

La fiesta de la indiferencia

Existe también una tercera macrofigura entre los negros. Es mucho menos influyente que las dos primeras, y no tiene nada que ver con influir directamente en el curso de los acontecimientos. Pero está ahí, y no puede ser ignorada. Estamos hablando de la posición de aquellas fuerzas políticas estadounidenses que no identifican los intereses de EEUU con el globalismo, no se basan en las reglas de la geopolítica atlantista (donde el principal objetivo de la civilización anglosajona del mar es una victoria aplastante sobre la civilización euroasiática de la tierra, es decir, la Rusia soberana) y, por tanto, son indiferentes a Rusia, que, según un análisis sobriamente pragmático, no amenaza los intereses nacionales de EEUU -ni en el ámbito militar ni en el económico- en general. Si abandonamos la ecuación “EEUU=globalismo, hegemonía mundial y liberalismo”, que comparten las dos primeras macrofiguras negras y que rechaza el tercer grupo, la actitud hacia la guerra de Ucrania cambia inmediatamente. El resumen de esta actitud es el siguiente: Estados Unidos no está interesado en absoluto en esta guerra, y la obsesión por la rusofobia está vinculada a los intereses privados de las élites globalistas que utilizan a Estados Unidos y a los países europeos de la OTAN para sus propios intereses corporativos.

Esta es exactamente la posición expresada por el expresidente estadounidense Donald Trump. Sus afirmaciones de que si vuelve a ser presidente de EEUU, el conflicto en Ucrania cesará inmediatamente no son jactancia, sino puro realismo. Una vez que el Occidente colectivo abandona la feroz partida de ajedrez contra Rusia, todo el drama se vuelve insignificante y EE.UU. pasa a ocuparse de otros problemas -más agudos-, como la rivalidad económica con China, la crisis financiera y de emigración en los propios EE.UU., etc.

Entre las figuras negras, ésta es ahora la posición más débil. Su influencia es muy limitada. Pero con la proximidad de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2024, su influencia podría aumentar. También por razones pragmáticas, es probable que los republicanos, en su oposición a la política ucraniana de Biden, recurran a este tipo de lógica realista. No hay la más mínima simpatía por Rusia detrás de tal posición, pero objetivamente reduciría drásticamente las tensiones y llevaría a una desescalada.

Entre los propios republicanos, la lógica de Trump no es la única, y algunos neoconservadores apoyarán el escenario atlantista. Pero ya para los intereses intracorporativos de la política estadounidense, la carta ucraniana está tan firmemente asociada a los demócratas y a Biden que no tiene ninguna posibilidad de ser retomada por los republicanos en la polémica preelectoral.

Por lo tanto, puede predecirse con cautela que para el otoño de 2023, y especialmente si Rusia gestiona la próxima ofensiva, el papel de la tercera macrofigura negra aumentará gradualmente.

Obviamente, semejante rumbo de la política exterior estadounidense, basado en el realismo y el interés nacional de Estados Unidos como potencia, cambiará por completo la estrategia de la partida de ajedrez hacia el lado negro, aunque se mantendrá la influencia de las otras macrofiguras. Será ya una partida completamente diferente, y no es casualidad que el régimen de Kiev deteste todo lo relacionado con Trump. La fuerza del tercer partido -el partido de la indiferencia hacia Rusia- significará el fin de la Ucrania moderna.

 

Las macrocifras de los blancos: el partido de la derrota inmediata

Pasemos ahora a las blancas y sus macrocifras. También en este caso pueden distinguirse tres “partidos” simétricos. Corresponden en parte a las macrofiguras de los negros, pero difieren de ellas en algunos aspectos. Convencionalmente pueden denominarse de la siguiente manera:

El partido de la derrota inmediata de Rusia.

El partido de la derrota retardada de Rusia.

El partido de la victoria.

El Partido de la derrota inmediata está formado por la oposición liberal radical -las estructuras de Navalny que se han convertido en terror abierto (Darya Trepova), los viejos emigrados políticos (Jodorkovski, Kaspárov, etc.), representantes de la nueva emigración política (Chubais), emigrados económicos (Darya Trepova), etc. ), representantes de la nueva emigración política (Chubais), económica (Fridman, Aven), artística (Pugacheva, Galkin), víctimas de la ingeniería social del enemigo, hipnotizados por el lema “no a la guerra”, y, por último, agentes directos de Occidente en diversas estructuras gubernamentales y sociales, cada vez más activos en el sabotaje directo, organizando DRG, proporcionando al enemigo información valiosa, etc.

Ahora bien, esta macrofigura se designa políticamente como algo inaceptable, pero su profundo arraigo en la sociedad y el Estado a lo largo de los últimos 30 años de orientación directa de nuestro país hacia Occidente es tan amplio que la oposición a ella hasta ahora sólo se refiere a la punta del iceberg. Las redes liberales de agentes de influencia impregnan Rusia y los negros cuentan en su juego geopolítico con esta figura blanca como uno de los principales factores de su estrategia. Esta figura es “blanca” sólo formalmente, en el sentido de que son rusos, medio rusos o antiguos rusos. En realidad, en términos de orientación geopolítica, los liberales y occidentales, tanto los que ya se han ido como los que aún tienen que irse, sirven a los intereses de los negros. Así es como los jockeys corruptos pierden deliberadamente las carreras y los boxeadores corruptos pierden los combates. La primera macrofigura de los blancos, el Partido de la Derrota Inmediata, juega esencialmente a favor de los negros en todo. Y no sólo las negras en general, sino específicamente el Partido de la Victoria Inmediata de las negras, la primera macrofigura negra. De hecho, esta figura “blanca” está controlada por una pieza negra.

A esto aludió explícitamente el difunto geopolítico atlantista Brzezinski, cuando a mi pregunta sobre el ajedrez geopolítico respondió que “el ajedrez es un juego para uno, no para dos”. Brzezinski estaba acostumbrado a jugar para las negras y mover las piezas blancas. Este es exactamente el estado de la élite rusa antes del OMU. Estaba gobernada por Occidente. Pero después de la OMU, este modelo se hizo más inaceptable y las élites liberales que parecían “blancas” surgieron finalmente como figuras gobernadas por los negros.

De ahí la aparición de representantes directos del MI6 como Hristo Groziev junto con sus subordinados (Navalny y su entorno) en vísperas del OMU. Los liberales se quitaron la máscara y se revelaron como agentes directos del enemigo en un conflicto mortal.

Cabe preguntarse, sin embargo, si los representantes del partido de la derrota inmediata de Rusia son plenamente conocidos, identificados y etiquetados en consecuencia. Evidentemente, no todos. Pero esta es una cuestión que debería plantearse a las estructuras pertinentes. Y para abordarla a fondo, sería necesario reconstituir el SMERSH o algo similar.

Es importante tener en cuenta que la élite gobernante en los años noventa eran predominantemente liberales radicales occidentales, y aunque algunos de ellos pueden haber cambiado sinceramente de opinión durante el curso soberanista de Putin, la experiencia no puede haber sido en vano.

 

El partido de la derrota diferida de White

La segunda macrofigura de White es el partido de la derrota diferida. Se trata de la parte de la élite rusa que profesa una doble lealtad: por un lado, este grupo es leal a Putin y reconoce la legitimidad de su orientación hacia la soberanía y el multipolarismo, lo que significa que apoya la Operación Militar Especial y aspira formalmente a la victoria. Pero, por otro lado, la orientación principal de este grupo sigue siendo el Occidente liberal moderno, su cultura, códigos, tecnologías, prácticas y tendencias. Por lo tanto, esta macrofigura ve la ruptura con Occidente como una catástrofe y prevé el fin del conflicto lo antes posible y el inicio de procesos para restablecer los lazos rotos. Esta segunda macrofigura de Blanco no está dispuesta al sabotaje directo, el espionaje y la actividad terrorista contra las autoridades. Además, entiende que la soberanía es un valor y que su pérdida completa significaría también su propia desaparición como élite leal. Pero el partido de la derrota diferida no ve a Rusia como una civilización, no está dispuesto a sacrificarlo todo por el frente y no ve un futuro para el país fuera de Occidente.

El SMO ha sido un desastre para esta macrofigura, pero a diferencia del partido blanco de la derrota inmediata, sus representantes se ven obligados a permanecer leales a Putin y al país.

Es una agrupación muy seria e influyente dentro del gobierno ruso. Es en parte simétrica al partido de la victoria diferida de los negros. Sus representantes aceptarían las propuestas más desagradables de Occidente en nombre de la paz. Pero como el partido de la victoria inmediata de los negros no les deja ninguna posibilidad, se ven obligados a trabajar por la guerra y a apoyar la Operación. Las conversaciones privadas recientemente publicadas de algunos miembros de la élite describen claramente el estado de ánimo de este grupo: no creen en la victoria, maldicen al OMU, lamentan con lágrimas los viejos tiempos anteriores a la guerra y están dispuestos a aceptar casi cualquier condición para poner fin al conflicto. Al mismo tiempo, se ven obligados a adoptar una postura oficialmente “patriótica”, ya que ésta se ha convertido en la norma de lo políticamente correcto en la propia Rusia.

El partido de la victoria aplazada en Estados Unidos y Occidente en general se apoya en gran medida en el partido de la derrota aplazada en Rusia, ya que está bloqueando activamente la plena movilización pública y las reformas patrióticas decisivas que deberían haberse llevado a cabo hace tiempo, incluida la proclamación de una ideología coherente y cohesionada. Sin embargo, esta macrofigura, a diferencia de la primera, que de hecho no es blanca en absoluto, sigue estando del lado de Rusia, y en una confrontación directa y dura, y especialmente frente a otra macrofigura del enemigo (el partido de la victoria negra inmediata), también se verá obligada a actuar según la lógica de la guerra que se libra contra ella.

 

El partido de la victoria

La tercera macrofigura de los blancos es el Partido de la Victoria. Tiene una presencia bastante amplia en la sociedad rusa; en cambio, ha sido absolutamente minoritaria en la élite dirigente hasta hace muy poco. Se trata de patriotas acérrimos y partidarios de Rusia como civilización original, portadores de valores tradicionales que simpatizan con la misión y la identidad histórica de Rusia: su religión, su pueblo, su soberanía.

El OMU puso en primer plano al Partido de la Victoria y son sus valoraciones, percepciones y desciframientos del conflicto radical con el Occidente colectivo los que se han convertido, de hecho, en la versión oficial de lo que está ocurriendo. Los representantes de la segunda macrofigura blanca se ven obligados a repetir esta versión, a veces de forma contundente.

El Partido de la Victoria se centra en la oposición frontal a Occidente, para llevar el SMO a su conclusión lógica y cimentar firmemente las condiciones estratégicas de un mundo multipolar en el que la hegemonía occidental no tiene cabida. Es esta macrofigura la que ve el conflicto militar con Occidente como un momento decisivo en la batalla por el próximo orden mundial y como el cumplimiento de la misión histórica de Rusia. El Partido de la Victoria ve el conflicto no como una confrontación coyuntural o una disputa regional, sino como una guerra de civilizaciones. Para el Victoria, por tanto, Rusia, el Estado y la sociedad, deben tomar todas las medidas necesarias y pagar cualquier precio. El estallido del SMO, independientemente de las razones, fue la batalla final por la soberanía y la existencia histórica de Rusia. Por lo tanto, son necesarias reformas patrióticas inmediatas y la movilización total del gobierno y la sociedad. Y desde el punto de vista de este partido, el uso de armas nucleares, dada la gravedad de la amenaza para Rusia, y especialmente en caso de un escenario de hostilidades negativas, está metafísicamente justificado y no es en absoluto un farol.

El Polo Blanco aún no es actualmente el polo de élite dominante, y el Partido de la Derrota Diferida lo supera en varios aspectos administrativos. Dicho esto, el peso del Partido de la Victoria no deja de aumentar y, a nivel del discurso oficial en Rusia, son su programa, su estrategia y su evaluación de la situación los que se consideran normativos.

En cualquier caso, esta macrofigura del ajedrez geopolítico está presente, contrastada y distinguible.

 

Consolidación

Reduzcamos ahora nuestra propuesta de clasificación de actores a un esquema general.

 

ajedrez de la guerra

 

Cada macrofigura tiene ante sí una imagen bastante clara de lo que está ocurriendo, con la que todas las demás figuras están de acuerdo en principio. Es decir, todas actúan según determinados algoritmos, que están inscritos en la estructura objetiva de la confrontación, sobre la que no se hacen ilusiones. Todos entienden quién lucha con quién y por qué objetivos.

Ucrania es sólo un territorio, un tablero de ajedrez, con sus propias características, topografía y topología, pero es un puro fondo. No es ni una figura ni un sujeto. Todo se decide fuera de ella y al margen de ella.

Los procesos militares, políticos, económicos, sociales, diplomáticos, informativos y tecnológicos están estrechamente interconectados y forman un sistema bastante ordenado, a pesar de la espontaneidad de la guerra. Las 6 macrofiguras permiten comprender cómo están configurados estos sistemas y cómo están interconectadas sus diferentes partes.

Pero este acuerdo general con el marco geopolítico objetivo no va más allá. Cada sujeto del proceso de toma de decisiones se mueve según su propia lógica y el hecho mismo de este movimiento es capaz de cambiar el cuadro completo en determinadas circunstancias. Por ejemplo, la decisión sobre la movilización parcial en Rusia, su calendario e incluso sus detalles, afecta a todo el sistema. Obviamente, el partido de la derrota retardada en Rusia resonó mejor en el Occidente colectivo, pero una vez que se produjo, los acontecimientos empezaron a desarrollarse a un ritmo diferente. Lo mismo puede decirse de las demás decisiones importantes de esta guerra: ofensivas, retiradas, defensas, ataques, atentados terroristas, bombardeos de objetivos militares y civiles en territorio enemigo, etcétera. Lo irregular de la situación es que el territorio del verdadero enemigo en esta guerra -el Occidente colectivo- permanece perfectamente seguro por ahora, mientras que en el territorio de Rusia el enemigo está golpeando, hasta el reciente ataque con UAV contra el Kremlin.

En este diagrama, podemos analizar más a fondo la relación de los tres polos negros entre sí, y esto nos dará una imagen más clara del vector general, teniendo en cuenta el momento político en EE.UU. y los procesos más secundarios en los países de la OTAN – Europa y Turquía. También podemos fijarnos en la relación y el equilibrio de las tres macrofiguras blancas. De nuevo, existe una dinámica definida vinculada al mismo momento político, pero ya dentro de Rusia. Por último, es posible analizar cómo se relacionan las actitudes, decisiones y acciones iniciadas por cada polo de un bando (el bando negro) con las actitudes, decisiones y acciones similares del otro (el bando blanco). Pero esto requiere otro análisis más detallado. Por ahora, basta con destacar y describir brevemente las principales macrofiguras de esta guerra de ajedrez, que podría convertirse en la última guerra de la humanidad. Todo depende de estas figuras, su interacción, su correlación, su llenado de sujetos y objetos, su voluntad, determinación, recursos y convicción interior de su rectitud.

 

Juan Antonio Aguilar: La transición de un mundo unipolar a un mundo multipolar es el tema protagónico de nuestro tiempo

 

Fuente:

Alexander Dugin, en Gopolítika: El ajedrez de la guerra. 8 de mayo de 2023.

 

Contenidos

Por Mente Alternativa El logro más espectacular del viaje de Modi a Rusia no fue lo acordado formalmente, sino el acuerdo informal entre él...

Contenidos

Por Georgy Muradov Cualquier cazador sabe que una bandada de depredadores, cuando se reúne, se comporta mucho más agresivamente que los individuos que deambulan...

Contenidos

Por Mente Alternativa Durante la cumbre de la OTAN en Washington, el fabiano y primer ministro británico, Sir Keir Starmer, dijo que los misiles...

Contenidos

Por Alexander Dugin Modi y Putin han comenzado a formar el eje Moscú-Delhi, que se convertirá en uno de los pilares más importantes del...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram