Si algo caracteriza a la élite global es que siempre planea cualquier acontecimiento mundial con mucho tiempo de anticipación, y apuesta también por diversos desenlaces, más allá de las variaciones que puedan darse sobre y bajo el tablero de juego. Mientras a nosotros nos mantienen divididos y creyendo que la disputa es entre “el bien y el mal”, entre “satanistas y cristianos”, entre “globalistas y nacionalistas” o entre “izquierda y derecha”, ellos saben que el juego es multipolar. Pues la élite juega al bridge (política del cielo) y no al ajedrez, y la mayoría de las veces ellos mismos crean o financian a bandos aparentemente antagónicos para confundir a la gente a través de la paradoja y la emulación de escenarios apocalípticos, ya que de ese modo ellos ganan tiempo para implementar su agenda mientras desgastan al público general. Es por esta situación de incertidumbre prediseñada que, incluso en la prensa alternativa, podemos encontrar versiones muy distintas sobre las implicaciones de un hecho tan contundente como la declaración de emergencia nacional en los EE.UU. el pasado viernes 15 de febrero de 2019. Desde hace tiempo, diversas fuentes predijeron la declaración del estado de emergencia como parte de un “Plan de emergencia para detenciones masivas y tribunales militares contra el estado profundo de los EE.UU.” (Wilcock, septiembre 2018). En su más reciente informe, Benjamín Fulford advierte que mientras el gobierno estadounidense —en bancarrota— se vio obligado a emitir bonos falsos la semana pasada para fingir que no está en quiebra, y las Fuerzas Especiales fueron puestas en acción tras la declaración de una emergencia nacional, por lo que ahora Donald Trump “podrá dirigir operaciones militares en ciudades para eliminar operaciones de bandera falsa, arrestar a miembros del Cabal y agentes extranjeros, cerrar bases en el extranjero, conseguir que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército construya un muro, ordenar a las tropas el regreso a casa y hacer de dominio público el tema de los tribunales militares.” Esto se escucha fantástico. Pero al enfocarse en la purga del Estado Profundo estadounidense, algunas fuentes suelen desentenderse de las graves implicaciones de la política intervencionista que Trump mantiene en el extranjero y que responde claramente a los intereses de Israel, de los Rothschild y de la Nobleza Negra en contradicción total con la filosofía no intervencionista de GESARA y NESARA. Karen Hudes y especialmente Daniel Estulin son de los pocos analistas que ha explicado mediante modelos conceptuales contundentes cómo “Donald Trump representa el más reciente y desesperado intento de una parte de los círculos de la élite global para sobrevivir al armagedón económico.” En una entrevista en 2017, Estulin se refirió a los círculos que quedan del imperio británico, los Rothschild, la vieja aristocracia europea, la aristocracia austrohúngara, la nobleza otomana, la nobleza negra veneciana, y en menor medida las agencias de inteligencia, como las facciones de la élite que iban a tratar de regresar la riqueza a la gente, no porque sean buenos sino porque no quieren dar pie a una carnicería mundial. “Sólo en esta ocasión sus intereses van con los nuestros. Y en el bando enemigo están los Clinton, los Rockefeller, los banqueros trasnacionales que son la corporación ilimitada del planeta, los globalistas no estadounidenses, o los círculos de poder estadounidense, George Soros, Hollywood, etc.” Pero todos estos grupos también tienen sus propias agendas e intereses, y es por eso que otras fuentes también contemplan la posibilidad de que la declaración de emergencia nacional podría ser el preludio a una posible guerra mundial visible como consecuencia de la todavía vigente política intervencionista estadounidense y del doble juego de Donald Trump. Christopher Greene, por ejemplo, advierte que un inminente apagón de emergencia podría llegar a América del Norte mediante diversos escenarios de guerra electromagnética (EMP) con China, Irán, Corea del Norte o Rusia, según advierte un informe de la ahora extinta Comisión del Congreso para evaluar la amenaza a los Estados Unidos por ataques de EMP. Y otra posibilidad es que no suceda nada; que Trump simplemente haga uso de los poderes que le confiere el estado de emergencia para terminar de construir el muro con México, y así poder cumplir una de las promesas de campaña que le ayudarían a reelegirse mientras continúa negociando la bancarrota de los EE.UU. y el sistema financiero fiat y mientras sigue postergando el reseteo monetario global para cocinar a fuego lento a la facción globalista mientras le da tiempo a la nobleza negra y a los cabalistas para posicionarse al frente en la transición. Daniel Estulin ya ha advertido cómo “los cabalistas están guiando el futuro a través del conflicto y desmontaje de la masoneria (liberales) y la aristocracia (conservadores).” Esta información ha sido confirmada por el medio de divulgación The Portal, donde se escribe que “las familias de la Nobleza Negra y los jesuitas están sacrificando a las facciones Rothschild y Rockefeller para sobrevivir intactos a la transición, y la actual división política cumple exactamente ese propósito.” De cualquier forma, con tantos intereses de por medio, no cabe duda que Trump está en el poder tanto para implementar el reseteo económico como para permitir a ciertas facciones de la élite a sobrevivir al mismo. ¿La pregunta sigue siendo si la élite va a sacrificar grandes masas de gentiles inocentes —además de chivos expiatorios— en el proceso? Pues se sabe que los cabalistas y la aristocracia negra que respaldan a Trump son tan fanáticos al sacrificio ritual como los talmudistas del clan Rockefeller que controla al Estado Profundo estadounidense. Como apunta The Portal: “La izquierda política (controlada por los Rothschild) está más inclinada hacia el luciferismo libertario que se basa en un profundo malentendido oculto sobre el uso del libre albedrío, mientras que “la derecha política (controlada por el Vaticano) está más inclinada hacia el satanismo, que adora de manera oculta a la oscuridad como un principio. Ellos creen en el libre albedrío como un sacrificio a esa oscuridad.” Por eso, más allá de las verdaderas intenciones que se esconden detrás de la guerra secreta que tiene lugar entre las diversas facciones de la élite global, a continuación reproducimos un artículo de Amber William, publicado el 18 de febrero en al web Before it’s News, en el que describe algunas advertencias prácticas de lo que implicaría la declaración de la ley marcial en los EE.UU. y cómo prepararse para sobrevivirla.

 

 

Al declarar el estado de “emergencia nacional”, Trump se coloca en condiciones de ir más allá los límites legales de su autoridad, con más de 100 disposiciones especiales que ahora están disponibles para él, como la capacidad de cerrar muchos tipos de comunicaciones electrónicas, movilizar tropas o congelar las cuentas bancarias de los estadounidenses. Por lo pronto, el presidente ya firmó un proyecto de ley de gastos bipartidista para evitar otro cierre del gobierno el viernes. Ese proyecto de ley incluye $1.375 mil millones para su muro fronterizo, muy por debajo de los $5.7 mil millones que solicitó inicialmente. Sin embargo, tras la emergencia nacional y la aplicación de otras medidas se liberarán $8 mil millones, mucho más que los $5,7 mil millones que inicialmente exigió Trump, para liberar fondos para 234 millas del muro, dijo la Casa Blanca. ¿Qué pasaría si Donald Trump declara la ley marcial? ¿Qué pasaría con la ley marcial en los Estados Unidos?

 

¿Qué es la ley marcial?

En pocas palabras, la ley marcial se define como la suspensión de la ley ordinaria y la imposición del control directo del gobierno (y casi siempre de los militares) sobre la población. En otras palabras, el gobierno actuará como los tribunales y la policía a la vez, y utilizarán el ejército y la policía para hacer cumplir lo que deban decretar.

Es decir que un escenario de película con tanques rondando las calles y la Guardia Nacional o las unidades militares pululando y estableciendo puntos de control en ambos sentidos, no está muy lejos de lo que sería la ley marcial.

 

¿Qué pasaría si la ley marcial fuera declarada?

¿Qué pasaría si se declarara la ley marcial en su ciudad o potencialmente en todo el país? Bueno, hay una serie de cosas que sucederían cuando se produzca la ley marcial y ninguna de ellas es muy alentadora, más allá de que la ley marcial se declare oficialmente o no, como fue el caso con el huracán Katrina.

 

Suspensión de derechos constitucionales

Sus derechos constitucionales ya no lo protegerán cuando se declare la ley marcial. Esto incluye el derecho a la libertad de expresión y la libertad de religión, el derecho a una prensa libre, el derecho a un juicio rápido y, por supuesto, el derecho a mantener y portar armas. En pocas palabras, bajo la ley marcial, será como si la Constitución nunca hubiera existido. Deberá tener mucho cuidado con lo que dice y con lo que hace. Si habla en contra de las autoridades en público, se encontrará en serios problemas.

 

La propaganda estará por todas partes

Sin prensa, la única “noticia” que escuchará es lo que el gobierno quiere que escuche. En otras palabras, no escuchará más que propaganda, no solo en forma de carteles y periódicos en la calle, sino también a través de Internet y las redes sociales.

 

 

 

Las armas serán confiscadas

El gobierno actuará rápidamente para confiscar las armas de fuego porque considerarán que una población civil armada es una amenaza grave. No se dejarán armas solas. Te equivocas si crees que solo se confiscarán los semiautomáticos. También se tomarán todas las armas, incluidos los rifles de un solo disparo o las escopetas que se usan comúnmente para la caza. Esto es exactamente lo que sucedió en la ley marcial virtual durante el huracán Katrina. Las unidades de aplicación de la ley fueron de puerta en puerta y confiscaron por la fuerza cientos de miles de armas de fuego de todo tipo.

Tu mejor opción será esconder tus armas lo mejor que puedas. Hay una serie de escondites en su casa y algunas cajas fuertes de armas ocultables para ayudarse a ocultar armas. Siempre queda la opción de intentar enterrarlas en el patio trasero, pero puede estar seguro que el gobierno llamará a la puerta para recoger sus armas durante la ley marcial.

 

Otros suministros también serán confiscados

Las armas no son las únicas cosas que pueden ser confiscadas durante la ley marcial. El gobierno también podría movilizarse para llevarse comida y agua. Pero, ¿por qué harían esto?

Sencillo: para controlar a la población. Con el cierre del agua corriente y la confiscación de alimentos, las personas dependerían totalmente del gobierno para sobrevivir. Habría largas filas para proveerse la comida, el agua y los medicamentos, e incluso es posible que deba unirse a esas líneas, lo que dificultaría la supervivencia.

 

 

La Casa Blanca espera retirar los fondos de algunos lugares, incluido el efectivo de la construcción militar, los fondos de decomiso de activos en el Departamento del Tesoro y el dinero de interdicción de drogas en el Departamento de Defensa.

Los Estados Unidos pronto podrían convertirse en una España o Grecia a gran escala, al borde de la ruina financiera.

Eso es de acuerdo con Donald Trump, quien pintó un cuadro muy feo de hacia dónde se dirige este país. Trump hizo los comentarios durante una reciente aparición en Fox News “On the Record con Greta Van Susteren.”

Según Trump, Estados Unidos ya no es un país rico. “Cuando no eres rico, tienes que salir y pedir dinero prestado. Estamos tomando prestado de los chinos y otros. Tenemos hasta $16 billones en deuda.” (Nota del editor: hace poco se dijo que eran 22)

Un estado de emergencia es una situación en la que un gobierno está facultado para realizar acciones que normalmente no se permitirían. Un gobierno puede declarar dicho estado durante un desastre, disturbios civiles o conflictos armados. Dicha declaración alerta a los ciudadanos a cambiar su comportamiento normal y ordena a las agencias gubernamentales que implementen planes de emergencia. Justitium es su equivalente en la ley romana, un concepto en el que el Senado podría presentar un decreto final (senatus consultum ultimum) que no estaba sujeto a controversia.

Los estados de emergencia también se pueden utilizar como razón o pretexto para suspender los derechos y libertades garantizados por la constitución o ley básica de un país. El procedimiento y la legalidad de hacerlo varían según el país.

 

 

¿Colapsará la economía de los EE.UU.?

El tamaño de la economía de los EE.UU. le hace resistente. Es altamente improbable que incluso estos eventos puedan crear un colapso. Cuando sea necesario, el gobierno puede actuar rápidamente para evitar un colapso total.

La Reserva Federal puede evitar un colapso financiero con unas pocas llamadas telefónicas. Por ejemplo, puede usar sus herramientas monetarias contractuales para controlar la hiperinflación. La Corporación Federal de Seguros de Depósitos asegura a los bancos. Existe la posibilidad de un colapso bancario similar al de la década de 1930.

 

¿Qué tan cerca estamos de un colapso económico total?

Cualquiera de los siguientes siete escenarios podría crear un colapso económico.

Si el dólar estadounidense pierde valor rápidamente, se crearía una hiperinflación.
Una corrida bancaria podría obligar a los bancos a cerrar o incluso cerrar el negocio, cortando los préstamos e incluso retirando efectivo.

Internet podría paralizarse con un super virus, evitando correos electrónicos y transacciones en línea.

Los ataques terroristas o un embargo masivo de petróleo podrían detener el transporte interestatal. Las tiendas de comestibles pronto se quedarían sin comida.

La violencia generalizada a nivel nacional podría surgir a partir de disturbios al interior de alguna ciudad, a partir de una guerra civil, o de un ataque militar extranjero. Es posible que una combinación de estos eventos pueda abrumar la capacidad del gobierno para prevenir o responder a un colapso.

Algunos creen que la Reserva Federal, el presidente, o una conspiración internacional están conduciendo a los Estados Unidos hacia la ruina económica. Si ese es el caso, la economía podría colapsar en tan solo una semana. La economía se basa en la confianza de que las deudas se pagarán, de que los alimentos y el gas estarán disponibles cuando se les necesite, y de que a uno se le pagará por el trabajo de esta semana. Si una pieza lo suficientemente grande se detiene incluso por varios días, se crea una reacción en cadena que conduce a un colapso rápido.

Los desastres naturales podrían causar un colapso localizado. Si el huracán Irma hubiera golpeado Miami, su daño hubiera sido peor que el de Katrina. Si la ruptura del vórtice polar 2019 hubiera durado semanas en lugar de días, las ciudades se habrían cerrado. Muchos de estos fenómenos meteorológicos extremos están empeorando.

 

¿Cómo prepararse para un colapso económico?

Protegerse de un colapso es difícil. Un fallo catastrófico puede ocurrir sin previo aviso. En la mayoría de las crisis, las personas sobreviven a través de sus conocimientos, ingenio y ayudándose mutuamente.

Asegúrese de comprender los conceptos económicos básicos para poder ver señales de advertencia de inestabilidad. Una de las primeras señales es una caída del mercado de valores. Si es lo suficientemente malo, una caída del mercado puede causar una recesión.

Mantenga la mayor cantidad posible de activos para que pueda retirarlos dentro de una semana.

En cuanto al efectivo, puede no ser útil en un colapso económico total, ya que su valor podría ser diezmado. Es posible que las reservas de lingotes de oro no sean de ayuda porque serían difíciles de transportar si tuviera que moverse rápidamente. En un colapso grave, podrían no ser aceptados como moneda. Pero sería bueno tener escondidos billetes de $20 y monedas de oro, por si acaso. Durante muchas situaciones de crisis, estos son comúnmente aceptados como sobornos.
Además de su trabajo habitual, asegúrese de tener las habilidades que necesita en una economía tradicional, como la agricultura, la cocina o la reparación.

Asegúrese de que su pasaporte esté actualizado en caso de que necesite salir del país con poca antelación. Investigue los países objetivo ahora y viaje allí de vacaciones, para que esté familiarizado con su destino.

Manténgase en la mejor forma física. Conozca las habilidades básicas de supervivencia, como la defensa personal, el forrajeo, la caza y cómo encender fuego. Practique ahora saliendo en viajes de campamento. Si puede, múdese cerca de una reserva natural en un clima templado.

De esa manera, si ocurre un colapso, podrá sobrevivir en un área relativamente despoblada.

 

 

Fuentes:

Amber William / Before it’s News — Alert! National Emergency, Donald Trump Start the Clock, the Crisis Will Happen Next Month, Economic Collapse, Martial Law! The Storm Is The End Game! +Videos

Daniel Estulin — Política del cielo y los seis proyectos globales que controlan el mundo.

Daniel Estulin — Trump es una creación de los Rothschild y parte de una guerra secreta al interior de la élite global.

Benjamin Fulford — Bankrupt US government issues fake bonds in doomed attempt to keep afloat.

David Wilcock — “Plan de emergencia para detenciones masivas y tribunales militares contra el estado profundo de los EE.UU.”

Portfolio Web Global — Robert David Steele: What Trump’s About to Do Is Shocking!

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion