Beber agua fluorada durante el embarazo puede reducir el IQ en los hijos, según estudio

Agua fluorada reduce IQ infantil. Un estudio publicado el lunes en la influyente revista médica, JAMA Pediatrics, ha encontrado un vínculo entre el consumo de flúor durante el embarazo y coeficientes intelectuales más bajos en niños de Canadá. “No vamos a decir que el fluoruro es veneno ni nada de eso. Solo estamos dejando que los datos cuenten la historia”, dijo la doctoranda en neuropsicología por la Universidad de York en Toronto, Rivka Green.

El fluoruro es conocido por proteger los dientes contra las caries al fortalecer el esmalte dental. Se encuentra naturalmente en bajas concentraciones tanto en agua dulce como en agua de mar, así como en material vegetal, especialmente hojas de té. A lo largo de las décadas de 1940 y 1950, investigadores de salud pública y funcionarios gubernamentales en ciudades de todo el mundo agregaron experimentalmente fluoruro al agua potable pública; y encontraron que redujo la prevalencia de caries en aproximadamente un 60%. Hoy, el agua fluorada fluye a través de los grifos de aproximadamente el 5% de la población mundial, incluido el 66% de los estadounidenses y el 38% de los canadienses.

 

Agua fluorada reduce IQ infantil

El equipo de investigación formado por Rivka Green, Bruce Lanphear, Richard Hornung analizó los datos del programa de Investigación de Sustancias Químicas del Medio Ambiente financiado con fondos federales de Canadá, un estudio a largo plazo de mujeres embarazadas y sus hijos en seis ciudades canadienses que desde 2008 comenzó a recopilar datos diversos, desde dieta hasta niveles educativos y rastros de plomo y arsénico en la orina.

Según el estudio, alrededor del 40% de las casi 600 mujeres vivían en ciudades con agua potable fluorada; tenían un nivel promedio de fluoruro urinario de 0.69 miligramos por litro, en comparación con 0.4 miligramos para las mujeres que viven en ciudades sin agua fluorada. Tres o cuatro años después de que las mujeres dieron a luz, los investigadores les hicieron a sus hijos una prueba de coeficiente intelectual apropiada para su edad. Después de controlar variables como el nivel de educación de los padres, el peso al nacer, el consumo prenatal de alcohol y los ingresos del hogar, así como la exposición a sustancias tóxicas ambientales como el plomo, el mercurio y el arsénico, descubrieron que si los niveles de fluoruro urinario de la madre aumentaban en 1 miligramo por litro, el coeficiente intelectual de su hijo (pero no el de su hija) se redujo en aproximadamente 4.5 puntos. Ese efecto está a la par con los otros estudios recientes que analizan el coeficiente intelectual infantil y la exposición al plomo de bajo nivel.

Utilizando un método secundario para medir la ingesta de flúor (autoinformes de las madres sobre la cantidad de agua del grifo y el té rico en flúor que bebieron durante el embarazo) encontraron que un aumento de 1 miligramo por litro de fluoruro se asoció con un coeficiente intelectual de 3.7 puntos de caída de puntaje tanto en niños como en niñas. El autoinforme es un método menos aceptado porque se considera menos confiable y propenso a un retiro incorrecto. Los investigadores admiten que no están seguros de por qué existe una discrepancia sexual entre los dos métodos, aunque dicen que podría surgir de las diferentes formas en que los niños y las niñas absorben las toxinas ambientales en el útero. Para ambos hallazgos, los autores declinaron especular sobre el mecanismo exacto en el trabajo.

Los autores son plenamente conscientes de la naturaleza controvertida de su trabajo, y uno de ellos, Rivka Green, un candidato a doctorado en neuropsicología en la Universidad de York en Toronto, Canadá, dice que espera que el estudio inicie más investigaciones. “Tratamos de ser lo más cautelosos y cuidadosos posible”, dice ella. “No vamos a decir que el fluoruro es veneno ni nada de eso. Solo estamos dejando que los datos cuenten la historia.”

 

Dentrífico casero para mantener encías sanas, evitar caries y blanquear los dientes

 

Fuentes:

Rivka Green, Bruce Lanphear, Richard Hornung / JAMA Pediatrics — Association Between Maternal Fluoride Exposure During Pregnancy and IQ Scores in Offspring in Canada.

Science — Drinking fluoridated water during pregnancy may lower IQ in sons, controversial study says.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion