Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Afghanistan Papers: Por qué nunca se debe confiar en un imperio que se desmorona

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Afghanistan Papers (los Papeles de Afganistán)

Afghanistan Papers. Como advierte el geoestratega Manlio Dinucci, los documentos sobre la guerra en Afganistán desclasificados a pedido del ‎‎Washington Post revelan que el Pentágono sigue al pie de la letra la ‎estrategia de «guerra sin fin» trazada en su momento por Donald Rumsfeld y el ‎almirante Arthur Cebrowski, pues una operación que supuestamente debía durar sólo ‎semanas prosigue aún, de forma deliberada, desde hace 18 años.

Actualmente, la Administración Trump ha decidido retirar 4.000 tropas de Afganistán, pero la tentativa es engañosa, dice el ex representante para América del Norte de los Luchadores para la Libertad Afganos, Kadir A. Mohmand. Él afirma basado en fuentes contundentes que durante los últimos 18 años, “Estados Unidos y sus aliados han utilizado miles de contratistas / mercenarios privados para luchar en su guerra”, y que “esas 4.000 tropas serán reemplazadas por fuerzas paramilitares, principalmente contratistas extranjeros que tienen registros terribles de crímenes de guerra y violación de los derechos humanos”.

De esta forma, como vemos, incluso las filtraciones del ‎‎Washington Post parecen más un arma política contra el presidente en turno que una verdadera tentativa de pacificar el país afgano, pues incluso “engaña al público ya que presenta ‎la guerra como un «esfuerzo estadounidense por pacificar y reconstruir Afganistán»”, afirma Manlio Dinucci.

Y es que nunca se debe confiar en un imperio que se desmorona, ni en sus medios de propaganda. Pues cuando los periodistas hacen bien su trabajo, al complejo industrial militar le resulta difícil abrirse paso a través de guerras y fracasos, pero cuando un país depende de Hollywood para imprimir su mundo de fantasía en la mentalidad colectiva, así como de periodistas en la nómina de la CIA y editores a sueldo que censuran la información real, cualquier revelación de verdades prohibidas amenaza con derrumbar toda la fachada.

Un ejemplo claro es la forma en que el Washington Post impulsó durante años esta guerra en la que el gobierno de los Estados Unidos desperdició dos billones de dólares y mató a más de tres mil estadounidenses y más de 150,000 afganos, mientras que un auténtico crítico del imperio como el estadounidense Ron Paul se ha referido a la guerra de Afganistán como “el crimen del siglo”.

Pero, además, Ron Paul se queja de que Estados Unidos haya “malgastado al menos medio año en la farsa del impeachment de Donald Trump… mientras que uno de los mayores crímenes en la historia de Estados Unidos quedará impune”. Pues desde su óptica “ninguno de los mentirosos en los ‘Papeles de Afganistán’ será llevado ante la justicia por sus crímenes” y “ninguno de los tres presidentes involucrados (Bush, Obama y Trump) será llevado a juicio por estos altos delitos reales”.

 

Documentos prueban que Bush, Obama y Trump mintieron al enviar tropas a morir sin razón en Afganistán

 

 

3 000 millones de dólares al barril ‎sin fondo de Afganistán

En la Declaración de Londres [1] los 29 países miembros de la OTAN reafirmaron su ‎‎«compromiso por la seguridad y la estabilidad a largo plazo de Afganistán». Una semana ‎después, habiendo utilizado la Ley sobre la Libertad de Información (que se usa para vaciar ‎de vez en cuando algunos armarios llenos de esqueletos, pero sólo una buena cantidad de años después de ‎los hechos), el Washington Post “obtuvo” la desclasificación de unas 2 000 páginas de ‎documentos que «revelan que funcionarios estadounidenses engañaron al público sobre la guerra ‎en Afganistán» [2]. Fundamentalmente, esos funcionarios escondieron los desastrosos efectos, ‎incluso las consecuencias económicas, de una guerra que ya dura 18 años. ‎

Los datos más interesantes tienen que ver con los costos económicos. Esa guerra costó al menos ‎‎1 500 millones de dólares, cifra que sin embargo «sigue siendo “opaca”», o sea es un ‎estimado conservador ya que nadie sabe cuánto gastaron los servicios secretos ni cuanto ‎costaron verdaderamengte los «contractors», como llaman a los mercenarios reclutados para la ‎guerra a través de ciertas compañías –actualmente son unos 6 000. ‎

Como «la guerra se financió con dinero prestado», los intereses de tales préstamos se elevan a ‎‎500 000 millones de dólares, lo cual ya representa una suma de 2 000 millardos [3]. Pero todavía hay que agregar otros gastos: 87 000 millones para el ‎entrenamiento de fuerzas afganas y 54 000 millones para la «reconstrucción» –en gran parte ‎‎«perdidos en corrupción y en proyectos fracasados». También hay que contar al menos ‎‎10 000 millones más dedicados a la «lucha contra el narcotráfico», cuyo resultado paradójicamente ‎es un fuerte ‎incremento de la producción de opio: hoy en día Afganistán aporta el 80% del tráfico mundial de ‎heroína. ‎

Con los intereses que siguen acumulándose (en 2023 se elevarán a 600 000 millones) y el costo ‎de las operaciones actualmente en marcha, el gasto sobrepasa ampliamente los ‎‎2 000 millardos. ‎

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Pero todavía queda por agregar a eso el costo de la ayuda médica destinada a los veteranos que ‎regresan de la guerra gravemente heridos o inválidos. Hasta ahora, para los que combatieron ‎en Afganistán o en Irak, ese gasto se eleva a 350 000 millones, pero en los próximos 40 años ‎ya será de 1 400 millardos. Como la mitad de ese gasto va a los veteranos de Afganistán, ‎el gasto de la guerra se sitúa para Estados Unidos en unos 3 000 millardos de dólares. ‎

Al cabo de 18 años de guerra y con un número indeterminado de víctimas civiles, el resultado en ‎el terreno es que «los talibanes controlan gran parte del país y que Afganistán sigue siendo una de ‎las principales fuentes de refugiados y migrantes». El Washington Post concluye que estos ‎documentos desclasificados muestran «la cruda realidad de pasos en falso y fracasos en el ‎esfuerzo estadounidense por pacificar y reconstruir Afganistán». ‎

Pero, con esa conclusión, después de haber demostrado que funcionarios estadounidenses ‎‎«engañaron al público», el prestigioso Washington Post también engaña al público ya que presenta ‎la guerra como un «esfuerzo estadounidense por pacificar y reconstruir Afganistán». ‎El verdadero objetivo de la guerra de Estados Unidos en Afganistán, en la que la OTAN ‎participa desde 2003, es controlar esa área de primera importancia estratégica por su situación ‎de encrucijada entre el Medio Oriente y el centro, el sur y el este de Asia, sobre todo para tratar ‎de obtener ventaja sobre Rusia y China. ‎

En esa guerra está participando Italia, bajo las órdenes de Estados Unidos, desde que el ‎parlamento autorizó –en octubre de 2002– el envío de un primer contingente militar italiano ‎a partir de marzo de 2003. El gasto militar de Italia, proveniente de los fondos públicos, como ‎en Estados Unidos, está estimado en unos 8 000 millones de euros, a los que habría que agregar ‎otros gastos indirectos. ‎

Para convencer a la ciudadanía afectada por las reducciones de los gastos sociales de que ‎hay que asignar más fondos a la guerra en Afganistán, nos dicen que ese dinero aportará ‎mejores condiciones de vida al pueblo afgano. Y los Hermanos del Sagrado Convento de Asís ‎entregaron al presidente Mattarella la «Lámpara de la Paz de San Francisco», ‎en reconocimiento a que «Italia, con las misiones de sus militares, colabora activamente para ‎promover la paz en todo el mundo».

 

Las 4,000 tropas estadounidenses retiradas de Afganistán por Trump serán reemplazadas por mercenarios y contratistas privados

Creo que el anuncio de la administración Trump de que Estados Unidos retirará 4.000 soldados es engañoso, escribe Kadir A. Mohmand, el ex representante para América del Norte de los Luchadores para la Libertad Afganos, en una carta dirigida al Senado de los Estados Unidos.

“Durante los últimos 18 años, Estados Unidos y sus aliados han utilizado a miles de contratistas / mercenarios privados para luchar en su guerra. Esas 4.000 tropas serán reemplazadas por fuerzas paramilitares, principalmente contratistas extranjeros que cuentan con registros terribles de violación derechos humanos y crímenes de guerra, que han sido bien documentados por organizaciones como la UNAMA y Human Rights Watch. Estados Unidos ha promovido el terrorismo mediante el financiamiento y la capacitación de la CIA de “escuadrones de la muerte” paramilitares como la Dirección Nacional de Seguridad (“NDS 01” y “NDS 02”) Fuerzas de Protección Khost (“KPF”), Fuerzas de ataque Kandahar y muchos otras milicias de la CIA, que están atacando y asesinando a aldeanos inocentes, activistas por la paz, periodistas e intelectuales afganos (consulte el presupuesto de EE.UU. para estos grupos terroristas, que usted mismo aprobó). Lamentablemente, esta información no ha sido divulgada al pueblo estadounidense… Como parte de esta estrategia, la administración actual está forjando lazos aún más fuertes con políticos afganos corruptos que han robado miles de millones de fondos de contribuyentes estadounidenses y criminales de guerra como Abdul Rashid Dostum y Asadullah Khalid. Ambos tienen registros bien documentados de violaciones de derechos humanos”.

 

Afganistán Papers: Litio y tierras raras detrás de las mentiras de la guerra de EU en Afganistán

 

Notas

[1] «Déclaration de Londres», Réseau ‎Voltaire, 4 de diciembre de 2019.

[2] “The Afghanistan Papers. A secret history of the war. At war with the truth”, Craig Whitlock, The Washington Post, 9 de ‎diciembre de 2019.

[3] 1 millardo = ‎‎1 000 millones.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuentes:

Ron Paul Institute — Afghanistan War – The Crime of the Century.

Manlio Dinucci / Red Voltaire — 3 000 millones de dólares al barril ‎sin fondo de Afganistán‎.

Kadir A. Mohmand / Veterans Today — Afghanistan: Time for America’s Pedophile Occupation to End.

Te puede interesar

Contenidos

Sobre la reunión entre Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador (AMLO), dice LaRouche PAC, “ambos hombres entienden de dónde viene el otro, y...

Contenidos

Oficialmente, la invasión de Afganistán debía castigar a los autores de los atentados del ‎‎11 de septiembre de 2001. Pero en realidad esa invasión...

Contenidos

En el siguiente vídeo, publicado el 23 de junio de 2017 por Bürgerrechtsbewegung Solidarität (BüSo), el portavoz del Movimiento LaRouche, Harley Schlanger, ofrece una...

Ciencia y Tecnología

Si bien es cierto que Trump ha declarado que nadie sea obligado a vacunarse contra el coronavirus, los hechos indican que el presidente de...

Publicidad
Publicidad Que es LBRY

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

Ley Glass-Steagal

Archivos

Facebook

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.